BEA­TRIZ, LA AR­GEN­TI­NA QUE AYU­DA A RE­FU­GIA­DOS

Clarin - Viva - - Viva En Italia -

“No sé por qué hay tan­ta gen­te ob­se­sio­na­da con el co­lor de la piel si, en de­fi­ni­ti­va, to­dos te­ne­mos el mis­mo co­lor de san­gre”, di­ce Bea­triz Ga­llo, una ar­gen­ti­na que vi­ve des­de ca­si dos años en Ventimiglia y, des­de ha­ce sie­te me­ses, da ca­sa y co­mi­da a Ja­co­po, un su­da­nés de 34 años. “¿Por qué no?”, es su pre­gun­ta re­tó­ri­ca. “Yo tam­bién he si­do in­mi­gran­te aquí, en Ita­lia, la tie­rra de mis pa­dres ca­la­bre­ses, y soy ma­dre de cua­tro chi­cos, de en­tre 24 y 12 años. Me gus­ta­ría que, así co­mo hoy yo le doy una mano a Ja­co­po, al­guien ayu­de a mis hi­jos si al­gu­na vez lo ne­ce­si­tan.” Cuan­do Bea­triz de­jó Quil­mes, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, y se to­mó el avión a Eu­ro­pa, te­nía dos hi­jos chi­qui­tos que hoy tie­nen más de vein­te. “Las pa­sé fu­le­ras. Yo sé lo que es no te­ner dón­de dor­mir. Pa­sé no­ches en­te­ras con mis hi­jos dur­mien­do en el au­to”, cuen­ta ella, que no tie­ne ma­ri­do. Vi­vió en Fran­cia has­ta que vol­vió a Ita­lia, “pe­ro acá no hay tra­ba­jo”. Por eso, to­dos los días cru­za, por la ma­ña­na y por la no­che, la fron­te­ra Ventimiglia-Men­tón pa­ra ir a tra­ba­jar en la co­ci­na de un res­tau­ran­te fran­cés. “Ella es muy bue­na con­mi­go y sus hi­jos me tra­tan bien. Me es­pe­ran pa­ra co­mer y pa­ra ju­gar”, di­ce Ja­co­po. “Al prin­ci­pio fue un po­co com­pli­ca­do en­ten­der­nos con la co­mi­da. El tie­ne sus cos­tum­bres. Es mu­sul­mán y cum­ple con el Ra­ma­dán. Aho­ra ya nos acos­tum­bra­mos y él nos pre­pa­ra el cous-cous”, di­ce Bea­triz. Se co­no­cie­ron en el Hob­bit, el úni­co bar en Ventimiglia que de­ja en­trar a los in­mi­gran­tes. Su due­ña, De­lia Buo­nuo­mo, ya le ha­bía pues­to fi­chas a Ja­co­po, que es­tá en Ita­lia des­de ha­ce sie­te años y tie­ne pa­pe­les de re­fu­gia­do, y le ha­bía pa­ga­do un cur­so de ita­liano. Cuen­ta Bea­triz que, des­de que la ven con Ja­co­po, sus ve­ci­nos de­ja­ron de sa­lu­dar­la. Co­mo a De­lia, la acu­san de fo­men­tar la in­mi­gra­ción ile­gal. “Más de una vez cru­cé clan­des­ti­nos a Fran­cia –con­fie­sa–. Una vez me pes­ca­ron, me hi­cie­ron una mul­ta y me ame­na­za­ron con que iba a ir a la cár­cel pe­ro lue­go no pa­só na­da. Lo que la­men­to es que a la chi­ca que es­ta­ba cru­zan­do la vol­vie­ron a man­dar a Ventimiglia.” Mo­di y Es­ta es­pe­ran que la lle­ga­da o par­ti­da de tre­nes les apor­te una bo­ca­na­da de ai­re fres­co. Es­ta es­tá em­ba­ra­za­da de cua­tro me­ses. Es­pe­ra una ne­na a la que lla­ma­rá Pre­cious. No tie­ne pa­pe­les pe­ro di­ce que se ha­ce los con­tro­les en el hos­pi­tal sin pro­ble­mas.

A la vuel­ta de la es­ta­ción, en el bar Hob­bit, Khan Ban­gash, un afgano de 27 años es­pe­ra la re­no­va­ción de sus pa­pe­les co­mo re­fu­gia­do. Vi­ve des­de ha­ce tres años en Lon­dres, don­de tra­ba­ja en un fri­go­rí­fi­co, pe­ro co­mo sus do­cu­men­tos de re­fu­gia­do fue­ron tra­mi­ta­dos en Ita­lia, tu­vo que vol­ver aquí. “Me han di­cho que ten­go que es­pe­rar seis me­ses”, cuen­ta re­sig­na­do.

El Hob­bit es el úni­co bar en Ventimiglia que no les cie­rra las puer­tas a los ile­ga­les. “Ha­ce un año y me­dio que los re­ci­bo. An­tes les de­ja­ba car­gar el ce­lu­lar y que­dar­se en el ne­go­cio sin con­su­mir, pe­ro he per­di­do a to­da mi clien­te­la his­tó­ri­ca y ya no sé có­mo so­bre­vi­vir. Por eso aho­ra les co­bro un eu­ro”, di­ce De­lia Buo­nuo­mo, la due­ña del Hob­bit.

So­bre la A10, la au­to­pis­ta bau­ti­za­da con buen tino pu­bli­ci­ta­rio “Au­to­pis­ta de las flo­res”, ca­da vez con más fre­cuen­cia el car­tel lu­mi­no­so ad­vier­te: “Má­xi­mo cui­da­do, po­si­ble trán­si­to de per­so­nas ex­tra­ñas a los cos­ta­dos de la ca­rre­te­ra”. Lo mis­mo su­ce­de so­bre las vías, don­de el tren que va de Gé­no­va a Ni­za ca­da tan­to de­be in­te­rrum­pir su re­co­rri­do.

“Es in­creí­ble. Es la au­to­pis­ta que to­ma­mos to­dos los días pa­ra ir a tra­ba­jar y hay que ir a 30 km por ho­ra por­que los in­mi­gran­tes ca­mi­nan por allí. En dos años ya mu­rie­ron 22 tra­tan­do de cru­zar la fron­te­ra. ¿Por qué te­ne­mos que la­men­tar muer­tes?”, di­ce De­bo­rah Mu­ran­te, de la Aso­cia­ción de Pa­dres.

Ventimiglia se sien­te so­la. Desea vol­ver a ser el es­ce­na­rio exó­ti­co que Emi­lio Sal­ga­ri so­ñó des­pier­to pa­ra su Cor­sa­rio Ne­gro (no­ve­la de aven­tu­ras con la que Sal­ga­ri inau­gu­ró su sa­ga de pi­ra­tas en el si­glo XIX). Pre­fie­re re­cu­pe­rar esa repu­tación de tie­rra le­gen­da­ria en vez de fi­gu­rar en los dia­rios por la cri­sis mi­gra­to­ria.

“Be­lle­za sin fron­te­ra”, ti­tu­ló tal vez con me­nos sen­si­bi­li­dad que pi­car­día la tra­di­cio­nal re­vis­ta de via­jes Bell’ Ita­lia a la pro­pues­ta de una es­ca­pa­da de fin de se­ma­na a Ventimiglia. Aquí, sin em­bar­go, no quie­ren es­cu­char ha­blar de con­fi­nes. Ni abier­tos ni ce­rra­dos.

HOS­PI­TA­LI­DAD. Bea­triz Ga­llo le da ca­sa y co­mi­da al su­da­nés Ja­co­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.