EN­CRU­CI­JA­DA

Ventimiglia. Es­te bal­nea­rio del nor­te de Ita­lia tie­ne 23 mil ha bi­tan­tes y ha re­ci­bi­do 30 mil in­mi­gran­tes ile­ga­les en só­lo dos años. El pue­blo co­lap­só y la con­vi­ven­cia se es­tá vol­vien­do di­fí­cil. Los ve­ci­nos pi­den me di­das ur­gen­tes. Los re­fu­gia­dos so­bre­viv

Clarin - Viva - - Viva En Italia - POR MA­RI­NA ARTUSA - FOTOS: CÉZARO DE LU­CA (EN­VIA­DOS ES­PE­CIA­LES A VENTIMIGLIA, ITA­LIA)

En es­te edén hi­dra­ta­do en de­gra­dé de tur­que­sa por el Mar de la Li­gu­ria, na­die lo es­tá pa­san­do bien. La vi­da co­ti­dia­na en el gol­fo que se des­pe­re­za en­tre pal­me­ras, pla­yas de pie­dri­tas en lu­gar de are­na, jar­di­nes bo­tá­ni­cos y mer­ca­dos de an­ti­güe­da­des, se ha con­ver­ti­do en un tor­men­to. Pa­ra los na­ci­dos y cria­dos aquí. Pa­ra los in­mi­gran­tes for­zo­sos que, aún sin­tién­do­se no bien­ve­ni­dos, anidan co­mo pue­den en es­te es­tri­bo de Ita­lia ha­cia la Cos­ta Azul fran­ce­sa. Al­go se ha com­pli­ca­do en es­ta per­li­ta a un pa­so de San Remo y a dos de Ni­za, que en épo­ca pre-ro­ma­na fue bau­ti­za­da Al­bin­ti­mi­li­um.

En es­tos días, Ventimiglia to­da, con sus 26 res­tau­ran­tes, 17 ho­te­les y 1.111 ne­go­cios que vi­ven del tu­ris­mo, se ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de la cri­sis mi­gra­to­ria en Eu­ro­pa. Por­que lo que al ini­cio fue una emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria, hoy es elen­co es­ta­ble de una ciu­dad que vi­ve cris­pa­da: sus 23 mil ha­bi­tan­tes han con­vi­vi­do, en los úl­ti­mos dos me­ses, con 30 mil in­mi­gran­tes que in­ten­tan cru­zar, a to­da cos­ta, el con­fín blo­quea­do que con­du­ce a Fran­cia.

Des­de que, en ju­nio de 2015, el go­bierno fran­cés ce­rró el pa­so fron­te­ri­zo del Pont St. Lu­do­vics, Ventimiglia se vol­vió una ciu­dad in­có­mo­da, agria, ás­pe­ra. Ese ai­re de mú­si­ca li­ge­ra que las va­ca­cio­nes des­ti­lan por de­fault se sien­te for­za­do, im­pues­to. Re­fu­gia­dos y clan­des­ti­nos, sin pri­sa ni des­tino, anes­te­sian las ho­ras ca­mi­nan­do sin rum­bo, ba­ñán­do­se y la­van­do la ro­pa en esa len­gua de agua que la desem­bo­ca­du­ra del río Ro­ja abre ca­mino al mar, bus­can­do so­sie­go en al­gu­na som­bra de pal­me­ra – fren­te a la es­ta­ción o en el jar­dín pú­bli­co Bea­to Tommaso Reg­gio– an­te el so­fo­cón de ai­re ca­lien­te que, co­mo ellos, lle­ga has­ta es­tas cos­tas des­de el Afri­ca.

Los ve­ra­nean­tes fin­gen una con­vi­ven­cia se­re­na en una es­ce­no­gra­fía don­de los con­tras­tes atur­den. A la ho­ra del ape­ri­ti­vo, cuan­do en un bal­nea­rio de la Ma­ri­na San Giu­sep­pe se des­cor­cha una bo­te­lla de pro­sec­co Mar­ti­ni por 27 eu­ros, del otro la­do del río Ro­ja, en un pla­yón de ce­men­to, cien­tos de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos ha­cen fi­la pa­ra un pla­to de arroz con ve­ge­ta­les, pan y me­dia man­za­na.

Al la­do del pla­yón, hay un su­per­mer­ca­do Lidl. Los mi­gran­tes re­vo­lo­tean en torno a los ju­bi­la­dos y, des­pués de las com­pras, se ofre­cen a aco­mo­dar­les el chan­gui­to pa­ra que­dar­se con el eu­ro que los an­cia­nos de­po­si­ta­ron en la ra­nu­ra del ca­rri­to y que re­cu­pe­ran cuan­do vuel­ven a es­ta­cio­nar­lo en la má­qui­na que los agru­pa.

“He­mos per­di­do ca­si to­do el tu­ris­mo ita­liano –di­ce Sil­via, una em­plea­da del Sea Gull, un ho­tel tres es­tre­llas de la Ma­ri­na di San Giu­sep­pe–. Has­ta ha­ce unos años, los ita­lia­nos que iban de va­ca­cio­nes a la Cos­ta Azul fran­ce­sa se que­da­ban unos días en Ventimiglia, que es el úl­ti­mo bal­nea­rio en Ita­lia an­tes de la fron­te­ra. Des­de que vi­vi­mos es­ta si­tua­ción con los in­mi­gran­tes, ya no vie­nen. Nues­tros

hués­pe­des hoy son sue­cos, no­rue­gos, ho­lan­de­ses, di­na­mar­que­ses.”

Con­vi­ven­cia di­fí­cil. Los ve­ci­nos se mo­vi­li­zan, co­bran vi­si­bi­li­dad y se atre­ven a gri­tar de­lan­te de las cá­ma­ras que el in­ten­den­te En­ri­co Io­cu­lano, que asu­mió en 2014, de­be re­nun­ciar si no re­suel­ve es­te di­le­ma mi­gra­to­rio. “En los años ’70, Ventimiglia era un jar­dín. Hoy da as­co”, di­ce Isa­be­lla Lon­go, una ve­ci­na de la Via Ton­da, la ca­lle pa­ra­le­la a la au­to­pis­ta y la más tran­si­ta­da por los in­mi­gran­tes.

Se for­mó un nue­vo mo­vi­mien­to ciu­da­dano, el Aho­ra Bas­ta, que un sá­ba­do por la ma­ña­na reunió a unos 200 ve­ci­nos en una pro­tes­ta fren­te al mu­ni­ci­pio. “No de­ci­mos que nos mo­les­ta el flu­jo mi­gra­to­rio por­que no es así. De­ci­mos que es­tá mal lle­va­do y que nues­tra ciu­dad es­tá su­frien­do. Que­re­mos la le­ga­li­dad, la hi­gie­ne, el or­den, la lim­pie­za. Que­re­mos aque­lla que era nues­tra ciu­dad an­tes de su­frir la in­va­sión que pa­de­ce­mos to­dos los días”, di­ce Ric­car­do Ba­lles­tra, pre­si- den­te de la co­mi­sión ve­ci­nal del ba­rrio Giar­di­ni Mare. Es­ta pos­tu­ra mo­de­ra­da des­apa­re­ce y apa­re­ce la dis­cri­mi­na­ción li­sa y lla­na en la voz de otros ma­ni­fes­tan­tes. “Es­to no es re­ci­bi­mien­to ni hu­ma­ni­dad. Es des­hu­ma­ni­dad. A no­so­tros nos obli­gan a va­cu­nar a nues­tros hi­jos y a es­tos mu­cha­chos no los con­tro­la na­die des­de un pun­to de vis­ta sa­ni­ta­rio”, di­ce Lau­ra Pa­ra­di­si, de 36 años. Tie­ne un hi­jo de 13 al que, se­gún ella, un gru­po de in­mi­gran­tes le arre­ba­tó el ce­lu­lar. “Se mez­clan los que pi­den asi­lo con los clan­des­ti­nos. Los que vi­ven al cos­ta­do del río se que­dan ahí por­que no se quie­ren ha­cer con­tro­lar”, agre­ga Isa­be­lla Lon­go.

“Los ita­lia­nos qui­zá ha­ya­mos si­do el pue­blo emi­gran­te más im­por­tan­te en el mun­do –gri­tó Mi­che­le, un ve­cino de Ventimiglia, du­ran­te la ma­ni­fes­ta­ción–. Pe­ro no­so­tros cuan­do fui­mos emi­gran­tes, nos arre­man­ga­mos y tra­ba­ja­mos, en la Ar­gen­ti­na, en los Es­ta­dos Uni­dos, he­mos pro­du­ci­do al­go. No fui­mos a acam­par co­mo ha­cen ellos, con sus te­lé­fo­nos mó­vi­les, que yo co­mo ita­liano ni si­quie­ra ten­go. No­so­tros, los ita­lia­nos, cons­trui­mos ca­sas, abri­mos res­tau­ran­tes, he­mos crea­do tra­ba­jo, di­mos tra­ba­jo.”

Dos días an­tes de la pro­tes­ta, la co­mi­sión ve­ci­nal del ba­rrio Ma­ri­na San Giu­sep­pe or­ga­ni­zó una mar­cha pa­ra evi­tar la aper­tu­ra de un CAS ( cen­tro de aco­gi­da ex­tra­or­di­na­ria) pa­ra in­mi­gran­tes me­no­res de edad. Al fren­te de la pro­tes­ta iban chi­cos de 14 y 15 años, ges­to que fue cri­ti­ca­do has­ta por el obis-

UNA COMISION VE­CI­NAL ORGANIZO UNA MAR­CHA PA­RA EVI­TAR QUE SE ABRIE­RA UN CEN­TRO DE RE­FU­GIA­DOS PA­RA ME­NO­RES DE EDAD. ...

po de Ventimiglia y San Remo, An­to­nio Suet­ta: “Los me­jo­res ejem­plos de in­te­gra­ción se com­prue­ban pre­ci­sa­men­te en­tre ni­ños: en la es­cue­la, en el jue­go, en el de­por­te. En­cuen­tro inapro­pia­do que ha­gan sos­te­ner a es­tos chi­cos po­si­cio­nes que muy pro­ba­ble­men­te no co­no­cen de un mo­do ade­cua­do”.

“La acu­sa­ción no es vá­li­da. Nues­tros hi­jos sa­ben muy bien lo que es­tá pa­san­do. No pue­den ca­si sa­lir a la ca­lle. Tie­nen mie­do. No hay hi­gie­ne. Des­de que es­tas per­so­nas ha­cen sus ne­ce­si­da­des en la ca­lle, en los par­ques, nues­tros hi­jos vi­ven en­ce­rra­dos”, di­ce De­bo­rah Mu­ran­te, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ita­lia­na de Pa­dres en Li­gu­ria y, jun­to a Ba­lles­tra, por­ta­voz de los ve­ci­nos.

“Con­si­de­ro que es­te ti­po de ma­ni­fes­ta­cio­nes van en contra de la ciu­dad –res­pon­dió el in­ten­den­te de Ventimiglia, En­ri­co Io­cu­lano a las pro­tes­tas–. Si an­tes lle­ga­ban en­tre 100 y 120 per­so­nas por día, hoy son mu­chas me­nos. No su­pe­ra­mos la mi­tad.”

“Los flu­jos mi­gra­to­rios no go­ber­na- dos ame­na­zan la de­mo­cra­cia”, con­si­de­ró el mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mar­co Min­ni­ti, quien con­fir­mó que en ju­lio, los des­em­bar­cos de in­mi­gran­tes en Ita­lia han ba­ja­do: de 23.552 que hu­bo en 2016 a 11.459 en 2017.

El 14 de agos­to, el cen­tro de re­ci­bi­mien­to que el pá­rro­co don Ri­to Al­va­rez ha­bía im­pro­vi­sa­do en la igle­sia San An­to­nio de Ventimiglia, en la zo­na de Le Gian­chet­te, ce­rró lue­go de 440 días en los que asis­tió a unas 13 mil per­so­nas. La Pre­fec­tu­ra de Ventimiglia de­ci­dió su clau­su­ra pa­ra cen­tra­li­zar la asis­ten­cia en el Par­co Ro­ja de la Cruz Ro­ja.

Al­va­rez, un cu­ra co­lom­biano que vi­ve des­de ha­ce 23 años en Ita­lia, da­ba re­fu­gio a mu­je­res, so­bre to­do a em­ba­ra­za­das y a ma­más con ni­ños.

“Es­to quie­re de­cir que a par­tir de aho­ra nos en­con­tra­re­mos con cin­co o seis mil per­so­nas que to­do el día van a ir y ve­nir, sin con­tar los otros mi­les que vi­ven a la ve­ra del Ro­ja. Si Fran­cia cie­rra sus fron­te­ras, Ventimiglia no pue­de se­guir re­ci­bien­do a to­das es­tas per­so­nas”, se la­men­ta Ric­car­do Ba­lles­tra. “Es pre­ci­so con­ju­gar se­gu­ri­dad, dig­ni­dad, res­pon­sa­bi­li­dad y hu­ma­ni­dad”, di­cen los vo­lun­ta­rios de Cá­ri­tas que pres­ta­ban ser­vi­cio en la igle­sia. La otra cam­pa­na. Pa­ra lle­gar al cam­pa­men­to de la Cruz Ro­ja, los in­mi­gran­tes ca­mi­nan al cos­ta­do de una au­to­pis­ta, atra­vie­san un puen­te que no es pea­to­nal y pa­san de­lan­te de la tum­ba de un an­ti­guo par­que de di­ver­sio­nes, don­de los des­po­jos de jue­gos en fi­bra de vi­drio pier­den el co­lor.

“ES PRE­CI­SO CON­JU­GAR SE­GU­RI­DAD, DIG­NI­DAD, RES­PON­SA­BI­LI­DAD Y HU­MA­NI­DAD”, DI­CEN LOS VO­LUN­TA­RIOS DE CARITAS. ...

A las sie­te de la tar­de, Moha­mad Ali –así se lla­ma es­te su­da­nés que na­ció ha­ce 30 años en Dar­fur– re­co­rre el as­fal­to has­ta el Par­co Ro­ja.

“Al me­nos nos dan una ca­ma y al­go de co­mer. Se pue­de sa­lir, pe­ro a las diez de la no­che cie­rran la puer­ta y el que no lle­gó duer­me afue­ra”, di­ce el mu­cha­cho que lle­va aquí dos se­ma­nas y se alo­jó en el cam­pa­men­to de la Cruz Ro­ja, don­de los in­mi­gran­tes son iden­ti­fi­ca­dos y les to­man las hue­llas di­gi­ta­les, por­que sa­be que tie­ne al­tas po­si­bi­li­da­des de con­se­guir sus pa­pe­les co­mo re­fu­gia­do. Pe­ro la gran ma­yo­ría pre­fie­re el ano­ni­ma­to, el me­jor alia­do pa­ra en­trar y sa­lir de Ita­lia sin de­jar ras­tros.

El ago­bio que sien­te Ventimiglia es una pa­ra­do­ja en sí mis­mo: la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes va­ra­dos aquí sue­ña con una tie­rra pro­me­ti­da que no es Ita­lia. “In­gla­te­rra. Quie­ro lle­gar allá”, di­ce Nasari, de 24, pro­ve­nien­te de Af­ga­nis­tán. Tie­ne pa­pe­les de re­fu­gia­do, es­tu­vo tra­ba­jan­do un año y me­dio en Ba­ri, jun­tan­do man­da­ri­nas, pe­ro quie­re se­guir via­je.

Su­ma­ru No­ní, de 26 años, ya pro­bó cru­zar la fron­te­ra tres ve­ces. Lle­gó de Cos­ta de Mar­fil a Ca­ta­nia en un go­món por el que pa­gó 500 mil fran­cos de Cos­ta de Mar­fil (unos 770 eu­ros). Via­jó co­mo po­li­zón en los tre­nes que lo tra­je­ron has­ta Ventimiglia. “No me quie­ro que­dar en Ita­lia. Quie­ro que me de­jen pa­sar. Ten­go un ofi­cio, sé tra­ba­jar la ma­de­ra en la cons­truc­ción. Así fue que me fui pa­gan­do ca­da tra­mo de mi tra­yec­to des­de Cos­ta de Mar­fil has­ta Li­bia”, di­ce en fran­cés. Ventimiglia es un pue­blo que ha es­ta­do va­rias ve­ces en su his­to­ria en el cen­tro de si­tua­cio­nes crí­ti­cas. En 1526, los Gri­mal­di ti­ra­ron aba­jo par­te de la mu­ra­lla y en 1796 lle­ga­ron las tro­pas de Na­po­león. En 1814, Ventimiglia pa­só a for­mar par­te del Reino de Cer­de­ña y re­cién en 1861, de Ita­lia.

Mu­cho an­tes, por su po­si­ción es­tra­té­gi­ca de con­fín, des­pués de las in­va­sio­nes bár­ba­ras, Al­bin­ti­mi­li­um fue aban­do­na­da y la po­bla­ción se ins­ta­ló en lo al­to, en lo que lue­go se­ría el bor­go me­die­val, don­de sur­gía el cas­ti­llo de los con­des de Ventimiglia, una de las prin­ci­pa­les fa­mi­lias feu­da­les de la re­gión, que pu­so fin a las co­rre­rías de los sa­rra­ce­nos y al ex­pan­sio­nis­mo ge­no­vés.

En 2015, cuan­do Fran­cia ce­rró su fron­te­ra, los pri­me­ros in­mi­gran­tes en lle­gar ani­da­ron en la es­co­lle­ra de Bal­zi Ros­si, gru­tas ca­va­das en la pie­dra cal­cá­rea que han si­do ha­bi­ta­das por el hom­bre del Pa­leo­lí­ti­co y que hoy se en­cuen­tran en­tre los si­tios prehis­tó­ri­cos más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa.

En la es­ta­ción, en un ban­co en­tre dos an­de­nes, los ni­ge­ria­nos Ke­vin, Ste­ven,

“IN­GLA­TE­RRA. QUIE­RO LLE­GAR ALLA”, DI­CE NASARI, UN JO­VEN AFGANO DE 24 AÑOS QUE ES­TU­VO UN AÑO Y ME­DIO TRA­BA­JAN­DO EN BA­RI. ...

V I VA EN ITA­LIA

LA PLA­YA. Los bal­nea­rios tie­nen res­tau­ran­te y un sec­tor de pla­ya pri­va­da pa­ra sus clien­tes.

EL PLAYON. Fren­te al ce­men­te­rio, vo­lun­ta­rios fran­ce­ses les dan de co­mer a dia­rio a cen­te­na­res de in­mi­gran­tes.

VE­CI­NOS CRISPADOS. Una mo­vi­li­za­ción de ha­bi­tan­tes de Ventimiglia pro­tes­ta en la puer­ta del mu­ni­ci­pio.

SIN TE­CHO. Mu­chos pre­fie­ren dor­mir ba­jo una au­to­pis­ta an­tes que de­jar­se to­mar las hue­llas dac­ti­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.