MI EX REHI­ZO SU VI­DA Y YO TO­DA­VIA NO

¿Qué ha­cer? Se­gún los ex­per­tos, hoy es más di­fí­cil ela­bo­rar el due­lo por un di­vor­cio. Las re­des so­cia­les son una gran ten­ta­ción pa­ra se­guir los pa­sos de un ex. Y cuan­do lo mues­tran otra vez en pa­re­ja, due­le.

Clarin - Viva - - Sumario - POR MARIA FLORENCIA PE­REZ ILUSTRACION: DANIEL ROL­DAN

Que si Pam­pi­ta pu­bli­ca en las re­des los ab­do­mi­na­les de Pi­co Mó­na­co pa­ra con­tra­rres­tar los ce­los por­que su ex, Ben­ja­mín Vi­cu­ña, rehí­zo su vi­da con la Chi­na Suá­rez. O si Araceli aún hoy no pue­de su­pe­rar que Adrián Suar só­lo con­si­de­re a Gri­sel­da Si­ci­lia­ni como fa­mi­lia. Las his­to­rias de fa­mo­sos que se se­pa­ra­ron y rear­ma­ron sus vi­das de pa­re­ja des­pier­tan mor­bo y tam­bién son ana­li­za­das des­de una mi­ra­da pre­jui­cio­sa y es­te­reo­ti­pa­da que apli­ca pa­ra fi­gu­ras pú­bli­cas y cual­quier hijo de ve­cino de la mis­ma for­ma.

El cli­ché in­di­ca que el des­pe­cha­do o pa­de­cien­te por el ex que vol­vió a ar­mar su vi­da en pa­re­ja es, la ma­yo­ría de las ve­ces, una mu­jer. Los da­tos du­ros no lo des­mien­ten del to­do. Se­gún la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos del Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, la re­in­ci­den­cia ma­tri­mo­nial de di­vor­cia­dos es di­fe­ren­cial por se­xo: los va­ro­nes se ca­san más ve­ces que las mujeres. En 2016, el 14 por cien­to de ellos fue­ron re­in­ci­den­tes, ver­sus el 10 por cien­to de ellas. “Las di­fe­ren­cias por se­xo en la com­po­si­ción del mer­ca­do ma­tri­mo­nial (más mujeres que va­ro­nes) cons­ti­tu­yen una va­ria­ble in­ter­vi­nien­te. La rup­tu­ra con­yu­gal las de­ja a ellas con me­no­res chan­ces pa­ra for­mar una nue­va unión”, con­clu­yen des­de esa ofi­ci­na.

Si se su­fre por amor o por el or­gu­llo he­ri­do, si va­ro­nes y mujeres ex­pe­ri­men­tan la mis­ma si­tua­ción de dis­tin­ta ma­ne­ra o si el adiós y el due­lo de­fi­ni­ti­vo es una epo­pe­ya en tiem­pos del fin de la in­ti­mi­dad vía re­des so­cia­les, son al­gu­nos otros as­pec­tos de una vivencia que no dis­cri­mi­na en­tre per­fec­tos ig­no­tos y ce­le­bri­da­des.

En­tre el ego y los sen­ti­mien­tos.

“Con Nahuel con­vi­vi­mos seis años. El úl­ti­mo año y me­dio fue pé­si­mo. Ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que él ha­cía me re­sul­ta­ba in­so­por­ta­ble, in­clu­so lo que al prin­ci­pio me pa­re­cía atrac­ti­vo. Di mu­chas vuel­tas has­ta que le pro­pu­se se­pa­rar­nos. Ape­nas ha­bía pa­sa­do un mes, él ya es­ta­ba de no­vio con una mi­na. Me­dio año des­pués, con­vi­vían y via­ja­ban jun­tos por to­dos la­dos. Yo, como una in­fe­liz mi­ran­do Net­flix so­la en ca­sa y él ha­cien­do snow­board con

ella en Cha­pel­co. Me en­fu­re­cía que se hu­bie­ra ol­vi­da­do tan pron­to de mí cuan­do lo es­cu­ché mil ve­ces de­cir que yo era la mu­jer de sus sue­ños. Sen­tí ce­los y nos­tal­gia del pa­sa­do al pun­to de ol­vi­dar­me lo po­co en­gan­cha­da que ha­bía estado los úl­ti­mos tiem­pos. Fue una gran herida al ego.” (So­fía, do­cen­te, 32 años)

De exis­tir un in­ven­ta­rio de con­duc­tas pre­vi­si­bles post rup­tu­ra, al­gu­nas de es­tas ac­ti­tu­des no po­drían fal­tar : vic­ti­mi­zar­se, com­pa­rar­se, re­cla­mar y com­pa­de­cer­se de uno mis­mo. Se­gún Gra­cie­la Mo­res­chi, mé­di­ca psi­quia­tra y au­to­ra del li­bro ¿Por qué es­toy con­ti­go?, eso en par­te se de­be a que por lo ge­ne­ral exis­te una ri­va­li­dad tá­ci­ta en­tre los miem­bros de una ex pa­re­ja. “Si una de las par­tes con­ti­núa so­la y se en­te­ra de que el otro vol­vió a for­mar pa­re­ja, es fre­cuen­te ex­pe­ri­men­tar ce­los, en­vi­dia, sen­sa­ción de ha­ber per­di­do. En to­dos los ca­sos, sen­tir que el ex ce­rró el ca­pí­tu­lo due­le, aun cuan­do uno ya no lo ame, por­que mo­les­ta sa­ber que uno ha si­do des­pla­za­do de la men­te del otro.”

La pre­gun­ta que se im­po­ne es si es posible di­fe­ren­ciar en­tre una herida nar­ci­sis­ta y ge­nui­nos sen­ti­mien­tos amo­ro­sos no re­suel­tos. Tam­bién si apren­der a di­so­ciar­los ayu­da a su­frir menos. Se­gún Mo­res­chi, aun­que la herida nar­ci­sis­ta di­fi­cul­ta la ela­bo­ra­ción del due­lo, si no que­dan sen­ti­mien­tos ha­cia un ex, bas­ta con vol­ver a for­mar pa­re­ja pa­ra re­ver­tir ese pa­de­ci­mien­to. De cual­quier for­ma, ad­vier­te que el ego siem­pre es­tá en jue­go por­que quien su­fre por un amor que ya no es co­rres­pon­di­do de­be­rá tra­ba­jar su au­to­es­ti­ma pa­ra vol­ver a em­pa­re­jar­se.

¿Por qué a no­so­tras?

“Con mi ex nos pu­si­mos de no­vios en el se­cun­da­rio, cre­ci­mos jun­tos. Fue mi pri­mer hom­bre en to­dos los sen­ti­dos. Nos ca­sa­mos a los 25, tu­vi­mos hi­jas y nos se­pa­ra­mos do­ce años des­pués. Yo me que­dé con las chi­cas y me de­di­qué a full a ellas. Sa­bía que él te­nía his­to­rias con mi­nas, pe­ro como no las pre­sen­ta­ba no les da­ba en­ti­dad. Tres me­ses an­tes del cumpleaños de quin­ce de la más grande me di­jo que es­ta­ba enamo­rado y que pen­sa­ba ir a la fies­ta con su nue­va no­via. Eso me do­lió, pe­ro cuan­do me en­te­ré de que ella era diez años más jo­ven que yo, me qui­se mo­rir. Me pu­se a die­ta, cam­bié el look y has­ta pe­dí pla­ta pres­ta­da pa­ra ha­cer­me un sú­per ves­ti- do con un di­se­ña­dor fa­mo­so. Si hu­bie­ra po­di­do, me con­tra­ta­ba un acom­pa­ñan­te tam­bién. Sen­tía que iba a es­tar muy ex­pues­ta, y en­ci­ma en des­ven­ta­ja con la ac­tual de mi ex por ser más vieja. Es muy in­jus­to que siem­pre sea­mos las mujeres las que ten­ga­mos que pa­sar por es­tas co­sas.” ( Ve­ró­ni­ca, de­co­ra­do­ra, 43 años)

El ima­gi­na­rio so­cial asume que son siem­pre ellas las que que­dan en el lu­gar de des­pla­za­das y que pa­de­cen más es­tas si­tua­cio­nes en que pier­den fren­te a sus ex pa­re­jas. Des­de el ám­bi­to de las cien­cias so­cia­les, la in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet Ga­brie­la Bard Wig­dor, sos­tie­ne que son múl­ti­ples las cues­tio­nes que in­ter­vie­nen en es­te fe­nó­meno. En­tre ellas des­ta­ca el con­cep­to de amor ro­mán­ti­co: “La idea de la me­dia na­ran­ja, del com­ple­men­ta­rio, en las mujeres tie­ne un pe­so mu­cho más fuer­te como tra­ba­jo y como ex­pec­ta­ti­va. Ellas son de­man­da­das a sos­te­ner re­la­cio­nes idea­les y, cuan­do fra­ca­san, se las ve como res­pon­sa­bles de esa si­tua­ción. La bús­que­da de pa­re­ja se ha­ce des­de es­tas ex­pec­ta­ti­vas y las mujeres es­ta­mos so­cia­li­za­das pa­ra que el amor, ya sea a hi­jos o pa­re­ja, sea el eje de nues­tras vi­das, mien­tras que en los va­ro­nes pri­ma la ca­rre­ra, ser exi­to­so”. Ade­más de las di­fe­ren­cias en cuan­to a ex­pec­ta­ti­vas, es­ta so­ció­lo­ga sub­ra­ya el he­cho de que las pa­re­jas sue­len es­tar cons­ti­tui­das ge­ne­ra­cio­nal­men­te por va­ro­nes ma­yo­res a las mujeres y muy po­co a la in­ver­sa: “Es­to se de­be a los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za, donde una mu­jer más grande es vis­ta como un des­po­jo y un hom­bre se con­vier­te en al­guien in­tere­san­te”, ob­ser­va.

Cuan­do les to­ca a ellos.

“Con Mar­ti­na es­tu­vi­mos de no­vios tres años y nos se­pa­ra­mos a los seis me­ses de ca­sar­nos. No lo vi ve­nir. Cuan­do me di­jo que se iba de ca­sa fue como un bal­da­zo de agua fría. Mis ami­gos me de­cían que se­gu­ro que ella te­nía otro, que la ol­vi­da­ra, me que­rían pre­sen­tar mi­nas to­do el tiem­po. Al tiem­po me en­te­ré de que es­ta­ba de no­via con un com­pa­ñe­ro del tra­ba­jo que in­clu­so ha­bía ido a nues­tro ca­sa­mien­to. La em­pe­cé a lla­mar por te­lé­fono muy se­gui­do pa­ra ha­cer­le re­cla­mos. La es­pe­ra­ba a la sa­li­da de la ofi­ci­na pa­ra pe­dir­le ex­pli­ca­cio­nes. Al ti­po lo qui­se trom­pear va­rias ve­ces. Al po­co tiem­po ellos se fue­ron a vivir al in­te­rior. Me que­ma­ba la ca­be­za pen­san­do

cuán­do ha­brían em­pe­za­do a sa­lir, en qué mo­men­to es­ta­rían te­nien­do se­xo, qué ha­rían en la ca­ma. Pro­bé es­tar con un par de chi­cas que me col­ga­ron por­que in­va­ria­ble­men­te ter­mi­na­ba ha­blan­do de mi ex. Me des­tru­yó, es­tu­ve muy de­pri­mi­do.” (Ale­jan­dro, co­mer­cian­te, 41).

Cuan­do es el va­rón (en vez de la mu­jer) quien que­da las­ti­ma­do y ob­se­sio­na­do por una re­la­ción que se ter­mi­nó, tam­bién se po­nen en jue­go una se­rie de lu­ga­res co­mu­nes que el psi­coa­na­lis­ta Lu­ciano Lu­te­reau, au­tor de Ya no hay hom­bres, enu­me­ra: “Des­pués de cier­ta edad, un hom­bre sin mu­jer que­da en un lu­gar hu­mi­lla­do y des­pier­ta fan­ta­sías so­cia­les: la mu­jer lo aban­do­nó, lo en­ga­ñó, se fue con otro. No se tra­ta de que el va­rón ten­ga menos ca­pa­ci­dad pa­ra es­tar so­lo, sino que des­de el pun­to de vis­ta de la fan­ta­sía es­tar so­lo equi­va­le a ser cor­nu­do. En la ju­ven­tud, lue­go de una se­pa­ra­ción, el hom­bre sa­le a te­ner se­xo de ma­ne­ra rá­pi­da pa­ra co­rro­bo­rar que aún es po­ten­te. Ya más grande, bus­ca una nue­va pa­re­ja an­tes de sa­ber dón­de es­tá pa­ra­do. En el di­ván son mu­chos los que, in­clu­so nue­va­men­te en com­pa­ñía, sue­ñan con sus ex o ha­blan de ellas”, co­men­ta.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, el va­rón es­ta­ble­ce una com­pe­ten­cia con la mu­jer pa­ra ver quién ar­ma pa­re­ja más rá­pi­do: “No ha­cer­lo lo ubi­ca­ría como im­po­ten­te fren-

“LAS RE­DES SO­CIA­LES PUE­DEN HA­CER IN­TER­MI­NA­BLE EL DUE­LO DE UNA SEPARACION. ES UNA TENTACION ES­PIAR LA VI­DA DEL OTRO.” ...

“CUAN­DO AL­GUIEN SI­GUE MI­RAN­DO QUE HA­CE SU EX POR LAS RE­DES, POR EJEM­PLO, VER QUIEN LE PO­NE ME GUS­TA, ES POR­QUE CON­TI­NUA EN­GAN­CHA­DO.” ...

te a su ex. Y cuan­do ella lo ha­ce pri­me­ro, apa­re­cen los ce­los. In­clu­so cuan­do ya no la desee. En es­te sen­ti­do, no hay gran­des di­fe­ren­cias en­tre el va­rón y la mu­jer: por­que el va­rón que no ar­ma pa­re­ja, mien­tras su pa­re­ja lo ha­ce, que­da fe­mi­ni­za­do.” Las re­des y el due­lo in­ter­mi­na­ble.

“La peor par­te de se­pa­rar­se hoy en día es que no po­dés evi­tar en­te­rar­te de la vi­da del otro. Cuan­do era más chi­ca, cor­ta­bas con un ti­po y sal­vo que tu­vie­ras ami­gos en co­mún nun­ca más vol­vías a sa­ber de él. Aho­ra con Facebook, Ins­ta­gram y has­ta los es­ta­dos del What­sApp es im­po­si­ble des­li­gar­se. Con mi úl­ti­mo no­vio me ob­se­sio­né. Cuan­do ter­mi­na­mos, en­tra­ba a los per­fi­les de to­das las mi­ni­tas que le da­ban Me gus­ta muy se­gui­do. Tan­to bus­car, ter­mi­né en­con­tran­do a mi su­ce­so­ra por­que ella po­nía fo­tos con él en ca­da sa­li­da que ha­cían jun­tos. ¡La bron­ca que me da­ba ver­lo en los mis­mo ba­res a los que ha­bía­mos ido jun­tos! To­do el mun­do me de­cía que la cor­ta­ra, que lo blo­quea­ra, que hi­cie­ra mi vi­da y de­ja­ra de en­trar al per­fil de ella. Pe­ro ha­bía al­go de dis­fru­te ma­so­quis­ta ahí, no po­día de­jar de ser es­pec­ta­do­ra de su fe­li­ci­dad mien­tras yo se­guía so­la en ca­sa”. (Dé­bo­rah, 39, pro­fe­so­ra)

Gra­cie­la Mo­res­chi es ter­mi­nan­te: pa­ra es­ta mé­di­ca psi­quia­tra, las re­des so­cia­les pue­den ha­cer el due­lo in­ter­mi­na­ble: “Es una ten­ta­ción es­piar la vi­da del otro, pe­ro na­da acon­se­ja­ble. Pro­lon­ga el víncu­lo. Cuan­do al­guien si­gue mi­ran­do qué ha­ce su ex por las re­des, con­ti­núa en­gan­cha­do”. Lu­te­reau coin­ci­de y agre­ga que es­tos me­dios con­so­li­dan una fan­ta­sía ha­bi­tual, la de ven­gan­za res­pec­to del ex. “Se es­cri­be pa­ra esa mi­ra­da que po­dría apa­re­cer de un mo­men­to a otro, se le di­cen co­sas in­di­rec­ta­men­te. En es­te pun­to, las re­des y la po­si­bi­li­dad de la ca­tar­sis de­ses­pe­ra­da e irre­le­van­te, ge­ne­ran el va­go sen­ti­mien­to nar­ci­sis­ta de que se pue­de ol­vi­dar al otro sin tris­te­za ni con­se­cuen­cias pe­no­sas. De es­te mo­do, las re­des obs­ta­cu­li­zan el due­lo por fo­men­tar el in­fan­ti­lis­mo amo­ro­so: ‘pue­do ser se­duc­tor, soy desea­do por otros y otras, no te ne­ce­si­to’.” La so­lu­ción más prag­má­ti­ca, blo­quear al ex, pue­de re­sul­tar di­fí­cil en al­gu­nas si­tua­cio­nes, como cuan­do hay hi­jos de por me­dio. Mo­res­chi pro­po­ne una al­ter­na­ti­va in­ter­me­dia: “Es con­ve­nien­te abrir un chat como so­cios pa­ren­ta­les donde se in­ter­cam­bien cues­tio­nes de los chi­cos. En el res­to no de­be­rían par­ti­ci­par, por lo menos has­ta que pa­se el su­fi­cien­te tiem­po y los dos ha­yan rear­ma­do sus vi­das”, re­co­mien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.