TE­NIA TO­DAS LAS DU­DAS SO­BRE VOL­VER A SER PA­PA” Carlos Rottemberg

Con­fe­sio­nes. A los 60, con un be­bé de un año, el em­pre­sa­rio tea­tral cuen­ta –con sen­ti­do del hu­mor– có­mo fue la odi­sea pa­ra lo­grar un em­ba­ra­zo jun­to a Ka­ri­na Pé­rez, su mu­jer. En 2012 su­peró un tu­mor. De ba­jo per­fil, ha­bla de sus pa­sio­nes y sus mie­dos.

Clarin - Viva - - Entrevista Exclusiva - EN TE­RA­PIA CON JOSE EDUAR­DO ABA­DI

Lo que te voy a de­cir no es un ha­la­go. Es­toy con el prin­ci­pal pro­duc­tor de tea­tro del país. ¿Có­mo em­pe­zó es­ta aven­tu­ra? Arran­có, se­gún mis pa­dres, a los 4 años. ¡¿A los cua­tro?! Así es. Cuan­do pa­sá­ba­mos con el co­lec­ti­vo por la puer­ta de un ci­ne, mi ca­be­za gi­ra­ba au­to­má­ti­ca­men­te ha­cia el edi­fi­cio. Des­pués hay una fe­cha exac­ta, en 1965, a mis 8 años: era un vier­nes cuan­do mi ma­má nos lle­vó –a mi her­ma­na y a mí– a ver La no­vi­cia re­bel­de al ci­ne Am­bas­sa­dor, en La­va­lle 777. Ape­nas em­pe­zó la pe­lí­cu­la y apa­re­ció Ju­lie An­drews me lar­gué a llo­rar. Mi ma­má me di­ce que le di­je: “Quie­ro ser de es­to”. Ella no sa­bía si yo que­ría ser can­tan­te, no­vi­cia, o qué. ¿Hu­bo emo­ción con llan­to cuan­do vis­te esa es­ce­na? Emo­ción con llan­to que me du­ró to­da la pe­lí­cu­la. No­so­tros vi­vía­mos en Ma­ta­de­ros y via­jar has­ta el cen­tro no era fá­cil. Me acuer­do que mi ma­má, pa­ra con­ven­cer­me, co­mo a buen gor­do, me di­jo: “Des­pués de la pe­lí­cu­la va­mos a co­mer piz­za”. En esa piz­ze­ría, que si­gue exis­tien­do, en La­va­lle al 800, se­guí llo­ran­do. A tal pun­to que al día si­guien­te, sá­ba­do, mi pa­pá vol­vió a lle­var­me a ver La no­vi­cia.... Y el do­min­go me lle­vó mi abue­la. Tres ve­ces en tres días. En un pe­río­do no muy lar­go, la vi ca­tor­ce ve­ces. Ya adul­to, con mi mu­jer via­ja­mos a Salz­bur­go pa­ra re­co­rrer los es­ce­na­rios fic­ti­cios y reales de la pe­lí­cu­la, hi­ci­mos to­dos los tours. ¿De­tec­tas­te la lla­ve de aque­lla pri­me­ra emo­ción al ver la pe­lí­cu­la? No, creo que me lle­gó con la vo­ca­ción. Con La no­vi­cia re­bel­de hi­ce mis pri­me­ros es­tu­dios de mar­ke­ting: ¿Por qué los chi­cos que­rían ver la pe­lí­cu­la? ¿Cuál era el pú­bli­co que la veía? En los ci­nes de La­va­lle ne­ce­si­ta­ba mi­rar cuán­ta gen­te ha­bía, cuán­tos chi­cos, o si la sa­la es­ta­ba lle­na. Na­cí con eso. Cuan­do te­nía 4, vi­vía en Lo­mas del Mi­ra­dor y ahí es­ta­ba el ci­ne Ave­ni­da. El año pa­sa­do, a mis 59, fui a bus­car­lo: aho­ra es un su­per­mer­ca­do. Pen­sé que en Vi­vir de ci­ne, José Luis Gar­ci di­ce que, cuan­do era chi­co, nun­ca se sen­tía tan pro­te­gi­do co­mo en la puer­ta de un ci­ne. Y tam­bién en que las ciu­da­des que con­ser­van los ci­nes la gen­te no ne­ce­si­ta ir al psi­quia­tra.

“A los 57 años, el re­sul­ta­do de los es­tu­dios me dio co­mo el tu­jes. Los es­per­ma­to­zoi­des eran po­cos, ma­los y va­gos.” ...

Se­gu­ri­dad, per­te­nen­cia, ca­li­dez. Mi vie­jos se preo­cu­pa­ban por­que en el ci­ne mi­ra­ba pa­ra atrás y no dis­fru­ta­ba de la pe­lí­cu­la. De chi­co iba al doc­tor Juan En­ri­que Kus­nir, con el que me aten­dí has­ta que mu­rió. ¡Hi­zo tan­to por mí! Mi­rar pa­ra atrás fue, pa­ra mí, mi­rar pa­ra ade­lan­te. De gran­de no ne­ce­si­té ir a te­ra­pia pa­ra dar­me cuen­ta. Tu ca­rre­ra co­mo pro­duc­tor em­pe­zó con el ci­ne, ¿ver­dad? Así es. Ne­ce­si­ta­ría días pa­ra con­tar las co­sas que hi­ce. Lo pri­me­ro fue apren­der­me de me­mo­ria las di­rec­cio­nes de los ci­nes. Que­ría que lle­ga­ra el dia­rio a ca­sa pa­ra que me to­ma­ran exa­men. Des­pués em­pe­cé a me­mo­ri­zar los te­lé­fo­nos y ca­pa­ci­da­des de ca­da sa­la. En mi ha­bi­ta­ción, ar­ma­ba mi pro­pia car­te­le­ra, te­nía una pa­red de cor­cho. Sen­tía que era el due­ño de los ci­nes. ¿Có­mo fuis­te me­tién­do­te en el am­bien­te? En el On­ce es­ta­ba el ci­ne Ma­jes­tic. Un com­pa­ñe­ro del co­le­gio me di­jo: “Co­noz­co al due­ño, le voy a ha­blar de vos”. Me pa­só su te­lé­fono: era la pri­me­ra vez que me aten­día al­guien re­la­cio­na­do a un ci­ne. Ni si­quie­ra era el due­ño, era un in­qui­lino. Los miér­co­les a la tar­de, Juan me da­ba cla­ses en el ci­ne. Me in­vi­tó a que los lu­nes lo acom­pa­ña­ra a pro­gra­mar los estrenos de los jue­ves. En ese mo­men­to te­nía 16 años. Apren­dí lo que era el ci­ne de va­li­je­ros. “Es­ta­mos a una cua­dra y me­dia de la es­ta­ción de On­ce. Hay que dar pe­lí­cu­las eró­ti­cas: los ti­pos vie­nen al ci­ne, se apo­yan la va­li­ji­ta en las pier­nas y se to­can. Por eso les de­ci­mos así”, me ex­pli­có Juan. A los 16, me en­con­tré ca­mi­nan­do por las dis­tri­bui­do­ras. ¿Y có­mo sal­tas­te al tea­tro? Juan me di­jo a mis 17 que ha­bía una sa­la ce­rra­da en Pa­ra­guay y Sui­pa­cha: Ate­neo, hoy el ND. “Na­die la quie­re, pe­ro tie­ne ha­bi­li­ta­ción pa­ra dar ci­ne. Si que­rés, te pre­sen­to al due­ño. To­ma­la.” El due­ño era un abo­ga­do y re­cuer­do que ne­ce­si­ta­ba la fir­ma de un ma­yor. Así que mis vie­jos me die­ron la eman­ci­pa­ción pa­ra que yo pu­die­ra fir­mar. Y con­ver­tis­te el Ate­neo en tea­tro. No, el Ate­neo ha­bía si­do tea­tro tam­bién. Ha­bía si­do ci­ne y tea­tro. Yo lo abrí pa­ra dar ci­ne, de tea­tro no te­nía idea. Da­ba pe­lí­cu­las has­ta las 20 y vol­vía a ca­sa. Lui­si­ta San­to­ro, una mu­jer que me ayu­da­ba, me de­cía: “Hay ca­ma­ri­nes, hay es­ce­na­rio, qué lás­ti­ma que a las 8 nos va­mos. Acá hu­bo tea­tro”. Un día vi­nie­ron Bea­triz Bon­net y Juan Carlos Dual: te­nían una obra lla­ma­da Mi ami­ga la gor­da. Lui­si­ta me di­jo que los es­cu­cha­ra. Me reuní con ellos y les ex­pli­qué: “A los ac­to­res los pre­fie­ro en­la­ta­dos”. Se fue­ron ofen­di­dos. Que­ría de­cir­les que me de­di­ca­ba al ci­ne. Y apa­re­cie­ron Ana y Jorge Blu­trach, los pa­dres de Se­bas­tián, hoy em­pre­sa­rio del Pi­ca­de­ro. Te­nían la obra Parra, pa­ra ha­cer con Pe­pe So­riano, pe­ro me di­je­ron que eran tex­ti­les de Vi­lla Lynch y que nun­ca ha­bían he­cho tea­tro. “Yo tam­po­co”, les con­tes­té. Y nos fui­mos a co­mer los tres. Nos di­mos fuer­za mu­tua y qui­si­mos in­ten­tar­lo. ¿Y có­mo si­guió? Con la can­cha que me dio ha­cer tres me­ses la obra, de­ci­dí bus­car un éxi­to: me fui has­ta el Na­cio­nal y le pe­dí a Ro­may los per­mi­sos pa­ra Equus. La es­tre­na­mos, fue mi se­gun­da obra y fue el éxi­to ma­yor. So­lá, que era un chi­co de tea­tro in­de­pen­dien­te, se des­ta­pó. Ahí to­mé una de­ci­sión que man­ten­go: rein­ver­tir en

la em­pre­sa. Vi­vir lo me­jor po­si­ble, pe­ro en­gor­dar la em­pre­sa: dar fuen­tes de tra­ba­jo, te­ner cre­ci­mien­to per­so­nal, ha­cer el bien. Con una par­ti­cu­la­ri­dad de la que me jac­to: sin po­ner mi nom­bre en nin­gún pro­gra­ma ni car­tel. No es un mé­ri­to, pe­ro ya es­toy gran­de pa­ra cam­biar. No ten­go pa­pel con mem­bre­te, nun­ca tu­ve je­fe de pren­sa, no ten­go tar­je­ta. Siem­pre me mo­ví así: me lla­man y con­tes­to. ¿Y có­mo en­tras­te a la te­le? A tra­vés de una pro­duc­ción de tea­tro que le hi­ce a Mirt­ha Le­grand, en 1989. Iba­mos a co­mer des­pués de la fun­ción. Mirt­ha no te­nía el pro­gra­ma des­de ha­cía diez tem­po­ra­das. Era muy gra­cio­so por­que se sen­ta­ba en la ca­be­ce­ra y le de­cía a Ca­la­bró, que es­ta­ba en la me­sa, “¿Ca­la­bró, qué hi­zo hoy?” Y él em­pe­za­ba a ha­blar y ella lo in­te­rrum­pía. En al­gún mo­men­to lo lla­mé a Ti­ne­lli y le pre­gun­té por qué no es­ta­ba al ai­re. “Na­die quie­re al pro­gra­ma”, me di­jo, y le ex­pli­qué que yo que­ría el pro­gra­ma. Y así me con­ver­tí, sin sa­ber na­da de te­le­vi­sión, en pro­duc­tor, has­ta que aban­do­né en 2011. Fue­ron vein­te años. Y per­dón: en el pro­gra­ma de Mirt­ha, Ti­nay­re sí pu­so el car­tel que de­cía que el pro­gra­ma era una pro­duc­ción de Da­niel Ti­nay­re y de Carlos Rottemberg. ¿Te lle­vas­te bien con la TV? Sí, pe­ro no es el mun­do mío. Aban­do­né por­que ten­go mu­chas di­fe­ren­cias. ¿A qué edad te ca­sas­te? En el 79 nos fui­mos a vi­vir jun­tos con Lin­da Pe­retz, y nos ca­sa­mos tres años des­pués. Aho­ra, con mi se­gun­da mu­jer, Ka­ri­na (Pé­rez), nos fui­mos a vi­vir jun­tos en 2009 y nos ca­sa­mos el 21 de ju­lio de es­te año. Esa fe­cha es es­pe­cial: des­pués de mu­chos tra­ta­mien­tos, el año pa­sa­do na­ció nues­tro be­bé, Ni­co­lás, y de­ba­tien­do có­mo ce­le­brar­le el cum­plea­ños, di­ji­mos: “¿Y si le re­ga­la­mos la li­bre­ta?”. ¿Fue muy bus­ca­do? Tar­da­mos cua­tro años. Nun­ca ha­blé de mi vi­da pri­va­da: la úni­ca vez que lo hi­ce fue cuan­do na­ció el ne­ne. Tie­ne un mo­ti­vo: yo ten­go un hi­jo de 31 años de mi ma­tri­mo­nio an­te­rior, in­clu­so tu­vi­mos al­gún em­ba­ra­zo per­di­do y un be­bé que fa­lle­ció a las 48 ho­ras de na­ci­do… yo te­nía 27. En­se­gui­da lle­gó Tomás: en el ’86. Siem­pre di­je: “El em­ba­ra­zo es una pa­va­da”. Cuan­do na­ció Ni­co­lás, hi­ce una no­ta que de­cía: “Fui­mos pa­dres a los 103 años”: el año pa­sa­do, yo te­nía 59 y Ka­ri­na, 44. Qué lin­do. No lo­grá­ba­mos que­dar em­ba­ra­za­dos. Mi mé­di­co me di­jo: “Em­pe­ce­mos ha­cién­do­te un es­per­mo­gra­ma”, y yo le con­tes­té: “No ha­ce fal­ta, con los em­ba­ra­zos que ten­go”. Es­to era a mis 57 años. Con­clu­sión: el re­sul­ta­do de los es­tu­dios me dio co­mo el tu­jes. Los es­per­ma­to­zoi­des eran po­cos, ma­los y va­gos. Tan bo­lu­dos que, en lu­gar de en­trar, vol­vían por las sá­ba­nas. Me en­con­tré con­tan­do to­dos los ava­ta­res de mis es­per­mo­gra­mas, mis tra­ta­mien­tos, mis co­rri­das des­de un ho­tel alo­ja­mien­to con un ta­rri­to has­ta el la­bo­ra­to­rio, pre­gun­tan­do: “¿Hay po­co o mu­cho?”. Ka­ri­na me de­cía que lo guar­da­ra por­que se iba a caer. Iba­mos vien­do en Goo­gle Maps cuál era el ho­tel más cer­ca del la­bo­ra­to­rio: mi teo­ría era

que los es­per­ma­to­zoi­des se me mo­rían en el tra­yec­to. Lo que con­tás mues­tra a un hom­bre que no es­tá dis­pues­to a ren­dir­se. Lla­ma­ba a mi­tad de la no­che al ho­tel pa­ra pre­gun­tar si a las sie­te de la ma­ña­na es­ta­ba abier­to: en el ho­tel me pre­gun­ta­ban si que­ría stan­dard o es­pe­cial. Yo con­tes­ta­ba: “Da­me la más ba­ra­ta, son diez mi­nu­tos”. Allá ex­pli­cá­ba­mos y mos­trá­ba­mos el ta­rri­to. Me acuer­do que nos di­je­ron que era 120 pe­sos y que les qui­si­mos pa­gar: “An­tes no les pue­do co­brar, hay que con­tro­lar la ha­bi­ta­ción cuan­do se van”, nos ex­pli­ca­ron. Era un ho­tel de ma­la muer­te. “No pue­do es­pe­rar a que us­ted mi­re. Que ven­ga al­guien con no­so­tros, que se que­de atrás de la puer­ta. Sa­li­mos y us­ted le pre­gun­ta a la per­so­na.” Eso hi­ci­mos y sa­li­mos co­rrien­do por ave­ni­da Cór­do­ba. Y la mues­tra dio mal otra vez: no era el tiem­po, era yo. Sie­te tra­ta­mien­tos en dos años y seis ve­ces que el mé­di­co nos di­jo que no es­ta­ba fun­cio­nan­do. Sos de los que no ba­jan los bra­zos. Qué triun­fo her­mo­so. Y de mi mu­jer tam­bién, que es la que ex­pu­so su cuer­po. Yo te­nía to­das las du­das so­bre vol­ver a ser pa­pá y a los 60 años. Pe­ro hoy es­toy fe­liz. Tu pri­mer ma­tri­mo­nio du­ró mu­chos años. Y, des­de que nos fui­mos a vi­vir jun­tos, que fue ape­nas nos co­no­ci­mos, 29 años. Se­gui­mos tra­ba­jan­do jun­tos. De he­cho, va­mos con Ni­co­lás a co­mer a su ca­sa. ¿Y Ka­ri­na tam­bién es ac­triz? No, a ella la co­noz­co des­de el ’90. Era em­plea­da de la agen­cia de pu­bli­ci­dad don­de ha­cía los avi­sos. Des­de ha­ce vein­te años es la agen­cia que me atien­de co­mo clien­te. En ca­sa, ca­da uno tie­ne su es­cri­to­rio: yo le cur­so avi­sos des­de el mío y ella me man­da fac­tu­ras des­de el su­yo. ¿Hu­bo al­gún epi­so­dio trau­má­ti­co en tu vi­da? No, a lo úni­co que le ten­go res­pe­to y te­mor es a la sa­lud. En 2012 tu­ve un tu­mor re­nal que lo sa­ca­ron, no pa­só a ma­yo­res pe­ro era ma­lo. Fue bien re­cor­ta­do. No te que­dó an­gus­tia de muer­te. No, pe­ro sí me ha­go mu­chos con­tro­les. En ese sen­ti­do, creo que he desa­rro­lla­do mi vi­da pri­va­da de ma­ne­ra bas­tan­te cohe­ren­te. Cohe­ren­te y con un ni­vel al­to de ex­po­si­ción sin bus­car­la –no po­nés tu nom­bre en car­tel– y con dis­cre­ción. Sí, por eso me sor­pren­dí con el par­to: sen­tí que co­nec­té con mu­cha gen­te du­ran­te los 4 años que no lo­gré el em­ba­ra­zo. Ne­ce­si­ta­ba con­tar­lo. Y dar con­fian­za. Y mos­trar que los ti­pos no so­mos Su­per­man: siem­pre se tien­de a pen­sar que la mu­jer no pue­de. Me ex­pu­se. Por­que sa­bías que se po­día lo­grar. Gra­cias, Carlos. A vos.

PA­SION PRE­COZ A los 8 años, vien­do La no­vi­cia re­bel­de, Carlos Rottemberg ya vis­lum­bró su vo­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.