y Chi Kung. Tai Chi Chuan

Tai Chi Chuan y Chi Kung. Ba­sa­das en la me­di­ta­ción, per­mi­ten tra­tar dis­tin­tas pa­to­lo­gías, re­ju­ve­ne­cer el cuer­po, la piel, y tam­bién con­tri­bu­yen a lo­grar un es­ta­do de fe­li­ci­dad y ar­mo­nía.

Clarin - Viva - - Fotorrepo - POR LAURA LAGOMARSINO

Son dis­ci­pli­nas mi­le­na­rias de la Chi­na. Su pro­pues­ta es fo­ca­li­zar la aten­ción en uno mis­mo, en el mo­men­to pre­sen­te, en el aquí y aho­ra, por lo que se las ca­ta­lo­ga co­mo téc­ni­cas de me­di­ta­ción en mo­vi­mien­to. “Se ba­san en ejer­ci­cios pa­ra la sa­lud que, por me­dio de la res­pi­ra­ción, la me­di­ta­ción y los mo­vi­mien­tos, ayu­dan a lo­grar el equi­li­brio fí­si­co, men­tal, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual”, di­ce Noe­lia Pa­truno, ins­truc­to­ra, cin­ta ne­gra otor­ga­da por la Es­cue­la Ar- gen­ti­na de Tai Chi Chuan y la Fe­de­ra­ción Me­tro­po­li­ta­na de Wu Shu Mien Chien.

No po­seen con­tra­in­di­ca­cio­nes y las pue­den rea­li­zar per­so­nas de cual­quier edad y con­di­ción fí­si­ca. Ade­más, ge­ne­ran be­ne­fi­cios que tam­bién se ma­ni­fies­tan a ni­vel es­té­ti­co.

“Es­to se de­be a que au­men­tan el flu­jo san­guí­neo y fa­vo­re­cen la eli­mi­na­ción de to­xi­nas”, di­ce Pa­truno. La de­pu­ra­ción se re­fle­ja en la piel, le da lu­mi­no­si­dad y tex­tu­ra se­do­sa y eli­mi­na sig­nos de fa­ti­ga y es­trés. Ade­más, co-

rri­ge ma­las pos­tu­ras, afecciones dér­mi­cas, es­ti­li­za la fi­gu­ra y lo­gra es­ti­mu­lar el re­ju­ve­ne­ci­mien­to del ca­be­llo y tam­bién de las uñas. Tam­bién, “en las cla­ses en­se­ña­mos ma­sa­jes fa­cia­les y cor­po­ra­les pun­tua­les en los te­ji­dos, pa­ra re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to de la piel”, de­ta­lla la ex­per­ta.

El Tai Chi Chuan, que se ba­sa en la fi­lo­so­fía taoís­ta del ying y el yang, es co­no­ci­da co­mo un ar­te mar­cial in­terno. “Tra­ba­ja fo­ca­li­zan­do la lu­cha ha­cia los sen­ti­mien­tos de te­mor y obs­tácu­los de ca­da prac­ti­can­te, que le im­pi­den avan­zar en cier­tas cues­tio­nes”, ex­pli­ca Pa­truno.

Los ejer­ci­cios per­mi­ten apren­der y re­pe­tir secuencias. “Son mo­vi­mien­tos len­tos, sim­ples que in­cre­men­tan la vi­ta­li­dad fí­si­ca y men­tal, op­ti­mi­zan la elas­ti- ci­dad, me­jo­ran el equi­li­brio y la cir­cu­la­ción san­guí­nea y for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio”, cuen­ta Ho­ra­cio Ca­rras­co, pro­fe­sor de tai chu y chi kung y Pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Me­tro­po­li­ta­na de Ar­te mar­cial Chino Wu Schu. De ahí que los efec­tos de es­tas téc­ni­cas –ya com­pro­ba­dos por la cien­cia– sean tan va­lo­ra­dos pa­ra la pre­ven­ción y la cu­ra­ción de dis­tin­tas en­fer­me­da­des.

Paz y ar­mo­nía

La cla­se tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de una ho­ra, pue­de acom­pa­ñar­se con me­lo­días de me­di­ta­ción, pe­ro en ge­ne­ral se rea­li­zan en si­len­cio. Co­mo des­de su ori­gen es un ar­te mar­cial que pro­mue­ve la de­fen­sa per­so­nal, sue­len uti­li­zar­se “ar­mas” – co­mo es­pa­das rec­tas, pe­lo­tas y aba­ni­cos–. Si bien lo ideal es prac­ti­car el tai chi en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za y en es­pa­cios al ai­re li­bre, tam­bién es po­si­ble ha­cer­lo re­crean­do un am­bien­te in­te­rior ar­mo­nio­so don­de de­ben es­tar pre­sen­tes los cin­co ele­men­tos del feng shui: ma­de­ra, tie­rra, agua, me­tal y fue­go.

“Al fi­na­li­zar, el prac­ti­can­te que­da con una sen­sa­ción de bie­nes­tar, ar­mo­nía y paz, que se tra­du­ce en fe­li­ci­dad y ale­gría”, re­su­me Ca­rras­co.

El Chin kung o gimnasia ener­gé­ti­ca “com­bi­na la res­pi­ra­ción con el mo­vi­mien­to y la con­cien­cia a tra­vés de ejer­ci­cios es­tá­ti­cos y di­ná­mi­cos, for­mas sua­ves, es­ti- ra­mien­tos, vi­sua­li­za­cio­nes, me­di­ta­cio­nes, re­la­ja­cio­nes y au­to­ma­sa­jes des­ti­na­dos a po­ten­ciar el es­ta­do de sa­lud, mo­vi­li­zan­do la energía del cuer­po a fin de sa­nar, re­vi­ta­li­zar y ge­ne­rar un de­sa­rro­llo es­pi­ri­tual”, re­la­ta Mir­ta Ca­rri, pro­fe­so­ra y te­ra­peu­ta de chi kung, maes­tra de reiki y miem­bro de la Chi­ne­se Health Qi Gong As­so­cia­tion. Ade­más, es efec­ti­vo co­mo mé­to­do pre­ven­ti­vo en ca­sos de hi­per­ten­sión, ar­tro­sis, dia­be­tes y os­teo­po­ro­sis.

En el chi kung no hay es­fuer­zo mus­cu­lar, ni ace­le­ra­ción car­día­ca pe­ro siem­pre es ne­ce­sa­ria la orien­ta­ción y su­per­vi­sión de un maes­tro ca­li­fi­ca­do.

EL TAI CHI CHUAN Y EL CHI KUNG SON PRAC­TI­CAS MI­LE­NA­RIAS DE ORI­GEN CHINO, EFEC­TI­VAS PA­RA AL­CAN­ZAR EL BIE­NES­TAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.