Ha­llaz­gos de la cien­cia pa­ra re­ju­ve­ne­cer.

Ca­ra a ca­ra. En dis­tin­tos cen­tros de in­ves­ti­ga­ción del mun­do, la bús­que­da de la sus­tan­cia o mé­to­do que lo­gre bo­rrar las arru­gas no se de­tie­ne. Vi­va en­tre­vis­tó a los cien­tí­fi­cos más des­ta­ca­dos pa­ra sa­ber cuá­les son los avan­ces que vie­nen. Des­de la re­ge­ne­ra

Clarin - Viva - - Fotorrepo - POR NAHUEL SUGOBONO FOTOS: GETTY IMA­GES/CLA­RIN

¿CHAU ARRU­GAS?

Es po­si­ble ami­gar­se con las arru­gas, apre­ciar­las co­mo se­ña­les de ex­pe­rien­cia y, por qué no, sa­bi­du­ría. Pe­ro si no es­tán, me­jor. Hoy, gra­cias a los avan­ces re­vo­lu­cio­na­rios en me­di­ci­na, la cien­cia es­tá mu­cho más cer­ca de ven­cer­las me­dian­te tra­ta­mien­tos cos­mé­ti­cos in­no­va­do­res o prác­ti­cas qui­rúr­gi­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas. Y, den­tro de muy po­co tiem­po –se­gún re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes en in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca–, bo­rrar­las a par­tir del re­ju­ve­ne­ci­mien­to a ni­vel ce­lu­lar.

Ju­ven­tud ce­lu­lar. Di­ver­sos es­tu­dios, en al­gu­nos de los ins­ti­tu­tos más pres­ti­gio­sos del mun­do, bus­can pro­lon­gar ex­po­nen­cial­men­te la ju­ven­tud de las cé­lu­las, en­ten­dien­do que por allí pa­sa el se­cre­to de una vi­da más lar­ga y sa­lu­da­ble. Re­cien­te­men­te se dio a co­no­cer un es­tu­dio di­ri­gi­do por el der­ma­tó­lo­go Geor­ge Cot­sa­re­lis, de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, que lo­gró la ha­za­ña de con­ver­tir a los mio­fi­bro­blas­tos (cé­lu­las que for­man ci­ca­tri­ces) en adi­po­ci­tos ( cé­lu­las gra­sas). Has­ta aho­ra se creía que los mio­fi­bro­blas­tos no po­dían con­ver­tir­se en otro ti­po de cé­lu­las. El va­lor po­ten­cial pa­ra el tra­ta­mien­to de las arru­gas es no­ta­ble: los adi­po­ci­tos o cé­lu­las gra­sas se pier­den con el pa­so de la edad y fa­vo­re­cen la apa­ri- ción de arru­gas. Con­sul­ta­do por Vi­va, Cot­sa­re­lis re­sal­ta que su in­ves­ti­ga­ción es aus­pi­cio­sa y se en­cuen­tra to­da­vía en las eta­pas ini­cia­les de de­sa­rro­llo.

An­te las du­das de si el au­men­to de adi­po­ci­tos en el po­ten­cial tra­ta­mien­to po­dría con­lle­var pro­ble­mas de obe­si­dad, ad­vier­te: “No es pro­ba­ble. El tra­ta­mien­to se­ría lo­cal, só­lo en la piel y, ade­más, los adi­po­ci­tos de la piel son di­fe­ren­tes de los que se ha­llan, por ejem­plo, en la pan­za”.

Otra lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­lla­da por un equi­po al man­do de Pe­ter de Kei­zer, del Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad Eras­mus, en los Paí­ses Ba­jos, ata­ca a las cé­lu­las se­nes­cen­tes del cuer­po (aque­llas cé­lu­las vie­jas o con da­ños en su ADN, que han per­di­do la ca­pa­ci­dad de re­pro­du­cir­se). De Kei­zer di­se­ñó una mo­lé­cu­la que las ma­ta y la pro­bó en ra­to­nes. En ellos pu­do ob­ser­var que tu­vie­ron una me­jo­ría en el fun­cio­na­mien­to de sus ri­ño­nes, e in­clu­so les vol­vió a cre­cer el pe­lo. En­tre­vis­ta­do por Vi­va, De Kei­zer se re­fi­rió a po­ten­cia­les efec­tos se­cun­da­rios y a la po­si­bi­li­dad de que el com­pues­to me­jo­re el as­pec­to de las per­so­nas: “La bue­na no­ti­cia es que no vi­mos nin­gún efec­to se­cun­da­rio ne­ga­ti­vo has­ta aho­ra, des­pués de 10 me­ses. Pe­ro, ló­gi­ca­men­te, hay que ha­cer más es­tu­dios. En cuan­to a las me­jo­ras en el as­pec­to, ese se­ría un gran pun­to en el ho­ri­zon­te. Los efec­tos de nue­vo cre­ci­mien­to del pe­lo y ma­yor ac­ti­vi­dad que ob­ser­va­mos en los ra­to­nes fue­ron ines­pe­ra­dos. Pri­me­ro que­re­mos ave­ri­guar si po­de­mos pro­bar el po­ten­cial de la mo­lé­cu­la ( lla­ma­da Pro­xo­fim) con­tra en­fer­me­da­des gra­ves (co­mo al­gu­nos ti­pos de cáncer), an­tes de pa­sar a te­mas re­la­cio­na­dos con la edad, co­mo la pér­di­da del ca­be­llo”.

Mien­tras que las in­ves­ti­ga­cio­nes de De Kei­zer pue­den lle­var to­da­vía dos o tres años más, otra ex­plo­ra­ción de la­bo­ra­to­rio es­pe­ra co­men­zar con la ex­pe­ri­men­ta­ción en hu­ma­nos ya en los pró­xi­mos me­ses. El ob­je­ti­vo es re­pa­rar el ADN da­ña­do, lo­gran­do así un ver­da­de­ro re­ju­ve­ne­ci­mien­to. La sus­tan­cia res­pon­sa­ble de es­te San­to Grial de la me­di­ci­na es, en es­te ca­so, una coen­zi­ma, que lle­va el com­pli­ca­do nom­bre de ni­co­ti­na­mi­da ade­ni­na di­nu­cleó­ti­do (oxi­da­da), pe- ro pa­ra abre­viar se la co­no­ce co­mo NAD+. El equi­po, li­de­ra­do por Da­vid Sin­clair, de la Es­cue­la Mé­di­ca Har­vard, es op­ti­mis­ta: “Es lo más cer­ca que es­ta­mos de una dro­ga an­ti­en­ve­je­ci­mien­to se­gu­ra y efec­ti­va, y tal vez den­tro de tres a cin­co años se en­cuen­tre en el mer­ca­do, si las prue­bas sa­len bien”.

Una piel ar­ti­fi­cial. Mien­tras es­pe­ra­mos esas téc­ni­cas re­vo­lu­cio­na­rias, un in­ge­nie­ro bio­mé­di­co en­con­tró una so­lu­ción cos­mé­ti­ca no­ve­do­sa: una se­gun­da piel, que se apli­ca co­mo cre­ma por la ma­ña­na y se qui­ta a la no­che. El ca­mino in­ver­so al de los rep­ti­les, que se des­ha­cen de la piel vie­ja co­mo de un ves­ti­do, de­jan­do a la vis­ta una re­lu­cien­te piel nue­va. La in­ves­ti­ga­ción, anun­cia­da en ma­yo de es­te año, fue lle­va­da ade­lan­te por Ro­bert Lan­ger, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chus­setts (MIT), con el ase­so­ra­mien­to del Dr. R. Rox An­der­son, pro­fe­sor de der­ma­to­lo­gía en la Es­cue­la Mé­di­ca Har­vard. Se­gún Lan­ger: “Lo que he­mos si­do ca­pa­ces de ha­cer es crear una cre­ma que uno pue­de po­ner­se en la piel y, esen­cial­men­te, for­ma una se­gun­da piel elás­ti­ca”. Sí, co­mo el pa­pel film con el que se en­vuel­ven las so­bras de co­mi­da. Las arru­gas, afir­man los in­ves­ti­ga­do­res, pue­den re­du­cir­se has­ta en un 40 por cien­to. Ade­más de su va­lor

UNA DE LAS LI­NEAS DE IN­VES­TI­GA­CION PRO­PO­NE RE­PA­RAR EL ADN DA­ÑA­DO DE LAS CE­LU­LAS. ASI SE LOGRARIA UN VER­DA­DE­RO RE­JU­VE­NE­CI­MIEN­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.