El en­can­to de Las Yun­gas

Clarin - Viva - - Haciendo Historia -

La re­ser­va El No­ga­lar de Los Toldos es un re­duc­to úni­co don­de man­dan no­ga­les, pi­nos del ce­rro, ce­dros, ejem­pla­res de ce­bil blan­co, ali­sos… Es un bos­que en­can­ta­dor, con pai­sa­je de pe­lí­cu­la de Dis­ney. En es­te am­bien­te má­gi­co, vi­ve una biodiversidad in­creí­ble, que in­clu­ye al “ti­gre”, co­mo to­do el mun­do le di­ce al ya­gua­re­té: la fi­gu­ri­ta más di­fí­cil de la fau­na de la Ar­gen­ti­na, que es­tá en se­ve­ro ries­go de ex­tin­ción. Otra fi­gu­ri­ta di­fí­cil del rom­pe­ca­be­zas bio­ló­gi­co del país es la ta­ru­ca, un cér­vi­do pro­pio de es­ta re­gión. Y una be­lle­za de ani­mal. Las ar­di­llas son muy fá­ci­les de ob­ser­var. Son co­lo­ra­das y ex­tre­ma­da­men­te sim­pá­ti­cas. Es­ta re­ser­va, que es­tá abier­ta to­do el año, tie­ne una his­to­ria: fue pro­duc­to de una com­pen­sa­ción que le im­pu­sie­ron or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas a la em­pre­sa que cons­tru­yó el ga­so­duc­to no­ran­dino por des­truir ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de Yun­gas. Emi­li­ano Ez­cu­rra, ex miem­bro de Green­pea­ce y ac­tual vi­ce­pre­si­den­te de Par­ques Na­cio­na­les, es­tu­vo al fren­te de esa ne­go­cia­ción. El par­que na­cio­nal Ba­ri­tú tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­tas. Fue crea­do en 1974 pa­ra pre­ser­var la eco re­gión de bos­que mon­tano. Es­tá abier­to en­tre ju­nio y no­viem­bre, cuan­do no se re­gis­tran llu­vias. Por aquí tam­bién an­da “el ti­gre”, en­tre he­le­chos gi­gan­tes (o ar­bo­res­cen­tes) que no exis­ten en nin­gún otro la­do del mun­do y or­quí­deas de to­dos los ta­ma­ños. Pe­ro no se asus­ten: nues­tro gran fe­lino ame­ri­cano es bien es­cu­rri­di­zo: hay bió­lo­gos que se pa­san años es­tu­dián­do­lo sin po­der ver nun­ca uno. La pre­sen­cia de ya­gua­re­té es una ga­ran­tía de la sa­lud de to­do el te­rri­to­rio, manteniendo su sano equi­li­brio. Y es­te es uno de sus úl­ti­mos re­fu­gios. Así que to­do el com­bo es un pri­vi­le­gio. Quie­nes vi­si­ten el par­que de­ben pa­sar a ha­blar con los po­bla­do­res de las co­mu­ni­da­des Li­peo y Ba­ri­tú, ya que son cam­pe­si­nos in­dí­ge­nas con una cul­tu­ra que tie­ne ras­gos an­di­nos y gua­ra­níes. Los guar­da­par­ques –que co­no­cen co­mo na­die es­tos senderos– di­cen tam­bién que hay rui­nas in­cas en el me­dio de la sel­va. Ba­ri­tú tie­ne dos am­bien­tes bien de­fi­ni­dos: uno de sel­va pe­de­mon­ta­na y otro de sel­va mon­ta­na. De aquí son oriun­dos dos ár­bo­les: el ja­ca­ran­dá y el la­pa­cho ro­sa­do. Na­da me­nos. atra­ve­san­do Bo­li­via. A ve­ces, la po­li­cía de ese país se po­ne pe­sa­da, por lo que to­do en Los Toldos es más ca­ro. “El pre­cio de vi­vir en el pa­raí­so”, di­cen al­gu­nos. Ber­ta tam­bién tie­ne al­gu­nas co­sas bo­li­via­nas: ga­lle­ti­tas, go­lo­si­nas, tin­tu­ras… La se­ño­ra de la ver­du­le­ría, en la otra pun­ta del pue­blo, cer­ca de la Igle­sia (o co­mo di­cen mu­chos: “la in­gle­sia”), tam­bién trae to­do de Bo­li­via.

Bo­li­via es om­ni­pre­sen­te, co­mo el ce­rro Bra­vo, que co­ro­na el pue­blo. To­dos tie­nen pa­rien­tes allí. Y to­dos han si­do par­te de su his­to­ria. Co­mo el bi­sa­bue­lo de Elio Ro­me­ro, que se fue a pe­lear a la Gue­rra del Cha­co (1932-1935), ape­nas unos años an­tes de que en­tra­ra en vi­gen­cia el tra­ta­do con Ar­gen­ti­na que lo hu­bie­ra ex­cep­tua­do de ir al fren­te. El se­ñor so­bre­vi­vió al san­grien­to conflicto, pe­ro per­dió un bra­zo. Y se mu­rió jus­to cuan­do su pue­blo cam­bió la ban­de­ra tri­co­lor por una ce­les­te y blanca. Su es­po­sa que­dó viu­da. Y pa­ra co­brar la pen­sión te­nía que ir a lo que era ya otro país. Y lle­var un cer­ti­fi­ca­do de bue­na con­duc­ta ex­pe­di­do por una au­to­ri­dad com­pe­ten­te.

“El sus­crip­to In­ten­den­te de es­ta Po­li­cía cer­ti­fi­ca que la se­ño­ra Ma­ría Co­ca de Ra­mi­res (SIC) no ha to­ma­do nup­cias y has­ta la fe­cha se man­tie­ne so­la tan so­la­men­te con su fa­mi­lia los que son hi­jos me­no­res de edad de la re­fe­ri­da”, de­cía la no­ta que de­bía pre­sen­tar la se­ño­ra en Ta­ri­ja. “Ella man­tie­ne una bue­na con­duc­ta en su vi­da pri­ba­da (SIC).”

El “vie­jo” país. El río Li­peo es cor­to pe­ro to­rren­to­so y lleno de ma­ri­po­sas que lo so­bre­vue­lan. Co­rre ha­cien­do mean­dros bien de­fi­ni­dos, di­bu­jan­do un pai­sa­je de be­lle­za emo­cio­nan­te. Pie­dras gi­gan­tes, rá­pi­dos que vo­mi­tan es­pu­ma… Ese era el lí­mi­te an­ti­guo con Bo­li­via. Por eso, los ha­bi­tan­tes del pue­blo de Ba­ri­tú, que es­tá del otro la­do, di­cen que ellos son los ver­da­de­ros ar­gen­ti­nos. “Es­ta es la Ar­gen­ti­na vie­ja”, ase­gu­ra Ono­ra­to Cardoso, 60 años. Es­tá bas­tan­te en­to­na­do . Y ríe de cual­quier co­sa con sus ami­gos, que tie­nen el ca­che­te in­fla­do de mas­car co­ca. A Ono­ra­to se le tuer­ce la voz, pe­ro no la cohe­ren­cia. Lla­ma­ti­va­men­te.

Ba­ri­tú, co­mo el par­que na­cio­nal del mis­mo nom­bre, es ape­nas un ca­se­río. To­das las ca­sas tie­nen pa­ne­les so­la­res. “An­tes te­nía me­che­ro”, di­ce Ono­ra­to. “Aho­ra ten­go What­sApp”, y ríe con su ri­sa al­cohó­li­ca. Su ma­dre es la se­ño­ra Carmen. Tie­ne más de 100 años. Pe­ro ya na­die los

cuen­ta. Ni ella. La en­con­tra­mos me­ti­da en su co­ci­na llena de hu­mo. Cual­quie­ra hu­bie­ra de­ja­do sus pul­mo­nes allí, pe­ro ella es­tá ha­cien­do dul­ce de ca­yo­te. Y no se in­mu­ta. An­da de buen ta­lan­te.

“Me he cria­do co­mien­do car­ne de bi­cho”, di­ce la se­ño­ra, co­mo for­ma de ex­pli­car su ex­tra­or­di­na­ria lon­ge­vi­dad. Los “bi­chos” son los chan­chos de mon­te o pe­ca­ríes y las cor­zue­las: la fau­na de Las Yun­gas. Ella sa­be que era una ni­ña cuan­do los fa­mo­sos he­le­chos de Ba­ri­tú, que son gi­gan­tes, eran to­da­vía enanos. Es­tá ca­si cie­ga, pe­ro pue­de ver en la his­to­ria. Sus ami­gos ya no la vi­si­tan por­que es­tán to­dos muer­tos. Cuan­do era jo­ven, iba en ca­ra­va­na a Orán a bus­car pro­duc­tos. Era una tra­ve­sía por tie­rra de cin­co días de ida, cin­co de vuel­ta. Siem­pre se dor­mía a la in­tem­pe­rie, en­tre mu­las y ca­ba­llos. Su hi­jo nos se­ña­la ese vie­jo camino: ape­nas una lí­nea que se di­vi­sa en la mon­ta­ña.

El bos­que de Ba­ri­tú que le da­ba de co­mer a Do­ña Carmen si­gue ahí, en pie. Se sal­vó de las to­pa­do­ras por­que el te­rreno es mon­ta­ño­so. Si no, quién sa­be. Ha­ce mu­chas dé­ca­das le arran­ca­ron ca­si to­dos los ce­dros, ár­bo­les cen­te­na­rios que que- da­ron con­ver­ti­dos en pi­sos, me­sas, si­llas que se usan en los gran­des cen­tros ur­ba­nos... Ve­mos, sin em­bar­go, al­gu­nos ejem­pla­res im­pre­sio­nan­tes que za­fa­ron de la co­di­cia. Son enor­mes: sie­te per­so­nas nos da­mos las ma­nos, es­ti­ran­do al má­xi­mo los bra­zos, y re­cién en­ton­ces lo­gra­mos ro­dear un ár­bol.

Es por la an­ti­gua ex­plo­ta­ción ma­de­re­ra que hay camino en­tre Ba­ri­tú y Los Toldos. Tal vez és­te no exis­ti­ría de no ha­ber si­do por esa ac­ti­vi­dad. Por eso, las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, co­mo la Ara­zay, no quie­ren sa­ber na­da con que le cons­tru­yan la ru­ta a San­ta Vic­to­ria, que sa­ca­ría del ais­la­mien­to a Los Toldos. “No pue­den man­te­ner los 18 ki­ló­me­tros des­de la fron­te­ra has­ta acá, no van a man­te­ner los 200 ki­ló­me­tros de tie­rra que cru­za to­da la sel­va”, se que­ja Ro­ber­to, un miem­bro de un pue­blo co­lla.

Es así que Los Toldos si­gue en­tre las nu­bes. Aho­ra lle­gan más tu­ris­tas ar­gen­ti­nos por­que quie­ren co­no­cer El No­ga­lar y Ba­ri­tú. Pe­ro, ca­si to­do el tiem­po, vie­nen más bo­li­via­nos. Van ha­cia unas ter­mas so­bre el río Li­peo, don­de la tie­rra vo­mi­ta agua con azu­fre a más de 50 gra­dos. Es­to es bueno pa­ra los ri­ño­nes, los in­tes­ti­nos, el hí­ga­do, la prós­ta­ta…

Las fa­mi­lias bo­li­via­nas ha­cen sin pro­ble­mas un tra­yec­to a pie por un camino en­can­ta­dor que va des­de el pue­blo de Li­peo has­ta las ter­mas. Lo ha­cen a pie con to­do lo que hay que lle­var: las car­pas, las si­llas, la ropa, las ollas, las ga­lli­nas... Ve­mos una se­ño­ra des­plu­man­do una, mien­tras la mar­mi­ta ya es­cu­pe los va­po­res del her­vor, que pre­di­cen una so­pa de­li­cio­sa. To­dos con­ten­tos. Y sa­lu­da­bles. Ob­vio.

LOS CE­DROS CEN­TE­NA­RIOS FUE­RON ARRANCADOS DEL MON­TE PA­RA HA­CER PI­SOS, ME­SAS, SI­LLAS... SO­LO QUE­DAN AL­GU­NOS EJEM­PLA­RES, QUE SON MARGNIFICOS: AL­TOS Y GRUESOS. ...

EL NO­GA­LAR DE LOS TOLDOS Un bos­que de cuen­tos, que in­vi­ta a so­ñar.

DO­ÑA CARMEN La se­ño­ra só­lo sa­be que era una ni­ña cuan­do los he­le­chos gi­gan­tes eran enanos.

DON ONO­RA­TO

El po­bla­dor de Ba­ri­tú, en­tre he­le­chos gi­gan­tes, úni­cos de es­ta re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.