¿ PUE­DE UN PUL­PO USAR HE­RRA­MIEN­TAS ?

Qué tie­nen en la ca­be­za los ani­ma­les. El cien­tí­fi­co ho­lan­dés Frans de Waal, una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des en in­te­li­gen­cia ani­mal, ase­gu­ra que al­gu­nas es­pe­cies pue­den sen­tir em­pa­tía, ser equi­ta­ti­vos y has­ta re­co­no­cer ros­tros. El pro­ble­ma es que la cien­cia

Clarin - Viva - - Haciendo Historia - POR FRANS DE WAAL/EMORY UNI­VER­SITY, ES­TA­DOS UNI­DOS

Las evi­den­cias son con­tun­den­tes. Nos mues­tran que he­mos sub­es­ti­ma­do gro­se­ra­men­te el al­can­ce y la es­ca­la de la in­te­li­gen­cia ani­mal. ¿Pue­de un pul­po usar he­rra­mien­tas? ¿Los chim­pan­cés tie­nen un sen­ti­do de equi­dad? ¿Las ra­tas sien­ten em­pa­tía por sus ami­gos? Ha­ce ape­nas unas dé­ca­das, nues­tra res­pues­ta a to­das es­tas pre­gun­tas hu­bie­se si­do no. Aho­ra no es­ta­mos tan se­gu­ros.

Los ex­pe­ri­men­tos so­bre in­te­li­gen­cia ani­mal fue­ron ana­li­za­dos des­de el pre­jui­cio, du­ran­te mu­cho tiem­po, por nues­tra actitud an­tro­po­cén­tri­ca: a me­nu­do los apli­ca­mos de ma­ne­ra que fun­cio­nan bien con los se­res hu­ma­nos, pe­ro no tan­to con otras es­pe­cies. El cam­bio es que los cien­tí­fi­cos, aho­ra, es­tán ana­li­zan­do a los ani­ma­les en sus pro­pios pa­rá­me­tros en vez de tra­tar­los co­mo se­res vi­vos pe­lu­dos (o plu­mí­fe­ros), y eso es­tá re­mo­de­lan­do nues­tra com­pren­sión.

Los ele­fan­tes son un ejem­plo per­fec­to. Du­ran­te años, los in­ves­ti­ga­do­res creían que eran in­ca­pa­ces de usar he­rra­mien­tas. A lo su­mo, se pen­sa­ba, po­drían re­co­ger un pa­lo pa­ra ras­car­se el lo­mo. En es­tu­dios an­te­rio­res, les ofre­cían co­mi­da fue­ra de su al­can­ce y un bas­tón lar­go pa- ra ver si lo uti­li­za­ban pa­ra acer­car­la. Ese mo­de­lo de ex­pe­ri­men­to fun­cio­nó bien con pri­ma­tes, pe­ro los ele­fan­tes nun­ca to­ca­ron el pa­lo. Los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que no eran ca­pa­ces de en­ten­der el pro­ble­ma. A na­die se le ocu­rrió que tal vez no­so­tros, los cien­tí­fi­cos, no en­ten­día­mos a los ele­fan­tes.

Pien­se en la prue­ba des­de la pers­pec­ti­va del ani­mal. A di­fe­ren­cia de la mano de pri­ma­te, el ór­gano de aga­rre del ele­fan­te es tam­bién su na­riz. Los ele­fan­tes usan sus trom­pas no só­lo pa­ra al­can­zar la co­mi­da, sino tam­bién pa­ra ol­fa­tear y to­car­la. Con su in­com­pa­ra­ble sen­ti­do del ol­fa­to, sa­ben exac­ta­men­te lo que es­tán bus­can­do. La vi­sión es se­cun­da­ria.

Pe­ro tan pron­to co­mo un ele­fan­te re­co­ge un pa­lo con su trom­pa, sus ha­bi­li­da­des na­sa­les se blo­quean. In­clu­so cuan­do el pa­lo es­tá cer­ca de la co­mi­da, eso le im­pi­de sen­tir y oler. ¿Qué cla­se de ex­pe­ri­men­to, en­ton­ces, ha­ría jus­ti­cia a la ana­to­mía y las ha­bi­li­da­des es­pe­cia­les de ca­da ani­mal?

En el Zoo­ló­gi­co Na­cio­nal de Was­hing­ton, Pres­ton Foer­der y Diana Reiss de Hun­ter Co­lle­ge, me mos­tra­ron lo que Kan­du­la, un ele­fan­te jo­ven, pue­de ha­cer si el mis­mo pro­ble­ma se pre­sen­ta de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Los cien­tí­fi­cos col­ga­ron un fru­to al­to en­ci­ma del re­cin­to, jus­to fue­ra de su al­can­ce. Y pu­sie­ron a su dis­po­si­ción va­rios pa­los y una ro­bus­ta ca­ja cua­dra­da. Kan­du­la ig­no­ró los pa­los y, lue­go de un ra­to, co­men­zó a pa­tear la ca­ja. Lo hi­zo mu­chas ve­ces, siem­pre en lí­nea rec­ta, has­ta que es­tu­vo jus­to de­ba­jo de la ra­ma. Lue­go se pa­ró so­bre la ca­ja con las pa­tas de­lan­te­ras y eso le per­mi­tió lle­gar has­ta la co­mi­da. Es de­cir, un ele­fan­te pue­de usar he­rra­mien­tas, siem­pre que sean las co­rrec­tas.

Piel de pul­po. En plan de en­ten­der me­jor a los ani­ma­les, tam­bién ne­ce­si­ta­mos re­pen­sar la fi­sio­lo­gía de la in­te­li­gen­cia. Ana­li­ce­mos aho­ra el ca­so del pul­po. En cau­ti­ve­rio, es­tos ani­ma­les reconocen a sus cui­da­do­res y apren­den a abrir los en­va­ses de píl­do­ras pro­te­gi­dos con esas ta­pas a prue­ba de ni­ños, una ta­rea en la que mu­chos hu­ma­nos fra­ca­san. Sus ce­re­bros son, de he­cho, los más gran­des en­tre los in­ver­te­bra­dos, pe­ro la ex­pli­ca­ción pa­ra sus ha­bi­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias pue­de es­tar en otra par­te. Pa­re­ce que es­tos ani­ma­les pien­san, li­te­ral­men­te, fue­ra de la ca­ja del ce­re­bro.

Los pul­pos tie­nen cien­tos de ven­to­sas, ca­da una equi­pa­da con su pro­pio gan­glio con mi­les de neu­ro­nas. Es­tos mini-ce­re­bros es­tán in­ter­co­nec­ta­dos, con­for­man­do un sis­te­ma ner­vio­so am­plia­men­te dis­tri­bui­do. Es por eso que un bra­zo de pul­po, lue­go de ser cor­ta­do, pue­de ga­tear por su cuen­ta e in­clu­so con­ti­nuar re­co­gien­do ali­men­tos. Del mis­mo mo­do, cuan­do un pul­po cambia el co­lor

de su piel en de­fen­sa pro­pia, co­mo imi­tan­do a una ser­pien­te de mar ve­ne­no­sa, la de­ci­sión pue­de ve­nir no del co­man­do cen­tral, sino de la pro­pia piel. Un es­tu­dio de 2010 en­con­tró se­cuen­cias de ge­nes en la piel si­mi­la­res a los de la re­ti­na del ojo hu­mano. ¿Po­dría ser un or­ga­nis­mo con una piel que ve y ocho bra­zos pen­san­tes?

A ima­gen y se­me­jan­za. Otra idea que nos im­pi­de en­ten­der a los ani­ma­les en to­do su es­plen­dor es la creen­cia equi­vo­ca­da (pre­va­len­te has­ta ha­ce dos dé­ca­das) de que nues­tra es­pe­cie po­see un sis­te­ma úni­co de re­co­no­ci­mien­to fa­cial. Es de­cir, se cree que los hu­ma­nos, iden­ti­fi­can­do ca­ras, so­mos los me­jo­res. Al­gu­nos pri­ma­tes fue­ron pro­ba­dos, pe­ro iden­ti­fi­can­do ros­tros hu­ma­nos, ba­sa­dos en el supuesto de que nues­tras ca­ras son las más fá­ci­les de di­fe­ren­ciar. Cuan­do Lisa Parr, una de mis com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo en la Uni­ver­si­dad de Emory, tes­teó a los chim­pan­cés re­co­no­cien­do ros­tros de su pro­pia es­pe­cie, lo lo­gra­ron y so­bre­sa­lie­ron. Se­lec­cio­na­ron los re­tra­tos en la pantalla de una compu­tado­ra e in­clu­so po­dían dis­tin­guir a su pro­pia des­cen­den­cia.

Sin em­bar­go, a ve­ces tam­bién so­bre­es­ti­ma­mos las ca­pa­ci­da­des de los ani­ma­les. Ha­ce ca­si un siglo, un ca­ba­llo ale­mán co­no­ci­do co­mo Klu­ger Hans (Hans, el in­te­li­gen­te) fue en­tre­na­do pa­ra ha­cer ope­ra­cio­nes arit­mé­ti­cas. Su due­ño le pe­día el re­sul­ta­do de mul­ti­pli­car cua­tro por tres, y Hans gol­pea­ba su cas­co 12 ve­ces. La gen­te que­da­ba pas­ma­da. Hans se con­vir­tió en una es­tre­lla in­ter­na­cio­nal.

To­do an­du­vo bien has­ta que Oskar Pfungst, un psi­có­lo­go, in­ves­ti­gó sus ha­bi­li­da­des y re­ve­ló que Hans só­lo te­nía éxi­to si su due­ño sa­bía la res­pues­ta a la pre­gun­ta y si el ca­ba­llo po­día ver­lo cer­ca su­yo. Al pa­re­cer, el due­ño cam­bia­ba su­til­men­te su po­si­ción o en­de­re­za­ba su espalda cuan­do Hans com­ple­ta­ba el nú­me­ro co­rrec­to de dí­gi­tos. (El pro­pie­ta­rio lo ha­cía sin sa­ber­lo, así que no hu­bo frau­de).

Al­gu­nos ven es­ta re­ve­la­ción his­tó­ri­ca co­mo una de­gra­da­ción de la in­te­li­gen­cia de Hans, pe­ro yo di­ría que el ca­ba­llo era muy in­te­li­gen­te. Sus ha­bi­li­da­des en la arit­mé­ti­ca pue­den ha­ber si­do de­fec­tuo­sas, pe­ro su com­pren­sión del len­gua­je cor­po­ral hu­mano fue notable. La con­cien­cia del Efec­to Klu­ger Hans, co­mo se co­no­ce ac­tual­men­te, ha me­jo- ra­do mu­cho la ex­pe­ri­men­ta­ción ani­mal. Des­afor­tu­na­da­men­te, el da­to a me­nu­do se ig­no­ra cuan­do se ha­cen com­pa­ra­cio­nes con el com­por­ta­mien­to de se­res hu­ma­nos. Mien­tras que en los la­bo­ra­to­rios don­de se in­ves­ti­ga al pe­rro se prue­ba su cog­ni­ción mien­tras sus due­ños hu­ma­nos per­ma­ne­cen ven­da­dos o mi­ran ha­cia otro la­do, a los ni­ños pe­que­ños to­da­vía se les pre­sen­tan test cog­ni­ti­vos mien­tras es­tán a upa de sus ma­dres. Se su­po­ne que, en esa si­tua­ción, las ma­dres son co­mo mue­bles, pe­ro to­das quie­ren que su hi­jo ten­ga éxi­to y na­da ga­ran­ti­za que sus sus­pi­ros, gi­ros de ca­be­za y su­ti­les cam­bios de po­si­ción no ac­túen co­mo se­ña­les pa­ra el ni­ño.

Eso tam­bién ocu­rre cuan­do se com- pa­ran las ha­bi­li­da­des del mono y de­los ni­ños. Los cien­tí­fi­cos les pre­sen­tan a las dos es­pe­cies pro­ble­mas idén­ti­cos, tra­tán­do­los exac­ta­men­te igual. Al me­nos ésa es la idea. Pe­ro los hi­jos son con­te­ni­dos por sus pa­dres y ha­blan con ellos . Los si­mios, por el con­tra­rio, se sien­tan de­trás de las re­jas, no se be­ne­fi­cian del len­gua­je o de un pa­dre cer­cano que co­no­ce las res­pues­tas y se en­fren­tan a miem­bros de una es­pe­cie di­fe­ren­te. La con­clu­sión in­va­ria­ble es que ca­re­cen de las ca­pa­ci­da­des men­ta­les que se tes­tean.

Pen­sar en el otro. Aho­ra la pre­gun­ta es si so­mos la úni­ca es­pe­cie que se preo­cu­pa por el bie­nes­tar de los de­más. Se sa­be que los si­mios, en la na­tu­ra­le­za, se asisten unos a otros y se de­fien­den, por ejem­plo, de los leo­par­dos y tam­bién con­sue­lan a com­pa­ñe­ros an­gus­tia­dos con tier­nos abra­zos. Pe­ro du­ran­te dé­ca­das es­tas ob­ser­va­cio­nes fue­ron ig­no­ra­das y se pres­tó más aten­ción a los ex­pe­ri­men­tos que los ca­ta­lo­ga­ban co­mo to­tal­men­te egoís­tas. Los chim­pan­cés fue­ron eva­lua­dos con un apa­ra­to pa­ra ver si es­ta­ban dis­pues­tos a em­pu­jar su co­mi­da ha­cia otro. Pe­ro, tal vez, no pu­die­ron en­ten­der el apa­ra­to.

La ge­ne­ro­si­dad no pue­de li­mi­tar­se a los si­mios. En un es­tu­dio re­cien­te, las ra­tas li­be­ra­ron a un com­pa­ñe­ro atra­pa­do e ig­no­ra­ron un en­va­se con cho­co­la­te que es­ta­ba jus­to al aldo. Mu­chas ra­tas pri­me­ro li­be­ra­ron al com­pa­ñe­ro y des­pués com­par­tie­ron el con­vi­te.

La úni­ca cons­tan­te his­tó­ri­ca en mi cam­po es que ca­da vez que un re­cla­mo de sin­gu­la­ri­dad hu­ma­na muer­de el pol­vo, otras de­man­das rá­pi­da­men­te toman su lu­gar. Mien­tras tan­to, la cien­cia si­gue ras­pan­do la pa­red que nos se­pa­ra de los otros ani­ma­les. An­tes los veía­mos co­mo má­qui­nas de es­tí­mu­lo/res­pues­ta im­pul­sa­das por el ins­tin­to. Aho­ra, co­mo to­ma­do­res de de­ci­sio­nes so­fis­ti­ca­das.

La es­ca­la de Aris­tó­te­les de la na­tu­ra­le­za no es só­lo aplas­ta­da. Se es­tá trans­for­man­do en un ar­bus­to con mu­chas ra­mas. Y es­to no es un in­sul­to a la su­pe­rio­ri­dad hu­ma­na. Es un re­co­no­ci­mien­to lar­ga­men­te es­pe­ra­do: la vi­da in­te­li­gen­te no es al­go que de­be­ría­mos bus­car só­lo en los con­fi­nes del es­pa­cio. Es abun­dan­te aquí, en la Tie­rra, de­ba­jo de nues­tras na­ri­ces.

CHIMPANCES DE­TA­LLIS­TAS Son ca­pa­ces de re­co­no­cer ros­tros di­fe­ren­tes de su pro­pia es­pe­cie.

ELE­FAN­TES HA­BI­LI­DO­SOS La trom­pa es su na­riz y no siem­pre pa­ra acer­car ob­je­tos. Tam­bién usan sus pa­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.