DOS AR­GEN­TI­NOS FUE­RON ELE­GI­DOS CO­MO LOS ME­JO­RES VIAJANTES “A DE­DO” DEL MUN­DO -

Lau­ra Lazzarino y Juan Pa­blo Villarino fue­ron con­si­de­ra­dos por The New York Ti­mes co­mo los me­jo­res mochileros del mun­do. Vi­ven de con­tar sus via­jes en re­des, li­bros y blogs.

Clarin - Viva - - Sumario -

Lau­ra Lazzarino y Juan Pa­blo Villarino en­car­nan el sue­ño de mi­les: vi­ven de via­jar. Su tra­ba­jo, el que les pa­ga las cuen­tas, es ir re­co­rrien­do el mun­do pa­ra lue­go con­tar­lo a tra­vés de re­des so­cia­les, blogs y li­bros au­to­ges­tio­na­dos. Ese mé­to­do, en sie­te años de an­dar jun­tos por ho­ri­zon­tes be­llos y dis­pa­res, les per­mi­tió des­pués de mu­chí­si­mas ho­ras de tra­ba­jo for­mar una es­pe­cie de Py­ME ro­dan­te que los tie­ne de aven­tu­ra en aven­tu­ra.

Son una pa­re­ja de via­je­ros pro­fe­sio­na­les. Y The New York Ti­mes los re­tra­tó co­mo los me­jo­res hitch­hi­kers ( los que se des­pla­zan ha­cien­do de­do) del mun­do.

Lau­ra y Juan Pa­blo son “nó­ma­des di­gi­ta­les”, pro­fe­sio­na­les free­lan­ce que tra­ba­jan des­de cual­quier lu­gar don­de con­si­gan wi­fi y en­chu­fe pa­ra car­gar la lap­top, una ten­den­cia la­bo­ral na­ci­da del quie­bre del con­cep­to de ‘ofi­ci­na’, que pa­ra ellos pa­sa a ser el pla­ne­ta en­te­ro. Des­de el rin­cón don­de es­tén, sus­ten­tan sus via­jes con tra­ba­jos que ven­den du­ran­te el re­co­rri­do.

El blog de Juan, “Acró­ba­ta del Ca­mino” ( http://acro­ba­ta­del­ca­mino.com/) y el de Lau­ra, “Los via­jes de Ne­na” ( http:// los­via­jes­de­ne­na.com/), más sus cuen­tas de Ins­ta­gram (@ acro­ba­ta­del­ca­mino y @los­via­jes­de­ne­na), les per­mi­tie­ron ga­nar una repu­tación on­li­ne y un trá­fi­co de vi­si­tan­tes su­fi­cien­te co­mo pa­ra que agencias de tu­ris­mo de Cu­ba, Puer­to Ri­co, Ita­lia o la An­tár­ti­da, los in­vi­ten a vi­si­tar­los y les pa­guen por con­tar sus ex­pe­rien­cias.

Otra de sus fuen­tes de in­gre­sos son los li­bros con vi­ven­cias: de su pri­mer

re­co­rri­do jun­tos por La­ti­noa­mé­ri­ca na­ció Ca­mi­nos In­vi­si­bles, una cró­ni­ca de 36.000 km a de­do des­de An­tár­ti­da a las Gua­ya­nas, pa­san­do por co­mu­ni­da­des del Ama­zo­nas y por fue­ra de los im­per­di­bles tu­rís­ti­cos.

El pri­mer pa­so. A Juan Pa­blo lo mar­có a fue­go el año 2001. La cri­sis que afec­tó a un mon­tón de fa­mi­lias de cla­se me­dia, co­mo la su­ya, le hi­zo en­ten­der que to­da la es­ta­bi­li­dad de una vi­da de tra­ba­jo po­día ser bo­rra­da de un plu­ma­zo por una co­rri­da ban­ca­ria. “Una jor­na­da la- bo­ral de 12 ho­ras es más pe­li­gro­sa que mo­chi­lear”, es­cri­bió en un ma­ni­fies­to mo­chi­le­ro que se vol­vió vi­ral. De­ci­dió en­ton­ces sa­lir del sis­te­ma y bus­car su pro­pio lu­gar.

Te­nía una fir­me vo­lun­tad de via­jar y es­cri­bir so­bre gen­te y lu­ga­res, sin ima­gi­nar que po­día ser una for­ma de vi­da. Se fue a Ir­lan­da y tra­ba­jó cin­co me­ses pa­ra fi­nan­ciar lo que fue su pri­mer lla­ma­do de ru­ta: ir a de­do a Si­ria, Irak e Irán, el lla­ma­do “Eje del Mal”, a ver qué es­ta­ba pa­san­do allí, de pri­me­ra mano. En esa épo­ca, Lau­ra es­ta­ba des­ci­fran­do qué era ese de­seo por via­jar que tan­to le pi­ca­ba. Uno de sus abue­los ha­bía si­do un ca­mio­ne­ro que vi­vió en la ru­ta has­ta des­pués de ju­bi­la­do, y el otro fue un ma­rino que an­du­vo por la An­tár­ti­da y era un enamo­ra­do de los ma­pas. Su pa­pá tam­bién era de car­gar a la fa­mi­lia en el Re­nault 18 y sa­lir de va­ca­cio­nes sin lu­jos y sin re­ser­va. Pe­ro el en­torno era opre­si­vo: San Ni­co­lás era una ciu­dad con­ser­va­do­ra, don­de los úni­cos via­je­ros que se veían eran los pe­re­gri­nos que iban a la ba­sí­li­ca Y don­de ca­da vez que ella que­ría aga­rrar una ru­ta le pre­gun­ta­ban: “¿Y vas a ir so-

POR MA­RIANO VIDAL - FO­TOS: BAR­BA­RA LANATA Y AL­BUM VILLARINO/LAZZARINO

RE­TO AL DES­TINO . Lau­ra y Juan di­se­ñan un nue­vo via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.