EL INADI POR DEN­TRO. CO­MO FUN­CIO­NA EL OR­GA­NIS­MO QUE RE­CI­BE LAS DE­NUN­CIAS POR DISCRIMINACION -

Con­tra los pre­jui­cios. El Inadi fue el pri­mer or­ga­nis­mo del mun­do en aten­der de­nun­cias por dis­cri­mi­na­ción. Vi­va cuen­ta có­mo es el pul­so dia­rio de los re­cla­mos y las ayu­das.

Clarin - Viva - - Sumario -

El acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad im­pli­ca la re­ser­va de los nom­bres de los in­vo­lu­cra­dos y cier­tos as­pec­tos que de­ve­la­rían el ca­so. Así que di­ga­mos que el em­plea­do se lla­ma Da­río, tie­ne unos 40 años y tra­ba­ja co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo. El re­pre­sen­tan­te de la em­pre­sa que lo em­plea es abo­ga­do y es­tá al tan­to de la de­nun­cia por­que Da­río plan­teó su pro­ble­ma en Re­cur­sos Hu­ma­nos. Es agos­to, un me­dio­día de miér­co­les. En una sa­li­ta ubi­ca­da en un sub­sue­lo, sen­ta­dos al­re­de­dor de una me­sa, es­tán el em­plea­do y el re­pre­sen­tan­te de la em­pre­sa, una con­ci­lia­do­ra y dos mu­je­res, in­tér­pre­tes de la len­gua de se­ñas. Da­río, el em­plea­do, es una per­so­na sor­da.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal con­tra la Dis­cri­mi­na­ción, la Xe­no­fo­bia y el Ra­cis­mo –más co­no­ci­do por sus si­glas, Inadi– es el or­ga­nis­mo es­ta­tal que atien­de de­nun­cias por dis­cri­mi­na­ción. Fue el pri­me­ro de es­te ti­po en el mun­do: co­men­zó a fun­cio­nar en 1997, tres años des­pués del aten­ta­do a la AMIA, y se ocu­pa de re­ci­bir, ges­tio­nar y acom­pa­ñar las de­nun­cias por dis­cri­mi­na­ción que cual­quier ha­bi­tan­te del país tra­mi­te en sus se­des.

El año pa­sa­do, el Inadi re­ci­bió 50.000 con­sul­tas. Los mo­ti­vos más de­nun­cia­dos fue­ron Dis­ca­pa­ci­dad, Orien­ta­ción Se­xual e Iden­ti­dad de Gé­ne­ro, y Sa­lud. En cuan­to a los ám­bi­tos, el la­bo­ral ocu­pa el pri­mer lu­gar y Edu­ca­ción, el se­gun­do.

Pe­ro, ¿qué es dis­cri­mi­na­ción? ¿Cuán­do se pro­du­ce un ac­to dis­cri­mi­na­to­rio? De ca­mino al sub­sue­lo en el que em­plea­do y em­plea­dor in­ten­ta­rán lle­gar a un acuer­do hay una me­sa con fo­lle­tos. Uno di­ce que la ley 23.592 de Ac­tos Dis­cri­mi­na­to­rios, san­cio­na­da en 1988, de­fi­ne que dis­cri­mi­nar es “im­pe­dir, obs­truir, res­trin­gir o me­nos­ca­bar el pleno ejer­ci­cio de los de­re­chos y ga­ran­tías re­co­no­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal”.

La nor­ma con­si­de­ra, en for­ma es­pe­cí­fi­ca, aque­llos ac­tos u omi­sio­nes de­ter­mi­na­dos por la ra­za, re­li­gión, na­cio­na­li­dad, ideo­lo­gía, opi­nión po­lí­ti­ca o gre­mial, se­xo, po­si­ción eco­nó­mi­ca, con­di­ción so­cial o ca­rac­te­res fí­si­cos. Hay dis­cri­mi­na­ción cuan­do un in­di­vi­duo o un gru­po de per­so­nas es vul­ne­ra­do por pre­jui­cios. Da­río, la per­so­na sor­da que lle­gó al Inadi des­pués de que en su lu­gar de tra­ba­jo no le die­ran una so­lu­ción, in­ten­ta ex­pli­car los me­ses de an­gus­tia. El pre­jui­cio, en es­te ca­so, lo su­frió de par­te de su je­fa, que ac­tuó con la com­pli­ci­dad de va­rios de sus com­pa­ñe­ros.

Las in­tér­pre­tes se tur­nan pa­ra “tra­du­cir” al em­plea­do: “Me sen­ta­ba en un es­cri­to­rio des­de el que po­día ver a to­dos y es­tar cer­ca de mis com­pa­ñe­ros. Soy la úni­ca per­so­na sor­da en la ofi­ci­na, pe­ro pue­do leer los la­bios. Aho­ra me sien­to ais­la­do. Hu­bo cam­bios y en la po­si­ción nue­va que­dé de es­pal­das al res­to”, di­ce Da­río a tra­vés de ellas, y si­gue: “Sien­to que cir­cu­la in­for­ma­ción por atrás, que­dé afue­ra de las reunio­nes de tra­ba­jo. En el gru­po de What­sApp de­jan au­dios y no­so­tros nos co­mu­ni­ca­mos con vi­deos… Pre­gun­té por qué me sa­ca­ban ta­reas, pe­ro na­die me de­cía na­da”.

La con­ci­lia­do­ra in­ter­vie­ne y le pre­gun­ta qué fun­cio­nes tie­ne aho­ra y él, con un so­ni­do gu­tu­ral, al­can­za a res­pon-

der “na­da”. Da­río lle­va en la cin­tu­ra la tar­je­ta que usa pa­ra fi­char en su tra­ba­jo. El abo­ga­do que re­pre­sen­ta a la em­pre­sa es­tá dis­pues­to a re­sol­ver el con­flic­to, in­clu­so cuan­do el em­plea­do pi­de un cam­bio de sec­tor. A su turno, el abo­ga­do di­rá: “Ha­bría que ver... con la ca­pa­ci­dad dis­tin­ta de Da­río, ¿no?”

¿Cuál es la “ca­pa­ci­dad dis­tin­ta” de quien, en es­te ca­so, re­cla­ma? ¿Có­mo pre­fie­ren que se re­fie­ran a ellos las per­so­nas que no ven? ¿Cie­go, no vi­den­te? ¿“Tra­va” ofen­de por el tono, por quien emi­te la pa­la­bra o por­que den­tro del co­lec­ti­vo hay opi­nio­nes en­con­tra­das? Otra vez: ¿Cuán­do se pro­du­ce un ac­to dis­cri­mi­na­to­rio?

La dis­cri­mi­na­ción, a ve­ces, es su­til. Pue­de es­tar na­tu­ra­li­za­da, co­mo la pos­ter­ga­ción de al­gu­nas de­ci­sio­nes ( la ma­ter­ni­dad, co­mo ca­so pa­ra­dig­má­ti­co) en pos de “ha­cer ca­rre­ra” en una em­pre­sa. Dis­cri­mi­nar es, de acuer­do al Inadi, no con­si­de­rar que una per­so­na sor­da que­de al mar­gen de la vi­da la­bo­ral y so­cial por un cam­bio de es­cri­to­rio.

El Inadi fun­cio­na en un edi­fi­cio al

qui­la­do, jus­to en la es­qui­na de Ave­ni­da de Ma­yo y Sáenz Pe­ña. Dos puer­tas des­pués, es­tá la Me­sa de En­tra­das, el lu­gar adon­de las per­so­nas se acer­can pa­ra con­sul­tar o pre­sen­tar el for­mu­la­rio que han ba­ja­do de la Web. Ese es el pri­mer pa­so pa­ra ha­cer la de­nun­cia.

Lo que si­gue es una en­tre­vis­ta con un ase­sor de “la guar­dia”. La guar­dia es una ofi­ci­na al la­do del mo­li­ne­te de in­gre­so que cus­to­dian dos agen­tes de la Po­li­cía de la Ciu­dad. Los po­li­cías pue­den ver qué pa­sa allí a tra­vés del ven­ta­nal que tu­vie­ron que ins­ta­lar: la dis­cri­mi­na­ción, ex­pli­can, afec­ta tan­to la ca­li­dad de vi­da que hu­bo quien lle­gó ar­ma­do o ame­na­zó con las­ti­mar­se.

An­te una de­nun­cia, el Inadi in­ten­ta acer­car a las par­tes en la mo­da­li­dad “re­so­lu­ción rá­pi­da de con­flic­tos”, que con­sis­te en lla­mar por te­lé­fono al de­nun­cia­do. De no fun­cio­nar, el pa­so si­guien­te es una con­ci­lia­ción, una ins­tan­cia de diá­lo­go. Si el re­sul­ta­do es po­si­ti­vo ha­cen un ac­ta de cie­rre. Eso su­ce­dió con Da­río, el

em­plea­do sor­do. Pe­ro si no, pa­san a Ins­truc­ción, una eta­pa que im­pli­ca jun­tar prue­bas y tes­ti­gos, y que cul­mi­na con un dic­ta­men. Hay te­mas de de­nun­cia que no se con­ci­lian, co­mo la vio­len­cia ma­chis­ta.

Es com­ple­jo pro­bar un ac­to dis­cri­mi­na­to­rio. El Inadi ne­ce­si­ta que el de­nun­cian­te apor­te un in­di­cio pa­ra po­ner en mar­cha un me­ca­nis­mo lla­ma­do “car­ga di­ná­mi­ca de la prue­ba”. Su­pon­ga­mos que a una per­so­na le im­pi­den el in­gre­so a un bo­li­che y que el ar­gu­men­to del per­so­nal de se­gu­ri­dad es que “la ca­pa­ci­dad es­tá col­ma­da”, al­go in­com­pro­ba­ble pa­ra quien asis­te. Si la per­so­na su­po­ne que son otros los mo­ti­vos que la de­ja­ron afue­ra y rea­li­za una de­nun­cia, el Inadi le pe­di­rá a la dis­co –los de­nun­cia­dos– que pre­sen­te ma­te­rial que acre­di­te que esa no­che ha­bían cor­ta­do to­dos los tic­kets.

Pe­ro an­tes, la guar­dia. Aquí es­tá la ase­so­ra Mer­ce­des Mon­jai­ne, psi­coa­na­lis­ta, 52 años. Se mo­vi­li­za en una si­lla elec­tró­ni­ca por­que una dis­ca­pa­ci­dad mo­to­ra le im­pi­de im­pul­sar otro ti­po de si­lla. Di­ce que es una pri­vi­le­gia­da, “una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad pe­ro con tra­ba­jo”. Eso in­di­ca la es­ta­dís­ti­ca: con­for­man un co­lec­ti­vo con al­to ni­vel de es­tu­dio, pe­ro el 85% de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad mo­triz que­da afue­ra del mer­ca­do la­bo­ral.

Mer­ce­des ase­so­ra a quie­nes vie­nen a ha­cer una de­nun­cia. En esa con­ver­sa­ción in­ten­ta es­ta­ble­cer si el pro­ble­ma en­cua­dra en dis­cri­mi­na­ción, por­que un mo­ti­vo de­be sub­ya­cer en el re­cla­mo. “Por ejem­plo, una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad que de­nun­cia a su ve­cino por­que no quie­re arre­glar­le la me­dia­ne­ra. La pre­gun­ta es: ‘¿No quie­re re­pa­rar­la por­que sos dis­ca­pa­ci­ta­do?’ Por eso ana­li­za­mos si co­rres­pon­de ini­ciar aquí el pro­ce­so. Si no, los de­ri­va­mos al área que co­rres­pon­da”, ex­pli­ca.

Mer­ce­des tra­ba­ja en el Inadi des­de ha­ce do­ce años. Em­pe­zó en el Ob­ser­va­to­rio de Dis­cri­mi­na­ción en Ra­dio y Te­le­vi­sión, un área de mo­ni­to­reo. Pre­fie­re que no le to­men fo­tos. En­tre otras opi­nio­nes, con­si­de­ra que “los me­dios” ha­cen un uso com­pa­si­vo (“la his­to­ria de su­pera­ción”, di­ce) o es­pec­ta­cu­lar (“ac­to­res de cir­co”, agre­ga) de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Cie­rra Mer­ce­des:

“So­mos su­je­tos de de­re­cho y co­no­ci­mien­to, y no ob­je­tos de tu­te­la”.

Ma­ría Flo­ren­cia Ugar­te­men­día de­jó San Ni­co­lás cuan­do ya ha­bía cum­pli­do 35 años, ha­ce ca­si nue­ve. Es trans y fue una de las pri­me­ras en ges­tio­nar el cam­bio de nom­bre y se­xo en el DNI, lue­go de san­cio­na­da la Ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro, en 2012, cuan­do ya era par­te del Inadi. Hoy es ase­so­ra del área ju­rí­di­ca y es­tá a só­lo tres ma­te­rias de re­ci­bir­se de abo­ga­da. “Las chi­cas trans que vie­nen a de­nun­ciar que la po­li­cía les pe­ga o les sa­ca pla­ta, o las trans que vi­ven en la ca­lle. Eso, te di­ría, me con­mue­ve mu­cho”, di­ce Flo­ren­cia.

Quie­nes tra­ba­jan en el Inadi for­man par­te de los co­lec­ti­vos más vul­ne­ra­dos o socialmente pos­ter­ga­dos. Es­to es: per­so­nas con orien­ta­ción se­xual por fue­ra de la he­te­ro­nor­ma, afro­des­cen­dien­tes, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad mo­to­ra, sor­das, cie­gas. Ade­más de que es cohe­ren­te con el es­pí­ri­tu del or­ga­nis­mo, hay otra ex­pli­ca­ción: ofre­cer a quien de­nun­cia la po­si­bi­li­dad de que se sien­ta acom­pa­ña­do por al­guien que ha- ya su­fri­do dis­cri­mi­na­ción.

“Creo que ele­gí Abo­ga­cía por to­das las in­jus­ti­cias que su­frí de chi­ca. ¿Vis­te que aho­ra las trans de 13, 14 años ya es­tán re pro­du­ci­das? Yo aguan­té has­ta los 25 años. Era muy di­fí­cil sa­lir a la ca­lle. Lle­gué has­ta acá un po­co por co­mo soy, pe­ro so­bre to­do por­que tu­ve una opor­tu­ni­dad. Ellas, las chi­cas que vie­nen a pe­dir ayu­da acá, no”, di­ce Flo­ren­cia.

En Dipu­tados, hay un pro­yec­to pa­ra mo­di­fi­car la ley de Ac­tos Dis­cri­mi­na­to­rios que no ha avan­za­do. El Inadi lo apo­ya por­que qui­sie­ra po­der san­cio­na­to­rio pe­ro ade­más, en pa­la­bras de su in­ter­ven­tor Clau­dio Pres­man, “hoy dis­cu­ti­mos otras cues­tio­nes, de la vi­da co­ti­dia­na, mo­der­nas, y la ley de­be acom­pa­ñar los tiem­pos nue­vos”.

Ana­lía Mis­ko­wiec, di­rec­to­ra de Asis­ten­cia a la Víc­ti­ma, coin­ci­de en que hay que adap­tar la nor­ma a una so­cie­dad más abier­ta. Vi­va le pre­gun­ta por qué cree que dis­cri­mi­na­mos: “Por­que hay un otro, un otro dis­tin­to de uno. Dis­cri­mi­na­mos a lo que le te­ne­mos mie­do. La dis­cri­mi­na­ción pue­de ser pro­duc­to del des­co­no­ci­mien­to”.

POR VIC­TO­RIA DE MA­SI FO­TOS: FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

IDEN­TI­DA­DES El plan­tel de ase­so­res del Inadi per­te­ne­ce a co­lec­ti­vos pos­ter­ga­dos.

EN­TEN­DER­SE Una in­tér­pre­te de la len­gua de se­ñas y un ase­sor sor­do. Se asis­ten mu­tua­men­te.

FLO­REN­CIA Es trans. Pa­só de es­tar en el área de Asis­ten­cia a la Víc­ti­ma a la ase­so­ría ju­rí­di­ca.

ASE­SO­RES Ka­ri­na Gross­man, Gon­za­lo Con­dis, Flo­ren­cia Ugar­te­men­día y Gus­ta­vo Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.