CO­MO AFEC­TA LA CRI­SIS NUES­TRAS RE­LA­CIO­NES CO­TI­DIA­NAS -

In­fluen­cia de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en las re­la­cio­nes. Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que pue­den ge­ne­rar tan­to una “de­fla­ción” afec­ti­va co­mo un “su­pe­rá­vit” so­li­da­rio.

Clarin - Viva - - Sumario - POR MA­RIA FLO­REN­CIA PEREZ ILUSTRACION: DA­NIEL ROLDAN

El va­lor del dó­lar de­ve­ni­do ter­mó­me­tro del hu­mor so­cial. La in­fla­ción co­mo te­ma de con­ver­sa­ción obli­ga­do has­ta en la co­la del su­per­mer­ca­do. El ín­di­ce de des­em­pleo que de­ja de ser un nú­me­ro dis­tan­te pa­ra con­ver­tir­se en una no­ti­cia in­ti­mi­dan­te. Las cri­sis eco­nó­mi­cas nun­ca son aje­nas al bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co de las po­bla­cio­nes que las pa­de­cen. Por eso, los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal coin­ci­den en que siem­pre re­per­cu­ten so­bre sus víncu­los in­ter­per­so­na­les. “Son tiem­pos en que son fre­cuen­tes las con­sul­tas por te­mo­res so­bre el fu­tu­ro pró­xi­mo, por la in­cer­ti­dum­bre fren­te al con­tex­to so­cial y su even­tual re­per­cu­sión en el ám­bi­to pri­va­do. To­do es­to pro­du­ce in­quie­tud, an­sie­dad y dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de preo­cu­pa­ción que in­flu­yen en la ca­li­dad de vi­da per­so­nal y fa­mi­liar”, ex­pli­ca Ana­lía Cor­de­ro de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Coun­se­lors.

An­te un es­ce­na­rio de ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral, el “ra­dio­pa­si­llo” vul­ne­ra las re­la­cio­nes en­tre co­le­gas. La fal­ta de di­ne­ro pro­mue­ve el in­ter­cam­bio de re­pro­ches en la pa­re­ja y re­per­cu­te en el bie­nes­tar de sus hi­jos. Una cri­sis se per­ci­be co­mo una si­tua­ción ex­ter­na que irrum­pe en la in­ti­mi­dad de las per­so­nas y al­te­ra el or­den de ese uni­ver­so co­ti­diano.

“Cuan­do afec­ta el po­der de afron­tar las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de una pa­re­ja o de un gru­po fa­mi­liar, se pro­du­ce ob­via­men­te una ten­sión y au­men­to de la an­sie­dad que ten­sa las re­la­cio­nes. Ya no que­da es­pa­cio pa­ra el de­seo, lo real ha­ce irrup­ción de­jan­do al víncu­lo ex­pues­to a los vai­ve­nes del afue­ra”, apor­ta Juan Eduar­do Te­so­ne, mé­di­co psi­quia­tra, miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na.

La pre­gun­ta es: ¿ Hay al­go que po­da­mos ha­cer puer­tas aden­tro pa­ra na­ve­gar una cri­sis sin des­gas­tar nues­tras re­la­cio­nes más pre­cia­das?

Com­pa­ñe­ris­mo en de­fault. “Ha­ce cin­co años tra­ba­jo en una con­sul­to­ra que has­ta ha­ce po­co te­nía un staff de cua­ren­ta per­so­nas re­la­ti­va­men­te es­ta­ble. Siem­pre hu­bo buen cli­ma y co­mo el pro­me­dio de edad es de trein­ta años, se ge­ne­ra­ron mu­chas re­la­cio­nes por fue­ra del tra­ba­jo:

amis­ta­des, com­pa­ñe­ros de sa­li­das e in­clu­so pa­re­jas. En el úl­ti­mo año y me­dio la si­tua­ción se fue de­gra­dan­do pau­la­ti­na­men­te. Pri­me­ro em­pe­za­ron a qui­tar­nos be­ne­fi­cios que to­dos te­nía­mos na­tu­ra­li­za­dos, des­pués se em­pe­za­ron a re­tra­sar has­ta quin­ce días con los pa­gos de suel­dos y se ins­ta­ló un cli­ma de mal­hu­mor ge­ne­ra­li­za­do. Fi­nal­men­te se anun­ció un re­cor­te de per­so­nal con la mo­da­li­dad de re­ti­ro vo­lun­ta­rio, pe­ro ele­gi­do a de­do por el em­plea­dor. Ahí, mu­chos en­tra­mos en pá­ni­co y em­pe­za­ron los ru­mo­res, pa­re­cía un reality show en el que to­dos apos­ta­ban quién era el pró­xi­mo no­mi­na­do al des­pi­do. Gen­te llo­ran­do en los pa­si­llos y en el ba­ño, acu­sa­cio­nes de zan­ca­di­llas, re­pro­ches por cues­tio­nes que ha­bían su­ce­di­do ha­cía años eran co­sas de to­dos los días. ¡Has­ta cir­cu­ló un mail anó­ni­mo des­tro­zan­do a co­le­gas! Era tan­ta la ten­sión que te da­ban ga­nas de re­nun­ciar aun sin lle­var­te un pe­so.” (Mag­da­le­na, 29 años, li­cen­cia­da en mar­ke­ting)

En un mar­co de cri­sis eco­nó­mi­ca, la po­si­bi­li­dad de per­der el em­pleo es una de las vi­ven­cias más ame­na­zan­tes pa­ra un tra­ba­ja­dor. Sin em­bar­go, no es la úni­ca que re­per­cu­te so­bre su re­la­ción con el en­torno: el cam­bio de con­di­cio­nes la­bo­ra­les y la so­bre­car­ga de res­pon­sa­bi­li­da­des tam­bién tie­nen un fuer­te im­pac­to a ni­vel vin­cu­lar.

Los ex­per­tos ase­gu­ran que, cuan­do el con­tex­to ex­te­rior es des­fa­vo­ra­ble, es res­pon­sa­bi­li­dad de los di­rec­ti­vos lle­var la cal­ma con un plan de co­mu­ni­ca­ción di­rec­to: “En­tre otras co­sas es im­por­tan­te for­ta­le­cer las re­la­cio­nes in­ter­nas, re­du­cir el ra­dio­pa­si­llo, eva­cuar du­das, fi­de­li­zar ta­len­tos y man­te­ner­se en­fo­ca­do en el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo pro­fe­sio­na­les pa­ra la ad­qui­si­ción de nue­vas com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias en el nue­vo con­tex­to”, enu­me­ra Ana­lía Ta­ra­sie­wicz, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en pro­ble­mas del tra­ba­jo y Di­rec­to­ra de Cen­tro Men­tar. Aun cuan­do esas con­di­cio­nes no es­tén da­das, es­ta pro­fe­sio­nal ase­gu­ra que hay es­tra­te­gias que se pue­den to­mar pa­ra pro­te­ger la pro­pia sa­lud men­tal y las re­la­cio­nes en un ám­bi­to que se ha vuel­to hos­til: “Ha­cer una au­to eva­lua­ción cons­cien­te so­bre dón­de es­toy, qué po­si­bi­li­da­des ten­go en otros en­tor­nos, ver el círcu­lo que me ro­dea, ana­li­zar cuán­to tiem­po pa­so pen­san­do en el tra­ba­jo y cuán­to es­toy dis­fru­tan­do mi vi­da, mi fa­mi­lia y ami­gos per­mi­te pen­sar la­te­ral­men­te, sa­lir de la zo­na de con­flic­to y abrir­se a otros pen­sa­mien­tos más sa­lu­da­bles que evi­tan que el rol la­bo­ral se co­ma a la per­so­na y en­fer­me in­va­dien­do to­dos los as­pec­tos de su día a día”, re­co­mien­da.

El de­seo hi­po­te­ca­do. “Con mi mu­jer te­nía­mos pen­dien­te re­sol­ver el te­ma de la vi­vien­da pro­pia, y cuan­do sa­lie­ron los cré­di­tos UVA la con­ven­cí de to­mar un prés­ta­mo. Los dos la­bu­rá­ba­mos de for­ma es­ta­ble ha­cía años y me pa­re­ció que era el mo­men­to pa­ra ha­cer­lo. Ella no es­ta­ba con­ven­ci­da, pe­ro yo in­sis­tí. Con la in­fla­ción em­pe­zó a au­men­tar la cuo­ta, que ya de por sí nos re­sul­ta­ba al­ta y tu­vi­mos que em­pe­zar a res­trin­gir­nos en mu­chas co­sas: de­ja­mos de sa­lir a co­mer afue­ra, de ir al shop­ping, pos­ter­ga­mos las va­ca­cio­nes. El ín­di­ce de pre­cios se me trans­for­mó en una ob­se­sión. Em­pe­cé a lle­var un re­gis­tro mi­nu­cio­so de to­dos los gas­tos de la ca­sa y co­men­za­mos a dis­cu­tir to­do el tiem­po por pla­ta. Que si ella mal­gas­ta­ba, que si yo no te­nía otro te­ma de con­ver­sa­ción que no fue­ra el di­ne­ro. Me bus­qué un la­bu­ro ex­tra dan­do cla­ses y le con­se­guí al­go a ella pe­ro no qui­so to­mar­lo. Di­jo que no pen­sa­ba pa­gar por mi irres­pon­sa­bi­li­dad. Eso me en­fu­re­ció. Yo me la pa­so tra­ba­jan­do y el po­co tiem­po que es­ta­mos jun­tos es pa­ra dis­cu­tir. Aho­ra la peor cri­sis la ten­go en ca­sa.” (Fer­nan­do, 42 años, abo­ga­do)

La ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra siem­pre re­per­cu­te en la ca­li­dad de vi­da de una fa­mi­lia e in­clu­so pue­de lle­gar a afec­tar sus ne­ce­si­da­des más bá­si­cas. “La pa­re­ja pue­de unir­se y lu­char pa­ra so­bre­lle­var la si­tua­ción, o bien pue­de dar­se un efec­to dis­rup­ti­vo tal que ge­ne­ra una vi­ven­cia trau­má­ti­ca que di­suel­ve el víncu­lo o lo da­ña se­ria­men­te”, apor­ta Te­so­ne. El in­ter­cam­bio de re­pro­ches es fre­cuen­te por­que ca­da uno afron­ta y per­ci­be es­ta eta­pa crí­ti­ca de for­ma di­fe­ren­te. Los ro­les, las res­pon­sa­bi­li­da­des y la ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos son mo­ti­vo de dispu­ta: “Se dis­cu­te quién ce­de, quién es­pe­ra, có­mo se de­ci­de, quién re­nun­cia a lo que tie­ne y con­fron­ta a las per­so­nas –y a la pa­re­ja– con una reali­dad que cam­bia y que re­quie­re ma­yor es­fuer­zo pa­ra lo­grar los mis­mos, o aun, me­no­res

CUAN­DO LO REAL HA­CE IRRUPCION EN LA PA­RE­JA, EL VINCU­LO QUE­DA EX­PUES­TO AL AFUE­RA Y YA NO QUE­DA ES­PA­CIO PA­RA EL DE­SEO. ...

re­sul­ta­dos que an­tes”, ex­pli­ca Cor­de­ro.

Si bien am­bos pro­fe­sio­na­les sos­tie­nen que una cri­sis eco­nó­mi­ca pue­de pre­dis­po­ner a la di­so­lu­ción de una pa­re­ja, tam­bién coin­ci­den que és­ta no es un de­ter­mi­nan­te ab­so­lu­to. Hay for­mas de pre­ve­nir que las con­se­cuen­cias sean se­ve­ras: “El diá­lo­go li­bre y res­pon­sa­ble, co­mu­ni­car­se pa­ra atra­ve­sar jun­tos un con­tex­to des­fa­vo­ra­ble, que no na­ce en el víncu­lo sino que lle­ga a él, pa­re­ce ser la elec­ción más apro­pia­da pa­ra que ca­da uno pi­da ade­cua­da­men­te lo que ne­ce­si­ta, pue­da de­cir lo que sien­te, pue­da es­cu­char a su pa­re­ja y pa­ra que, ade­más, pue­dan crear­se nue­vos acuer­dos”, re­co­mien­da Cor­de­ro. No cul­pa­bi­li­zar, en­con­trar un pun­to de acuer­do en­tre am­bas par­tes y tra­ba­jar pa­ra acep­tar man­co­mu­na­da­men­te aque­llo que no se pue­de cam­biar son las cla­ves pa­ra tran­si­tar es­tos pe­río­dos.

Có­mo la cri­sis lle­ga a los ni­ños. Pe­ro el im­pac­to de una cri­sis no se ter­mi­na en ese nú­cleo de dos, mu­chas ve­ces los hi­jos son al­can­za­dos por el ner­vio­sis- mo, las an­sie­da­des y las an­gus­tias de sus pa­dres. Una du­da fre­cuen­te es has­ta dón­de los adul­tos de­ben in­terio­ri­zar a los chi­cos con res­pec­to a sus con­flic­tos mo­ne­ta­rios.

“Res­pon­der con la ver­dad pue­de ge­ne­rar un ne­xo fa­mi­liar ba­sa­do en la con­fian­za; lo cual, re­fuer­za la va­lo­ra­ción del víncu­lo en­tre los miem­bros de una fa­mi­lia, pro­mue­ve la co­la­bo­ra­ción de las par­tes en un es­fuer­zo so­li­da­rio por atra­ve­sar un pe­río­do di­fi­cul­to­so y, pro­ba­ble­men­te, res­tric­ti­vo. El con­sen­so fa­mi­liar, en la me­di­da que la edad de los hi­jos lo ame­ri­te, es un buen pun­to de par­ti­da pa­ra es­ta­ble­cer cam­bios que sean be­ne­fi­cio­sos pa­ra to­dos”, su­gie­re Cor­de­ro.

Su­pe­rá­vit so­li­da­rio. “Has­ta ha­ce unos años yo era muy de mi­rar­me el om­bli­go y na­da más. Pe­ro de un tiem­po a es­ta par­te es co­mo si el caos ge­ne­ral me sen­si­bi­li­za­ra ca­da vez más. El dis­pa­ra­dor fue cuan­do me que­dé sin la­bu­ro y me tu­ve que rein­ven­tar pa­ra no vol­ver a ca­sa de mis vie­jos. Ese mo­men­to crí­ti­co me ac­ti­vó pa­ra cam­biar mi for­ma de re­la­cio­nar­me con mi en­torno. A tra­vés de las re­des so­cia­les me acer­qué a or­ga­ni­za­cio­nes que se sos­tie­nen por la co­la­bo­ra­ción de gen­te de pie, al­gu­nas que fun­cio­nan des­de el 2001 y abrí los ojos con sus his­to­rias. En­con­tré mi lu­gar en una agru­pa­ción que pro­du­ce y dis­tri­bu­ye ali­men­tos sin agro­quí­mi­cos y que pro­mue­ve va­lo­res co­mo el tra­ba­jo digno, el coope­ra­ti­vis­mo y el cui­da­do del me­dio am­bien­te. Apren­dí de ellos, les en­se­ñé lo que yo te­nía pa­ra dar. Y una co­sa lle­va a la otra, em­pe­cé a ha­cer­me más cons­cien­te de to­dos los ex­ce­sos de con­su­mis­mo en los que vi­vía y más permea­ble a las ne­ce­si­da­des de los de­más. Es un mo­men­to hos­til, pe­ro ten­go la cer­te­za de que so­mos mu­chos los que es­ta­mos des­pier­tos, fir­mes de­fen­dien­do nues­tros de­re­chos y tra­ba­jan­do de for­ma so­li­da­ria pa­ra ges­tar un mun­do más ha­bi­ta­ble.” (Pe­dro, 26 años, mú­si­co)

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet Ariel Wil­kis, la his­to­ria de nues­tro país de­mues­tra que es­tos mo­men­tos de mu­cha in­cer­ti­dum­bre son tam­bién de mu­cha crea­ti­vi­dad: “Sur­gen in­no­va­cio­nes eco­nó­mi­cas (el club del true­que fue una), es­pa­cios co­lec­ti­vos que brin­dan un po­co de pro­tec­ción fren­te a la in­cer­ti­dum­bre y fren­te a la des­ti­tu­ción eco­nó­mi­ca ( por ejem­plo, or­ga­ni­zar com­pras co­mu­ni­ta­rias). No es­toy tan se­gu­ro de que to­da cri­sis eco­nó­mi­ca sea equi­va­len­te a rup­tu­ra de víncu­los”. Es­te es­pe­cia­lis­ta en so­cio­lo­gía y an­tro­po­lo­gía del di­ne­ro y las fi­nan­zas se atre­ve a pen­sar es­te fe­nó­meno de otra for­ma: “Los mo­men­tos de bo­nan­za eco­nó­mi­ca son tam­bién de una fuer­te in­di­vi­dua­li­za­ción. Por ejem­plo, los me­jo­res años de cre­ci­mien­to du­ran­te el kirch­ne­ris­mo fue­ron tam­bién los de au­men­to de la ma­trí­cu­la en las es­cue­las pri­va­das”, apun­ta. Por eso, des­de su pers­pec­ti­va, es apre­su­ra­do dar por sen­ta­do una re­la­ción di­rec­ta en­tre cri­sis eco­nó­mi­ca y pér­di­da de con­fian­za. En los con­tex­tos de esos pro­ce­sos cí­cli­cos es­tán las cla­ves pa­ra ana­li­zar es­te fe­nó­meno que re­la­ti­vi­za las ver­da­des que da­mos por sen­ta­das.

LOS HI­JOS SON AL­CAN­ZA­DOS POR EL NER­VIO­SIS­MO, LAS AN­SIE­DA­DES Y LAS AN­GUS­TIAS DE SUS PA­DRES EN CRI­SIS ECONOMICA. ...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.