CA­RA A CA­RA CON FLO­REN­CIA BO­NE­LLI, LA ES­CRI­TO­RA BEST SE­LLER -

Flo­ren­cia Bo­ne­lli. Cor­do­be­sa y con­ta­do­ra pú­bli­ca, es la es­cri­to­ra que más ven­de en la Ar­gen­ti­na con sus no­ve­las ro­mán­ti­cas. Vi­ve via­jan­do jun­to a su ma­ri­do y di­ce que los li­bros son sus hi­jos. Ha­ce su­yas las reivin­di­ca­cio­ne es fe­mi­nis­tas y afir­ma: “Hay qu

Clarin - Viva - - Sumario - POR: MAGDA TAGTACHIAN FO­TOS: CONS­TAN­ZA NISCOVOLOS

Se re­co­no­ce au­to­exi­gen­te, mie­do­sa e in­se­gu­ra. Pe­ro pa­re­cie­ra que to­das esas ca­li­fi­ca­cio­nes no en­ca­jan en el per­so­na­je que Flo­ren­cia Bo­ne­lli es: un fe­nó­meno edi­to­rial con ma­yús­cu­las. Sus no­ve­las his­tó­ri­co-ro­mán­ti­cas han ven­di­do 3 mi­llo­nes de ejem­pla­res só­lo en la Ar­gen­ti­na. Es­ta cor­do­be­sa de 47 años, que ha te­ni­do re­si­den­cia fi­ja en Ita­lia, In­gla­te­rra y Bél­gi­ca, y que hoy es­tá de via­je per­ma­nen­te, cuen­ta que to­dos los días la­va los pla­tos (con guan­tes), que no tie­ne em­plea­da do­més­ti­ca pe­ro sí una téc­ni­ca per­fec­ta de plan­cha­do, y que ni ella ni su ma­ri­do, Mi­guel Ga­llo, usan ce­lu­lar. “No lo ne­ce­si­ta­mos”, di­cen a dúo y son­ríen. “¿Pa­ra qué? Si te­ne­mos mail y te­lé­fono fi­jo... Al­gún día cae­re­mos, ya lo sa­be­mos.”

Flo­ren­cia tam­po­co tie­ne se­cre­ta­ria. Es ella quien con­tes­ta, ca­da sá­ba­do, los cien­tos de co­rreos que le lle­gan de sus apa­sio­na­das lec­to­ras. Mu­chas, sor­pren­di­das, no pue­den creer que sea la mis­ma es­cri­to­ra quien les res­pon­de. Y has­ta la desafían: “No sos vos. Se­gu­ro que es tu se­cre­ta­ria, o tu her­ma­na...”. Flo­ren­cia se vuel­ve a reír.

En un ho­tel muy chic de San Tel­mo, en­tre obras de ar­te y an­ti­güe­da­des, Flo­ren­cia re­ci­be a Vi­va . Só­lo to­ma un va­so de agua. Es al­ta, del­ga­da y muy ele­gan­te. Mi­guel no se se­pa­ra­rá de ella du­ran­te to­da la en­tre­vis­ta. La his­to­ria de amor en­tre ellos se dio co­mo en las no­ve­las. Se co­no­cie­ron en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba, don­de Flo­ren­cia cur­sa­ba pri­mer año y Mi­guel, quin­to; am­bos en la ca­rre­ra pa­ra con­ta­do­res pú­bli­cos. El la vio en un pa­si­llo y pen­só: “Es la mu­jer pa­ra to­da la vi­da”. Cuan­do se re­ci­bió, se que­dó en la Fa­cul­tad pa­ra cur­sar Eco­no­mía. A los dos años se pu­sie­ron de no­vios y lue­go se ca­sa­ron. Ha­ce 27 años que es­tán jun­tos. Y si bien via­jan mu­cho por el tra­ba­jo de Mi­guel, nin­guno per­dió la to­na­da cor­do­be­sa.

El ori­gen del éxi­to. ¿Có­mo fue que una con­ta­do­ra se con­vir­tió en se­me­jan­te hu­ra­cán li­te­ra­rio? Con otra es­ce­na de pe­lí­cu­la. Cuan­do se re­ci­bió, Flo­ren­cia en­tró a tra­ba­jar en la Co­mi­sión Na­cio­nal de Co­mu­ni­ca­cio­nes, el en­te que re­gu­la­ba las em­pre­sas te­le­fó­ni­cas y ra­dio­eléc­tri­cas. A los cin­co años, era je­fa de Con­ta- bi­li­dad y Pre­su­pues­to. “Te­nía un equi­po gran­de de gen­te al cual ama­ba”, acla­ra. “Una no­che vol­ví a ca­sa y, mien­tras ce­ná­ba­mos, se lo con­fe­sé a Mi­guel: que­ría re­nun­ciar pa­ra de­di­car­me por com­ple­to a la es­cri­tu­ra. Yo ga­na­ba más que él y Mi­guel ni si­quie­ra ha­bía leí­do una lí­nea de lo que yo te­clea­ba sin pa­rar to­das las no­ches. Iba a tra­ba­jar ca­si sin dor­mir”.

La cul­pa la tu­vie­ron los pa­pás de Mi­guel. En ca­sa de sus sue­gros, Flo­ren­cia des­cu­brió la no­ve­la El Ára­be, de Edith Hull. “Des­pués de leer­la, que­ría ha­cer al­go que me pro­du­je­ra lo mis­mo que ha­bía sen­ti­do con ese tex­to. Hay, en el re­la­to de Hull, una ten­sión eró­ti­ca y se­xual te­rri­ble en­tre los pro­ta­go­nis­tas, una in­gle­sa que se enamo­ra de un mu­sul­mán, y só­lo se dan dos be­sos en to­da la no­ve­la. Los diá­lo­gos y es­ce­nas me bro­ta­ban co­mo una fuen­te. No po­día pa­rar”, re­cuer­da. Mi­guel son­rió, co­mo aho­ra, y le di­jo: “Si vos creés en vos, yo creo diez ve­ces más. Va­mos pa­ra ade­lan­te”. Y Flo­ren­cia sal­tó al va­cío sin pa­ra­caí­das. O, me­jor di­cho, sal­tó a su co­ra­zón, lleno de de­seo, fan­ta­sías y aven­tu­ras.

“LAS MU­JE­RES SO­MOS EL ELE­MEN­TO MAS IM­POR­TAN­TE DE LA SO­CIE­DAD. QUIE­NES MA­NE­JAN EL MUN­DO LO SA­BEN. POR ESO NOS HAN QUE­RI­DO SO­ME­TER.” ...

Su nue­va obra. Aho­ra es­tá en la Ar­gen­ti­na, a don­de vino a pre­sen­tar Aquí hay dra­go­nes, 744 pá­gi­nas pro­ta­go­ni­za­das por La Dia­na, un per­so­na­je muy que­ri­do por sus lec­to­ras y que vie­ne de su otro exi­ta­zo, Ca­ba­llo de Fue­go. En el nue­vo li­bro, La Dia­na de­be re­cons­truir­se co­mo per­so­na lue­go de ha­ber per­ma­ne­ci­do tres años cau­ti­va en un cam­po de con­cen­tra­ción du­ran­te la gue­rra ser­bio­bos­nia. Y pa­ra ello se en­tre­na du­ro co­mo sol­da­do y se su­ma a un gru­po mi­li­tar se­cre­to que tra­ba­ja en mi­sio­nes pa­ra la OTAN. En una de esas mi­sio­nes, se en­fren­ta­rá con el hom­bre que la so­me­tió. Por si fue­ra po­co, La Dia­na, ade­más, tie­ne fo­bia a que la to­quen. Se­cue­las de lo que pa­de­ció en el cam­po de con­cen­tra­ción. Aho­ra bus­ca ven­gan­za pa­ra ella y pa­ra su her­ma­na me­nor, Lei­la.

“LLE­GA­MOS A DE­CIR ‘ BAS­TA’ POR­QUE NOS HARTARON. LAS MU­JE­RES SO­MOS RESILIENTES Y, A LA VEZ, LA BA­SE DEL TE­JI­DO SO­CIAL.” ...

El li­bro es­tá de­di­ca­do a to­das las mu­je­res lu­cha­do­ras, de di­fe­ren­tes et­nias, ra­zas y re­li­gio­nes, y tam­bién a quie­nes su­frie­ron vio­len­cia o fue­ron víc­ti­mas de un ge­no­ci­dio. ¿Por qué? Las mu­je­res so­mos el ele­men­to más im­por­tan­te de la so­cie­dad. So­mos el re­fu­gio y la pro­tec­ción, el pi­lar del te­ji­do so­cial. Quie­nes ma­ne­jan el mun­do lo sa­ben. Por eso nos han com­ba­ti­do y nos han que­ri­do man­te­ner so­me­ti­das. Las mu­je­res no so­mos na­tu­ral­men­te be­li­co­sas. Pe­ro he­mos lle­ga­do al pun­to de de­cir “bas­ta”. Nos hartaron. So­mos resilientes, co­mo La Dia­na. Lo ad­ver­tís mu­cho más en las tra­ge­dias y en las gue­rras. La mu­jer si­gue ti­ran­do pa­ra sa­lir a flo­te. Por eso las ad­mi­ro tan­to. ¿Cuán­to te­nés vos de La Dia­na? Na­da. So­mos opues­tos com­ple­men­ta­rios. Ella es de Es­cor­pio, del 2 de no­viem­bre, y yo soy de Tau­ro, del 5 de ma­yo. Es­cor­pio es el signo del po­der y de la muer­te. Sien­to un enor­me ad­mi­ra­ción ha­cia La Dia­na y ha­cia to­das las Dia­nas de la vi­da real. Ele­gis­te un nom­bre de gue­rre­ra. Exac­to. Las mu­je­res so­mos ex­tra­or­di­na­ria­men­te fuer­tes y pro­tec­to­ras. Yo me creo mie­do­sa e in­se­gu­ra, pe­ro no sé có­mo reac­cio­na­ría an­te una si­tua­ción ex­tre­ma. Cuan­do te­ne­mos que pro­te­ger a otro, mos­tra­mos las ga­rras. La Dia­na se man­tie­ne con vi­da pa­ra cui­dar a su her­ma­na me­nor. Hu­bie­ra ido per­ma­nen­te­men­te al cho­que con el ti­po que la te­nía cau­ti­va, pe­ro eli­ge no pro­vo­car. Se guar­da pa­ra pro­te­ger. Tie­ne esa ca­pa­ci­dad de ma­dre. Yo nun­ca tu­ve hi­jos, pe­ro las

mu­je­res so­mos na­tu­ral­men­te ma­dres. Mis hi­jos son mis li­bros, ade­más. ¿Creés que to­da­vía hay es­pa­cio pa­ra se­guir cre­yen­do en el con­cep­to clá­si­co del amor? ¡Sí, cla­ro! Es lo úni­co cons­tan­te. To­me la for­ma que to­me, de ma­dre a hi­jo, de mu­jer a mu­jer, de hom­bre a hom­bre, de mu­jer a va­rón. Es lo úni­co que le da sen­ti­do a la vi­da. ¿Có­mo ana­li­zás a la mi­li­tan­cia fe­mi­nis­ta ac­tual? Las mu­je­res que su­frie­ron el pa­triar­ca­do tie­nen to­do el de­re­cho de de­cir “bas­ta”. Es­tán enoja­das y hay que en­ten­der ese su­fri­mien­to si­len­cio­so, que es muer­te en vi­da. Yo tu­ve la suer­te de te­ner hom­bres ma­ra­vi­llo­sos a mi la­do: mi pa­pá Ro­dol­fo, mi her­mano Lu­cas, y mi ma­ri­do. Pe­ro hay mu­cho ma­chis­mo en es­ta so­cie­dad. Ya van a en­con­trar su paz las mu­je­res. Fi­nal­men­te va a lle­gar esa igual­dad que siem­pre tu­vo que exis­tir. Y en es­te con­tex­to, ¿qué rol tie­ne el amor de pa­re­ja que sue­le ser el te­ma cen­tral de la literatura ro­mán­ti­ca? El gé­ne­ro lo en­sal­za, des­de lue­go, pe­ro apli­ca a cual­quier for­ma de amor. Las per­so­nas evo­lu­cio­na­mos. Pe­ro el amor se man­tie­ne igual. Lo ne­ce­si­ta­mos co­mo el ai­re. El fe­mi­nis­mo tam­bién es un mo­vi­mien­to que na­ce del amor. No es­tás so­la. Yo te ayu­do. Va­mos jun­tas. No ten­gas ver­güen­za. Na­ce por la ne­ce­si­dad de pro­te­ger­nos fren­te a al­gu­nos hom­bres. Hay mu­je­res que tie­nen que en­fren­tar a va­ro­nes que es­tán to­tal­men­te da­ña­dos, y al re­vés tam­bién. Va­ro­nes que bus­can re­fu­gio en la mu­jer, aun den­tro de la pa­re­ja. A lo lar­go de la his­to­ria, las so­cie­da­des ma­triar­ca­les han si­do muy tran­qui­las. Por­que la mu­jer es de Ve­nus y el hom­bre, de Mar­te. La mu­jer no es be­li­co­sa por na­tu­ra­le­za. El hom­bre sí. Es el eje­cu­ta­dor. Ellos tie­nen esa ener­gía mar­cial. Ne­ce-

si­ta­mos un po­co de Mar­te. Pe­ro lle­gó el mo­men­to de dar­le más lu­gar a Ve­nus. ¿Có­mo mi­ra el va­rón a es­tas mu­je­res gue­rre­ras? ¡Se asus­ta! Las mu­je­res es­ta­mos to­man­do un lu­gar que nun­ca ocu­pa­mos. Se va ge­ne­ran­do un nue­vo sis­te­ma edu­ca­cio­nal don­de des­de chi­qui­tos se les en­se­ña otras nor­mas al va­rón, in­clu­si­vas e igua­li­ta­rias. En tu nue­vo li­bro abor­dás el dra­ma de la tra­ta de per­so­nas. La tra­ta es eco­nó­mi­ca­men­te muy re­di­tua­ble, tan­to co­mo la dro­ga. En­ton­ces se si­len­cia el te­ma. La tra­ta es la es­cla­vi­tud mo­der­na. Los paí­ses es­tán amol­dan­do su le­gis­la­tu­ra. En la Ar­gen­ti­na em­pe­zó con el ca­so Ma­ri­ta Ve­rón. Es­tá la mu­jer se­cues­tra­da, la en­ga­ña­da, y otras pro­ve­nien­tes de fa­mi­lias de muy po­cos re­cur­sos que son en­tre­ga­das por los mis­mos fa­mi­lia­res. En Ni­ge­ria y en Tai­lan­dia, por ejem­plo, exis­te esa cul­tu­ra de que las chi­cas acep­tan so­me­ter­se a la tra­ta por­que tie­nen que “sos­te­ner” a sus fa­mi­lias. Van a pros­ti­tuir­se a Ita­lia. Y tie­nen la idea de que si ellas no cum­plen con de­ter­mi­na­dos años de pros­ti­tu­ción, sus fa­mi­lias van a su­frir. A los va­ro­nes tam­bién se los so­me­te. Ge­ne­ral­men­te los es­cla­vi­zan con tra­ba­jo; a las mu­je­res, con fi­nes se­xua­les y a los ni­ños, con tra­fi­co de ór­ga­nos. ¿Có­mo im­pac­tó en tu tra­ba­jo el aná­li­sis de es­tos te­mas? Me enojé mu­cho in­ves­ti­gan­do la tra­ta de per­so­nas. Y per­dí un po­co la ale­gría mien­tras es­cri­bía. ¿ Có­mo pue­de ser que, co­mo es­pe­cie, sea­mos tan ma­los y per­ver­sos? Los ani­ma­les no lo ha­cen. Ellos ca­zan pa­ra ali­men­tar­se. Hay gen­te ma­ra­vi­llo­sa y hay gen­te per­ver­sa. Los per­ver­sos, en ge­ne­ral , es­tán en el po­der. Al que es per­ver­so, el po­der lo atrae. Hay gen­te po­de­ro­sa y per­ver­sa. Me de­pri­mí tan­to que tu­ve que pa­rar es­ta no­ve­la du­ran­te unos cua­tro o cin­co me­ses. Me es­ta­ba in­to­xi­can­do. Por eso me lle­vó tres años ter­mi­nar­la. En la Fe­ria del Li­bro 2015, cuan­do pre­sen­té Al­ma Ne­gra, anun­cié que es­ta­ba pre­pa­ran­do Aquí hay dra­go­nes, pe­ro te­nía tan­ta in­for­ma­ción y de­bía con­ju­gar dos fren­tes, el de la gue­rra ser­bio-bos­nia y el de la tra­ta, que me lle­vó mu­cho más tiem­po del que pen­sa­ba. ¿El éxi­to es una pre­sión? Sí, por­que soy muy au­to­exi­gen­te e in­se­gu­ra. En­se­gui­da veo ca­tás­tro­fes por to­dos la­dos. Pe­ro con los años te vas dan­do cuen­ta de que la vi­da pa­sa por te­ner paz. En­ton­ces, cual­quier co­sa que pue­da ame­na­zar ese es­ta­do de ar­mo­nía, la tra­ba­jo. Sé que pue­de lle­gar el día en que no ten­ga más ins­pi­ra­ción. Pue­de que me le­van­te y di­ga: “Me har­té de es­cri­bir”. Si lle­ga, lle­ga. No me asus­ta. Mi vi­da pa­sa­rá por otro la­do. Con­fío en el Uni­ver­so. Nun­ca me ha aban­do­na­do. Lla­ma­le Dios, Cos­mos, co­mo quie­ras... Co­mo de­cían nues­tras abue­li­tas, apren­dí a con­fiar en la Di­vi­na Pro­vi­den­cia. Esa mis­ma ex­pre­sión, ag­gior­na­da al mun­do de hoy, se­ría “la ener­gía del Cos­mos”. “Mi vi­da es­tá en tus ma­nos, ha­cé con­mi­go lo que quie­ras”, le di­go al Cos­mos. Vi­vo tra­tan­do de cons­truir y de ha­cer el bien. ¿Có­mo lle­gas­te a me­ter­te tan­to en la as­tro­lo­gía? Co­mo to­do lo im­por­tan­te en la vi­da, con un li­bro que me prestó una ami­ga: Los sig­nos del zo­día­co y su ca­rác­ter, de Lin­da Good­man. Co­mo bue­na cu­rio­sa que soy,

“SOY MUY IN­SE­GU­RA. EN­SE­GUI­DA VEO CATASTROFES POR TO­DOS LA­DOS. PE­RO CON LOS AÑOS APREN­DES QUE TO­DO PA­SA POR TE­NER PAZ Y ARMONIA.” ...

ja­más di­go que no. Y mien­tras vol­vía en el sub­te a ca­sa, me pu­se a leer el “Hom­bre Vir­go”, que es el signo de Mi­guel. Cuan­do lle­gué y se lo leí, lo des­cri­bía tal cual. Se em­pe­zó a reír a car­ca­ja­das. Lis­to, acá hay al­go, pen­sé. Y me pu­se a in­ves­ti­gar. Ven­go de una fa­mi­lia muy con­ser­va­do­ra y tra­di­cio­nal de Cór­do­ba, de un ca­tó­li­cis­mo irlandés muy ce­rra­do. Te ani­mas­te a in­cor­po­rar una dis­ci­pli­na que es mi­ra­da de reojo.

Sí, y sin em­bar­go, es una cien­cia mi­le­na­ria. Ya los su­me­rios mi­ra­ban el cie­lo. La ener­gía elec­tro­mag­né­ti­ca que ri­ge el sis­te­ma so­lar nos mol­dea la per­so­na­li­dad. Y es­te es uno de los tan­tí­si­mos mis­te­rios que que­dan por de­ve­lar. La Lu­na, tan chi­qui­ta co­mo es, tie­ne el po­der de ha­cer su­bir y ba­jar el mar. Y la Lu­na lle­na, con to­do ese im­pac­to que ge­ne­ra en no­so­tros. No por na­da exis­te el ca­li­fi­ca­ti­vo “lu­ná­ti­co”. La as­tro­lo­gía es una he­rra­mien­ta de po­der y co­no­ci­mien­to pa­ra el ser hu­mano. Tie­ne una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va por­que cho­ca con la ra­zón y, so­bre to­do, con la re­li­gión. Pe­ro hoy es­ta­mos yen­do ha­cia la era de Acua­rio, que va a ser una era de luz, de ver­dad y de li­ber­tad. Por eso em­pe­za­mos a ha­blar más na­tu­ral­men­te de ener­gía, del reiki y de que nos en­fer­ma­mos pri­me­ro en el es­pí­ri­tu y lue­go en el cuer­po. La as­tro­lo­gía es una cien­cia em­pí­ri­ca, pe­ro es una cien­cia. ¿Qué te apor­ta a vos es­cri­bir? Es­cri­bir es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro el mé­ri­to no es mío. Esa fe­li­ci­dad que da, es del li­bro. Me sien­to a es­cri­bir por­que me fas­ci­na. El tí­tu­lo In­dias Blan­cas se me ocu­rrió mien­tras la­va­ba los pla­tos. Ti­ré los guan­tes y co­rrí pa­ra ano­tar­lo y no ol­vi­dar­me. Soy así. Es al­go na­tu­ral. Se me ocu­rren ideas mien­tras plan­cho. Amo plan­char. Es co­mo una me­di­ta­ción. Me abs­trae. Tie­ne al­go de au­tó­ma­ta. Lo ha­cés de me­mo­ria, y una se va, se va, se va, es­cu­cha el rui­do del va­por y ahí sa­len las me­jo­res ideas. Mu­chos odian plan­char... ¡Es por­que no sa­ben! Si sa­bés, te tie­ne que gus­tar. Mi ma­má, Ei­leen, di­ce que no le gus­ta. Y voy a co­me­ter un ac­to de so­ber­bia. A mí las ca­mi­sas me que­dan im­pe­ca­bles. Ten­go un se­cre­to. Cor­té un car­tón pa­ra que en­tre el ta­ma­ño exac­to en el ca­jón. Cuan­do plan­chás, po­nés el car­tón en la es­pal­da de la ca­mi­sa, la do­blás, y lue­go lo re­ti­rás. Lo vi en un ne­go­cio. La idea me pa­re­ció tan in­te­li­gen­te

que de­ci­dí co­piar­la. Me que­dé con uno de esos car­to­nes. Es­tá guar­da­do pa­ra siem­pre con mi plan­cha. ¿Qué pen­sás cuan­do se des­ca­li­fi­ca al gé­ne­ro de la no­ve­la ro­mán­ti­ca? Me gus­ta lle­gar a to­do el mun­do. Nun­ca me preo­cu­pó la crí­ti­ca. Nun­ca en­tré en el ra­dar de esa gen­te. Ni sa­bía que exis­tían. No me in­tere­san las co­sas feas que pue­dan de­cir. Pre­fie­ro no sa­ber por­que no me gus­ta sen­tir ira. Sal­vo los en­sa­yos, el li­bro tie­ne que ser es­par­ci­mien­to, di­ver­sión, no un bo­drio. Mue­vo la vi­sión ha­cia lo más be­llo que me die­ron mis obras, que son mis lec­to­ras. Ellas son mi ci­mien­to. “Gra­cias a tus li­bros, leo”, me cuen­tan. Me ha­ce muy fe­liz. Le da un sen­ti­do a mi vi­da. ¿Có­mo es tu ru­ti­na de es­cri­tu­ra? En cual­quier lu­gar del mun­do don­de es­te­mos, me adap­to fá­cil. Amo mis ru­ti­nas por­que me dan se­gu­ri­dad. Me le­van­to seis y me­dia. Desa­yuno un ca­fé de mal­ta con ga­lle­tas de arroz o tos­ta­das. Aco­mo­do un po­co la ca­sa y me pon­go a es­cri­bir, con hor­ni­to en­cen­di­do con al­gu­na es­cen­cia. Al me­dio­día cor­to pa­ra pre­pa­rar­me al­go de co­mer y tam­bién la ce­na. Nos en­can­tan las pas­tas con mu­cha ver­du­ra, a la si­ci­lia­na. Des­pués, sal­go a ca­mi­nar una ho­ra por re­loj. To­dos los días, sal­vo que cai­ga una sú­per tor­men­ta. Ha­go siem­pre la mis­ma ca­mi­na­ta. Me en­can­ta. Me des­pe­ja la men­te. Pien­so en la tra­ma de lo que es­toy es­cri­bien­do. Vuel­vo y re­to­mo la es­cri­tu­ra has­ta las 19. Me voy a la ca­ma tem­prano, siem­pre con un li­bro. Si no leo, no me duer­mo. Nun­ca fui una per­so­na noc­tur­na. Cuan­do era jo­ven sa­lía por­que ha­bía que ha­cer­lo. Pe­ro si era por mí, me que­da­ba en ca­sa le­yen­do. ¿Cuál es el se­cre­to de un ma­tri­mo­nio de 27 años? No so­mos bi­chos ra­ros. Mis vie­jos ya cum­plie­ron 50 años jun­tos. Lo pri­me­ro es ca­sar­se con al­guien que ten­ga buen co­ra­zón. Y lue­go dia­lo­gar, dia­lo­gar y dia­lo­gar. Yo le ten­go mu­cho amor a Mi­guel. Quie­ro que él es­té bien. No quie­ro que na­da lo da­ñe. Ni quie­ro ha­cer na­da que lo per­ju­di­que. No es un sa­cri­fi­cio. Lo ha­go por­que quie­ro. Es una ne­ce­si­dad. El otro me pu­so en un lu­gar di­vino y yo quie­ro lo mis­mo pa­ra él. Es­ta­mos jun­tos. Al mis­mo ni­vel. Si el amor no es ver­da­de­ro, es di­fí­cil de sos­te­ner.

IDA Y VUEL­TA El diá­lo­go de Bo­ne­lli con sus lec­to­ras es per­ma­nen­te.

HO­NES­TA “Es­cri­bir es ma­ra­vi­llo­so. El mé­ri­to es del li­bro, no mío”, cuen­ta Bo­ne­lli. Jun­to a ella, una obra de la ar­tis­ta Su­sa­na Di Pie­tro, ex­pues­ta has­ta el 25 de oc­tu­bre en Ho­tel An­sel­mo Aie­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.