LA CO­LUM­NA DE FACUNDO MANES -

La pa­ra­noia con­sis­te bá­si­ca­men­te en la sen­sa­ción de es­tar en pe­li­gro. Se tra­ta del mie­do exa­ge­ra­do de que otras per­so­nas in­ten­tan da­ñar­nos. Pres­tar aten­ción crí­ti­ca a los erro­res cog­ni­ti­vos que co­me­te­mos pue­de ser una es­tra­te­gia efi­caz con­tra el pen­sa­mien

Clarin - Viva - - Sumario -

Co­mo ex­pli­ca el psi­quia­tra ita­liano Leo­nar­do Ton­do en su li­bro Qual­cuno ce l’ha con me, la pa­ra­noia con­sis­te bá­si­ca­men­te en la sen­sa­ción de es­tar en pe­li­gro. Se tra­ta del mie­do exa­ge­ra­do o no rea­lis­ta de que otras per­so­nas in­ten­tan da­ñar­nos. Es­to pue­de dar lu­gar a una sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma a la mi­ra­da y ri­sas de los de­más por­que se in­ter­pre­tan co­mo bur­la o cons­pi­ra­ción en con­tra de uno.

Hoy sa­be­mos que la pa­ra­noia es más co­mún de lo que se creía. Se es­ti­ma que en­tre el 10 o 15% de la po­bla­ción ge­ne­ral ex­pe­ri­men­ta re­gu­lar­men­te pen­sa­mien­tos pa­ra­noi­des re­la­cio­na­dos con des­con­fian­za a los de­más, y que un 3% pre­sen­ta de­li­rios pa­ra­noi­des tan gra­ves co­mo aque­llos ca­rac­te­rís­ti­cos de tras­tor­nos co­mo la es­qui­zo­fre­nia. Se en­tien­de co­mo un con­ti­nuo que in­clu­ye des­de pen­sa­mien­tos le­ves y tran­si­to­rios, más o me­nos ba­sa­dos en la reali­dad, has­ta de­li­rios per­se­cu­to­rios per­sis­ten­tes, aso­cia­dos con gra­ves pro­ble­mas de sa­lud men­tal, co­mo la an­sie­dad, la de­pre­sión, las ideas sui­ci­das y el ais­la­mien­to so­cial. Es­te ca­so re­quie­re aten­ción clí­ni­ca.

¿Por qué se ge­ne­ran es­tos pen­sa­mien­tos pa­ra­noi­cos? Fer­nan­do To­rren­te, psi­có­lo­go cog­ni­ti­vo y di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Psi­co­te­ra­pia de INECO, da al­gu­nas pis­tas en su pró­xi­mo li­bro Pen­sar me­jor. Allí ex­pli­ca que pa­ra en­ten­der el fun­cio­na­mien­to del pen­sa­mien­to de­be­mos con­tex­tua­li­zar­lo en la evo­lu­ción de la es­pe­cie hu­ma­na. El pen­sa­mien­to es un con­jun­to de sis­te­mas que nos per­mi­ten si­mu­lar la reali­dad in­ter­na­men­te pa­ra an­ti­ci­par y re­sol­ver los pro­ble­mas de nues­tra vi­da. Co­mo se­res so­cia­les, mu­chos de los pro­ble­mas de los se­res hu­ma­nos tie­nen que ver con los otros. Ser ca­pa­ces de re­fle­xio­nar so­bre las in­ten­cio­nes de los de­más y pre­de­cir su com­por­ta­mien­to es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra desem­pe­ñar­nos en el mun­do so­cial y pro­te­ger­nos de po­ten­cia­les pe­li­gros. El pen­sa­mien­to pa­ra­noi­de pue­de com­pren­der­se co­mo una for­ma exa­ge­ra­da de esa ca­pa­ci­dad hu­ma­na de adi­vi­nar las in­ten­cio­nes aje­nas que nos con­fie­re una ven­ta­ja adap­ta­ti­va pa­ra la su­per­vi­ven­cia. En es­te sen­ti­do, ex­pe­ri­men­tar un pe­que­ño gra­do de pa­ra­noia es nor­mal e, in­clu­so, po­si­ti­vo. Un pro­ce­so in­trín­se­co de la cog­ni­ción hu­ma­na es la lla­ma­da “hi­per­vi­gi­lan­cia”. Co­mo no po­de­mos leer la men­te de los de­más, in­ten­ta­mos “adi­vi­nar” sus in­ten­cio­nes me­dian­te la in­ter­pre­ta­ción de sus pa­la­bras, ex­pre­sio­nes fa­cia­les y len­gua­je no-ver­bal. Nu­me­ro­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que so­mos ca­pa­ces de de­tec­tar ex­pre­sio­nes fa­cia­les de enojo de ma­ne­ra tan rá­pi­da que no lle­ga a ser cons­cien­te. Cuan­do es­tas in­ter­pre­ta­cio­nes se ti­ñen de sus­pi­ca­cia, apa­re­ce el pen­sa­mien­to pa­ra­noi­de. La ten­den­cia a bus­car pa­tro­nes sig­ni­fi­ca­ti­vos en los es­tí­mu­los que nos ro­dean y a creer que los he­chos del mun­do son con­tro­la­dos por un agen­te in­ten­cio­nal es­ta­rían en la ba­se del pen­sa­mien­to cons­pi­ra­ti­vo.

Los ses­gos cog­ni­ti­vos con­tri­bu­yen a man­te­ner el pen­sa­mien­to pa­ra­noi­de. Co­mo nues­tro ce­re­bro es in­ca­paz de pro­ce­sar to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, uti­li­za­mos “ata­jos men­ta­les” que nos per­mi­ten to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das. Por ejem­plo, cuan­do sa­ca­mos con­clu­sio­nes a par­tir de po­cos da­tos, sin con­si­de­rar ex­pli­ca­cio­nes al­ter­na­ti­vas (“sal­to a las con­clu­sio­nes”), o cuan­do bus­ca­mos evi­den­cias que apo­yan lo que ya creía­mos (ses­go de con­fir­ma­ción). Es im­por­tan­te se­ña­lar que, en oca­sio­nes, los ses­gos nos con­du­cen a erro­res. Pres­tar aten­ción de ma­ne­ra crí­ti­ca a es­tos erro­res cog­ni­ti­vos que co­me­te­mos pue­de ser una es­tra­te­gia efi­caz con­tra el pen­sa­mien­to pa­ra­noi­de y así te­ner no­so­tros el con­trol so­bre nues­tra vi­da y lo­grar pen­sar me­jor.

FACUNDO MANES NEUROLOGO. NEUROCIENTIFICO. PRE­SI­DEN­TE DE LA FUNDACION INECO. Twit­ter: @Ma­ne­sF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.