La mo­da de es­tu­diar los ges­tos pa­ra ga­nar en el tra­ba­jo y el amor

En la Ciu­dad hay por lo me­nos 5 ins­ti­tu­tos que ofre­cen cur­sos. Y has­ta se en­se­ñan en al­gu­nas ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias.

Clarín - - SOCIEDAD - Eze­quiel Viei­tez eviei­tez@cla­rin.com

Los es­pe­cia­lis­tas ti­ran el ejem­plo: an­te pre­cios si­mi­la­res, com­prás ro­pa don­de es­tá el ven­de­dor que te ca­yó me­jor. Si vas a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, com­pe­tís con 15 cu­rrí­cu­lums igua­les al tu­yo. So­la­men­te ga­nás si te­nés el mag­ne­tis­mo que bus­can. En la era de la ima­gen, una nue­va ge­ne­ra­ción de cur­sos ga­na te­rreno: la ca­pa­ci­ta­ción en Lenguaje No Ver­bal. La cla­ve pa­sa por en­tre­nar­se pa­ra lo­grar que los ges­tos in­cons­cien­tes que trans­mi­te el cuer­po sean cohe­ren­tes con el dis­cur­so que sa­le de la bo­ca. Y así, lo­grar ma­yor po­der de con­ven­ci­mien­to. En la Ciu­dad, hay me­dia de­ce­na de ins­ti­tu­tos que ofre­cen se­mi­na­rios. Las téc­ni­cas, ade­más, ya se en­se­ñan en al­gu­nas ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias.

“Yo en­tre­né pa­ra una en­tre­vis­ta la­bo­ral a una je­fa de sec­tor que que­ría ne­go­ciar con la em­pre­sa que la nom­bra­ran ge­ren­ta”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta en Co­mu­ni­ca­ción Jo­sé Ma­ría Rodríguez Sa­rá­cha­ga. Es­te con­sul­tor ofre­ce un ser­vi­cio lla­ma­do Per­so­nal Co­mu­ni­ca­tion Ma­na­ge­ment, que sa­le unos 10 mil pe­sos. “En en­tre­vis­tas per­so­na­les eva­lua­mos todos los erro­res co­mu­ni­ca­cio­na­les de la per­so­na y le ofre­ce­mos en­tre­na­mien­to pa­ra me­jo­rar pos­tu­ras y ac­ti­tu­des cor­po­ra­les”, di­ce. La he­rra­mien­ta es cen­tral pa­ra po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios.

“La ca­pa­ci­ta­ción le sir­ve a cual­quie­ra que quie­ra lle­gar a la me­jor ver­sión de sí mis­mo y po­ten­ciar sus ha­bi­li­da­des pa­ra re­la­cio­nar­se: abo­ga­dos, ven­de­do­res y has­ta do­cen­tes”, am­plía Ser­gio Ru­lic­ki, an­tro­pó­lo­go y doc­tor en Co­mu­ni­ca­ción, que dic­tó ca­pa­ci­ta­cio­nes en Co­mu­ni­ca­ción No Ver­bal pa­ra miem­bros de In­ter­pol. Ade­más de cur­sos per­so­na­les (unos $2.400 el mó­du­lo de 12 ho­ras), Ru­lic­ki ofre­ce se­mi­na­rios a ven­de­do­res cor­po­ra­ti­vos. “El año pa­sa­do di una cla­se pa­ra 90 ven­de­do­res de una ca­de­na de per­fu­me­rías”, cuen­ta. Aho­ra, lan­zó una Di­plo­ma­tu­ra que se dic­ta­rá en la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

En los se­mi­na­rios, la cla­ve no pa­sa por cons­truir un per­so­na­je fal­so, sino más bien en evi­tar los erro­res más co­mu­nes que en­tur­bian un diá­lo­go. Y, en to­do ca­so, in­cor­po­rar ma­ne­ras de reac­cio­nar que des­pier­ten em­pa­tía.

Uno de los es­pe­cia­lis­tas a los que es­te dia­rio con­sul­tó, ca­pa­ci­tó, me­ses atrás, a un gru­po de se­mi­na­ris­tas que em­pe­za­ban como sacerdotes. “Pen­sá en el hom­bre del mo­men­to, el Pa­pa Francisco: su co­mu­ni­ca­ción se ba­sa en imá­ge­nes y ges­tos”, re­cor­dó.

Los es­pe­cia­lis­tas ci­tan al psi­có­lo­go ra­di­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos Al­bert Meh­ra­bian, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, que es­ta­ble­ció en una in­ves­ti­ga­ción con en­tre­vis­tas per­so­na­les que el 55% del flu­jo de una con­ver­sa­ción es “no ver­bal”. En­ton­ces, con­ven­ce más el que no con­tra­di­ce con las ma­nos, la ca­be­za o la pos­tu­ra de su co­lum­na lo que es­tá di­cien­do.

Al­gu­nos tips de lenguaje no ver­bal tam­bién se en­se­ñan en Le­van­tArt, una “es­cue­la de se­duc­ción” que fun­cio­na en Pa­ler­mo. Su di­rec­tor, Mi­ke Ta­bas­chek, ase­gu­ra que tie­nen 30 ins­crip­tos por mes y el in­te­rés no ba­ja. “Hay pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to que se cap­tan in­cons­cien­te­men­te y pue­den ge­ne­rar atrac­ción. Se pue­de apren­der a usar­los, res­pe­tan­do el es­ti­lo de la per­so­na”, ase­gu­ra.

¿Me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de con­ven­cer pue­de ser una es­cue­la pa­ra men­tir me­jor? Ru­lic­ki con­tes­ta: “Si la per­so­na es muy bá­si­ca o tie­ne pro­ble­mas per­so­na­les, se pue­de vol­ver más ma­ni­pu­la­do­ra. Pe­ro la men­ti­ra en el me­diano pla­zo se cae, por­que no se pue­de sostener con los he­chos. En el fon­do, lo que se en­se­ña es a crear em­pa­tía”. En sín­te­sis, si te ven­dés como al­guien muy efi­caz y des­pués no lo sos­te­nés, los re­sul­ta­dos se pier­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.