Tony Par­ker Fe­liz de que si­ga Gi­nó­bi­li

“El equi­po ne­ce­si­ta un lí­der”, di­jo a Cla­rín.

Clarin - - TAPA - Mau­ri­cio Co­do­cea mco­do­cea@clarin.com

Las lu­ces le apun­tan des­de to­das las di­rec­cio­nes, pe­ro él se re­cues­ta so­bre el si­llón de dos cuer­pos y se lo ve más que có­mo­do. In­clu­so, rom­pe el hie­lo e in­vi­ta a co­men­zar la en­tre­vis­ta lue­go del sa­lu­do ini­cial. “Mi­rá que ya es­toy pa­ra ha­blar, eh”, di­ce son­rien­do. Ma­ne­ja la es­ce­na, pe­se a las sen­sa­cio­nes que uno pue­de te­ner so­bre su ca­rác­ter re­ser­va­do, mar­ca re­gis­tra­da de las es­tre­llas de San Antonio Spurs. Pe­ro si a Tony Par­ker no le mo­vió un pe­lo ser el fo­co de aten­ción en una fi­nal de la NBA que lo con­sa­gró como el Ju­ga­dor Más Va­lio­so (2007), ¿có­mo lo va a in­co­mo­dar un gra­ba­dor de­lan­te su­yo? Es­ta le­yen­da ac­ti­va, que más tem­prano que tar­de ve­rá su ca­mi­se­ta col­gan­do del AT&T Cen­ter y su nom­bre en el Sa­lón de la Fa­ma, se abs­trae ca­si 20 mi­nu­tos del equi­po de Re

nault, em­pre­sa que lo tra­jo a la Ar­gen­ti­na pa­ra pro­mo­cio­nar el nue­vo Ko­leos, y char­la con en­tu­sias­mo sin de­jar te­ma fue­ra de la agen­da.

Los días del fran­cés pa­san por re­po­ner­se de la le­sión en el ten­dón de Aqui­les que su­frió en el se­gun­do par­ti­do con Hous­ton, por las úl­ti­mas se­mi­fi­na­les de con­fe­ren­cia de la NBA. “Es­toy bas­tan­te bien, ya ca­mino nor­mal y em­pe­cé a co­rrer un po­co. Ten­go pa­ra un mes más antes de em­pe­zar a en­tre­nar­me y no ten­go fe­cha es­ti­pu­la­da pa­ra vol­ver. No hay apu­ro: quie- ro ase­gu­rar­me de vol­ver bien”, ex­pli­ca con calma.

Su au­sen­cia, que se es­ti­ra­rá apro­xi­ma­da­men­te has­ta enero de 2018, fue in­du­da­ble­men­te un mo­ti­vo más pa­ra que Ema­nuel Gi­nó­bi­li de­ci­die­ra se­guir una tem­po­ra­da más. Na­da es­tá li­bra­do al azar en la fran­qui­cia te­xa­na y el ba­se en­tien­de la im­por­tan­cia de su com­pin­che ar­gen­tino. “¿Ya tui­teó que si­gue? Ah, bueno, ge­nial; no que­ría res­pon­der y meterme en pro­ble­mas -di­ce en­tre ri­sas, antes de res­pon­der con más se­rie­dad-. Hay mu­chos jó­ve­nes en el equi­po y es im­por­tan­te te­ner otro ve­te­rano que en­se­ñe el “estilo Spur”. Yo es­ta­ré cer­ca de los mu­cha­chos, pe­ro ne­ce­si­tá­ba­mos un lí­der den­tro y fue­ra de la can­cha que ayu­de a que el equi­po si­ga sien­do el de siem­pre. Me ha­ce fe­liz que jue­gue un año más”.

En un via­je re­tros­pec­ti­vo de apro­xi­ma­da­men­te una dé­ca­da y me­dia, Par­ker re­cuer­da aque­llas pri­me­ras im­pre­sio­nes que le de­ja­ba un Gi­nó­bi­li que, an­te sus ojos, no era el des­co­no­ci­do que sí des­co­no­cía la ma­yo­ría en la NBA. “Yo se­guía la Eu­ro­li­ga, en­ton­ces sa­bía lo bien que es­ta­ba ju­gan­do en Kin­der Bo­lo­nia, así que cuan­do lle­gó, sa­bía quién era y có­mo ju­ga­ba. Pe­ro él es­ta­ba tan lo­co que yo me reía pen­san­do có­mo iban a en­ca­jar él y Pop. Esos dos pri­me­ros años fue muy di­ver­ti­do ver­los cre­cer en su re­la­ción”, ase­gu­ra el due­ño de la ca­mi­se­ta 9 ne­gra y pla­ta, quien no du­da al te­ner que des­ta­car una cua­li­dad en­tre las mu­chas del bahien­se: “Su con­di­ción de clutch”. Es­to es, res­pon­der en los mo­men­tos más ca­lien­tes de los par­ti­dos.

Par­ker, quien cum­plió 35 años en ma­yo, lle­va ca­si la mi­tad de su vi­da en el mis­mo lu­gar, en el mis­mo equi­po, ba­jo la mis­ma fi­lo­so­fía. Y, si bien tie­ne ló­gi­ca que­dar­se en una fran­qui­cia que lle­va 20 tem­po­ra­das con­se­cu­ti­vas de éxi­to (con cin­co tí­tu­los en ese lap­so), va­le pre­gun­tar­le si nun­ca pen­só cam­biar de ai­re. “Real­men­te, no. Siem­pre qui­se que­dar­me en San Antonio, con Ma­nu”, res­pon­de ca­te­gó­ri­co. Y se su­mer­ge, en­ton­ces, en ese mun­do tan par­ti­cu­lar que es la fran­qui­cia, a la que él ha con­tri­bui­do enor­me­men­te pa­ra ubi­car­la como una de las di­nas­tías más gran­des de la his­to­ria del de­por­te: “Siem­pre hi­ci­mos sa­cri­fi­cios pa­ra se­guir con el equi­po. Ma­nu y yo acep­ta­mos me­nos di­ne­ro pa­ra ase­gu­rar­nos de man­te­ner­nos com­pe­ti­ti­vos. Eso ha­bla por sí mis­mo de lo que que­ría­mos como equi­po y de nues­tro le­ga­do”.

A di­fe­ren­cia de Ma­nu, que co­que­tea con el re­ti­ro en ca­da re­ce­so des­de ha­ce un par de años, Tony ya de­ci­dió ju­gar has­ta los 40 años. Pe­ro

Cla­rín le pre­gun­ta si han exis­ti­do las con­ver­sa­cio­nes so­bre el fu­tu­ro en­tre el Big Th­ree que con­for­mó jun­to a Gi­nó­bi­li y Dun­can. No lle­ga­ron a nin­gu­na con­clu­sión, pe­ro él tie­ne al­gu­nas pun­tas so­bre su si­tua­ción. “Es­toy pre­pa­rán­do­me: soy due­ño de equi­pos de bás­quet, ha­go pro­duc­ción de pe­lí­cu­las... Me in­tere­san va­rias co­sas. Y Ma­nu... él de­be­ría res­pon­der­lo. Es un ti­po cu­rio­so, así que no sé dón­de ter­mi­na­rá”, elu­de con sim­pa­tía.

Pe­se a la in­ten­sa iluminación so­bre su ros­tro, pa­ra fa­vo­re­cer las fotos y los vi­deos, y a ha­ber cam­bia­do al­gu­na vez de pos­tu­ra en el mu­lli­do si­llón del pri­mer pi­so de un ho­tel en Puer­to Ma­de­ro, la ca­mi­sa blan­ca arre­man­ga­da que lle­va pues­ta si­gue tal como cuan­do co­men­zó la en­tre­vis­ta. La char­la lle­ga a su fin y es ho­ra de sa­car con­clu­sio­nes, pe­se a que to­da­vía que­da re­co­rri­do pa­ra es­te mos­que­te­ro y pa­ra su la­de­ro ar­gen­tino ba­jo el man­do del vie­jo Pop. “No sé qué pa­sa­rá cuan­do no es­te­mos más. Con suer­te lo sa­bre­mos cuan­do re­ti­ren nues­tras ca­mi­se­tas y to­do eso. Es lo lin­do del de­por­te: ca­da vez que pen­sás que se ter­mi­nó, apa­re­ce otro ju­ga­dor. No­so­tros qui­si­mos crear nues­tra his­to­ria, de­jar una mar­ca en los Spurs e ins­pi­rar a los jó­ve­nes”. Por ahí pa­sa­rán las sen­sa­cio­nes aje­nas. ¿Y las pro­pias? El fran­cés con­tes­ta: “El tiem­po com­par­ti­do, las ex­pe­rien­cias. Los cam­peo­na­tos son gran­dio­sos, pe­ro a ve­ces los mejores mo­men­tos son cuan­do per­dés, por­que te man­te­nés uni­do como una fa­mi­lia. Uno de mis mo­men­tos fa­vo­ri­tos fue cuan­do per­di­mos la fi­nal de 2013, que fue al­go muy du­ro, pe­ro ahí es cuan­do te das cuen­ta quié­nes son real­men­te ami­gos, quié­nes es­tán con vos. Re­gre­sa­mos en 2014, ga­na­mos el tí­tu­lo y fue una sen­sa­ción in­creí­ble. Es el ca­mino, ca­da prác­ti­ca, ca­da ce­na, ca­da mo­men­to crea­do, lo que no ol­vi­da­ré cuan­do me re­ti­re”.

MAR­CE­LO FI­GUE­RAS

Re­la­ja­do. A los 35 años, el ar­ma­dor es­tá de pa­so por Bue­nos Ai­res, en me­dio de una gi­ra pro­mo­cio­nal. Le­sio­na­do, vuel­ve en enero.

So­cios. Tim Dun­can (ya re­ti­ra­do), Ma­nu y Par­ker, en la can­cha. Jun­tos ga­na­ron cua­tro ani­llos de la NBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.