La amis­tad que ven­ció a las ba­las

Son po­li­cías, pa­ra­ron a los pró­fu­gos del tri­ple cri­men y fue­ron he­ri­dos de gra­ve­dad. Hoy son in­se­pa­ra­bles.

Clarin - - TAPA - Ju­lie­ta Rof­fo jrof­fo@clarin.com

La úl­ti­ma vez que Lu­cre­cia Yu­da­ti es­tu­vo pa­ra­da en el pues­to de con­trol vial que la Po­li­cía de la Pro­vin­cia tie­ne en el ki­ló­me­tro 104 de la ru­ta 20, en­tre Ran­chos y Chas­co­mús, fue la ma­dru­ga­da del 31 de di­ciem­bre de 2015. A las cua­tro de la ma­ña­na ter­mi­na­ba su guar­dia y la de Fer­nan­do Peng­sa­wath. De­ci­die­ron que fre­na­rían un au­to más y se irían a sus ca­sas. Así que Fer­nan­do le hi­zo se­ñas a la Ford Ran­ger que vio ve­nir pa­ra que se de­tu­vie­ra al la­do del ca­mino. “Me acuer­do de la ca­ra de Martín cuan­do se ba­jó de la ca­mio­ne­ta, de có­mo apun­tó la es­co­pe­ta y me dis-

pa­ró”, di­ce él.

Martín es Martín La­nat­ta, que jun­to a su her­mano Cris­tian y a Víctor Schi­lla­ci ha­bía si­do con­de­na­do a pri­sión per­pe­tua por el tri­ple cri­men de Ge­ne­ral Ro­drí­guez. Esa ma­dru­ga­da, cuan­do La­nat­ta dis­pa­ró, los tres lle­va­ban cua­tro días pró­fu­gos: la fu­ga se ex­ten­de­ría has­ta el 11 de enero.

Más de un año y me­dio después, Fer­nan­do le da la mano a Lu­cre­cia: el pie iz­quier­do de ella que­dó de­fi­ni­ti­va­men­te in­mo­vi­li­za­do por el im­pac­to de una de las ba­las. Así que él le da la mano pa­ra ayu­dar­la a ca­mi­nar so­bre el pas­to a me­di­da que se vuel­ve ba­rro en la zan­ja a la que se ti­ra­ron pa­ra que no los al­can­za­ran más ba­las, y Lu­cre­cia mues­tra el lu­gar exac­to des­de el que le gri­tó a Fer­nan­do que iba a estar bien a pe­sar del dis­pa­ro que le ha­bía he­cho pal­par­se los in­tes­ti­nos. “To­do nos her­ma­nó, es una amis­tad que va a du­rar pa­ra siem­pre por­que só­lo ella y yo sa­be­mos lo que vi­vi­mos esa no­che”, cuen­ta Fer­nan­do, y Lu­cre­cia le aprie­ta la mano.

En la ca­sa de Lu­cre­cia, en el ba­rrio Bue­nos Ai­res Ho­gar de Ran­chos, el pue­blo de unos 10.000 ha­bi­tan­tes en el que ella y Fer­nan­do cre­cie­ron, al­gu­nas fotos se ga­na­ron lu­gar en la re­pi­sa del li­ving. Es­tán sus so­bri­nas y tam­bién hay una ima­gen del día que lo­gró vol­ver a pa­rar­se, cin­co meses y tres días después de que los ba­lea­ran en la ru­ta.

Al la­do su­yo, en el gim­na­sio de reha­bi­li­ta­ción de la Clí­ni­ca Fitz Roy de Vi­lla Cres­po, Fer­nan­do la mi­ra. Los dos son­ríen. Los dos in­te­rrum­pen los ejer­ci­cios pa­ra dis­fru­tar ese mo­men­to. “Cuan­do Fer se des­per­tó del co­ma y vol­vi­mos a ver­nos los dos nos pu­si­mos a llo­rar, fue muy emo­cio­nan­te, y nos hi­ci­mos com­pa­ñía du­ran­te to­da la re­cu­pe­ra­ción, fue fun­da­men­tal con­tar con el otro pa­ra sen­tir­nos me­jor”, di­ce ella. Fer­nan­do, que vi­ve con su no­via a só­lo dos ca­sas de la de Lu­cre­cia, es­tu­vo en es­ta­do re­ser­va­do lue­go de la agre­sión: el es­co­pe­ta­zo que le dio La­nat­ta le le­sio­nó el in­tes­tino, el hí­ga­do y la ve­ji­ga. “Yo es­tu­ve peor que ella, pe­ro ella pa­só 51 ve­ces por el qui­ró­fano y yo só­lo 35”, di­ce él, y se ríen los dos.

Nin­guno pue­de vol­ver a tra­ba­jar como po­li­cía en la ca­lle: la le­sión per­ma­nen­te en el pie se lo im­pi­de a Lu­cre­cia, que ne­ce­si­ta des­can­sar ca­da tres cua­dras de ca­mi­na­ta, y un ga­bi­ne­te psi­co­ló­gi­co de­ter­mi­nó que Fer­nan­do no vuel­va a por­tar ar­mas. “Que­dé muy asus­ta­do, me doy cuen­ta de que des­con­fío de la gen­te y es pe­li­gro­so que es­té ar­ma­do”, cuen­ta él. Aun­que am­bos tie­nen li­cen­cia mé­di­ca aún, só­lo podrían cum­plir ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Así que mien­tras es­pe­ran que sus tra­ta­mien­tos mé­di­cos ter­mi­nen, com­par­ten tiem­po y tam­bién due­los. “Yo me hi­ce po­li­cía pa­ra estar en la ca­lle, pa­ra pres­tar un ser­vi­cio ahí”, di­ce Lu­cre­cia, y Fer­nan­do cuen­ta que que­ría ser par­te del Gru­po Hal­cón. “Ya no va a ser como lo ha­bía­mos so­ña­do”, se la­men­ta él. Vi­vir a dos ca­sas de dis­tan­cia acer­ca a es­tos ami­gos, que ha­bían pe­di­do que les otor­ga­ran vi­vien­das con­ti­guas. “Ha­bla­mos to­dos los días, nos pre­gun­ta­mos có­mo nos va con los mé­di­cos, nos vi­si­ta­mos, co­me­mos jun­tos; es­ta­mos muy pen­dien­tes del otro, lo que nos pa­só ge­ne­ró una amis­tad que no se pue­de rom­per”, cuen­ta Lu­cre­cia.

Cuan­do Fer­nan­do se in­cor­po­ró a la Po­li­cía en Ran­chos que­dó en el mis­mo gru­po de tra­ba­jo que Lu­cre­cia: “Ya nos lle­vá­ba­mos muy bien por­que pa­tru­llá­ba­mos jun­tos”, cuen­ta ella. La ma­dru­ga­da que los ata­ca­ron él te­nía 23 años y ella, 33. “Cuan­do es­tu­vi­mos in­ter­na­dos yo ne­ce­si­ta­ba ver­lo por­que me de­cían que es­ta­ba bien pe­ro yo ne­ce­si­ta­ba com­pro­bar­lo, y cuan­do se des­per­tó, vi­nie­ron a de­cir­me ‘Tu ami­go quie­re ver­te’ y me pu­se a llo­rar”, se con­mue­ve Lu­cre­cia.

Ya no pa­tru­llan jun­tos. Pe­ro, di­ce ella, él co­ci­na un tu­co “diez pun­tos” y bue­nos asa­dos. La ma­má de Fer­nan­do pre­pa­ra tor­tas fri­tas por par­ti­da do­ble: al­gu­nas van pa­ra la ca­sa de su hi­jo, otras que­dan pa­ra Lu­cre­cia, la chi­ca que gri­ta­ba “no te vas a mo­rir” esa no­che por la que ca­da uno co­bró 120 pe­sos por las cua­tro ho­ras de guar­dia adi­cio­nal en el pues­to de con­trol vial en el que aho­ra ca­mi­nan de la mano y del que quie­ren ir­se rá­pi­do. Y jun­tos.

AN­DRÉS D’ELÍA

Después de la pe­sa­di­lla. Fer­nan­do y Lu­cre­cia en el lu­gar don­de su­frie­ron el ata­que de Martín La­nat­ta. El pa­sa­do ha que­da­do atrás.

Re­cu­pe­ra­ción. Fer­nan­do y Lu­cre­cia du­ran­te la in­ter­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.