La Ru­ral abrió sus puer­tas re­ci­bien­do a un alu­vión de chi­cos

Un alu­vión de chi­cos co­pó la La Ru­ral en va­ca­cio­nes y dis­fru­tó un día a pu­ro cam­po

Clarin - - TAPA - Ma­riano Ga­vi­ra mga­vi­ra@clarin.com

La mues­tra de Pa­ler­mo, un clá­si­co de las va­ca­cio­nes de in­vierno, abrió es­te año un pa­be­llón ex­clu­si­vo pa­ra los chi­cos. Hay una mi­ni­gran­ja, pa­seos en pony y un rin­cón pa­ra di­bu­jar y dis­fra­zar­se de gau­chos. El 30% de los vi­si­tan­tes de la fe­ria son me­no­res.

Si hay una ta­rea fá­cil en el pre­dio de La Ru­ral es des­cu­brir cuál es el nue­vo

Pa­be­llón de los Chi­cos. No ha­ce fal­ta ni si­quie­ra en­trar, só­lo con ob­ser­var la puer­ta se pue­de ver un tor­be­llino de niños y ni­ñas de un la­do al otro. Co­rri­das, pa­dres lla­mán­do­les la aten­ción, fotos y pre­gun­tas por do­quier: “¿ Pue­do dar una vuel­ta en pony?; ¿Pue­do aca­ri­ciar la ove­ja?; ¿Me po­dés com­prar un co­ne­jo?” Con un sol que in­vi­ta­ba a sa­car­se la cam­pe­ra, ayer co­men­zó la Ex­po­si­ción Ru­ral y los chi­cos fue­ron las es­tre­llas, en lo que ya se in­si­núa como una gran op­ción pa­ra las va­ca­cio­nes. El pa­be­llón des­ti­na­do de ma­ne­ra ex­clu­si­va pa­ra los más pe­que­ños es una de las gran­des no­ve­da­des que pre­sen­ta es­ta tem­po­ra­da, la 131° edi­ción de la ex­po que abri­rá sus puer- tas to­dos los días has­ta el 30 de ju­lio. Es que los or­ga­ni­za­do­res to­ma­ron la de­ci­sión de abrir es­te sec­tor te­nien­do en cuen­ta que el año pa­sa­do la mues­tra su­peró el mi­llón de vi­si­tan

tes, y de ese to­tal cer­ca del 30% fue­ron chi­cos.

Den­tro de es­te pa­be­llón, el “Rin­cón del cam­po” es una de las gran­des atrac­cio­nes por la va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des que ofre­ce. Allí un ba­rril que si­mu­la un ca­ba­llo sir­ve pa­ra ex­pli­car-

les a los ne­nes y ne­nas có­mo se los “en­si­lla”, y aun­que la ac­ti­vi­dad du­re me­nos que un sus­pi­ro, to­dos quie­ren su­bir­se pa­ra sa­car­se una fo­to dis­fra­za­dos de pai­sa­nos, con los pon­chos, boi­nas, ma­te y pa­va. El con­ta­dor de in­gre­sos que te­nía Be­lén, una de las asis­ten­tes del es­pa­cio, no pa­ra­ba de au­men­tar: “Ya pa­sa­ron 1.272 chi­cos des­de que em­pe­zó el día y es­to si­gue”, de­ta­lla­ba cer­ca de las 17, cuan­do to­da­vía fal­ta­ban tres ho­ras pa­ra el cie­rre del pre­dio.

Pa­ra el pa­seo en pony, que se rea­li­za ca­da 2 ho­ras, hu­bo lar­gas fi­las: “Lle­ga­mos a 400 ins­crip­tos hoy, que re­cién em­pie­za y que ade­más es miér­co­les, nos sor­pren­di­mos por to

dos los que vi­nie­ron”, de­cían des­de el stand en el que pe­dían la au­to­ri­za­ción a los pa­dres pa­ra que los hi­jos den la vuel­ti­ta. En la gran­ja con lla­mas, cer­di­tos, ca­bras, cor­de­ros, co­ne­jos, ove­jas y mi­ni Fa­la­be­lla (ca­ba­llos en mi­nia­tu­ra, más pe­que­ños que un pony) los ne­nes se agol­pa­ban pa­ra una ca­ri­cia: “Des­pa­ci­to Martín, te pue­de mor­der”, le de­cía una abue­la a su nieto que apre­ta­ba a uno de los co­ne­jos: “No se preo­cu­pe se­ño­ra que es­tos ani­ma­les no ha­cen na­da”, tran­qui­li­za­ba el en­car­ga­do.

Más allá de que to­do apun­te a la di­ver­sión, hay que estar aten­to, una dis­trac­ción pue­de oca­sio­nar un mo­men­to de an­gus­tia, tal como le ocu­rrió a una se­ño­ra que du­ran­te dos mi­nu­tos per­dió a su hi­ja de vis­ta y em­pe­zó a gri­tar y a bus­car­la de­ses­pe­ra­da. La ne­na, dis­traí­da de to­do lo que pa­sa­ba a su al­re­de­dor, es­ta­ba em­be­le­sa­da

con un cer­di­to que se re­vol­ca­ba en una pi­le­ta de lo­do.

“Pa­ra los chi­cos es como un par

que de di­ver­sio­nes, ellos ven a los ani­ma­les y se po­nen como lo­cos. Quie­ren ha­cer de to­do al mis­mo tiem­po. Ve­nir a La Ru­ral es una lin­da ex­pe­rien­cia, la mez­cla del cam­po con la ciu­dad es­tá muy bue­na y la po­si­bi­li­dad de que los chi­cos pue­dan estar en con­tac­to con to­do es­to es ge­nial”, de­cía Luís Ra­mí­rez pa­pá de Azul (8) y Ca­mi­la (5) que vi­si­tan el pre­dio to­dos los años.

Es­pa­cios pa­ra di­bu­jar y co­lo­rear, ar­mar rom­pe­ca­be­zas o apren­der a ju­gar al tru­co, son otras de las pro­pues­tas pa­ra los más pe­que­ños. “Que­re­mos ir pa­ra el pa­be­llón de las aves pe­ro ella se quie­re que­dar acá, pe­ro bueno son va­ca­cio­nes de in­vierno y la que man­da aho­ra es ella, no nos que­da otra”, de­cía Mirt­ha, abue­la de Pau­la, que no le sa­ca­ba la vis­ta a las ove­jas, su ani­mal fa­vo­ri­to.

FOTOS: ANDRES D’ELIA

Un atrac­ti­vo sin edad. En la gran­ja, los chi­cos pue­den ver de cer­ca lla­mas, cer­di­tos, ca­bras, cor­de­ros, ove­jas y co­ne­jos. El 30% de los vi­si­tan­tes de la fe­ria son ne­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.