El dra­ma de El Po­la­qui­to no fue la te­le­vi­sión

Clarin - - TAPA - Gon­za­lo Abascal

To­dos pa­re­ce­mos estar ha­blan­do de El Po­la­qui­to. Pe­ro, ¿qué dis­cu­ti­mos, qué nos enoja tan­to y qué in­ten­ción di­si­mu­la­mos? El pri­mer pa­so in­elu­di­ble es des­car­tar por fal­sa la ver­sión de que El Po­la­qui­to fue se­cues­tra­do y obli­ga­do a de­cir lo que di­jo en su char­la con el periodista de PPT. Es una men­ti­ra ar­ma­da des­de la bron­ca de una in­ter­na po­lí­ti­ca y una dispu­ta per­so­nal, y así que­da­rá de­mos­tra­do en la Jus­ti­cia, se­gún se es­ti­ma.

En­ton­ces, ¿nos in­dig­na que se ha­ya en­tre­vis­ta­do y mos­tra­do en te­le­vi­sión a un me­nor en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad?

Es un buen pun­to, y me­re­ce aná­li­sis. Aho­ra, va­le pre­gun­tar­se, ¿por qué no nos en­fu­re­ce del mis­mo mo­do cuan­do otros ci­clos re­pro- du­cen si­tua­cio­nes si­mi­la­res? Des­de el re­cor­da­do pro­gra­ma “Kaos en la ciu­dad”, al me­nos, pa­san­do por de­ce­nas de en­tre­vis­tas de Martín Cic­cio­li en Amé­ri­ca TV, por dar só­lo dos ejem­plos, la te­le­vi­sión re­cu­rrió a for­ma­tos si­mi­la­res. Tes­ti­mo­nios cru­dos con ros­tros pi­xe­la­dos, la ma­yo­ría de las ve­ces sos­te­ni­dos en la idea de mos­trar el sub­mun­do de la de­lin­cuen­cia y la dro­ga, in­vi­si­ble pa­ra la ma­yo­ría. ¿Dis­cu­ti­mos en­ton­ces gé­ne­ros pe­rio­dís­ti­cos? In­tere­san­te sí, pe­ro tal vez no lo más re­le­van­te.

¿De­ba­ti­mos, aca­so, so­bre la evi­den­te in­su­fi­cien­cia en la ta­rea de los mo­vi­mien­tos so­cia­les? El di­ri­gen­te Juan Gra­bois lo ad­mi­tió en su en­fren­ta­mien­to ver­bal con Jor­ge La­na­ta. Tra­ba­jan du­ro, pe­ro mu­chas ve­ces no al­can­za. En los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos del Co­nur­bano la dro­ga si­gue ahí, los pi­bes cho­rros tam­bién y la vio­len­cia no cede. No se pue­de cul­par a to­dos los di­ri­gen­tes so­cia­les, cla­ro, pe­ro ¿es­tá prohi­bi­do re­plan­tear­se al­gu­nos de los me­ca­nis­mos de su ta­rea? ¿Uno se con­vier­te en un in­sen­si­ble ab­so­lu­to, en un des­al­ma­do, en un enemi­go de los des­pro­te­gi­dos si re­cla­ma que hay co­sas pa­ra re­vi­sar?

¿O nues­tro au­tén­ti­co enojo es por la in­efi­ca­cia del Es­ta­do en con­te­ner a un chi­co de 11 años que ne­ce­si­ta ayu­da? No es­tá mal re­cor­dar que la no­ta pe­rio­dís­ti­ca que de­ri­vó en el tes­ti­mo­nio de El Po­la­qui­to te­nía que ver con el ro­bo a un Jar­dín de In­fan­tes en Vi­lla Ca­ra­za. Un jar­dín que re­pre­sen­ta el in­ten­to del Es­ta-

do de in­ter­ve­nir en una zo­na ga­na­da por la mar­gi­na­li­dad, el nar­co y la de­lin­cuen­cia. Esa es­cue­la sa­quea­da es una de­rro­ta, y El Po­la­qui­to en la puer­ta, le­jos de cual­quier ins­ti­tu­ción que pue­da con­te­ner­lo, tam­bién. ¿Ha­bla­mos lo su­fi­cien­te de eso? ¿So­mos ca­pa­ces de mi­rar con ho­nes­ti­dad y cru­de­za la in­efi­ca­cia de es­te Es­ta­do -no del Es­ta­do- pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de la gen­te?

¿O en reali­dad na­da de es­to nos im­por­ta, y só­lo nos tran­qui­li­za­mos re­cu­rrien­do a nues­tra clá­si­ca in­dig­na­ción de so­fá?

No es la úl­ti­ma al­ter­na­ti­va, cla­ro. Hay una qui­zá más os­cu­ra, ¿no se­rá que El Po­la­qui­to es ape­nas el ins­tru­men­to que mu­chos es­pe­ra­ban con an­sias pa­ra pe­gar­le a La­na­ta por ser un crí­ti­co fe­roz de un go­bierno que pre­ten­dió adue­ñar­se de la mo­ral? La reac­ción pa­re­ce apun­tar más al periodista que a de­fen­der al me­nor. Mu­chos de los im­pug­na­do­res son los mis­mos que im­pe­dían ha­blar de la po­bre­za por ser es­tig­ma­ti­zan­te Una co­sa es se­gu­ra. El dra­ma pro­fun­do de El Po­la­qui­to ocu­rrió mu­cho antes de apa­re­cer unos mi­nu­tos en te­le­vi­sión. Lle­va los 9, 11 o 12 años que tie­ne de vi­da. Lo ratificó su ma­dre en la de­cla­ra­ción ju­di­cial. Esa es la ver­dad que nos de­be­ría ocu­par, antes de em­pu­jar­nos en­tre no­so­tros, in­fla­dos de esa co­rrec­ción po­lí­ti­ca que clau­su­ra cual­quier de­ba­te, con la pre­ten­sión mez­qui­na de adue­ñar­se de la ver­dad. Y al fi­nal es pu­ra hi­po­cre­sía.

Sir­ve re­cor­dar que la no­ta que de­ri­vó en el tes­ti­mo­nio de El Po­la­qui­to era por el ro­bo a un jar­dín de in­fan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.