El cris­ti­nis­mo bus­ca su­bir al ring a Bull­rich

Quie­ren con­fron­tar con él. Creen que en Cam­bie­mos “lo es­con­den” por­que es “un mal can­di­da­to”.

Clarin - - EL PAÍS - Pa­blo Ibáñez pi­ba­nez@clarin.com

Cuan­do un di­ri­gen­te pe­ro­nis­ta oK - o am­bas co­sas- ha­bla del “can­di­da­to

in­vi­si­ble” ha­bla de Es­te­ban Bull­rich, has­ta ha­ce unos días mi­nis­tro de Edu­ca­ción de Mau­ri­cio Macri y des­de el 24 de ju­lio nom­bre top en la bo­le­ta de Cam­bie­mos en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Como pos­tu­lan­te a se­na­dor, Bull­rich ha­bi­ta el ren­glón don­de com­pi­te Cris­ti­na Kirch­ner. Es, vis­to así, la ofer­ta ofi­cial pa­ra de­rro­tar a la ex presidente. Pe­ro se da fe­nó­meno cu­rio­so: es el pe­ro­nis­mo el que pre­ten­de dar­le vi­si­bi­li­dad a Bull­rich.

“Si ellos no lo mues­tran, lo te­ne­mos que ha­cer apa­re­cer no­so­tros” di­cen a Cla­rín des­de el co­man­do de cam­pa­ña de Uni­dad Ciu­da­da­na que a ve­ces se reúne en la se­de del PJ en la ca­lle Mat­heu; otras en el Ins­ti­tu­to Pa­tria so­bre Ro­drí­guez Peña, el bún­ker

de Cris­ti­na. Fue en esa me­sa don­de se fi­jó, como una de las tác­ti­cas de cam­pa­ña, po­ner el fo­co so­bre Bull­rich. La primera en ha­cer­lo fue Verónica Ma­ga­rio, in­ten­den­te de La Ma­tan­za. “Es­te­ban Bull­rich es el res­pon­sa­ble de que ten­ga­mos una uni­ver­si­dad fan­tas­ma. Por su cul­pa 3.000 jó­ve­nes no pue­dan es­tu­diar en el edi­fi­cio nue­vo que hi­zo el mu­ni­ci­pio con re­cur­sos pro­pios”, pe­gó Ma­ga­rio.

La me­tra­lla de Ma­ga­rio es un en­sa­yo. Los cam­pa­ñó­lo­gos pe­ro­nis­tas ras­trean mo­vi­mien­tos del PRO y ob­ser­van un de­ta­lle: has­ta acá, la vi­si­bi­li­dad de Bull­rich en la cam­pa­ña fue ín

fi­ma. “Se die­ron cuen­ta que es un mal can­di­da­to”, in­ter­pre­tan.

Cru­zan esa per­cep­ción con nú­me­ros pro­pios. El staff K tie­ne un trek­king dia­rio pa­ra de­tec­tar ten­den­cias. Y uno de los ele­men­tos per­ma­nen­tes que es el ba­jo co­no­ci­mien­to de Bull­rich y que tie­ne más ima­gen ne­ga­ti­va que po­si­ti­va. Lo de­fi­nen como una “vul­ne­ra­bi­li­dad” pa­ra la cam­pa­ña del PRO.

“Cuan­do se lo vin­cu­la a Cam­bie­mos me­jo­ra su in­ten­ción de vo­to no­ta­ble­men­te. Si se mi­de al can­di­da­to so­lo, que­da aba­jo de Mas­sa. Con Cam­bie­mos, lo su­pera”, in­di­ca un ope­ra- dor que si­gue el día a día del tes­teo.

Fer­nan­do Es­pi­no­za, “Wa­do” De Pe­dro, Os­car Pa­rri­lli, Car­los Cas­tag­ne­to y, en­tre otros, Tristán Bauer com­par­ten esa me­sa chi­ca don­de se de­fi­nen asun­tos lo­gís­ti­cos, de fon­dos y pla­nes de cam­pa­ña. Así se ana­li­zó, dis­cu­tió y re­sol­vió el re­cur­so de “su­bir

al ring a Bull­rich”. La con­cep­to de fon­do es, dis­cu­tir so­bre can­di­da­tos y no so­bre mar­cas. “El que después asu­me como se­na­dor es Bull­rich en­ton­ces que sea él el que ha­ble y mar­que po­si­ción so­bre los dis­tin­tos te­mas”, sos­tie­nen. La Ca­sa Ro­sa­da apues­ta a lo con­tra­rio: que la pro­pues­ta sea el equi­po no el can­di­da­to.

“Como ellos no lo mues­tran, lo te

ne­mos que mos­trar no­so­tros”, se acor­dó. Lo de Ma­ga­rio es la avan­za­da que, des­li­zan en el Ins­ti­tu­to Pa­tria, no in­vo­lu­cra­rá a Cris­ti­na: “ella no va a ha­blar de nin­gún can­di­da­to”. La­te una cues­tión de fon­do: Bull­rich se vuel­ve com­pe­ti­ti­vo si apa­re­ce me­di­do como “can­di­da­to de Vidal” o como Cam­bie­mos. Pe­ro la trans­fe­ren­cia de vo­tos no es na­da fá­cil, re­cuer­dan en el PJ que tie­nen un an­te­ce­den­te no­ta­ble: en 2013 Martín In­sau­rral­de jun­tó ape­nas la mi­tad de la ad­he­sión que te­nían Cris­ti­na y Daniel Scio­li.

Ri­sas. Cris­ti­na, en su re­co­rri­da por un tam­bo de un ex in­ten­den­te K.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.