El con­ta­dor Man­za­na­res ape­ló an­te la Cá­ma­ra su pri­sión pre­ven­ti­va

Clarin - - EL PAÍS -

Después de que el juez Clau­dio Bo­na­dio re­cha­za­ra la ex­car­ce­la­ción del con­ta­dor de Cris­ti­na, su de­fen­sa -a car­go de Car­los Be­ral­di- ape­ló la de-

ci­sión sos­te­nien­do que Víctor Man­za­na­res se ocu­pó “de que los lo­ca­ta­rios de los in­mue­bles con­ti­nua­ran

pa­gan­do los al­qui­le­res de­bi­dos y no se le ge­ne­ra­ra al con­do­mi­nio per­jui­cios in­ne­ce­sa­rios”, re­mar­can­do que la no­ta que el con­ta­dor en­vió a los in­qui­li­nos “fue, con la peor ma­la fe, ter

gi­ver­sa­da en la cau­sa”. Ade­más, se­ña­ló que el con­ta­dor ac­tuó fren­te a los al­qui­le­res “ya que la in­ter­ven­to­ra ni si­quie­ra sa­bía qué era lo que te­nía que ha­cer”.

Ayer, ade­más, se co­no­cie­ron los ar­gu­men­tos de la re­so­lu­ción del juez, en la que ratificó su de­ci­sión de man­te­ner de­te­ni­do a Víctor Man­za­na­res en el mar­co de la cau­sa Los Sau­ces

(in­mo­bi­lia­ria de la fa­mi­lia Kirch­ner in­ves­ti­ga­da por la­va­do de ac­ti­vos). En di­cho ex­pe­dien­te el con­ta­dor al igual que Cris­ti­na, Má­xi­mo y Flo­ren­cia Kirch­ner, se en­cuen­tran pro­ce­sa­dos por aso­cia­ción ilí­ci­ta y la­va­do de di­ne­ro.

El ma­gis­tra­do plan­teó que el 30 de ma­yo de­ci­dió in­ter­ve­nir el Con­do­mi­nio Má­xi­mo y Flo­ren­cia Kirch­ner, don­de fue­ron co­lo­ca­das las pro­pie­da­des que in­te­gra­ban la su­ce­sión más aque­llas cedidas por la ex Pre­si­den­ta. Con la me­di­da ju­di­cial, se des­pla­zó a su ad­mi­nis­tra­dor. A los días, el 7 de ju­nio, la in­ter­ven­to­ra Ra­quel Mo­yano -tam­bién a car­go de la Su­ce­sión Nés­tor Kirch­ner- in­for­mó a la Jus­ti­cia que Car­los Sancho, ex go­ber­na­dor san­ta­cru­ce­ño y so­cio del dipu­tado na­cio­nal, ha­bía co­bra­do “al­qui­le­res del con­do­mi­nio”, se­ña­la la re­so­lu­ción al a que ac­ce­dió Cla­rín.

Al res­pec­to, la de­fen­sa de Man­za­na­res se­ña­ló que cuan­do se or­de­nó la in­ter­ven­ción de la Su­ce­sión, el trá­mi­te es­ta­ba “prác­ti­ca­men­te fi­na­li­za­do” y re­cha­zó que se ha­ble de “va­cia­mien­to del jui­cio su­ce­so­rio”, lo que ca­li­fi­có de una “ca­lum­nia”. Y sos­tu­vo que Má­xi­mo y Flo­ren­cia, con la in­di­vi­sión de la su­ce­sión, pa­sa­ron a ser “con­dó­mi­nos de los bie­nes” que con­ta­bi­li­zan 18 pro­pie­da­des.

Ade­más, en su re­cla­mo pa­ra que Man­za­na­res que­de li­bre, Be­ral­di se­ña­ló que el al­qui­ler de las pro­pie­da­des que eran par­te del con­do­mi­nio “no con­ta­ban con me­di­da cau­te­lar” y que la de­ci­sión de in­ter­ve­nir el con­do­mi­nio -al­go que Bo­na­dio sos­tu­vo que era ba­jo la sos­pe­cha de que allí se es­ta­ban “des­vian­do fon­dos”- “es des­ca­be­lla­da y nu­la ju­rí­di­ca­men­te”.

Sin em­bar­go, Bo­na­dio in­sis­tió­con la no­ta que Man­za­na­res en­vió a los in­qui­li­nos que te­nían con­tra­tos fir­ma­dos por las pro­pie­da­des de la Su­ce­sión y su con­ti­nua­ción, el con­do­mi­nio, pa­ra que de­po­si­ten los al­qui­le­res en una cuen­ta per­so­nal de Sancho. “Es­te ac­cio­nar de­mues­tra cla­ra­men­te la in­ten­ción de Man­za­na­res de en­tor­pe­cer la in­ves­ti­ga­ción”, sos­tie­ne la re­so­lu­ción. El juez sos­tu­vo que Man­za­na­res in­cu­rrió en el de­li­to de “desobe­dien­cia y en­cu­bri­mien­to” y que fue “de­nun­cia­do jun­to con Os­val­do San­fe­li­ce y Sancho” y que ha­bien­do al­gu­nas me­di­das aún en trá­mi­te en la cau­sa, “el con­ta­dor po­dría en­tor­pe­cer la in­ves­ti­ga­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.