“Nues­tro due­lo lle­va 35 años; fue abru­ma­dor ver las tum­bas abier­tas”

Clarin - - EL PAÍS - Na­tas­ha Nie­bies­kik­wiat na­tas­han@clarin.com

Da­lal y Said Mas­sad vie­ron a su hi­jo por úl­ti­ma vez la no­che del 13 de abril de 1982. Es­ta­ban en La Pla­ta. Da­lal se arro­jó al ca­mión mi­li­tar del Re­gi­mien­to 7 que lle­va­ba al Sur a su hi­jo Mar­ce­lo Daniel, y al­can­zó a col­gar­le del cue­llo un cru­ci­fi­jo blan­co que días después el jo­ven em­pal­ma­ría con otro de co­lor ma­rrón. Era el que el Ejér­ci­to dio en Mal­vi­nas a los cons- crip­tos ar­gen­ti­nos con­ver­ti­dos abrup­ta­men­te en sol­da­dos pa­ra que se abra­za­ran a Dios.

Da­lal, hoy se­cre­ta­ria de la Co­mi­sión de Fa­mi­lia­res de Caí­dos en Mal­vi­nas es con su ma­ri­do una de las fa­mi­lias que ini­cial­men­te se ne­ga­ban a

que se hi­cie­ra el ADN a las tum­bas del ce­men­te­rio de Dar­win que no es­tán iden­ti­fi­ca­das. La de su hi­jo es una. “Pa­ra no­so­tros una cruz era lo mis­mo que la otra. El due­lo nues­tro lle

va ya 35 años. Con la fra­se Sol­da­do

Ar­gen­tino só­lo Co­no­ci­do por Dios pa­ra no­so­tros es­ta­ba bien. El ce­men­te­rio se hi­zo pa­ra to­da la na­ción ar­gen­ti­na y los 649 nom­bres de to­dos los caí

dos es­tán allí atrás es­cri­to, en el ce­men­te­rio”, se­ña­la la mujer que, como su ma­ri­do, es des­cen­dien­te de si­rios cris­tia­nos emi­gra­dos al país.

So­bre las imá­ge­nes di­fun­di­das el do­min­go pa­sa­do, Da­lal tie­ne una sen­ten­cia, por­que in­clu­so tu­vo que ser asis­ti­da por una emer­gen­cia mé­di­ca. “Sen­ti­mos un do­lor muy gran­de, es

un ho­rror, un atro­pe­llo. Me hi­zo muy mal por­que es muy abru­ma­dor ver esas tum­bas abier­tas, por­que después de cin­co años de lu­cha, de en­tre­vis­tas con la Cruz Ro­ja, con el Go­bierno, con to­dos pa­ra que es­to no se ha­ga, nos con­ven­cen de que to­do se iba a ha­cer bien y pa­sa és­to”, di­jo . El pe­re­gri­nar de los fa­mi­lia­res es com­pli­ca­do y re­fle­ja el quie­bre de siem­pre en la Ar­gen­ti­na. Hay otras fa­mi­lias que con­si­de­ran que es un de­re­cho pa­ra ellas sa­ber en qué tum

bas es­tán sus hi­jos y her­ma­nos, aun­que al­gu­nos por la for­ma en que mu­rie­ron -de­sin­te­gra­dos por una bom­ba, por ejem­plo- no pue­dan ser iden­ti­fi­ca­dos, o sus res­tos sean una par­te de su cuer­po, uno o dos miem­bros.

El 2 de abril de 2012, en un ac­to por el aniver­sa­rio 30 de la gue­rra, la ex presidente Cris­ti­na Kirch­ner anun- ció sor­pre­si­va­men­te que ha­bía en­via­do una car­ta al Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja pi­dién­do­le que rea­li­za­ra ges­tio­nes con Londres pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción de los cuer­pos. El año pa­sa­do se fir­mó el acuer­do pa­ra ha­cer el ADN so­bre el que han da­do con­sen­ti­mien­to ca­si 100 fa­mi­lias, en­tre 123 tum­bas que es­tán sien­do ex­hu­ma­das pa­ra el pos­te­rior aná­li­sis.

Mar­ce­lo Daniel Mas­sad ca­yó en Mon­te Long­don el 11 de abril de 1982. Por ini­cia­ti­va per­so­nal de­ci­dió avi­sar­le a un gru­po de sol­da­dos que no ha­bían es­cu­cha­do la voz de re­plie­gue, cuan­do los bri­tá­ni­cos des­en­ca­de­na­ron un ata­que. Una ráfaga de fue­go lo al­can­zó al vol­ver con su gru­po. Has­ta ser lle­va­do a Dar­win per­ma­ne­ció en­te­rra­do en el Mon­te. Un com­pa­ñe­ro al­can­zó a de­vol­ver­le el do­ble cru­ci­fi­jo a Da­lal, su ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.