El dó­lar subía fuer­te y un anun­cio de Ha­cien­da lo en­frió: ce­rró a $17,46

Se ha­bía acer­ca­do a los $ 18 por el rui­do que ge­ne­ró un im­pues­to a la ren­ta fi­nan­cie­ra que al fi­nal fue sus­pen­di­do.

Clarin - - EL PAÍS -

El dó­lar ope­ró ayer con mu­cha vo­la­ti

li­dad, tras in­cor­po­rar nue­va in­for­ma­ción que ge­ne­ró cier­to re­vue­lo en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro y con­si­guien­tes idas y vuel­tas en el ti­po de cam­bio y otros ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. El bi­lle­te arran­có con fuer­te ten­den­cia al­cis­ta, tan­to que en al­gu­nos ban­cos lle­gó a co­ti­zar muy cer­ca de los 18 pe­sos. Pe­ro tras co­no­cer­se la sus­pen­sión de una nor­ma que gra­va­ba con ga­nan­cias las ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les con di­ne­ro del ex­te­rior, lo­gró mo­de­rar las subas, pa­ra con­cluir a $ 17,15 en el mer­ca­do ma­yo­ris­ta y $17,45 en ban­cos y ca­sas de cam­bio. En el blue se man­tu­vo más fir­me y ce­rró a $17,80 lue­go de ro­zar los 18 pe­sos .

“La di­vi­sa nor­te­ame­ri­ca­na ope­ró muy vo­lá­til, con cam­bios de ten­den­cia y exa­ge­ra­da am­pli­tud en­tre má­xi­mos y mí­ni­mos ope­ra­dos. En una rue­da vo­lá­til y cam­bian­te”, di­jo Gus­ta­vo Quin­ta­na, de PR Co­rre­do­res de Cam­bio.

El mer­ca­do cam­bió de hu­mor sú­bi­ta­men­te po­co después del me­dio­día, cuan­do el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, anun­cia­ba que que­da­ba sus­pen­di­da la apli­ca­ción de una re­so­lu­ción de la AFIP que es­ta­ble­cía el mo­do de cálcu­lo del im­pues­to a las ga­nan­cias pa­ra ac­cio­nes, fon­dos co­mu­nes y par­ti­ci­pa­cio­nes so­cia­les de in­ver­so­res del ex­te­rior, lo cual des­com­pri­mió la pre­sión so­bre el dó­lar.

El ida y vuel­ta que se ob­ser­vó en el dó­lar tam­bién se re­fle­jó en los pre­cios de pa­pe­les como Ban­co Ga­li­cia

y Ban­co Ma­cro, pa­pe­les muy afec­ta­dos por la re­so­lu­ción de la AFIP, jus­ta­men­te por­que son muy ope­ra­dos por in­ver­so­res ex­tran­je­ros.

Fue muy no­to­rio el cam­bio de ten­den­cia en las co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les a par­tir de las 12.30, cuan­do se di­fun­dió la de­ci­sión de Du­jov­ne.

Lo que es in­dis­cu­ti­ble, más allá de es­te ca­so pun­tual de un im­pues­to que va y vie­ne, es que el mer­ca­do cambiario in­cor­po­ró una vo­la­ti­li­dad en el úl­ti­mo mes don­de ya em­pie­zan a ta­llar las en­cues­tas de de in­ten­ción de vo­to, de ca­ra a las PA­SO de agos­to y a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre. Es­to se no­ta bien des­de que la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner anun­ció ofi­cial­men­te, el sá­ba­do 24 de ju­nio, que se­ría can­di­da­ta a

una ban­ca de se­na­do­ra na­cio­nal por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Des­de en­ton­ces, el ti­po de cam­bio mi­no­ris­ta subió un pe­so, o 6%, mu­cho más que la in­fla­ción. Es cier­to que ha­ce un mes se ha­bla­ba de atra­so cambiario, y aho­ra ya se in­ter­ca­lan tér­mi­nos como “mi­ni co­rri­da” o “re­cu­pe­ra­ción de com­pe­ti­ti­vi­dad” cam­bia­ria. Al Ban­co Cen­tral no le in­quie­tan

es­tos mo­vi­mien­tos. Tan­to que el mar­tes su ti­tu­lar, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, afir­mó que no ha­bía evi­den­cia de que la es­ca­la­da del dó­lar se pue­da tras­la­dar a pre­cios y, por en­de, a los ín­di­ces in­fla­cio­na­rios de ju­lio.

Pa­ra Stur­ze­neg­ger la vo­la­ti­li­dad del ti­po de cam­bio im­pi­de, jus­ta­men­te, que los agen­tes eco­nó­mi­cos to­men los mo­vi­mien­tos como ten­den­cia fir­me, y por ello no mue­ven -al me­nos por ese mo­ti­vo- sus pre­cios.

La vo­la­ti­li­dad del dó­lar tam­bién po­ne en guar­dia a quie­nes quie­ren apos­tar al pe­so pen­san­do ob­te­ner ga­nan­cias en dó­la­res -carry tra­de- y jus­ta­men­te por eso ya no es tan cla­ra la ju­ga­da de ven­der dó­la­res (y aplas­tar su pre­cio) pa­ra es­ta­cio­nar los pe­sos en Le­bacs.

Lo que sí mo­ti­vó la suba del dó­lar fue un cre­ci­mien­to de las li­qui­da­cio­nes de los ex­por­ta­do­res, que apro­ve­cha­ron la suba pa­ra ha­cer una di­fe­ren­cia im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.