“No de­be­ría sur­gir un cul­to a la per­so­na­li­dad ni un tu­ris­mo pa­pal”

Clarin - - EL MUNDO - An­net­te Reut­her y Lena Klim­keit DPA

El car­de­nal Ger­hard Lud­wig Mü­ller, que fue du­ran­te mu­cho tiem­po uno de los hom­bres más im­por­tan­tes den­tro de la Igle­sia Ca­tó­li­ca ale­ma­na, aca­ba de ser des­ti­tui­do por el pa­pa Fran­cis­co al fren­te de la po­de­ro­sa Con­gre

ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe. En diá­lo­go con dpa en Ro­ma ha­bla so­bre su de­cep­ción, so­bre los adu­la­do­res en el Va­ti­cano y so­bre los abu­sos. El ex obis­po de Ra­tis­bo­na -en el sur de Ale­ma­nia- se desem­pe­ñó du­ran­te cin­co años como pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción, la ins­ti­tu­ción que ve­la por la co­rrec­ta doc­tri­na ca­tó­li­ca en la Igle­sia. Has­ta que el pa­pa Fran­cis­co no pro­lon­gó su man­da­to a prin­ci­pios de ju­lio, de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. “Me fui a Ro­ma so­la­men­te por es­te car­go”, ase­gu­ra el re­li­gio­so de 69 años. “No es como cuan­do a uno lo nom­bran en un Go­bierno o en or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, don­de se pa­ga to­do. Nadie se ocu­pó de mí”.

-¿Co­no­ce los mo­ti­vos de la de­ci­sión de no pro­lon­gar su man­da­to?

-Ver­sio­nes in­tere­sa­das ha­bla­ron de pre­sun­tas ten­sio­nes. El Pa­pa siem­pre me ase­gu­ró que no da­ba cré­di­to a esos ru­mo­res y que con­fia­ba ple­na­men­te en mí. Es un de­re­cho del Pa­pa cu­brir los al­tos car­gos de la Cu­ria se­gún su buen cri­te­rio.

-¿No fue in­for­ma­do de la cau­sa?

-Des­co­noz­co el mo­ti­vo. Al­gu­nos dia­rios es­cri­bie­ron que se de­bió a una lí­nea blan­da en lo que res­pec­ta a los abu­sos se­xua­les de me­no­res por par­te de clé­ri­gos. La Con­gre­ga­ción siem­pre si­guió la lí­nea de to­le­ran­cia ce­ro pe­se a al­gu­nos in­ten­tos de in­ter­ven­ción ex­ter­na.

-¿Se sin­tió de­cep­cio­na­do?

-Cual­quie­ra se pue­de ima­gi­nar lo que ello sig­ni­fi­ca. Fui lla­ma­do a Ro­ma por el pa­pa Be­ne­dic­to úni­ca­men­te pa­ra es­te car­go. Nor­mal­men­te se par­te de la ba­se de que es has­ta los 75 años. Pe­ro aho­ra se ha de­ci­di­do otra co­sa. A mí no se me aca­ba el mun­do, pue­do se­guir ha­cien­do mu­chas co­sas por la igle­sia.

-Por una par­te se ha­bló de su pos­tu­ra res­pec­to de los abu­sos, pe­ro tam­bién de que fue des­cri­to como ad­ver­sa­rio con­ser­va­dor de Fran­cis­co.

-Creo que nun­ca he si­do con­ser­va­dor o de lí­nea du­ra en mi vi­da. Di­vi­dir la vi­da es­pi­ri­tual y re­li­gio­sa en con­ser­va­do­ra y pro­gre­sis­ta es una mues­tra de in­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y re­ve­la úni­ca­men­te la agre­sión de aque­llos que pre­fie­ren dis­cri­mi­nar a otros en vez de de­ba­tir con és­tos con ar­gu­men­tos. Se tra­ta de con­cep­tos po­lí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos que han si­do tras­la­da­dos a la Igle­sia y que adul­te­ran su na­tu­ra­le­za y obs­ta­cu­li­zan su mi­sión.

-Den­tro de la Igle­sia hay te­mas po­lé­mi­cos como “Amo­ris Lae­ti­tia”, el do­cu­men­to del pa­pa so­bre el amor y la fa­mi­lia, so­bre to­do su de­fen­sa de per­mi­tir la co­mu­nión en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias de los di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar.

-La­men­to mu­cho que en la re­cep­ción de “Amo­ris Lae­ti­tia” ha­ya vo­ces tan di­so­nan­tes que ame­na­zan la uni­dad de la Igle­sia y os­cu­re­cen la ver­dad del Evan­ge­lio.

-¿No exi­ge la reali­dad a ve­ces más prag­ma­tis­mo que lo que es­ta­ble­ce la Igle­sia?

-Dios es la me­di­da de la reali­dad. Y no sen­ci­lla­men­te lo fác­ti­co. Lo que exis­te real­men­te no es au­to­má­ti­ca­men­te bueno. Por su­pues­to que hay que en­con­trar so­lu­cio­nes prag­má­ti­cas de emer­gen­cia pa­ra evi­tar co­sas peores. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que se pue­da re­la­ti­vi­zar la in­di­so­lu­bi­li­dad del ma­tri­mo­nio, el man­da­mien­to del amor al pró­ji­mo, la obli­ga­ción de los pa­dres de cui­dar a sus hi­jos y vi­ce­ver­sa, sino que en la aten­ción pas­to­ral y la pro­cla­ma­ción de la fe hay que ha­cer to­do pa­ra que sean com­pren­di­dos y apli­ca­dos en la vi­da dia­ria por los cre­yen­tes.

-¿Có­mo de­fi­ni­ría su re­la­ción con el pa­pa Fran­cis­co?

-Pien­so que fue bue­na des­de el prin­ci­pio, él siem­pre sub­ra­yó que tie­ne ple­na con­fian­za en mí. Pe­ro el Pa­pa na­tu­ral­men­te no es­tá so­lo, a ve­ces lo ve­mos re­fle­ja­do así en los me­dios, al pa­pa como una fi­gu­ra ais­la­da, pe­ro el Pa­pa es jun­to con los obis­pos y sa­cer­do­tes el buen pas­tor. No de­be­ría sur­gir un cul­to a la per­so­na­li­dad ni un tu­ris­mo pa­pal por el he­cho de que el pon­tí­fi­ce sea una per­so­na muy cer­ca­na. En los tiem­pos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos es pe­li­gro­so que la gen­te so­la­men­te acla­me al Pa­pa o que via­je a Ro­ma por sen­sa­cio­na­lis­mo, pa­ra po­der de­cir después “he vis­to al pa­pa en primera fi­la y es­tu­ve muy cer­ca de él”.

-¿Exis­te es­ta opo­si­ción a Fran­cis­co de la que siem­pre se ha­bla?

-Eso es una le­yen­da que bus­ca des­ca­li­fi­car to­do apor­te ob­je­ti­vo que no en­ca­je en el es­tre­cho ho­ri­zon­te de los cor­te­sa­nos. El Pa­pa no se re­la­cio­na con car­de­na­les y obis­pos como un je­fe con sus co­la­bo­ra­do­res, él es un her­mano en­tre her­ma­nos. To­do ca­tó­li­co, so­bre to­do ca­da obis­po y ca­da car­de­nal, tie­ne una re­la­ción po­si­ti­va y cons­truc­ti­va con el Pa­pa. Pe­ro eso dis­ta mu­cho de ser una adu­la­ción cor­te­sa­na y una afec­ta­da su­bor­di­na­ción, al­go a lo que el pa­pa Fran­cis­co siem­pre se ha ma­ni­fes­ta­do con­tra­rio. Al­gu­nos creen te­ner mu­cho ahín­co y desa­rro­llan una de­vo­ción pa­pal hi­pó­cri­ta, como si la di­vi­sa fue­ra: “El San­to Pa­dre tie­ne una idea y no­so­tros lo se­gui­mos in­con­di­cio­nal­men­te y lle­nos de ad­mi­ra­ción”. El Pa­pa tam­bién es so­lo un ser hu­mano. Eso quie­re de­cir que no to­do lo que ha­ce y di­ce es de por sí per­fec­to e in­su­pe­ra­ble.

El car­de­nal en­fren­ta tiem­pos di­fí­ci­les, pues tras su des­ti­tu­ción en Ro­ma, el mar­tes se co­no­ció un in­for­me que con­clu­ye que más de 500 niños del fa­mo­so co­ro ca­tó­li­co de la ca­te­dral de Ra­tis­bo­na su­frie­ron abu­sos fí­si­cos y en al­gu­nos ca­sos se­xua­les. El do­cu­men­to la­men­ta en­tre otros que Mü­ller, sien­do obis­po de la ciu­dad, nun­ca bus­ca­ra el diá­lo­go con las víc­ti­mas tras ser de­sig­na­do pa­ra acla­rar el asun­to en 2010. La en­tre­vis­ta fue rea­li­za­da el 10 de ju­lio, antes de co­no­cer­se es­ta no­ti­cia, pe­ro al res­pon­der so­bre el te­ma de los abu­sos el car­de­nal reac­cio­na con in­dig­na­ción.

- La ex in­te­gran­te de la co­mi­sión pa­pal pa­ra la Pro­tec­ción de Me­no­res Ma­rie Co­llins lo acu­só de blo­quear es­te es­cla­re­ci­mien­to.

-No es cier­to que en la per­se­cu­ción de esos crímenes ha­ya­mos si­do en al­gu­na for­ma ne­gli­gen­tes o que ha­ya­mos ace­le­ra­do el cie­rre de un pro­ce­so por fal­ta de com­pro­mi­so. To­do lo con­tra­rio.

-¿Cree que se tra­ta con es­pe­cial du­re­za a la Igle­sia en es­te te­ma?

-Es evi­den­te que la Igle­sia ca­tó­li­ca es tra­ta­da de for­ma mu­cho más du­ra que otras ins­ti­tu­cio­nes, que los sa­cer­do­tes a prio­ri son con­si­de­ra­dos sos­pe­cho­sos. Hay re­li­gio­sos, Dios mío, que han co­me­ti­do es­tos crímenes. Pe­ro por eso no se pue­de sos­pe­char co­lec­ti­va­men­te de los de­más por­que sean sa­cer­do­tes.

AP

Dis­gus­to. El car­de­nal Mü­ller cri­ti­ca al pa­pa Fran­cis­co con tac­to por ha­ber­lo re­mo­vi­do de su car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.