Otro gol­pe al ve­to mi­gra­to­rio de Trump: la Cor­te am­plía la en­tra­da de fa­mi­lia­res

SE PER­MI­TI­RÁ EL IN­GRE­SO AL PAÍS DE ABUE­LOS Y OTROS PA­RIEN­TES DE RE­SI­DEN­TES

Clarin - - EL MUNDO - WASHINGTON. EFE, AP Y CLA­RÍN

El má­xi­mo tri­bu­nal de Es­ta­dos Uni­dos re­cha­zó ayer la pro­pues­ta de la Ca­sa Blan­ca que bus­ca­ba in­cluir a abue­los y a otros fa­mi­lia­res en el ve­to mi­gra­to­rio que afec­ta a seis paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na: Irán, Li­bia, So­ma­lia, Su­dán, Si­ria y Ye­mén.

En una de­rro­ta par­cial a la ini­cia­ti­va de Trump, el es­cue­to fa­llo de sie­te lí­neas de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia sig­ni­fi­ca que los ciu­da­da­nos de los paí­ses in­vo­lu­cra­dos que sean abue­los, tíos, nie­tos, so­bri­nos, pri­mos o cu­ña­dos de re­si­den­tes o de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses no se ve­rán afec­ta­dos por el ve­to mi­gra­to­rio del man­da­ta­rio re­pu­bli­cano.

De es­ta ma­ne­ra, se ex­pan­de la de­fi­ni­ción de “fa­mi­liar cer­cano” a no só­lo pa­dres, ma­dres, cón­yu­ges, hi­jos o her­ma­nos, ya que aho­ra tam­bién abar­ca­rá a to­dos los men­cio­na­dos an­te­rior­men­te.

Sin em­bar­go, el fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma de­jó fue­ra a un pun­to im­por­tan­te: no se pro­nun­ció so­bre el es­ta­do de los re­fu­gia­dos que son ciu­da­da­nos de los paí­ses afec­ta­dos por el ve­to, a quie­nes la Ca­sa Blan­ca prohi­bió la en­tra­da por 120 días des­de ju­nio pa­sa­do, cuan­do la me­di­da en­tró en vi­gor.

La de­ci­sión so­bre es­ta ma­te­ria que­da aho­ra en ma­nos de la Cor­te de Ape­la­cio­nes del Cir­cui­to 9, en San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia. Por aho­ra, has­ta 24.000 re­fu­gia­dos que ya han si­do asig­na­dos pa­ra reasen­ta­mien­to a tra­vés de una or­ga­ni­za­ción ca­ri­ta­ti­va o re­li­gio­sa en Es­ta­dos Uni­dos no po­drán usar esa co­ne­xión pa­ra in­gre­sar al país.

“Es­te dic­ta­men po­ne en pe­li­gro la se­gu­ri­dad de mi­les de per­so­nas en to­do el mun­do, in­clu­yen­do fa­mi­lias vul­ne­ra­bles que hu­yen de gue­rras y vio­len­cia”, di­jo Nau­reen Shah, di­rec­to­ra ad­jun­ta de cam­pa­ñas de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos.

Esa par­te del fa­llo de la cor­te fue una vic­to­ria pa­ra Trump, quien anun­ció su primera res­tric­ción de in­gre­so al país pa­ra via­je­ros y re­fu­gia­dos so­lo una se­ma­na de asu­mir la pre­si­den­cia.

Ca­be re­cor­dar que el ve­to mi­gra­to­rio de Trump ha si­do ob­je­to de va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes tras nu­me­ro­sas de­man­das ju­di­cia­les a ni­vel es­ta­tal y fe­de­ral, des­de ca­si el ini­cio de su pre­si­den­cia en enero pa­sa­do. El úl­ti­mo fa­llo im­por­tan­te de la Cor­te Su­pre­ma, dic­ta­mi­na­do en ju­nio, dio luz ver­de al ve­to de ma­ne­ra par­cial en una cla- ra se­ñal de apo­yo al presidente tras su en­tra­da en vi­gen­cia el 29 de ju­nio.

El fa­llo obli­gó a los ciu­da­da­nos de los paí­ses afec­ta­dos a po­seer y pro­bar una re­la­ción de “bue­na fe” con ins­ti­tu­cio­nes, ciu­da­da­nos o re­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra ob­te­ner una vi­sa y vi­si­tar el país. La de­ci­sión de la Cor­te fue po­lé­mi­ca, ya que no ex­pli­có lo que cons­ti­tu­ye una re­la­ción de “bue­na fe” y tam­po­co de­fi­nió quié­nes com­po­nen el con­cep­to de “fa­mi­lia cer­ca­na”, lo que con­clu­yó en una in­ter­pre­ta­ción li­bre del dic­ta­men por par­te de la Ca­sa Blan­ca y las au­to­ri­da­des mi­gra­to­rias. La Cor­te Su­pre­ma, por su la­do, ac­ce­dió a es­cu­char los ale­ga­tos que bus­can ape­lar a fa­vor o en con­tra de ese fa­llo en oc­tu­bre pró­xi­mo.

Tras el fa­llo de ayer, ni la Ca­sa Blan­ca ni el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia emi­tie­ron co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.