Ma­nio­bra pa­ra li­be­rar al con­ta­dor de Cris­ti­na

Clarin - - OPINION - Ju­lio Blanck jblanck@clarin.com

Los abo­ga­dos de Cris­ti­na es­tán eje­cu­tan­do una ma­nio­bra pa­ra lo­grar que Víctor Man­za­na­res, el his­tó­ri­co con­ta­dor de la fa­mi­lia Kirch­ner, pue­da ser li­be­ra­do la

se­ma­na pró­xi­ma. Man­za­na­res fue de­te­ni­do en Río Ga­lle­gos el lu­nes pa­sa­do, por or­den del juez fe­de­ral Clau­dio Bo­na­dio. Es­tá acu­sa­do de obs­truir la Jus­ti­cia y de des­viar fon­dos -que es­ta­ban em­bar­ga­dos- pa­ra be­ne­fi­ciar a Má­xi­mo y Flo­ren­cia Kirch­ner. La ju­ga­da con­sis­te en apu­rar el pro­ce­so

de ape­la­ción pa­ra que la de­ten­ción del con­ta­dor, en el mar­co de la cau­sa Los Sau­ces, pue­da ser tra­ta­da por la sa­la de la Cá­ma­ra Fe­de­ral que es­tá de turno la se­ma­na pró­xi­ma, du­ran­te la fe­ria ju­di­cial. Es la que in­te­gran Eduar­do Frei­ler y Jor­ge Ba­lles­te­ro, don­de Cris­ti­na y sus fie­les han con­se­gui­do ya unos cuan­tos fa­llos fa­vo­ra­bles.

La in­ten­ción es lo­grar la ex­car­ce­la­ción de Man­za­na­res sin per­jui­cio del avan­ce de la cau­sa, don­de hay prue­bas con­tun­den­tes con­tra el con­ta­dor. Bá­si­ca­men­te, una co­mu­ni­ca­ción he­cha a in­qui­li­nos de 128 pro­pie­da­des de los Kirch­ner pa­ra que efec­túen los pa­gos a la cuen­ta de la in­mo­bi­lia­ria de un so­cio de Má­xi­mo, el ex go­ber­na­dor san­ta­cru­ce­ño Car­los Sancho, y así bur­lar la in

hi­bi­ción de bie­nes que dic­tó Bo­na­dio. Frei­ler es el ca­ma­ris­ta que el Go­bierno vie­ne in­ten­tan­do sin éxi­to sus­pen­der y en­jui­ciar. El in­cre­men­to de su pa­tri­mo­nio y sus gas­tos en los úl­ti­mos años no re­sis­ten el me­nor aná­li­sis. Los ul­tra K lo de­fien­den es­pal­da con­tra es­pal­da en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra. Y el ofi­cia­lis­mo no su­po ni pu­do re­unir la fuer­za ne­ce­sa­ria en ese or­ga­nis­mo pa­ra san­cio­nar­lo. Con­se­cuen­cia: Frei­ler si­gue en su car­go, he­ri­do y dis­pues­to a la ven­gan­za, se­gún se in­fie­re de sus de­cla­ra­cio­nes en las úl­ti­mas se­ma­nas. Ba­lles­te­ro, in­te­gran­te ori­gi­nal de los “jue­ces

de la ser­vi­lle­ta” me­ne­mis­tas, acom­pa­ñó las ne­ce­si­da­des ju­di­cia­les del kirch­ne­ris­mo has­ta que el vien­to em­pe­zó a so­plar pa­ra otro la­do. En ca­sos re­cien­tes to­mó pru­den­te dis­tan­cia de la de­fen­sa ce­rra­da de Cris­ti­na y sus cua­ren­ta la­de­ros. Hay que ver có­mo ac­túa aho­ra.

El con­ta­dor Man­za­na­res es­tá alo­ja­do en la de­le­ga­ción lo­cal de la Po­li­cía Fe­de­ral. El abo­ga­do je­fe de su de­fen­sa, Car­los Be­ral­di -tam­bién es abo­ga­do de Cris­ti­na- pre­sen­tó de in­me­dia­to un pe­di­do de ex­car­ce­la­ción que el fis­cal Car­los Rí­vo­lo y el juez Bo­na­dio re­cha­za­ron. Man­za­na­res se­rá tras­la­da­do ma­ña­na a Bue­nos Ai­res en un vue­lo de lí­nea.

Lo lle­va­rán di­rec­to al juz­ga­do de Bo­na­dio, en los tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py. Allí se le no­ti­fi­ca­rá for­mal­men­te de su de­ten­ción y se se lo pon­drá en ma­nos del Ser­vi­cio Pe­ni­ten- cia­rio Fe­de­ral. Se es­ti­ma que iría al pe­nal de Ezei­za. Allí hay un sec­tor que, con hu­mor co­rro­si­vo, los pe­ni­ten­cia­rios ya bau­ti­za­ron Pa

bellón Nés­tor Kirch­ner. Es­tán alo­ja­dos los kirch­ne­ris­tas pio­ne­ros en co­no­cer la cár­cel por den­tro. En­tre ellos, el tes­ta­fe­rro Lá­za­ro Báez, el mul­ti­coi­me­ro Ri­car­do Jaime y el re­vo­lea­dor de bol­sos mi­llo­na­rios José Ló­pez.

Si la ju­ga­da fun­cio­na, qui­zás Man­za­na­res sea un vi­si­tan­te fu­gaz de Ezei­za, al me­nos en es­ta eta­pa. Antes del trá­mi­te de no­ti­fi­ca­ción for­mal que se ha­rá ma­ña­na, los abo­ga­dos ape­la­ron ayer la con­fir­ma­ción de su de­ten­ción. Aho­ra de­be in­ter­ve­nir la Cá­ma­ra Fe­de­ral. En el juz­ga­do de Bo­na­dio in­di­can que el ex­pe- dien­te ten­dría que estar lle­gan­do a me­dia­dos de la se­ma­na pró­xi­ma a los des­pa­chos de los ca­ma­ris­tas Frei­ler y Ba­lles­te­ro.

Si Ba­lles­te­ro coin­ci­de con el vo­to se­gu­ro de Frei­ler, Man­za­na­res po­dría que­dar li­bre ca­si de in­me­dia­to. Si en cam­bio opi­na que el con­ta­dor de­be se­guir de­te­ni­do, de­be­rán lla­mar a

un ter­cer juez pa­ra que des­em­pa­te. Du­ran­te la fe­ria, ese nom­bre de­be­rá sa­lir de los in­te­gran­tes de la otra sa­la de la Cá­ma­ra: Martín Irur­zun y Eduar­do Fa­rah. Allí Man­za­na­res no de­be es­pe­rar cle­men­cia ni sim­pa­tía po­lí­ti­ca, sino só­lo una apli­ca­ción jus­ta de la ley.

La de­ten­ción del con­ta­dor, has­ta aho­ra un in­to­ca­ble, po­ne en la mi­ra cuál po­dría ser la suer­te de Cris­ti­na y sus hi­jos en es­ta cau­sa.

Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer, efi­caz de­nun­cian­te de los ma­ne­jos tur­bios en Los Sau­ces, an­ti­ci­pó que qui­zás ha­ya que pe­dir el desafue­ro de

Má­xi­mo Kirch­ner como dipu­tado. Y a Bo­na­dio le pre­gun­ta­ron qué pa­sa­ría si se com­prue­ba que la ex pre­si­den­ta es par­tí­ci­pe en la ma

nio­bra por la cual fue de­te­ni­do Man­za­na­res. La obs­truc­ción de la Jus­ti­cia es una de las dos cau­sa­les de de­ten­ción pa­ra un pro­ce­sa­do sin con­de­na. La otra es el pe­li­gro de fu­ga. A Bo­na­dio -que ya pro­ce­só a Cris­ti­na en dos cau­sas- le han es­cu­cha­do de­cir que más allá de las des­ca­li­fi­ca­cio­nes pú­bli­cas que le ha de­di­ca­do, ella se com­por­tó siem­pre con pun­tual co­rrec­ción en los dis­tin­tos ex­pe­dien­tes que la in­vo­lu­cran. Tam­bién co­men­tó que tie­ne “res­pe­to ins­ti

tu­cio­nal” por la ex pre­si­den­ta. Y que pa­ra un juez de instrucción or­de­nar una de­ten­ción así, sin me­diar una sen­ten­cia pre­via, se­ría una de­ci­sión “muy fuer­te”.

Así, Cris­ti­na se­gui­rá li­bre du­ran­te to­do el pro­ce­so elec­to­ral que la tie­ne como can­di­da­ta. Las PA­SO se­rán la primera vuel­ta de su fu

tu­ro po­lí­ti­co, ju­di­cial y per­so­nal. Aun­que después de agos­to, y antes de la elec­ción de oc­tu­bre, qui­zás re­ci­ba otras ma­las no­ti­cias.

Cul­mi­na­da pa­ra en­ton­ces la eta­pa de pe­ri­cias, Bo­na­dio de­be­rá to­mar un de­ci­sión so­bre la cau­sa que más in­quie­ta a Cris­ti­na: la de

nun­cia del fis­cal Nis­man por el me­mo­rán­dum de en­ten­di­mien­to con Irán, que in­vo­lu­cra el de­li­to de trai­ción a la Pa­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.