Ve­ne­zue­la: qué que­da­rá del cha­vis­mo

Clarin - - OPINION - Aní­bal Pé­rez-Li­ñán Po­li­tó­lo­go. Pro­fe­sor de cien­cia po­lí­ti­ca, Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, EE.UU.

Cien­tos de ve­ne­zo­la­nos es­pe­ra­ban pa­cien­te­men­te. La fi­la avan­za­ba des­pa­cio, y mu­chos tar­da­ron cin­co ho­ras pa­ra po­der emi­tir su vo­to. El cen­tro de vo­ta­ción no es­ta­ba en el con­su­la­do, sino en una

“are­pe­ra”, un pe­que­ño bar que ha­bía des­pe­ja­do su só­tano pa­ra aco­mo­dar unas im­pro­vi­sa­das me­sas elec­to­ra­les.

Es­ce­nas si­mi­la­res se re­pi­tie­ron en to­do el mun­do - en Bue­nos Ai­res y Li­ma, New York y Pit­ts­burgh, Madrid y Lis­boa- cuan­do los ex­pa­tria­dos se mo­vi­li­za­ron el pa­sa­do do­min­go pa­ra apo­yar el re­fe­rén­dum que ocu­rría ese mis­mo día en Ve­ne­zue­la. Al fi­nal del día, más de sie­te mi­llo­nes de per­so­nas, ca­si 10% de ellas des­de el ex­te­rior, ha­bían vo­ta­do pa­ra de­fen­der la cons­ti­tu­ción.

La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na pa­re­ce ha­ber cap­tu­ra­do el en­tu­sias­mo y la crea­ti­vi­dad po­pu­lar que al­gu­na vez per­te­ne­cie­ron ex­clu­si­va­men­te al cha­vis­mo. Es­to po­ne al presidente Ni­co­lás Ma­du­ro en un se­rio pro­ble­ma: un po­pu­lis­ta sin pue­blo es un ge­ne­ral sin sol­da­dos.

Aun­que re­cha­za­do por Ma­du­ro, si­len­cia­do por la te­le­vi­sión, y or­ga­ni­za­do sin apo­yo del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, el re­fe­rén­dum del do­min­go fue sin em­bar­go un ac­to

le­gal. El ar­tícu­lo 71 de la cons­ti­tu­ción ve­ne­zo­la­na per­mi­te a la Asam­blea Na­cio­nal con­sul­tar al pue­blo so­bre “ma­te­rias de es­pe­cial tras­cen­den­cia”. Los re­sul­ta­dos de un re­fe­ren­do con­sul­ti­vo no tie­nen ca­rác­ter vin­cu­lan­te, pe­ro su men­sa­je po­lí­ti­co es di­fí­cil de elu­dir. Re­do­blan­do la apues­ta, la opo­si­ción ha con­vo­ca­do a una huel­ga ge­ne­ral es­te jueves. La con­sul­ta po­pu­lar ex­pu­so una reali­dad: cha­vis­tas y opo­si­to­res re­cha­zan el plan del Go­bierno pa­ra ele­gir una asam­blea cons­ti­tu­yen­te a fi­nes de es­te mes. Una en­cues­ta na­cio­nal co­mi­sio­na­da por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo a fi­nes de DE­BA­TE ma­yo in­di­có que me­nos del 15% de los cha­vis­tas creen que la cons­ti­tu­yen­te ofrez­ca una so­lu­ción a la cri­sis, y ape­nas el 5% de los ve­ne­zo­la­nos apo­yan es­ta al­ter­na­ti­va.

¿El fin del or­den cha­vis­ta? Si el plan ofi­cial si­gue en mar­cha, la cons­ti­tu­yen­te se­rá ele­gi­da el 30 de ju­lio por me­dio de un inusual pro­ce­di­mien­to in­di­rec­to que ga­ran­ti­za una ma­yo­ría ofi­cia­lis­ta, y ser­vi­ría como ex­cu­sa pa­ra di­sol­ver el po­der le­gis­la­ti­vo. Es una de­ses­pe­ra­da fu­ga ha­cia ade­lan­te del presidente Ma­du­ro, quien bus­ca ga­nar tiem­po, aun­que es­to sig­ni­fi­que aca­bar con el le­ga­do cons­ti­tu­cio­nal de Chá­vez. La es­tra­te­gia pa­ra so­bre­vi­vir la cri­sis con- sis­te en ce­rrar ca­da vez más los es­pa­cios ins­ti­tu­cio­na­les. An­ti­ci­pan­do una de­rro­ta, el go­bierno im­pi­dió ju­di­cial­men­te la rea­li­za­ción de un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio a fi­nes del año pa­sa­do. Ha des­co­no­ci­do la au­to­ri­dad de la Asam­blea le­gis­la­ti­va y sus­pen­di­do las elec­cio­nes re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les. Pe­ro las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les se apro­xi­man en 2018, y el es­ce­na­rio no es bueno.

Se­gún la en­cues­ta men­cio­na­da, en una elec­ción pre­si­den­cial la opo­si­ción co­se­cha­ría hoy el 48% de los vo­tos y el cha­vis­mo re­ci­bi­ría ape­nas el 26% (el res­to de los vo­tan­tes se de­cla­ra in­de­pen­dien­te o abs­ten­cio­nis­ta). Con­sul­ta­dos por su iden­ti­dad po­lí­ti­ca, ape-

nas con el Ma­du­ro,16% de mien­tras­los ve­ne­zo­la­nos­que otro se 13% iden­ti­fi­ca de­fien­de a Chá­ve­zUn di­le­ma pe­ro de no cohe­ren­ciaa su su­ce­sor. his­tó­ri­ca. Con­si­de­ran­do que las fa­mi­lias ve­ne­zo­la­nas so­bre­vi­ven con po­cos ali­men­tos y ca­si sin me­di­ci­nas, el men­gua­do apo­yo al go­bierno re­sul­ta de to­dos mo­dos sor­pren­den­te­men­te al­to. Tam­po­co es­ca­pa a los ob­ser­va­do­res una pa­ra­do­ja: la opo­si­ción se ha mo­vi­li­za­do ma­si­va­men­te pa­ra de­fen­der la cons­ti­tu­ción im­pul­sa­da por Hu­go Chá­vez en 1999. Es­tos da­tos re­fle­jan que el cha­vis­mo ha crea­do un le­ga­do per­sis­ten­te.

Sin em­bar­go, es­te le­ga­do no es su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner al Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da en el po­der. Y es­to co­lo­ca al Go­bierno fren­te a un di­le­ma de cohe­ren­cia his­tó­ri­ca. El pro­yec­to po­lí­ti­co de Hu­go Chá­vez es­tu­vo siem­pre jus­ti­fi­ca­do por una con­cep­ción muy par­ti­cu­lar de la de­mo­cra­cia. Se­gún es­ta vi­sión— que no re­sul­ta aje­na a mu­chos po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos— quien ga­na las elec­cio­nes, aun­que sea por un vo­to, tie­ne de­re­cho a man­dar sin res­tric­cio­nes. La ley es un ins­tru­men­to de go­bierno, no un lí­mi­te al po­der de las ma­yo­rías. Ha­ce ya más de dos dé­ca­das, el po­li­tó­lo­go Gui­ller­mo O’Don­nell des­cri­bió es­ta vi­sión como una con­cep­ción “de­le­ga­ti­va” de la de­mo­cra­cia.

Si el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro res­pe­ta­ra la fi­lo­so­fía de­le­ga­ti­va del cha­vis­mo ori­gi­na­rio, de­be­ría en­tre­gar el po­der a sus enemi­gos de­cla­ra­dos de la MUD, quie­nes co­man­dan hoy los vo­tos. Si, por el con­tra­rio, re­nie­ga del prin­ci­pio in­vo­ca­do per­sis­ten­te­men­te por Hu­go Chá­vez du­ran­te más de una dé­ca­da, su men­gua­da le­gi­ti­mi­dad se eva­po­ra­rá rá­pi­da­men­te.

El ar­ti­fi­cio cons­ti­tu­yen­te no pue­de re­sol­ver es­te di­le­ma, y el go­bierno ve­ne­zo­lano de­be­rá fi­nal­men­te en­tre­gar el po­der o au­men­tar los ni­ve­les de re­pre­sión. Tras la eu­fo­ria del do­min­go, es po­si­ble que mu­chos ve­ne­zo­la­nos en­fren­ten en­ton­ces un mo­men­to de de­s­es­pe­ran­za. Los lí­de­res de­mo­crá­ti­cos de­ben pre­pa­rar­se pa­ra una nue­va—y qui­zás lar­ga—fa­se de re­sis­ten­cia no vio­len­ta a par­tir del 30 de ju­lio. w

HO­RA­CIO CARDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.