Lo que de­be­ría­mos pe­dir­le a una bue­na es­cue­la

Clarin - - OPINION - Gus­ta­vo F. Iaies Di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas

Gui­ller­mo Jaím Et­che­verry ins­ta­ló en su fa­mo­so li­bro, La tra­ge­dia

edu­ca­ti­va, la idea de que la gen­te era mu­cho más con­ce­si­va cuan­do opi­na­ba de la es­cue­la de sus hi­jos, que de la edu­ca­ción en ge­ne­ral. De­cía que era ha­bi­tual que di­je­ran “la edu­ca­ción an­da mal, pe­ro la es­cue­la de mis hi­jos es bas­tan­te bue­na”.

Esa mi­ra­da no nos ha he­cho bien; la idea de to­le­rar a la es­cue­la de nues­tros hi­jos más allá de lo que de­be­ría­mos, de no ge­ne­rar ma­yor pre­sión a nues­tras exi­gen­cias, no nos ha­ce bien a no­so­tros ni a la es­cue­la. No se tra­ta de su­per­vi­sar­la; se tra­ta de ayu­dar­la, acom­pa­ñar­la y exi­gir­le.

La pre­gun­ta se­ría, ¿exi­gir­le qué? ¿Qué es lo que de­be­ría­mos pe­dir­le a una bue­na es­cue­la?

En prin­ci­pio, que los maes­tros va­yan to­dos los días, que exi­jan es­fuer­zos a los chi­cos, que se cum­plan los ho­ra­rios, que nos exi­jan a los pa­dres cier­tas pau­tas de or­den, que la di­rec­to­ra y las maes­tras ten­gan au­to­ri­dad, que

los chi­cos se sien­tan cui­da­dos, que la es­cue­la se co­mu­ni­que con no­so­tros, y que no­so­tros po­da­mos ha­cer lo mis­mo con ella. Es­to se­ría una bue­na es­cue­la. Tam­bién se­ría aque­lla a la que los chi­cos quie­ren ir, que es vi­vi­da como un lu­gar de apren­di­za­je, de cre­ci­mien­to.

Y cuan­do eso pa­sa, es bueno que los do­cen­tes y di­rec­to­res lo sien­tan, que se sien­tan re­co­no­ci­dos. Lo mis­mo en el ca­so de los pa­dres; que al­guien les di­ga cuan­do ha­cen las co­sas bien.

Creo que una nue­va ac­ti­tud ayu­da­ría mu­cho a la me­jo­ra, de­mos­tra­ría que es dis­tin­to si ha­ce­mos las co­sas bien o no; nos in­cen­ti­va­ría

a bus­car el ca­mino co­rrec­to. Esa per­cep­ción le ha­ce bien a los do­cen­tes, a la di­rec­to­ra y a no­so­tros mis­mos, de­vuel­ve la sa­tis­fac­ción por el tra­ba­jo rea­li­za­do.

Si la es­cue­la no es­tá ope­ran­do bien, si los do­cen­tes fal­tan, los chi­cos lle­gan tar­de, si no apren­den, se­rá bueno pa­ra la ins­ti­tu­ción que al­guien se los di­ga, que sien­tan que hay quie­nes es­tán preo­cu­pa­dos, que es­pe­ran y es­tán

dis­pues­tos a acom­pa­ñar me­jo­ras. Es­to tam­bién es bueno pa­ra la es­cue­la.

Ne­ce­si­ta­mos que las es­cue­las vuel­van a ser círcu­los de me­jo­ra, que per­ci­ban pa­dres in­tere­sa­dos y preo­cu­pa­dos, que de­man­den por el me­jo­ra­mien­to de los apren­di­za­jes de sus hi­jos. Que di­rec­to­res y maes­tros sien­tan que los acom­pa­ñan, que re­co­no­cen lo­gros y exi­gen me­jo­ras, que bus­can una me­jor es­cue­la pa­ra sus hi­jos. Que ca­da uno ten­ga una idea de lo que cree que es “una bue­na es­cue­la”.

Em­pe­ce­mos por cons­truir ese sen­ti­do, por de­fi­nir lo que bus­ca­mos, círcu­los de con­sen­so, y va­mos to­dos por una me­jor es­cue­la, por un me­jor fu­tu­ro pa­ra los chi­cos.

Pue­de te­ner las mo­da­li­da­des que nos gus­ten, pe­ro de­be pre­pa­rar a to­dos pa­ra ma­ne­jar los sa­be­res bá­si­cos con los que en­tra­re­mos a un nue­vo mun­do, no se tra­ta de al­go to­tal­men­te dis­tin­to, una es­cue­la en la que crea

mos. Exi­ja­mos una me­jor es­cue­la, sea­mos par­te del cam­bio por una bue­na edu­ca­ción pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.