Ins­truc­cio­nes (ja­po­ne­sas) pa­ra ba­jar un cam­bio

Clarin - - CULTURA - Pa­tri­cia Ko­les­ni­cov pko­les­ni­cov@clarin.com

“Ca­da vez que se pier­de la aten­ción, se hie­re a al­guien”, di­ce Fla­via Com­pany en Ha­ru, su úl­ti­ma no­ve­la, que tie­ne ca­si 400 pá­gi­nas, edi­ta­da por Ca­te­dral y que aca­ba de lle­gar al país. Ca­da vez que se pier­de aten­ción se hie­re a al­guien: la fra­se nos vuel­ve, pe­ga, en las ca­lles don­de vi­vi­mos y que tie­nen to­das el mis­mo pai­sa­je: la pan­ta­lla del te­lé­fono; en au­tos don­de va­mos, ha­bla­mos, man­da­mos men­sa­jes, con­tes­ta­mos mails. En ca­mas do­bles don­de ni te en­te­rás cuán­do se dur­mió el de al la­do. En tra­ba­jos de de­dos en el te­cla­do y au­ri­cu­la­res en los oí­dos, vi­va el strea­ming mu­si­cal que me se­pa­ra de to­dos los vi­vos que me ro­dean.

Ca­da vez que se pier­de aten­ción se hie­re a al­guien. ¿Sí? ¿Quién di­ce? Por­que, en fin, no es ella, no es Fla­via Com­pany -Bue­nos Ai­res, 1973quien lo di­ce sino uno de sus per­so­na­jes, el maes­tro Sho. Ha­ru trans­cu­rre en un ”do­jo”, una es­cue­la de bu­dis­mo zen don­de se en­se­ña ti­ro con ar­co pe­ro, cla­ro, mu­cho más que eso, se en­se­ña a vi­vir. ¿Y quién es al­guien pa­ra eso?

Com­pany, di­ji­mos, na­ció en Bue­nos Ai­res pe­ro a los diez años se fue -ella di­ce que “se la lle­va­ron”- a Barcelona. Le di­je­ron que era por dos años: era men­ti­ra. Es­cri­bió mu­cho -unas 12 no­ve­las- y aho­ra di­ce que quie­re vol­ver. Por­que ha­ce fal­ta un pa­sa­do, por­que “la gen­te va por ahí y di­ce: ‘Acá vi­vió mi abue­la, acá tra­ba­jó mi tío...’ y por­que Bue­nos Ai­res le mue­ve to­do.

Pe­ro antes lle­ga con es­ta no­ve­la que nun­ca sa­le de Ja­pón. La pro­ta­go­nis­ta, Ha­ru, ha per­di­do a su ma­dre y la man­da­ron al do­jo, don­de pa­sa­rá años. Se sien­te -¿como la au­to­ra en 1973?ex­pul­sa­da.

“El tiem­po pa­sa de la mis­ma ma­ne­ra pa­ra to­dos los que creen en su exis­ten­cia, pe­ro só­lo los que su­fren lo per­ci­ben”, le di­rá la maes­tra cuan­do Ha­ru lle­ve sie­te se­ma­nas en la es­cue­la y cuen­te los días pa­ra ir­se. ¿Quién no pue­de, si cie­rra los ojos, evo­car si­tua­cio­nes que con­fir­man es­ta fra­se?

Va otra: “Nues­tro des­tino no es el que cree­mos sino más bien lo que se nos cru­za en el ca­mino cuan­do nos des­via­mos por ra­zo­nes im­pen­sa­das”. La maes­tra le da a Ha­ru ¿y a los lec­to­res? in­quie­tud y, a la vez, ali­vio con es­ta fra­se. Tran­qui­los, el des­tino es el que es.

En­tre las no­ve­las de Com­pany hay una Da-

me pla­cer, que es el mo­nó­lo­go des­ga­rra­do de una mujer aban­do­na­da. Un su­fri­mien­to ex­plí­ci­to, de­ta­lla­do, con me­tá­fo­ras, ex­ten­so. ¿Ha pa­sa­do, de una no­ve­la a otra, de la de­ses­pe­ra­ción cau­sa­da por los sen­ti­mien­tos a un re­cha­zo to­tal en el que to­do sen­ti­mien­to se­rá re­pri­mi­do con sa­bi­du­ría? En un ca­fé por­te­ño, Com­pany di­ce que las emo­cio­nes se sue­len con­fun­dir con los sen­ti­mien­tos. ¿Pa­ra pen­sar es­tas co­sas es que ha si­tua­do a sus per­so­na­jes en Ja­pón? ¿Ha­cía fal­ta ser orien­tal pa­ra bus­car el equi­li­brio, la aus­te­ri­dad, el cen­tro? ¿Es Orien­te -don­de se fa­bri­ca ca­si to­do por­que se tra­ba­ja por cen­ta­vo­sel lu­gar de don­de vie­ne la calma? Com­pany di­ce que no, que es­to es fic­ción, li­te­ra­tu­ra, que su Ja­pón es como Macondo, un lu­gar ima­gi­na­rio. y que si hu­bie­ra si­tua­do la es­cue­la en la an­ti­gua Gre­cia le hu­bié­ra­mos creí­do tam­bién.

Días atrás, en un ar­tícu­lo sor­pren­den­te, el ar­zo­bis­po de La Pla­ta, Héc­tor Aguer ha­bló de la vi­gen­cia del yo­ga y sos­tu­vo que las ideas bu­dis­tas se opo­nen a la re­ve­la­ción bí­bli­ca. “Oc­ci­den­te ha per­di­do su iden­ti­dad cul­tu­ral, for­ja­da por la sa­bi­du­ría grie­ga, el de­re­cho ro­mano y el cris­tia­nis­mo, con el que en­tra­ba tam­bién el pen­sa­mien­to se­mí­ti­co. Aho­ra mi­ra, des­lum­bra­do y me­nes­te­ro­so, al Orien­te no cris­tiano”, es­cri­bió. Que en la me­di­ta­ción uno se mi­ra el om­bli­go. “Exis­te otra ma­ne­ra de sen­tir­se bien. Sin yo­ga ni man­da­las”.

Sin re­li­gión nin­gu­na y apun­tan­do a la pro­pia in­tui­ción, Com­pany mues­tra Orien­te como me­tá­fo­ra, como la ne­ce­si­dad de ba­jar un cam­bio y apren­der. Sin su­mi­sión pe­ro con dis­ci­pli­na por­que “hay mo­men­tos en que la en­se­ñan­za te due­le y te­nés que pa­sar por esos lu­ga­res”. Y ojo con dis­traer­se, que al­guien pue­de sa­lir he­ri­do.

“Exis­te otra ma­ne­ra de sen­tir­se bien. Sin yo­ga ni man­da­las”, es­cri­bió el ar­zo­bis­po de La Pla­ta ha­ce unos días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.