Re­tra­to de un fa­mi­lión la­tino

Es­ta co­me­dia dra­má­ti­ca de in­te­rio­res es otra mues­tra del buen mo­men­to del ci­ne ru­mano.

Clarin - - CINE - Gas­par Zi­mer­man gzi­mer­man@clarin.com

Qué pla­cen­te­ro se­ría, en una de esas reunio­nes fa­mi­lia­res que inevi­ta­ble­men­te lle­gan en al­gún mo­men­to del año, po­der ob­ser­var to­do des­de afue­ra y reír­se de la tra­gi­có­mi­ca di­ná­mi­ca de la pa­ren­te­la: las dis­cu­sio­nes, los dra­mas, el te­dio, los ri­tua­les, los chis­tes, las anéc­do­tas. Eso es lo que pro­po­ne Sie­ra­ne­va­da: una in­mer­sión de ca­si tres ho­ras en los vai­ve­nes de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa reuni­da pa­ra rea­li­zar una ce­re­mo­nia fú­ne­bre.

Ha­ce do­ce años, con el pre­mio en Can­nes de La no­che del se­ñor La­za

res­cu, Cris­ti Puiu en­ca­be­zó esa mo­vi­da que, sin de­ma­sia­da ori­gi­na­li­dad, dio en lla­mar­se Nue­vo Ci­ne Ru­mano. Un ci­ne rea­lis­ta, de lar­gas to­mas e in- ten­sos diá­lo­gos, que exi­ge pa­cien­cia y con­cen­tra­ción, y que sue­le ser más apre­cia­do por crí­ti­cos y fes­ti­va­le­ros que por el pú­bli­co en ge­ne­ral. Es po­si­ble que con Sie­ra­ne­va­da -tí­tu­lo enig­má­ti­co- la his­to­ria se re­pi­ta.

Lle­va un ra­to com­pe­ne­trar­se con lo que se ve en la pan­ta­lla: los per­so­na­jes son mu­chos y los víncu­los en­tre ellos, al prin­ci­pio, in­des­ci­fra­bles. Tam­po­co apa­re­ce un con­flic­to cla­ro y úni­co: ape­nas frag­men­tos de char­las so­bre los más di­ver­sos te­mas. Que­dó di­cho: la se­duc­ción es lenta. Pe­ro si se lo­gra su­pe­rar la ba­rre­ra ini­cial, el ma­reo y el fas­ti­dio de­jan pa­so a la fas­ci­na­ción y el de­seo de se­guir vien­do por un lar­go ra­to a es­tos per­so­na­jes.

El re­gis­tro del as­fi­xian­te cli­ma fa­mi­liar es ca­si do­cu­men­tal, tan­to a par­tir del ma­ne­jo de cá­ma­ra como des­de la asom­bro­sa na­tu­ra­li­dad de las ac­tua­cio­nes. Ca­si to­do su­ce­de en un de­par­ta­men­to de cla­se me­dia en Bu­ca­rest, pe­ro bien po­dría ocu­rrir en Bue­nos Ai­res (in­clu­yen­do las dos es­ce­nas ca­lle­je­ras): el com­po­nen­te la­tino de los ru­ma­nos es no­ta­ble, a tal pun­to que por mo­men­tos Sie­ra­ne­va

da se pa­re­ce a una co­me­dia ita­lia­na de los años ’60. En­tre el hu­mo de los ci­ga­rri­llos y el so­ni­do de fon­do de una ra­dio que nun­ca se apa­ga, las lá­gri­mas y las car­ca­ja­das con­vi­ven sin con­tra­dic­ción apa­ren­te. Puer­tas que se cie­rran y se abren y, en ca­da am­bien­te, un mun­di­to au­tén­ti­co.

ZETAFILMS

Ve­ní que te arre­glo. La fa­mi­lia se reúne por un fu­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.