Te pre­sen­to a mi fa­mi­lia

Clarin - - CINE - Pa­blo O. Scholz ps­cholz@clarin.com

Si a los in­dios no les gus­ta que los fo­to­gra­fíen por­que creen que les ro­ban el al­ma, en es­ta pe­lí­cu­la de te­rror ru­sa se da un gi­ro en el te­ma. A los ca­dá­ve­res se les sacan fotos pa­ra de al­gu­na ma­ne­ra, re­vi­vir­los.

Se ha di­cho has­ta el har­taz­go que cues­ta en­con­trar nue­vos abor­da­jes en es­te gé­ne­ro. Que se re­pi­ten es­que­mas, y que en Holly­wood se la pa­san otean­do el ho­ri­zon­te, a ver si por otros la­res apa­re­ce al­guien con una mi­ra­da ori­gi­nal, o al me­nos que brin- de una vi­sión dis­tin­ta a la an­qui­lo­sa­da -pe­ro to­da­vía ren­di­do­ra-.

No es el ca­so de Svyatoslav Pod­ga­yevskly, quien ya tie­ne es­te mis­mo año otras dos pe­lí­cu­las en es­ta­do de post­pro­duc­ción, un th­ri­ller y otro fil­me de cien­cia fic­ción.

La pe­lí­cu­la co­mien­za bien, en el si­glo XIX, con un hom­bre ape­sa­dum­bra­do por la muer­te de su es­po­sa. Le sa­ca fotos, pe­ro ella, a quien co­lo­ca sen­ta­da, no pue­de por mo­ti­vos ob­vios sos­te­ner la ca­be­za.

El es­pec­ta­dor se­rá el que lue­go no pue­da sos­te­ner­se sin ca­be­cear, ya que el abu­rri­mien­to se apo­de­ra­rá de él, cuan­do las ac­cio­nes sal­ten a nues­tro si­glo, y cier­to des­cen­dien­te de aque­lla fa­mi­lia lle­ve a su an­ti­gua casona a su pro­me­ti­da. Son jó­ve­nes, ági­les y fuer­tes -eso siem­pre vie­ne bien en es­tas pe­lí­cu­las-, y ella no po­drá creer la co­sas que la obli­ga­rán a ha­cer pa­ra man­te­ner a cier­ta abue­li­ta en es­ta­do… Di­ga­mos, vi­tal.

Lo di­cho: em­pie­za bien y lue­go des­ba­rran­ca con mu­cha fan­ta­sía. Que no es­ta­ría mal, si se hu­bie­ra sos­te­ni­do en una tra­ma mí­ni­ma­men­te bien es­truc­tu­ra­da. A ca­be­cear, no­más.

Es­tá muer­ta. La quie­ren vi­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.