“Gils Carbó tie­ne por fun­ción pro­mo­ver a Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma pa­ra de­fen­der a los K”

Clarin - - CARTAS -

La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1994 in­cor­po­ró el ac­tual Ar­tícu­lo 120, se­gún el cual el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es “un ór­gano in­de­pen­dien­te con au­to­no­mía fun­cio­nal y au­tar­quía fi­nan­cie­ra”. De esa for­ma, zan­jó una dispu­ta his­tó­ri­ca so­bre la per­te­nen­cia de ese or­ga­nis­mo, antes no con­tem­pla­do en la Cons­ti­tu­ción, pe­ro sí des­de las pri­me­ras le­yes de or­ga­ni­za­ción de la Jus­ti­cia fe­de­ral. La doc­tri­na, al in­ter­pre­tar el ci­ta­do ar­tícu­lo, sue­le ha­blar aho­ra de un “ór­gano ex­tra­po­der”, por­que no se ha­lla en nin­guno de los que com­po­nen la clá­si­ca tría­da pro­pues­ta por Mon­tes­quieu. Pe­ro tam­bién po­dría de­cir­se que es otro po­der, en la me­di­da en que no se ha­lla su­bor­di­na­do al Le­gis­la­ti­vo, al Eje­cu­ti­vo ni al Ju­di­cial. Mien­tras que­de cla­ro que es in­de­pen­dien­te, la dis­cu­sión so­bre su na­tu­ra­le­za es se­mán­ti­ca. La Cons­ti­tu­ción no pre­vió el me­ca­nis­mo del nom­bra­mien­to ni re­mo­ción del Pro­cu­ra­dor ni del De­fen­sor Ge­ne­ral.

La ley de­ter­mi­nó que fue­ran en am­bos ca­sos los mis­mos que ri­gen pa­ra los jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma. En con­se­cuen­cia, una re­for­ma a la ley del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co po­dría mo­di­fi­car esos pro­ce­di­mien­tos y tam­bién fi­jar un man­da­to no vi­ta­li­cio pa­ra am­bos fun­cio­na­rios.

Es cier­to que, como bien sos­tie­ne el mi­nis­tro de Jus­ti­cia de la Na­ción, Ger­mán Ga­ra­vano, esa nor­ma se­ría in­cons­ti­tu­cio­nal, por­que asig­nó pro­ce­sos de re­mo­ción a su­je­tos que no es­tán pre­vis­tos cons­ti­tu­cio­nal­men­te. En re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas, sos­tu­vo que: “En el ca­so del jui­cio po­lí­ti­co pa­ra la Pro­cu­ra­do­ra Gils Carbó se pu­do ha­ber in­clui­do eso en la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y no se hi­zo. Pe­ro es­tá en ma­nos del Con­gre­so, tan­to el jui­cio po­lí­ti­co como la po­si­bi­li­dad de mo­di­fi­car la ley de Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que pa­ra no­so­tros si­gue sien­do muy im­por­tan­te pa­ra po­der avan­zar en una re­for­ma del sis­te­ma de Jus­ti­cia Pe­nal”.

Lo esen­cial, aque­llo que sí pre­vió la Cons­ti­tu­ción, es la in­de­pen­den­cia. Por eso re­sul­ta tan pe­no­so que la doc­to­ra Gils Carbó si­ga sien­do la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral, da­do que des­de su nom­bra­mien­to se ha can­sa­do de de- mos­trar que no es in­de­pen­dien­te, sino que sir­ve a una frac­ción po­lí­ti­ca.

So­bran los ejem­plos que ava­lan esa afir­ma­ción. Los ha de­ta­lla­do en su pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co el Co­le­gio de Abo­ga­dos de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, ha­cien­do hin­ca­pié en la ma­ni­pu­la­ción de la de­sig­na­ción de fis­ca­les y en la rea­li­za­ción de con­cur­sos ama­ña­dos. La in­ves­ti­ga­ción en cur­so so­bre la os­cu­ra com­pra de un in­mue­ble en 2013, por la que Gils Carbó se vio obli­ga­da a se­pa­rar a un al­to fun­cio­na­rio de ese or­ga­nis­mo, arro­ja nue­vas som­bras so­bre su con­duc­ta.

El fis­cal Eduar­do Taiano la ha ci­ta­do a pres­tar de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria en esa cau­sa por la su­pues­ta co­mi­sión de los de­li­tos de frau­de, abu­so de au­to­ri­dad y cohe­cho, lo cual po­dría de­ri­var en su pro­ce­sa­mien­to. Tam­bién, la per­se­cu­ción que pa­de­ció el fis­cal José Ma­ría Cam­pag­no­li por ha­ber­se atre­vi­do a in­ves­ti­gar los tur­bios ne­go­cios­de Lá­za­ro Báez, y de qué for­ma ma­ni­pu­ló la doc­to­ra Gils Carbó la de­sig­na­ción de fis­ca­les y su­bro­gan­tes pa­ra ubi­car en po­si­cio­nes es­tra­té­gi­cas a mi­li­tan­tes de la co­rrien­te po­lí­ti­ca que im­pul­só su nom­bra­mien­to como Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, con­for­me al ar­tícu­lo 120 de la Cons­ti­tu­ción, “tie­ne por fun­ción pro­mo­ver la ac­tua­ción de la Jus­ti­cia en de­fen­sa de la le­ga­li­dad de los in­tere­ses de la so­cie­dad”. Gils Carbó en­men­dó ese pro­pó­si­to cons­ti­tu­cio­nal. Ba­jo su di­rec­ción, pue­de de­cir­se que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co tie­ne por fun­ción pro­mo­ver la ac­tua­ción de Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma en de­fen­sa del kirch­ne­ris­mo. El só­lo he­cho de ha­ber im­pul­sa­do la con­for­ma­ción de una suer­te de par­ti­do po­lí­ti­co de ma­gis­tra­dos y fis­ca­les, de­be­ría ser cau­sal su­fi­cien­te de su re­mo­ción.

A es­ta al­tu­ra, se­ría la pro­pia Pro­cu­ra­do­ra la que de­be­ría apar­tar­se, como aque­llos que, an­te la me­nor sos­pe­cha so­bre su im­par­cia­li­dad, se ex­cu­san por de­co­ro y de­li­ca­de­za, aún cuan­do no es­tén obli­ga­dos. Jor­ge R. En­rí­quez SUB­SE­CRE­TA­RIO DE JUS­TI­CIA (CA­BA) jren­ri­quez2000@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.