Al fis­cal Nis­man lo gol­pea­ron, lo dro­ga­ron y lo ma­ta­ron dos per­so­nas

Una hi­pó­te­sis in­quie­tan­te que fue an­ti­ci­po de Cla­rín

Clarin - - TAPA - Da­niel San­to­ro dsan­to­ro@cla­rin.com

Los pe­ri­tos de la Gen­dar­me­ría re­crea­ron la muer­te del fis­cal en una ré­pli­ca del ba­ño de su de­par­ta­men­to en Puer­to Ma­de­ro. Así, com­pro­ba­ron que Nis­man fue gol­pea­do en la na­riz y los ri­ño­nes. Que que­dó ba­jo el efec­to de la dro­ga ke­ta­mi­na y que dos per­so­nas le pro­vo­ca­ron la muer­te. Uno de ellos lo ha­bría su- je­ta­do y el otro ha­bría ac­cio­na­do la pis­to­la de don­de sa­lió el dis­pa­ro mien­tras el fis­cal es­ta­ba arro­di­lla­do. El in­for­me, que aún no es­tá con­clui­do y de­be ser eva­lua­do por el juez, com­pli­ca al téc­ni­co La­go­mar­sino y al go­bierno de Cristina. Nis­man la ha­bía de­nun­cia­do por el Pac­to con Irán.

Des­cu­brie­ron nue­vos gol­pes en la na­riz y los ri­ño­nes que ha­blan de una re­duc­ción

Una re­crea­ción de la di­ná­mi­ca de la caí­da del cuer­po de Al­ber­to Nis­man con­ven­ció a pe­ri­tos de la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal de que el ex fis­cal de la AMIA fue ase­si­na­do por “dos per­so­nas” den­tro del ba­ño del de­par­ta­men­to de las torres Le Parc que ocu­pa­ba, se­gún in­for­ma­ron fuen­tes ju­di­cia­les a Cla­rín. La re­crea­ción se hi­zo an­te­ayer en la ré­pli­ca del ba­ño cons­trui­da en la se­de cen­tral de la Gen­dar­me­ría en el ba­rrio de Re­ti­ro, fren­te a los pe­ri­tos de las hi­jas del ex fis­cal, de su ma­dre, Sa­ra Gar­fun­kel, y del téc­ni­co in­for­má­ti­co Die­go La­go­mar­sino.

Lue­go de ha­cer caer a un hom­bre del mis­mo pe­so y al­tu­ra de Nis­man en va­rias po­si­cio­nes, los pe­ri­tos de la Gen­dar­me­ría acep­ta­ron la hi­pó­te­sis de la fa­mi­lia del fis­cal, se­gún la cual él es­ta­ba arro­di­lla­do so­bre la pier­na de­re­cha mi­ran­do ha­cia la ba­ña­de­ra -en po­si­ción ro­di­lla a tie­rra, co­mo se di­ce en el Ejér­ci­to- y ca­yó des­de esa po­si­ción. En cam­bio, la defensa de La­go­mar­sino sos­tie­ne que es­ta­ba pa­ra­do fren­te al es­pe­jo.

“La po­si­ción en que fue ha­lla­do el cuer­po es ab­so­lu­ta­men­te in­com­pa­ti

ble con la caí­da na­tu­ral de al­guien que se sui­ci­dó”, agre­gó una fuen­te ex­per­ta en el te­ma. El da­to da un gi­ro de 180 gra­dos a la cau­sa.

Con­sul­ta­dos por Cla­rín, los abo­ga­dos de La­go­mar­sino con­tes­ta­ron que no ha­rán nin­gún co­men­ta­rio “so­bre tras­cen­di­dos. Só­lo lo ha­re­mos so­bre pe­ri­cias ofi­cia­les”. Mien­tras, la Gen­dar­me­ría acla­ró en for­ma ofi­cial que la Di­rec­ción de Cri­mi­na­lís­ti­ca y Es­tu­dios Fo­ren­ses de la ins­ti­tu­ción “no pro­du-

jo nin­gún in­for­me fi­nal con­clu­si­vo en el mar­co de la jun­ta in­ter­dis­ci­pli­na­ria”, en alu­sión a ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas (Ver apar­te).

Otras fuen­tes ju­di­cia­les ex­pli­ca­ron que la di­ná­mi­ca de la caí­da “su­pu­so que una per­so­na lo sos­te­nía a Nis­man mien­tras otra ac­cio­nó le pis­to­la 22 que

lo ma­tó”, lue­go de ser “re­du­ci­do” con gol­pes y “ba­jo el efec­to de la ke­ta­mi­na”, en re­fe­ren­cia al po­de­ro­so tran­qui­li­zan­te que aho­ra fue ha­lla­do en el cuer­po del fis­cal. El ti­ra­dor lue­go “pu­so la pis­to­la ba­jo el cuer­po de Nis­man pa­ra si­mu­lar un sui­ci­dio” y aco­mo­dó una toa­lla que que­dó con manchas de san­gre. El mé­di­co de emer­gen­cias de Swiss Me­di­cal, Jo­sé Ca­rre­ra Men­do­za, el pri­me­ro en lle­gar al de­par­ta­men­to, de­cla­ró que vio el bra­zo de­re­cho de Nis­man “ex­ten­di­do a la lar­go del cuer­po”. Pe­ro lue­go del in­gre­so de fun­cio­na­rios K y

es­pe­cia­lis­tas de la Po­li­cía Fe­de­ral, el bra­zo es­ta­ba ple­ga­do cer­ca de la ca­be­za, co­mo si hu­bie­ra si­do aco­mo­da­do.

La re­crea­ción de la caí­da fue acom­pa­ña­da por el aná­li­sis de có­mo se es

pa­cie­ron las manchas de san­gre por el ba­ño. Pa­ra los pe­ri­tos de Arro­yo Salgado, las manchas en la me­sa­da del ba­ño sa­lie­ron del ori­fi­cio de en­tra­da de la ba­la, por­que es­ta­ba sen­ta­do de ro­di­llas y de cos­ta­do.

Otro re­sul­ta­do de las nue­vas pe­ri­cias es el ha­llaz­go de “un gol­pe en la na­riz y otro en los ri­ño­nes” que, jun­to a los que ya se co­no­cían que es­ta­ban en un bra­zo y una pier­na, “de­mues­tran que fue

re­du­ci­do an­tes de ser ase­si­na­do”. Pa­ra es­tas fuen­tes, Nis­man fue lle­va­do al ba­ño ba­jo los efec­tos de la ke­ta­mi­na, un anal­gé­si­co pa­ra ca­ba­llos que “des­co­nec­ta” el cuer­po del ce­re­bro. Pa­ra ob­te­ner ma­yo­res pre­ci­sio­nes, la que­re­lla de Arro­yo Salgado quie­re una pe­ri­cia que de­ter­mi­ne si en las vís­ce­ras Nis­man te­nía “ke­ta­mi­na pu­ra o me­ta­bo­li­za­da”. En el pri­mer ca­so su­po­ne que lo in­yec­ta­ron, y en el se­gun­do que se la su­mi­nis­tra­ron di­suel­ta en el ca­fé.

En otra de las pe­ri­cias que des­de ha­ce seis me­ses vie­nen rea­li­zan­do los 28 es­pe­cia­lis­tas de Gen­dar­me­ría, se de­ter­mi­nó que la ho­ra de muer­te – con­se­gui­da a tra­vés de una fór­mu­la de un bio­quí­mi­co de la fuer­za- fue “ca­si 30

ho­ras an­tes” del ini­cio de la au­top­sia, a las 8 de la ma­ña­na del lu­nes 19 de enero del 2015. Es de­cir, apro­xi­ma­da­men­te a las 2 de la ma­dru­ga­da del do­min­go. A par­tir de esa ho­ra, en las fuen­tes se ha­bla de “una ven­ta­na de la muer­te” de más o me­nos 6 ho­ras. Si se acep­ta es­te cri­te­rio, se com­pli­ca­ría la si­tua­ción de La­go­mar­sino, quien se re­ti­ró del de­par­ta­men­to tras en­tre­gar­le a Nis­man su pis­to­la Ber­sa a las 20.10 del sá­ba­do 17. La defensa del téc­ni­co que asis­tía a Nis­man cons sus te­lé­fo­nos y compu­tado­ras sos­tie­ne que sa­lió y en­tró só­lo, y que los tic­kets de las au­to­pis­tas que cru­zó de­mues­tran que no es­ta­ba el do­min­go en el es­ce­na­rio de la muer­te.

Otras pe­ri­cias o re­in­ter­pre­ta­cio­nes de pe­ri­cias tie­nen que ver con la mano de­re­cha de Nis­man que no apa­re­ció im­preg­na­da de san­gre, sino que so­lo te­nía su­cios los de­dos pul­gar e ín­di­ce y tam­po­co te­nía rastros de pólvora. Pa­ra los pe­ri­tos ofi­cia­les que hi­cie­ron el

pri­mer in­for­me en­tre­ga­do a la ex fis­cal Vi­via­na Fein -quien in­ves­ti­gó la cau­sa en­tre el 2015 y 2016, has­ta que se la sa­ca­ron- es­te fe­nó­meno se de­bió a que fue el pro­pio Nis­man quien se to­mó la mano de­re­cha con la iz­quier­da pa­ra ase­gu­rar el ti­ro. Pa­ra la que­re­lla, en cam­bio, ese trián­gu­lo se ge­ne­ró por­que otra per­so­na to­mó la mano del fis­cal pa­ra dis­pa­rar.

Pa­ra los pe­ri­tos de las hi­jas de Nis­man, la man­cha de arras­tre as­cen­den­te en­con­tra­da en la puer­ta in­di­ca que la puer­ta fue abier­ta y ce­rra­da tras la muer­te del fis­cal y mien­tras aún no exis­tía ri­gi­dez ca­da­vé­ri­ca, pues­to que el arras­tre da cuen­ta de que de­bió ha­ber­se mo­vi­do la ca­be­za pa­ra ge­ne­rar con el ca­be­llo la man­cha en la puer­ta.

Se­gún el cro­no­gra­ma de tra­ba­jo ori­gi­nal, los pe­ri­tos de par­te y los de la Gen­dar­me­ría se re­uni­rán el miér­co­les

pró­xi­mo con el ob­je­ti­vo de fir­mar un in­for­me fi­nal, que pue­de ser con­sen­sua­do o con di­si­den­cias. La jun­ta in­ter­dis­ci­pli­na­ria, que se reúne to­dos los miér­co­les, es­tá di­ri­gi­da por los co­man­dan­tes ma­yo­res Or­lan­do Ca­ba­lle­ro y Ale­jan­dro Pi­ñei­ro. El miér­co­les se­rá una reunión pa­ra “tra­tar de con­se­suar

cri­te­rios” y an­tes de fin de mes es­ta­rá el in­for­me fi­nal. Ha­brá al me­nos dos in­for­mes: uno de ma­yo­ría, fir­ma­do por los es­pe­cia­lis­tas de la Gen­dar­me­ría y por los pe­ri­tos de las que­re­llas, y otro de di­si­den­cia, con con­clu­sio­nes dis­tin­tas, de la defensa de La­go­mar­sino. Pa­ra te­ner más cer­te­zas, el fis­cal Eduar­do Taiano pi­dió al juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni que se reali­ce una re­cons­truc­ción de to­da la se­cuen­cia de la muer­te de Nis­man, mu­cho más am­plia que es­tas re­crea­cio­nes. w

JUANO TESONE

Ex fis­cal. Una ima­gen de Al­ber­to Nis­man en la mar­cha que re­cor­dó el se­gun­do aniver­sa­rio de su vio­len­ta muer­te tras de­nun­ciar a la ex pre­si­den­ta Cristina Kirch­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.