Cristina: “Si soy un obs­tácu­lo en el pe­ro­nis­mo, me au­to-ex­clu­yo pa­ra el 2019”

Clarin - - TAPA - Héctor Gam­bi­ni hgam­bi­ni@cla­rin.com

La ex pre­si­den­ta con­ce­dió un reportaje des­pués de diez años sin ha­blar con la pren­sa in­de­pen­dien­te. Di­jo que las acu­sa­cio­nes por el ca­so Nis­man son “un dis­pa­ra­te”. Ne­gó ha­ber­se en­ri­que­ci­do de mo­do ile­gal, bus­có des­pe­gar­se de Jo­sé Ló­pez y no mos­tró au­to­crí­ti­ca.

¿Cuán­tas ve­ces mu­rió Nis­man, en los 970 días que pa­sa­ron des­de el 18 de enero de 2015? ¿Cuán­tas ve­ces ca­yó, una y otra vez, re­pre­sen­ta­do en imá­ge­nes 3D, en bo­ce­tos de fo­ren­ses, en mu­ñe­cos de pe­so y ta­lla si­mi­lar o en per­so­nas que fin­gie­ron ser él, aho­ra en un ba­ño si­mu­la­do al de­ta­lle? Ca­da re­pre­sen­ta­ción tu­vo al­go con

qué com­pa­rar­se. Un ma­pa in­de­le­ble, mar­ca­do a fue­go, que bien leí­do mues­tra si ca­da mo­vi­mien­to es o no po­si­ble. Si las co­sas pu­die­ron ser así o fue­ron de otro mo­do. Un ma­pa que no sa­be de in­tere­ses po­lí­ti­cos ni es­pe­cu­la­cio­nes elec­to­ra­les y que no fue di­bu­ja­do por la defensa, la que­re­lla ni los jue­ces sino por los he­chos. Ese ma­pa si­gue una so­la ru­ta: la ru­ta de la san­gre.

El pri­mer in­di­cio lo dio la fo­to que ilus­tra es­ta pá­gi­na: una mar­ca de san­gre que avan­za en lí­nea rec­ta so­bre la me­sa­da del ba­ño. En el es­pe­jo se ve que la ba­ñe­ra es­tá exac­ta­men­te a la iz­quier­da. Esa mar­ca es inex­pli­ca­ble si Nis­man se dis­pa­ró a sí mis­mo pa­ra­do fren­te al es­pe­jo -co­mo sos­tie­ne la defensa de La­go­mar­sino-, so­bre la ore­ja de­re­cha, en un ti­ro que no tu­vo ori­fi­cio de sa­li­da. Sim­ple­men­te, no

pue­de es­tar allí. Lo que la ex­pli­ca es un hom­bre que mi­ra a la ba­ñe­ra, con la ca­be­za un po­co arri­ba de la me­sa­da. Nis­man me­día 1,82 y só­lo po­dría es­tar así si es­ta­ba arro­di­lla­do. Los pe­ri­tos di­cen que así fue.

Pe­ro dis­pa­rán­do­se a sí mis­mo y en esa po­si­ción -la hue­lla de la san­gre tam­bién de­ter­mi­na que tie­ne una ro­di­lla en el pi­so y la otra pier­na fle­xio­na­da, apo­ya­da so­bre su plan­ta- no pu­do caer co­mo ca­yó, con las pier­nas ex­ten­di­das y per­fec­ta­men­te pa­ra­le­las a la ba­ñe­ra. De nue­vo, la ru­ta de la san­gre aco­mo­da las co­sas.

Tam­po­co el ar­ma pu­do que­dar de­ba­jo su­yo, de­trás de su omó­pla­to iz­quier­do, co­mo que­dó.

La san­gre mar­ca la ac­ción por los si­tios don­de es­tá pe­ro tam­bién, y muy es­pe­cial­men­te, por los que no al­can­zó. Por los que es­tán lim­pios y

no de­be­rían. Los pe­ri­tos lo ex­pli­can en sus cla­ses de Cri­mi­na­lís­ti­ca: la au­sen­cia de evi­den­cia es una evi­den­cia en sí mis­ma.

Hay dos ejem­plos cla­ros de es­to en las fo­tos que to­ma­ron los pe­ri­tos de la Po­li­cía Fe­de­ral ape­nas en­tra­ron al de­par­ta­men­to 2 del pi­so 13 de una de las torres Le Parc de Puer­to Ma­de­ro. Uno es la de la mano de­re­cha del fis­cal, que tie­ne manchas de san­gre so­bre el dor­so del pul­gar y el ín­di­ce pe­ro que se in­te­rrum­pen abrup­ta­men­te y en lí­neas rec­tas. Só­lo pu­do su­ce­der de una for­ma: que el res­to del di­bu­jo de la san­gre es­par­ci­da por el dis­pa­ro que­da­ra so­bre otra mano que ta­pa­ra esa par­te de la mano de­re­cha. No si­gue la se­cuen­cia del di­bu­jo la que hay so­bre la mano iz­quier­da, en ca­so de que Nis­man hu­bie­se sos­te­ni­do la de­re­cha con esa mano pa­ra dis­pa­rar­se. Si el "ma­pa" que fal­ta no es­tá allí tu­vo que que­dar so­bre una ter­ce­ra mano: la mano del ase­sino, que pu­do ha­ber sos­te­ni­do la de­re­cha de Nis­man.

Es po­si­ble que en esa mano fan­tas­ma ha­yan que­da­do tam­bién los res­tos de pólvora que la pis­to­la 22 de La­go­mar­sino des­pi­dió ha­cia atrás ca­da vez que fue dis­pa­ra­da tras la muer­te del fis­cal. Ex­tra­ño sui­ci­dio: los res­tos no es­tán en Nis­man.

Otra mar­ca es la de la mano iz­quier­da. La san­gre allí, di­je­ron en su mo­men­to los fo­ren­ses de la que­re­lla, es­tá "por con­tac­to". Es de­cir, es­tá por­que al­guien con san­gre to­có a Nis­man en su mano iz­quier­da. ¿Lo to­ma­ron de allí pa­ra aco­mo­dar su cuer­po en la po­si­ción en que ja­más pu­do que­dar si caía na­tu­ral­men­te tras dis­pa­rar­se a sí mis­mo?

Hay al­go más. Jus­to de­ba­jo de la pi­le­ta del ba­ño col­ga­ba una toa­lla de co­lor cla­ro. Es­ta­ba im­pe­ca­ble. Al­go se in­ter­pu­so en­tre ella y el la­do de­re­cho de la ca­be­za de Nis­man en el mo­men­to del dis­pa­ro. El “te­lón” que la sal­vó de las manchas de san­gre no fue otro que uno de los ase­si­nos, que las pe­ri­cias ubi­ca­rán “arri­ba y a la de­re­cha” del fis­cal se­mi­arro­di­lla­do. Al­guien de pie, que re­ci­bió cer­ca de la cintura las manchas de san­gre que de­bie­ron ir di­rec­to ha­cia la toa­lla.

Los pe­ri­tos de Gen­dar­me­ría que aún no ter­mi­na­ron el in­for­me ofi­cial re­pa­ra­ron tam­bién en un de­ta­lle que pa­re­ció es­tar es­con­di­do en el ex­pe­dien­te du­ran­te dos años.

El ar­ma ase­si­na, la que La­go­mar­sino le lle­vó a Nis­man di­cien­do que era

"vie­ja" y que "ni si­quie­ra sa­bía si fun

cio­na­ba bien" re­sul­tó per­fec­ta pa­ra un cri­men. No só­lo fun­cio­nó de mo­do im­pe­ca­ble, sino que ade­más es­ta­ba car­ga­da con ba­las de al­ta tec­no­lo­gía.

No te­nía pro­yec­ti­les vie­jos, acor­des a la an­ti­güe­dad y el nu­lo uso que su due­ño di­jo dar­le, sino ba­las mar­ca Fe

de­ral Clas­sic, de pun­ta hue­ca y al­ta ve­lo­ci­dad, que pro­pa­gan su po­der de­vas­ta­dor. Las ba­las de pun­ta hue­ca es­tán

prohi­bi­das por la Ley de Ar­mas: ha­cen que el pro­yec­til se de­for­me y frag­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar el da­ño. Es el ar­ma y el ti­po de ba­la de los si­ca­rios que bus­can eje­cu­cio­nes si­len­cio­sas y se­gu­ras: con pis­to­las del mis­mo ti­po fue­ron ase­si­na­dos el "rey de la no­che" Leo­pol­do Po­li Ar­men­tano y el fo­tó­gra­fo Jo­sé Luis Ca­be­zas.

To­do el mun­do sa­be que nin­guno de los dos se sui­ci­dó.

Rastros en la me­sa­da. Las go­tas de san­gre jun­to a la pi­le­ta del ba­ño del fis­cal Nis­man fue­ron la pri­me­ra cla­ve pa­ra el avan­ce de los fo­ren­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.