Para los más jó­ve­nes, el be­so ya no es ese mo­men­to úni­co

Va­ro­nes y mu­je­res afir­man en una en­cues­ta que hoy be­sar no es tan im­por­tan­te para ellos como lo era para sus pa­dres. Y que el be­so se trans­for­mó en una “mo­ne­da de cam­bio”.

Clarin - - TAPA - Emi­lia Vex­ler evex­ler@cla­rin.com

Una en­cues­ta in­di­ca que, para la ma­yo­ría de los jó­ve­nes, el be­so no sig­ni­fi­ca ini­ciar una re­la­ción. Y no le asig­nan el va­lor ro­mán­ti­co que le da­ban sus pa­dres. En los bo­li­ches, las chi­cas cam­bian un be­so por un tra­go. Y no lo con­si­de­ran pro­mis­cuo.

No es la primera ni la úl­ti­ma vez que una ex­pre­sión en in­glés se pier­de en su tra­duc­ción al cas­te­llano. Pe­ro li­plock - suer­te de “blo­queo de bo­cas en un be­so apa­sio­na­do” po­pu­la­ri­za­do en 2003 por Ma­don­na y Brit­ney Spears en los pre­mios MTV -, no pier­de só­lo en la se­mán­ti­ca. El sig­ni­fi­ca­do del be­so tam­bién es­tá per­di­do en­tre los jó­ve­nes ar­gen­ti­nos.

Así como en 2013 “el be­so” fue ob­je­to de es­tu­dio en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford para de­cir que un lip-lock ayu­da a en­con­trar pa­re­ja y tam­bién a man­te­ner­la, aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de Cien­cias So­cia­les y Dis­ci­pli­nas Pro­yec­tua­les (INSOD) de la Fun­da­ción UADE se aden­tra­ron en las creencias, prác­ti­cas y con­cep­cio­nes so­bre “el be­so” para ac­tua­li­zar cuál es su va­lor y uso para los ar­gen­ti­nos de en­tre 18 y 34 años.

La ma­yo­ría lo iden­ti­fi­can como cha­pe (los de más de 30 an­tes le de-

cían “tran­zar”). Pe­ro para los hom­bres, ade­más, es “co­mer” y, en ter­cer lu­gar, “be­sar” . En la lla­ma­da “ge­ne­ra­ción de las ideas” el pri­mer be­so se sue­le dar en­tre los 13 o 14 años, las mu­je­res, y en­tre los 12 o 13 años, los hom­bres La ma­yo­ría di­ce que fue con un ami­go/a.

Así lo di­ce el in­for­me ela­bo­ra­do so­bre las res­pues­tas de 638 mi­llen­nials. Los da­tos des­mi­ti­fi­can la creen­cia de que el pri­mer be­so “es un mo­men­to úni­co e inol­vi­da­ble jun­to a la per

so­na desea­da”. Para el 42% de los va­ro­nes y el 26% de las mu­je­res, el pri­mer be­so ge­ne­ró sen­ti­mien­tos opues­tos a esa “idea­li­za­ción”: con­fu­sión, as­co, mie­do o in­co­mo­di­dad. Y el 85% del total en­cues­ta­do en la Ciudad y Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ase­gu­ra ade­más que un be­so no es si­nó­ni­mo del ini­cio de una re­la­ción.

No hay “grie­ta” en cuan­to al va­lor del be­so an­tes y aho­ra: tan­to hom­bres como mu­je­res creen que no es el mis­mo va­lor que el que le asig­na­ban sus pa­dres. Y has­ta ha­blan del be­so como

“mo­ne­da de cam­bio”. El 47% de las mu­je­res di­je­ron que be­sa­ron para re­ci­bir un tra­go gratis. El 68% de los hom­bres com­pra­ron al­gu­na be­bi­da para re­ci­bir un be­so como “pa­go”.

“El be­so du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les es­tá pre­sen­te en ca­si todas las so­cie­da­des y cul­tu­ras. Se ve en los pri­ma­tes, pe­ro con me­nor in­ten­si­dad que no­so­tros. To­da­vía no es­ta­mos muy se­gu­ros de por qué es­tá tan ex­ten­di­do o de qué sir­ve”, di­jo Ra­fael Wlo­dars­ki, quien lle­vó a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción en el De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía Ex­pe­ri­men­tal de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford.

¿Se tra­ta de un fe­nó­meno lo­cal? 308 hom­bres y 594 mu­je­res, de 18 a 63 años, con­tes­ta­ron un cues­tio­na­rio en EE. UU., Ca­na­dá y las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les de Eu­ro­pa so­bre la im­por­tan­cia del be­so en pa­re­jas bre­ves o de mu­chos años.

Los re­sul­ta­dos fue­ron dos pa­pers pui­bli­ca­dos por The New York Ti­mes, en los que los in­ves­ti­ga­do­res des­mi­ti­fi­ca­ron que la fun­ción psi­co­ló­gi­ca y so­cial del be­so sea “ele­var la ex­ci­ta­ción se­xual y pre­pa­rar una pa­re­ja para el coi­to”.

Para los aman­tes ca­sua­les, el be­so es más im­por­tan­te an­tes del se­xo, me­nos im­por­tan­te du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les y aún me­nos im­por­tan­te des­pués del or­gas­mo. En cam­bio, para quie­nes bus­can pa­re­jas es­ta­bles el be­so era tan im­por­tan­te an­tes del se­xo como cuan­do se da sin que­rer te­ner re­la­cio­nes.

Eso coin­ci­de con las res­pues­tas de los mi­llen­nials ar­gen­ti­nos. Más del 75% del total cree que be­sar a ex­tra­ños no es una con­duc­ta pro­mis­cua. Y el pro­me­dio de can­ti­dad má­xi­ma de per­so­nas be­sa­das en una mis­ma salida as­cien­de a 5 para los hom­bres y 3 para las mu­je­res. El 32% de las mu­je­res, ade­más, di­ce ha­ber be­sa­do a otra al me­nos una vez en su vi­da. Es­te por­cen­ta­je des­cien­de a un 22% en­tre los hom­bres. Pe­ro es­to tam­po­co lo re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con la orien­ta­ción se­xual. Tam­bién pue­de ser un juego.

“El be­so es un con­tac­to in­ten­so que no solo nos une al cuer­po del otro, tam­bién nos ayu­da a co­nec­tar­nos con el pla­cer pro­pio que se des­pier­ta y se nu­tre de esta for­ma in­ti­ma de co­ne­xión. El be­so es­ti­mu­la la se­cre­ción de oxi­to­ci­na que ayu­da al ape­go y li­be­ra en­dor­fi­nas que dan sen­sa­ción de bie­nes­tar”, plan­tea Wal­ter Ghe­din, mé­di­co psiquiatra y se­xó­lo­go. “Pe­ro si el be­so dé­ca­das atrás era una fac­tor de en­gan­che y para mu­chos el ‘te­ner piel’ en­con­tra­ba en el be­so el mejor alia­do, en es­tos tiem­pos su­ce­de lo con­tra­rio.El be­so en las pa­re­jas ocu­pa un se­gun­do plano, me re­fie­ro a los be­sos in­ten­sos; só­lo el ‘pi­qui­to’ hoy en día ga­na te­rreno”, agre­ga Ghe­din.

Peor, ¿qué pien­san, fial­men­te, los mi­llen­nials con­sul­ta­dos en la ca­lle por Cla­rín? Ju­lie­ta Pe­ra­ni (26) es de Oli­vos. Trabaja en una em­pre­sa ho­lan­de­sa. No es­tá en pa­re­ja y nun­ca usó apps de ci­tas como Tin­der o Happn.“El be­so -di­ce- to­da­vía tie­ne va­lor para mí por­que es mi ma­ne­ra de dar ca­ri­ño. Pe­ro veo que hoy en día es al­go más al pa­sar que sig­ni­fi­ca­ti­vo. Me pa­só de em­pe­zar a sa­lir con al­guien por la for­ma, por lo que me trans­mi­tía en el mo­men­to del be­so”.

Ni­co­lás Cas­tro (25) es­tu­dia ac­tua­ción y vi­ve en Lu­gano. “Un be­so no sig­ni­fi­ca na­da. Los tiem­pos cam­bia­ron y die­ron un gi­ro de 180 gra­dos”, ase­gu­ra. “En el contexto en que vi­vi­mos, los hom­bres ofre­cen a las mu­je­res un tra­go a cam­bio de un be­so y las mu­je­res un be­so por un tra­go. Ahí se pue­de en­ten­der cla­ra­men­te que el be­so hoy en día es un juego”.

Y es­tá tam­bién Sol Pi­lla­do (33), que trabaja como ad­mi­nis­tra­ti­va en una em­pre­sa, tie­ne un hi­jo, vi­ve en Ca­ba­lli­to y es­tá en pa­re­ja. “Nun­ca em­pe­cé o evi­té una re­la­ción por el pri­mer be­so. Creo que hoy en día se be­san más sin dar­le la im­por­tan­cia afec­tuo­sa que tie­ne. Los ado­les­cen­tes lo ha­cen más por una cues­tión de com­pe­tir a ver quién se be­sa más chi­cas en una mis­ma no­che. Hoy en día hom­bres y mu­je­res en ese sen­ti­do es­tán a la par”, afir­ma. Y no se equi­vo­ca.

FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

Un be­so para la selfie. Una pa­re­ja de 15, al sol en el Jar­dín Ja­po­nés.

F. DE LA OR­DEN

Para la fo­to. Los mi­llen­nials no vi­ven el ac­to de be­sar como lo vi­vían sus pa­dres y abue­los. Ayer, en el Jar­dín Ja­po­nés, dos jó­ve­nes se be­sa­ron para el fo­tó­gra­fo de Cla­rin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.