Dos hi­jos de Lá­za­ro Báez, in­ves­ti­ga­dos por com­prar oro de ma­ne­ra frau­du­len­ta

Apa­re­cen ne­xos en­tre una fir­ma de ellos y un gru­po que com­pra­ba ese metal a una em­pre­sa in­ter­es­ta­tal.

Clarin - - EL PAIS - Lu­cía Sa­li­nas lsa­li­nas@cla­rin.com

Pro­ce­sa­dos por la­va­do de di­ne­ro en la Ru­ta del Di­ne­ro K, dos de los hi­jos de Lá­za­ro Báez es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por una pre­sun­ta com­pra frau­du­len­ta de oro en otra cau­sa.

Una fir­ma vin­cu­la­da a ellos fi­gu­ra en un ex­ten­so lis­ta­do de com­pra­do­res del metal do­ra­do a la em­pre­sa in­ter­es­ta­tal Ya­ci­mien­tos Mi­ne­ros de Agua de Dio­ni­sio (YMAD) don­de el juez Sebastián Ra­mos in­ves­ti­ga a ex fun­cio­na­rios y ac­tua­les apo­de­ra­dos, por “ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta” de los fon­dos de la com­pa­ñía.

Son mi­llo­na­rios por he­ren­cia, gra­cias a la for­tu­na que lo­gró ama­sar su pa­dre du­ran­te los do­ce años de kirch­ne­ris­mo.

Só­lo en in­mue­bles el em­pre­sa­rio K cuen­ta con $ 2.754 mi­llo­nes, más de quin­ce em­pre­sas y pro­pie­da­des en diez pro­vin­cias.

Con sus hi­jos no só­lo com­par­te la for­tu­na, sino va­rios pro­ce­sa­mien­tos y em­bar­gos cuan­tio­sos que su­pe­ran los 600 mi­llo­nes de dó­la­res.

Lu­cia­na y Mar­tín Báez, los mayores de los cua­tro her­ma­nos Báez, no lo­gra­ron que­dar aje­nos a los pro­ble­mas ju­di­cia­les de su pa­dre. Fue­ron pro­ce­sa­dos por la­va­do de ac­ti­vos y en otra cau­sa (Los Sau­ces SA) por aso­cia­ción ilí­ci­ta.

Es­tán vin­cu­la­dos ade­más, a cin­co em­pre­sas que ha­brían fun­cio­na­do como cue­vas fi­nan­cie­ras y con las que -pe­se a los em­bar­gos or­de­na­ron, los Báez mo­vie­ron 148 mi­llo­nes de pe­sos.

Es­tas fir­mas aho­ra se co­nec­ta con otra cau­sa -a car­go del juez Sebastián Ra­mos-, que in­ves­ti­ga la ven­ta frau­du­len­ta de lin­go­tes de oro.

La cau­sa ini­ció con una de­nun­cia en di­ciem­bre de 2016 que hi­zo la Ofi­ci­na Anticorrupción (OA) con­tra la ges­tión de la em­pre­sa in­ter­es­ta­tal Ya­ci­mien­tos Mi­ne­ros de Agua de Dio­ni­sio (YMAD) que cuen­ta con par­ti­ci­pa­ción in­ter­es­ta­tal: la Uni­ver­si­dad de Tu­cu­mán, la pro­vin­cia de Ca­ta­mar­ca y el Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal.

La de­sig­na­ción de au­to­ri­da­des, du- ran­te la épo­ca de los he­chos de­nun­cia­dos (2012- ini­cios de 2016), es­tu­vo ba­jo la ór­bi­ta del mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción, que di­ri­gió Ju­lio De Vi­do.

La cau­sa in­ves­ti­ga a los di­rec­ti­vos de YMAD por “ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta” res­pec­to a a los fon­dos de esa so­cie­dad.

La fir­ma se de­di­ca a la ex­plo­ra­ción, ex­plo­ta­ción y co­mer­cia­li­za­ción de ya­ci­mien­tos de oro.

La au­di­to­ría so­bre 142 ex­pe­dien­tes de­ter­mi­nó que en­tre 2012 y los pri­me­ros meses de 2016, hu­bo un gran in­cre­men­to en la can­ti­dad de lin­go­tes de oro pro­du­ci­da y ven­di­da por la em­pre­sa (en 2008 era 12,5 ki­los de oro, para 2015 se lle­gó a 1.155,25 ki­los).

La de­nun­cia pla­nea que no hu­bo “ra­zo­nes que jus­ti­fi­quen”, di­cho au­men­to con­si­de­ran­do que ca­da año ha­bía “más pér­di­das pro­duc­to de la

re­fi­nan­cia­ción por lin­go­te de oro”. La ven­ta de oro ba­jo sos­pe­cha re­pre­sen­ta $ 809 mi­llo­nes.

Las transac­cio­nes se­gún se de­nun­ció, se ha­brían ma­te­ria­li­za­do a tra­vés de li­ci­ta­cio­nes pri­va­das “me­dian­te las cua­les se ad­ju­di­ca­ron el 80% de las ven­tas”, a diez em­pre­sas

or­ga­ni­za­das en tres gru­pos y que es­ta­rían “vin­cu­la­das en­tre sí”.

En es­te contexto, el juez Ra­mos ana­li­za una lis­ta de los su­pues­tos com­pra­do­res del oro en con­di­cio­nes frau­du­len­tas.

Los pri­me­ros in­for­mes de au­di­to­ría se­ña­lan que va­rias de las em­pre­sas in­vo­lu­cra­das en las ope­ra­cio­nes in­ves­ti­ga­das, tie­nen vin­cu­la­ción con em­pre­sas li­ga­das a los hi­jos de Lá­za­ro Báez.

Es­te “Gru­po 1” como fi­gu­ra en el lis­ta­do al que ac­ce­dió Cla­rín, reali­zó com­pras de lin­go­te de oro por $ 693.965.930.

Una de las so­cie­da­des se­ña­la­das y que in­te­gra es­te gru­po, es De­re­li

SA alla­na­da por el juez Ca­sa­ne­llo en la Ru­ta del Di­ne­ro K, por su re­la­ción fi­nan­cie­ra con la em­pre­sa M&P, pro­pie­dad de Lu­cia­na y Mar­tín Báez.

De­re­li SA vin­cu­la­da a los Báez es­tá en­tre las com­pra­do­ras de oro, y se­gún fuen­tes de la cau­sa “ha­bría fun­cio­na­do como una cue­va fi­nan­cie­ra uti­li­za­da por los Báez” para mo­ver su­mas mi­llo­na­rias de di­ne­ro.

Se­gún la de­nun­cia, el ob­je­to so­cial de va­rias de las fir­mas com­pra­do­ras de oro “no guar­da­ba re­la­ción con la co­mer­cia­li­za­ción de me­ta­les”, ex­pli­ca­ron fuen­tes ju­di­cia­les. Al­gu­nas de las fir­mas son ga­na­de­ras, otras ven­den ce­rea­les.

Se de­tec­tó que la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de las so­cie­da­des era in­su­fi­cien­te para jus­ti­fi­car las cuan­tio­sas ad­qui­si­cio­nes. Es­to ge­ne­ró una “pér­di­da mi­llo­na­ria para la so­cie­dad” y para el Es­ta­do.

Só­lo en in­mue­bles Lá­za­ro Báez cuen­ta con $ 2.754 mi­llo­nes, más de 15 em­pre­sas y edi­fi­cios. El 80% de las ven­tas de oro de la fir­ma in­ter­es­ta­tal YMAD fue a 10 em­pre­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.