La historia de amor, men­ti­ras y ce­los fue­ra de con­trol, que ter­mi­nó en el ase­si­na­to del rug­bier

Dra­ma en San Ra­fael. Ju­lie­ta era co­no­ci­da en su ciudad. Pe­ro po­cos sa­bían que sa­lía con Ge­na­ro. Has­ta la no­che del fi­nal.

Clarin - - SOCIEDAD - MEN­DO­ZA. CORRESPONSAL Ro­xa­na Ba­da­lo­ni men­do­za@cla­rin.com

“Ju­lie­ta era so­cia­ble, para al­gu­nos un po­co al­ta­ne­ra; era una mu­jer in­de­pen­dien­te”

¿Ju­lie­ta Sil­va es una ase­si­na que tu­vo la in­ten­ción de pi­sar a su no­vio des­pués de una dis­cu­sión a la salida del bo­li­che? Esta pregunta di­vi­de a los ha­bi­tan­tes de San Ra­fael, en el sur men­do­cino, a una se­ma­na de la trá­gi­ca muerte del rug­bier Ge­na­ro For­tu­na­to. Fue el desen­la­ce de una re­la­ción de amor con­tro­ver­ti­do, ce­los e in­tri­gas.

Cuan­do Ge­na­ro (25) y Ju­lie­ta (29) co­men­za­ron a sa­lir, tres meses atrás, ella aca­ba­ba de se­pa­rar­se, pe­ro aún con­vi­vía en la mis­ma ca­sa con su ex ma­ri­do –co­mer­cian­te del ru­bro li­bre­ría- y sus dos hi­jos, dos va­ro­nes de 5 y 10 años.

Ge­na­ro era un co­no­ci­do ju­ga­dor de rugby del club Bel­grano y Ju­lie­ta, in­te­gran­te del equi­po de hoc­key de adul­tas del club Ban­co Men­do­za. Ade­más era la due­ña de un lo­cal de in­du­men­ta­ria fe­me­ni­na Ver­de Li­món que, se­gún cuen­tan, le ha­bía pues­to su ma­ri­do. “Es ha­bi­tual que ha­ya co­que­teo en­tre rug­biers y hoc­kis­tas, es al­go de siem­pre. Ellos se co­no­cie­ron por es­tos cru­ces en­tre clu­bes”, cuen­ta una ex com­pa­ñe­ra de equi­po de Ju­lie­ta.

Fue in­cial­men­te, y qui­zás has­ta su tris­te desen­la­ce, una historia ocul­ta. Muy po­cos, los ami­gos más cer

ca­nos, co­no­cie­ron es­te ro­man­ce. La re­la­ción trans­cu­rrió en­tre es­ca­pa­das de fin de se­ma­na, sa­li­das a bai­lar y en­cuen­tros es­po­rá­di­cos por los mo­men­tos dis­tin­tos de la vi­da de ca­da uno. Ella le lle­va ca­si cin­co años, te­nía dos hi­jos, aten­día su ne­go­cio y has­ta la no­che de la muerte de su no­vio, per­ma­ne­ció con­vi­vien­do ba­jo el mis­mo te­cho que su ex ma­ri­do. “No sa­bía­mos que es­ta­ba se­pa­ra­da. Ca­si no men­cio­na­ba al pa­dre de sus hi­jos (Pa­blo) y se mo­vía so­la”, re­cuer­dan en una San Ra­fael to­da­vía im­pac­ta­da por la historia.

Ju­lie­ta ves­tía a la úl­ti­ma mo­da, ha­cía gimnasia para es­tar del­ga­da y se mos­tra­ba muy preo­cu­pa­da por su

es­té­ti­ca. “Era so­cia­ble. Te­nía una per­so­na­li­dad de lí­der, para al­gu­nos era so­ber­bia y al­ta­ne­ra, pe­ro da­ba la ima­gen de una mu­jer muy in­de­pen­dien­te”, re­la­tan sus co­no­ci­das del club.

Ge­na­ro, se­gún lo des­cri­ben sus ami­gos, era el tí­pi­co “win­ner”: po­pu­lar, ale­gre, talentoso, fa­che­ro y galán: Esos ti­pos lin­dos que pue­den elegr con quien es­tar. Su vi­da pa­sa­ba por el rugby -de­di­ca­do a ju­gar en Bel­grano desde los cin­co años - al igual que la de su her­mano ma­yor Faus­to, in­te­gran­te de la se­lec­ción ar­gen­ti­na de rugby 7.

Fue en el club don­de Ge­na­ro co­no­ció a su an­te­rior no­via, Agos­ti­na Qui­ro­ga (22 años y tam­bién ju­ga­do­ra de rugby), con quien man­tu­vo una re­la­ción de cin­co años. Aho­ra ella es­tá em­ba­ra­za­da de cua­tro meses. La fa­mi­lia del rug­bier es­pe­ra con an­sias la lle­ga­da del be­bé: “Voy a te­ner un pe­da­ci­to de mi hi­jo con­mi­go, quie­ro que naz­ca ya", di­ce an­sio­so Mi­guel For­tu­na­to, el pa­pá de Ge­na­ro.

Para la fis­cal que in­ves­ti­ga la muerte del rug­bier, An­drea Ros­si, la pa­re­ja que for­ma­ron Ju­lie­ta y Ge­nea­ro tu­vo una re­la­ción con­so­li­da­da, más allá del po­co tiem­po que lle­va­ban jun­tos. Fue un amor in­ten­so y todo apun­ta a que dis­cu­tie­ron por una cues­tión de ce­los.

Una ami­ga de Ge­na­ro con­tó que con Ju­lie­ta te­nían una re­la­ción “en­fer­mi­za y vio­len­ta”, que esa no­che sa­lie­ron pe­lean­do al es­ta­cio­na­mien­to y que en otras opor­tu­ni­da­des, ha­bían si­do vis­tos, dis­cu­tien­do en pú­bli­co. “Ter­mi­nó como em­pe­zó”, plan­teó Bi­bia­na, la ami­ga.

Ju­lie­ta fue acu­sa­da de ho­mi­ci­dio agra­va­do por el víncu­lo y por ale­vo­sía, al pa­sar­le por en­ci­ma cuan­do él es­ta­ba en el pi­so. Fue en­via­da al pe­nal de San Ra­fael y po­dría caer so­bre

una con­de­na a re­clu­sión per­pe­tua, de has­ta 35 años de cár­cel.

Va­rios tes­ti­gos que es­ta­ban en el bo­li­che dan cuen­ta de lo que ocu­rrió. Entrada la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, lle­ga­ron jun­tos al bar “La Mo­na”. Bai­la­ron y be­bie­ron. Co­men­za­ron a dis­cu­tir y sa­lie­ron de pri­sa. Allí in­ter­vie­ne el tes­ti­mo­nio cen­tral, del cui­da­co­che del bo­li­che: sa­lie­ron dis­cu­tien­do ha­cia el es­ta­cio­na­mien­to. Llo­vía con in­ten­si­dad. Ella subió al au­to Fiat Idea. Él in­ten­tó fre­nar­la y se apo­yó so­bre la ven­ta­ni­lla que es­ta­ba se­mi­abier­ta. Ella avan­zó con el au­to y él se ca­yó so­bre la ca­lle. La mu­jer si­guió su mar­cha unos 150 me­tros y reali­zó una ma­nio­bra en U para vol­ver. Él se­guía ti­ra­do en el pi­so y se es­ta­ba le­van­tan­do cuan­do el au­to que con­du­cía

su no­via le pa­só por en­ci­ma. Le pro­du­jo aplas­ta­mien­to de crá­neo y cau­só su muerte in­me­dia­ta.

En su de­cla­ra­ción a la Jus­ti­cia, la mu­jer di­jo que vol­vió al bo­li­che para de­vol­ver­le a su no­vio el ce­lu­lar y las lla­ves, que lle­va­ba en la car­te­ra: “Pen­sé que ha­bía pi­sa­do un pozo", des­cri­bió la mu­jer. Y ase­gu­ró que re­cién se dio cuen­ta que lo ha­bía pi­sa­do cuan­do el cui­da­co­che le pi­dió que fre­na­ra. "El chi­co me de­cía: lo pi­sas­te, lo pi­sas­te, pe­ro no lo ha­bía vis­to", de­cla­ró Ju­lie­ta.

Un ve­cino de la ca­lle 3 de Fe­bre­ro, don­de vi­vía Ju­lie­ta con sus pa­dres desde chi­ca, con­tó có­mo fue el mo­men­to en que to­da su fa­mi­lia se mu­dó a la Pa­ta­go­nia. Ella ar­mó su vi­da so­la en San Ra­fael. “Que­dar­se so­la y te­ner hi­jos an­tes de los 20, la hi­zo ma­du­rar de golpe”, di­jo.

En la cár­cel, la acu­sa­da de ma­tar a su no­vio no para de llo­rar. Un pro­fe­sio­nal que la asis­tió, con­tó:. “Es­tá que­bra­da, nun­ca se ima­gi­nó ter­mi­nar así, en­tre re­jas”.

Ju­lie­ta Sil­va. Tie­ne 29 años y dos hi­jos de su an­te­rior pa­re­ja. Po­drían con­de­nar­la a 35 años de cár­cel.

Ayer. Los pa­dres de Ge­na­ro en un ho­me­na­je en el club Ble­grano.

Ge­na­ro For­tu­na­to. Te­nía 25 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.