Pro­ce­sa­ron a Gils Carbó y el Go­bierno pre­sio­na otra vez pa­ra que de­je su car­go

Lo de­ci­dió el juez Er­co­li­ni y es por ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta. Cree que la pro­cu­ra­do­ra si­mu­ló una li­ci­ta­ción pa­ra di­rec­cio­nar la com­pra. El em­bar­go es por $ 7.000.000.

Clarin - - TAPA - Lu­cía Sa­li­nas lsa­li­nas@cla­rin.com Si­gue en pá­gi­na 4

El juez Er­co­li­ni in­ves­ti­ga la com­pra frau­du­len­ta del edi­fi­cio don­de fun­cio­na la Pro­cu­ra­ción, que or­de­nó Gils Carbó ape­nas asu­mió en 2013 con aval kirch­ne­ris­ta. El ma­gis­tra­do cree que la fun­cio­na­ria “ideó el plan pa­ra si­mu­lar una li­ci­ta­ción” y la em­bar­gó en $ 7 mi- llo­nes. Se pa­ga­ron $ 43 mi­llo­nes por la pro­pie­dad, y un her­mano del sub­di­rec­tor del or­ga­nis­mo se lle­vó $ 3 mi­llo­nes de co­mi­sión. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia pi­dió que “se to­me li­cen­cia ya”. Y Eli­sa Ca­rrió le apun­tó di­cien­do que “usó la Pro­cu­ra­ción pa­ra ha­cer ne­go­cios”.

Por pri­me­ra vez una Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Na­ción cuen­ta con un pro­ce­sa­mien­to en un ca­so de co­rrup­ción. La de­ci­sión fue to­ma­da por el juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni que ayer pro­ce­só a Ale­jan­dra Gils Carbó co­mo coau­to­ra del de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta en per­jui­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, por la com­pra de un edi­fi­cio en la ca­lle Pe­rón al 600, pa­ra que fun­cio­nen las ofi­ci­nas del or­ga­nis­mo. Por el in­mue­ble se pa­ga­ron 43 mi­llo­nes de pe­sos y se abo­na­ron co­mi­sio­nes mi­llo­na­rias que ron­da­ron los 10,7 mi­llo­nes de pe­sos. Unos $ 3 mi­llo­nes de esas co­mi­sio­nes se los lle­vó un me­dio her­mano de Gui­ller­mo Be­llin­gi, el sub­di­rec­tor del or­ga­nis­mo.

El juez ade­más em­bar­gó a la je­fa de los Fis­ca­les na­cio­na­les, por 7 mi­llo­nes de pe­sos. Otros cua­tro impu­tados ter­mi­na­ron pro­ce­sa­dos, en­tre ellos el se­gun­do de la fun­cio­na­ria, Gui­ller­mo Be­llin­gi.

Ale­jan­dra Gils Carbó, aco­rra­la­da por la pre­sión cons­tan­te del Go­bierno pa­ra que dé un pa­so al cos­ta­do en su car­go, ya que con­si­de­ran que no es im­par­cial por su sim­pa­tía de­cla­ra­da con el kirch­ne­ris­mo, que­da más complicada pa­ra la con­ti­nui­dad en su car­go al ter­mi­nar pro­ce­sa­da por la com­pra del edi­fi­cio de la ca­lle Pe­rón.

En la re­so­lu­ción de más de 200 pá­gi­nas, el juez Er­co­li­ni con­si­de­ró que la Pro­cu­ra­do­ra fue coau­to­ra del de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta en per­jui­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli- ca, que im­pli­ca una pe­na de dos a seis años.

La ope­ra­ción de com­pra, que se lle­vó a ca­bo en­tre di­ciem­bre de 2012 y ju­lio de 2013, con­tó con la par­ti­ci­pa­ción "do­lo­sa" de di­ver­sas per­so­nas, con ro­les di­fe­ren­cia­dos que re­pre­sen­tan en al­gu­nos ca­sos "abu­so de po­der". Co­mo par­tí­ci­pes de la ma­nio­bra, el juez pro­ce­só a tres impu­tados más.

El ob­je­ti­vo de la ope­ra­ción fue dar "apa­rien­cia de le­gi­ti­mi­dad" a un pro­ce­so ad­mi­nis­tra­ti­vo, "con per­so­nas in­ser­ta­das con ca­li­dad si­mu­la­da, con otras in­ter­pues­tas pa­ra apa­rien­cia de em­pre­sa o ne­go­cia­ción", se­ña­ló el juez Er­co­li­ni. En con­se­cuen­cia, to­do el pro­ce­so ad­mi­nis­tra­ti­vo fue con­si­de­ra­do co­mo "una far­sa".

En es­te con­tex­to, los impu­tados - en­tre ellos Gils Carbó-, se va­lie­ron de "for­mas en­ga­ño­sas orien­ta­das a ha­cer apa­re­cer co­mo le­gí­ti­ma la li­ci­ta­ción pú­bli­ca que lle­vó a la ad­qui­si­ción del in­mue­ble", pe­ro que pa­ra la Jus­ti­cia es­tu­vo de­ci­di­do de "an­te­mano" pa­ra fa­vo­re­cer a quie­nes in­ter­vi­nie­ron en el mi­llo­na­rio pro­ce­so.

Por ello, se pro­ce­só co­mo prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles a la Pro­cu­ra­do­ra y al sub­di­rec­tor Gui­ller­mo Be­llin­gi, acu­sa­dos de "vio­lar cons­cien­te y vo­lun­ta­ria­men­te los de­be­res" de fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Be­llin­gi, a quien Gils Carbó res­pon­sa­bi­li­zó de to­do en su in­da­ga­to­ria, fue el res­pon­sa­ble de "mo­di­fi­car los tér­mi­nos de la li­ci­ta­ción" que se con­si­de­ró “di­rec­cio­na­do des­de su ini­cio" con un plie­go "he­cho a la me­di­da de las ca­rac­te­rís­ti­cas que pre­sen­ta­ba el in­mue­ble cu­ya ad­qui­si­ción es­ta­ba de­ci­di­da de an­te­mano y pac­ta­da con la ven­de­do­ra”.

Pa­ra la Jus­ti­cia las prin­ci­pa­les au- to­ri­da­des de la Pro­cu­ra­ción "idea­ron y eje­cu­ta­ron un com­ple­jo plan" orien­ta­do a "ad­qui­rir di­rec­ta­men­te pa­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal, ba­jo la si­mu­la­ción en­ga­ño­sa de una li­ci­ta­ción pú­bli­ca, el edi­fi­cio de la ca­lle Pe­rón 667".

El acuer­do pre­vio pa­ra la com­pra se ha­bría he­cho con los eje­cu­ti­vos de la so­cie­dad pro­pie­ta­ria del edi­fi­cio, Ar­fin­sa Ar­gen­ti­na Fi­nan­cie­ra SA", cu­ya ca­ra vi­si­ble fue Adrián Fis­cher, pro­ce­sa­do y em­bar­ga­do en $5 mi­llo­nes.

Es­ta em­pre­sa ofer­tó en el mar­co de la li­ci­ta­ción lan­za­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal, a tra­vés de Jau­re­gui­berry Ase­so­res In­mo­bi­lia­rios SA (cons­ti­tui­da por Bár­ba­ra Jau­re­gui­berry e Ig­na­cio Cos­ta Ur­qui­za). Así, Jau­re­gui­berry pu­do ha­cer "la ofer­ta que ob­tu­vie­ra me­jor pun­ta­je y re­sul­ta­ra ad­ju­di­ca­ta­ria de la li­ci­ta­ción".

Co­mo da­to que com­pli­có a la Pro­cu­ra­do­ra, ella de­cla­ró en su in­da­ga­to­ria ha­ber vi­si­ta­do el edi­fi­cio me­ses an­tes al lla­ma­do a li­ci­ta­ción.

El in­mue­ble tu­vo un cos­to de 43.850.000 pe­sos y con­tó con la in­ter­ven­ción "do­lo­sa y fun­da­men­tal" de Bár­ba­ra Jau­re­gui­berry y Juan Car­los Thill (pro­duc­tor de se­gu­ros que par­ti­ci­pó co­mo in­ter­me­dia­rio y me­dio her­mano de Be­llin­gi). A am­bos se les tra­bó un em­bar­gos de $5 mi­llo­nes.

El ob­je­ti­vo de la ope­ra­ción fue dar “apa­rien­cia de le­gi­ti­mi­da­dad”

PE­DRO LÁ­ZA­RO FER­NÁN­DEZ

Complicada. Ale­jan­dra Gil­sa Carbó el día que tu­vo que de­cla­rar an­te el juez Er­co­li­ni en los tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py. Aho­ra el ma­gis­tra­do la pro­ce­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.