Ries­go Mes­si Un par­ti­do ca­da cua­tro días

Son los que ju­ga­rá en to­dos los tor­neos has­ta el Mun­dial de Ru­sia.

Clarin - - TAPA - Da­niel La­ga­res dla­ga­res@cla­rin.com

Tic... tac... tic... tac... Que­dan 245 días pa­ra el co­mien­zo del Mun­dial de Ru­sia y en el GPS de Lio­nel Mes­si es­tán mar­ca­das las prio­ri­da­des: lle­gar fí­si­ca­men­te en­te­ro, par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la anun­cia­da “nue­va eta­pa” de la Se­lec­ción y re­cons­truir al Barcelona. Y en tan­to, ju­gar. Des­pués del ca­sa­mien­to con An­to­ne­la, la lu­na de miel y las va­ca­cio­nes, el ro­sa­rino es­tu­vo 1350 mi­nu­tos so­bre el cés­ped. Son los 360 de los 4 par­ti­dos de Eli­mi­na­to­rias y los 990 de los 14 con el Ba­rça. Só­lo otros 20 fut­bo­lis­tas de la Li­ga es­pa­ño­la ju­ga­ron lo mis­mo.

Ma­ña­na, an­te el Atlé­ti­co de Ma­drid del Cho­lo Si­meo­ne, en el Wan­da Me­tro­po­li­tano em­pie­za la rec­ta fi­nal a Mos­cú. Si el Ba­rça lle­ga a las fi­na­les de la Cham­pions y de la Co­pa del Rey, más los com­pro­mi­sos de la Li­ga, Mes­si ten­drá 50 par­ti­dos has­ta el Mun­dial. Uno ca­da 4,5 días. A ese mara- tón hay que agre­gar­les el par­ti­do de la Se­lec­ción an­te Ru­sia en Mos­cú del 11 de no­viem­bre más los que aún no es­tán con­fir­ma­dos. Do­si­fi­car el es­fuer­zo pa­ra lle­gar fres­co a ju­nio se­rá cla­ve. Pe­ro no sen­ci­llo.

Es pro­ba­ble que ha­ya nue­vos en­cuen­tros en­tre Mes­si y Sam­pao­li, más allá de cuan­do se vean por los amis­to­sos. El 10 ten­drá in­ter­ven­ción, voz (¿y vo­to?) en las de­ci­sio­nes ca­pi­ta­les: con­vo­ca­to­rias, sis­te­ma, con­for­ma­ción del gru­po, re­la­ción con los di­ri­gen­tes y la pren­sa. Los pri­me­ros pa­sos se die­ron en Qui­to.

Con la cla­si­fi­ca­ción en el bol­si­llo, Mes­si pi­só el ae­ro­puer­to de El Prat sa­bien­do que más tem­prano que tar­de de­be­rá re­unir­se con el téc­ni­co Valverde y con el pre­si­den­te Bar­to­meu. Hay cues­tio­nes vin­cu­la­das y otras per­so­na­les, pa­ra­le­las que se to­can.

Lo pri­me­ro es la exi­gen­cia fí­si­ca a la que se so­me­te­rá Mes­si. La úl­ti­ma vez que Leo “des­can­só” en el Ba­rça fue jus­to un año atrás, cuan­do fue al ban­co an­te La Co­ru­ña en la oc­ta­va fe­cha de la Li­ga. Ju­gó la úl­ti­ma me­dia ho­ra. Mes­si de­be­rá do­mi­nar su de­mo­nio in­terno, esa fie­ra com­pe­ti­ti­va que lo ha­ce que­rer ju­gar siem­pre, con el ob­je­ti­vo fi­nal de lle­gar con ai­re fres­co al Mun­dial. ¿Có­mo lo ha­rá en un Barcelona que es­te año lo ne­ce­si­ta más que nun­ca? Es el lí­der de un equi­po que co­man­da la Li­ga con hol­gu­ra. En sie­te fe­chas, el Ba­rça tie­ne pun­ta­je ideal, les sa­có 5 a su es­col­ta Se­vi­lla; 6 al ter­ce­ro, Va­len­cia y 7 a un, por aho­ra, le­jano Real Ma­drid. Sin em­bar­go, cuan­do la Li­ga re­cién ama­ne­ce sa­ben los azul­gra­na que la ven­ta­ja no es de­fi­ni­ti­va ni mu­cho me­nos. Y que es­te Ba­rça es me­nos que los me­jo­res Ba­rça. Si la Se­lec­ción de­be agra­de­cer­le la cla­si­fi­ca­ción a Mes­si, el Ba­rça le pren­de ve­las pa­ra fre­nar el ci­clo exi­to­so del Ma­drid que vie­ne de ga­nar dos Cham­pions al hi­lo.

En­tre ne­ce­si­dad y de­seo na­ve­ga­rá Mes­si. Con­sen­sua­rá un plan con Valverde que con­tem­pla­rá ro­ta­ción, mien­tras el equi­po pue­da pres­cin­dir de él. Con Mar­tino, en la Li­ga pre­via al Mun­dial 2014, ocu­rrió.

Con la Se­lec­ción se­rá dis­tin­to. Ca­da amis­to­so exi­gi­rá la pre­sen­cia del ca­pi­tán. Ca­chet, TV y pa­tro­ci­na­do­res son ra­zo­nes su­fi­cien­tes. Pe­ro tam­bién la ur­gen­cia de Sam­pao­li por “ar­mar el equi­po”. El téc­ni­co tie­ne aho­ra el tiem­po que, con jus­ti­cia, re­cla­ma­ba. ¿Lo ten­drá Mes­si? Si se con­fir­ma el pro­yec­to de bus­car un lu­gar de en­tre­na­mien­to en Eu­ro­pa pa­ra re­unir a los “eu­ro­peos de Se­lec­ción”, Valverde, Sam­pao­li y Mes­si de­be­rán acor­dar.

El al­ma­na­que en­cien­de lu­ces ro­jas. Has­ta fin de año, Mes­si ten­drá dos par­ti­dos por se­ma­na. El pe­río­do sin fút­bol más lar­go se­rá el que va del 8 a 10 de di­ciem­bre (par­ti­do con Va­len­cia) al 15 a 17 (La Co­ru­ña).

Con Bar­to­meu, pre­si­den­te del club, la conversación se­rá so­bre el por­yec­to de­por­ti­vo. Mes­si sa­be que el club

no su­po re­for­zar­se en la tem­po­ra­da an­te­rior y que en és­ta, la ida de Ney­mar tu­vo do­ble efec­to: la pér­di­da de un so­cio de­ci­si­vo y la dul­ce com­pli­ca

ción de que el club tu­vie­ra 222 mi­llo­nes de eu­ros en te­so­re­ría. A sa­bien­das de esa bo­nan­za, cuan­do el Ba­rça sa­lió al mer­ca­do le exi­gie­ron for­tu­nas. Así se frus­tra­ron las com­pras de Mbap­pé y Cou­tin­ho y tu­vie­ron que con­for­mar­se con Dem­be­lé quien, ade­más, se le­sio­nó y no es­ta­rá dis­po­ni­ble has­ta el fin de tem­po­ra­da. Con la vie­ja guar­dia que en­ve­je­ce (Inies­ta, Bus­quets, Pi­qué, Al­ba) des­car­tes (Al­cá­cer, An­dré Go­mes, Ar­da) y po­si­bles sa­li­das (Mas­che­rano), el plan­tel de­be ser en­ri­que­ci­do. ¿Qué ocu­rri­rá si el equi­po no in­cor­po­ra la ca­li­dad que exi­ge el 10?...

Mes­si acor­dó su re­no­va­ción. El con­tra­to es­tá fir­ma­do por sus abo­ga­dos y su pa­dre. Pe­ro Leo aún no lo hi­zo. La fo­to tran­qui­li­za­do­ra no es­tá. El víncu­lo con­clu­ye en ju­nio. Si Mes­si no fir­ma, des­de el 1° de enero es­ta­rá ha­bi­li­ta­do a es­cu­char ofer­tas. Que­dan 78 días.

La se­ce­sión ca­ta­la­na no pa­re­ce pro­ba­ble des­pués de que el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont pro­cla­ra­ma la in­de­pen­den­cia y la sus­pen­die­ra en el mis­mo ac­to. Sin pro­nun­ciar­se so­bre el ca­so pe­ro aten­to a lo que ocu­rre, Mes­si si­gue de cer­ca el pro­ce­so po­lí­ti­co. Con Ca­ta­lu­ña es­cin­di­da de Es­pa­ña, es im­pre­de­ci­ble el fu­tu­ro del Ba­rça. En esas cues­tio­nes an­da el crack. Así, has­ta la ho

ra de ir a Ru­sia. Na­da me­nos.

El Mes­si ca­pi­tán de la Se­lec­ción apun­ta a lle­gar fres­co al Mun­dial. El Mes­si ca­pi­tán del Barcelona pien­sa en ga­nar al­go es­te año, en re­cons­truir el equi­po y en su re­no­va­ción.

Es­pe­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.