El aco­sa­dor de Holly­wood, a pun­to de ser ex­pul­sa­do

Es Harvey Weinstein. Lo ha­bían de­nun­cia­do ac­tri­ces top.

Clarin - - TAPA - Sandra Com­mis­so scom­mis­so@cla­rin.com

An­ge­li­na Jo­lie, Gwy­neth Pal­trow, Ash­ley Judd, Ro­san­na Ar­quet­te, Asia Ar­gen­to, Ro­se McGo­wan, Lu­cia Evans, Mi­ra Sor­vino, Ca­ra De­le­vin­gne, Jes­si­ca Barth, Em­ma de Cau­nes... Es la lis­ta de mu­je­res que acu­san al pro­duc­tor Harvey Weinstein de aco­so e in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, de vio­la­ción. La se­ma­na pa­sa­da, el New York Ti­mes pu­bli­có un ar­tícu­lo con­tan­do la te­ne­bro­sa his­to­ria de­trás del po­de­ro­so hom­bre de Holly­wood y se desató un es­cán­da­lo sin precedentes en la Me­ca del ci­ne.

Weinstein, de 65 años, es uno de los fun­da­do­res (jun­to a su her­mano Bob) de la pro­duc­to­ra Mi­ra­max en la dé­ca­da del '80. El éxi­to de sus pe­lí­cu­las, des­de Se­xo, men­ti­ras y vi­deos; Sha­kes­pea­re apa­sio­na­do, El dis­cur­so del Rey, El ar­tis­ta, Pan­di­llas de Nue­va York, Pulp Fic­tion, has­ta El se­ñor de los ani­llos y Bas­tar­dos sin glo­ria, en­tre mu­chas otras, lo con­vir­tió en uno de los hom­bres fuer­tes de la in­dus­tria. Pe­ro es­con­día (con la com­pli­ci­dad de mu­chos) una his­to­ria te­rri­ble de aco­so a mu­chas ac­tri­ces y em­plea­das de su com­pa­ñía, al­go que su­ce­dió al me­nos, du­ran­te los úl­ti­mos 20 años.

Las ac­tri­ces, mu­chas de ellas muy jó­ve­nes y re­cién lle­ga­das a Holly­wood, no se ani­ma­ban a ha­blar del te­ma y su­frían en si­len­cio. El he­cho de con­ver­tir­se en fa­mo­sas más tar­de no les dio nin­gu­na ven­ta­ja y pa­de­cían lo mis­mo que una víc­ti­ma anó­ni­ma. El ci­nis­mo de Holly­wood pro­te­gía al pro­duc­tor y es­con­día la ba­su­ra ba­jo la al­fom­bra... ro­ja.

Las ac­tri­ces Judd y McGo­wan fue­ron de las pri­me­ras que se ani­ma­ron a ha­blar y des­ta­par la es­ca­lo­frian­te ca­ra del mag­na­te de­trás de la más­ca­ra de hom­bre exi­to­so. Lu­cia Evans y Asia Ar­gen­to re­ve­la­ron que fue­ron vio­la­das por el pro­duc­tor al ne­gar­se a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con él.

To­das las víc­ti­mas coin­ci­den en el re­la­to de có­mo se da­ban los aco­sos. Weinstein las in­vi­ta­ba a la ha­bi­ta­ción de un ho­tel con la ex­cu­sa de al­gún con­tra­to o pa­ra ha­blar de un pro­yec­to y, una vez allí, les pe­día que le hi­cie­ran un ma­sa­je. Y ter­mi­na­ba abu­san­do de ellas. Al­gu­nas lo­gra­ban es­ca­par, pe­ro otras fue­ron vio­la­das por Weinstein. Y, las ex­tor­sio­na­ba, apro­ve­chan­do su po­der e in­fluen­cia.

Pal­trow con­tó có­mo fue aco­sa­da por el pro­duc­tor cuan­do te­nía 22 años. La ac­triz lo­gró es­ca­par y le con­tó la si­tua­ción a su en­ton­ces no­vio, Brad Pitt, quien en­fren­tó al pro­duc- tor por eso. Weinstein la ame­na­zó, en­fu­re­ci­do. Se su­po­nía que na­die se ani­ma­ría a con­tar­lo. An­ge­li­na Jo­lie tam­bién re­la­tó una si­tua­ción si­mi­lar que su­frió, por par­te del pro­duc­tor, a fi­nes de los '90. Des­pués de­ci­dió no vol­ver a tra­ba­jar nun­ca más con él. "Es inacep­ta­ble ese com­por­ta­mien­to ha­cia las mu­je­res", di­jo.

El his­to­rial de aco­sos de Weinstein era, has­ta aho­ra, un se­cre­to a vo­ces, en el ám­bi­to de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca más po­de­ro­sa del mun­do. Su pro­duc­to­ra (so­la o aso­cia­da) ga­nó 81 Os­car, 5 a me­jor pe­lí­cu­la y re­ci­bió va­rios pre­mios en otros paí­ses.

Criado en el barrio neo­yor­quino de Queens, Weinstein ha­bía re­ci­bi­do la dis­tin­ción co­mo Ca­ba­lle­ro de la Le­gión de Ho­nor que en­tre­ga el Go­bierno fran­cés y la de Co­men­da­dor de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. La se­rie En­tou­ra­ge tie­ne un per­so­na­je ba­sa­do en él, lo que da cuen­ta de su fa­ma, y lo des­cri­be co­mo agre­si­vo y brus­co.

Con la ola de acu­sa­cio­nes, la ca­rre­ra de Weinstein se ter­mi­nó. Su pro­pia com­pa­ñía lo des­pi­dió y él, que fi­nal­men­te ad­mi­tió su res­pon­sa­bi­li­dad, di­ce es­tar ha­cien­do te­ra­pia.Pe­ro eso no es to­do. Su es­po­sa, la di­se­ña­do­ra Georgina Chap­man (de la fir­ma Mar­che­sa, siem­pre pre­sen­te en la al­fom­bra ro­ja de los Os­car) con quien tie­ne dos hi­jos, le pi­dió el di­vor­cio y se so­li­da­ri­zó con quie­nes fue­ron víc­ti­mas de su ma­ri­do.

Pe­ro el es­cán­da­lo es tan bo­chor­no­so que tra­jo con­se­cuen­cias tam­bién pa­ra va­rios fa­mo­sos. Dos es­tre­llas co­mo Rus­sell Cro­we y Matt Da­mon fue­ron acu­sa­dos de sa­ber de los aco­sos y en­cu­brir a Weinstein por­que es su ami­go. Mien­tras que Meryl Streep, Ame­ri­ca Fe­rra­ra y Ellen Bar­kin sa­lie­ron a de­fen­der a las ac­tri­ces que lo de­nun­cia­ron. ■

La ta­pa de “Ti­me”. La re­vis­ta le de­di­ca una la­pi­da­ria por­ta­da a Weinstein en la que ti­tu­la: “Pro­duc­tor. De­pre­da­dor. Pa­ria”. Su ca­so es uno de los más es­can­da­lo­sos de los úl­ti­mos tiem­pos, y de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles.

Vie­jas dis­tin­cio­nes. Weinstein ha­bía si­do nom­bra­do Ca­ba­lle­ro de la Le­gión de Ho­nor, del Go­bierno fran­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.