Su­ges­ti­va reunión del Pa­pa con Po­li en el Va­ti­cano

El ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res es can­di­da­to a su­ce­der a Aran­ce­do al fren­te del Epis­co­pa­do. Se vo­ta en no­viem­bre.

Clarin - - EL PAÍS - Sergio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

La vi­si­ta po­dría pa­sar co­mo un via­je de ru­ti­na al Va­ti­cano, pe­ro un par de cir­cuns­tan­cias le otor­ga una par­ti­cu­lar sig­ni­fi­ca­ción. El ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, car­de­nal Ma­rio Po­li –el su­ce­sor de Jor­ge Ber­go­glio en la ar­qui­dió­ce­sis por­te­ña- es­tá por es­tos días en Ro­ma y el miér­co­les par­ti­ci­pó de la tra­di­cio­nal au­dien­cia ge­ne­ral que brin­da el Pa­pa.

El mo­ti­vo de la pre­sen­cia de Po­li es la ce­le­bra­ción de los cien años de la con­gre­ga­ción pa­ra las Igle­sias Orien­ta­les del Va­ti­cano, el di­cas­te­rio que nu­clea a las comunidades ca­tó­li­cas de ri­to orien­tal, y que ac­tual­men­te en­ca­be­za otro ar­gen­tino, el car­de­nal Leo­nar­do San­dri. En ese mar­co, par­ti­ci­pó de una mi­sa y un en­cuen­tro ge­ne­ral con el pa­pa Fran­cis­co.

Pe­ro la vi­si­ta se pro­du­ce a tres se­ma­nas de las elec­cio­nes en el Epis- co­pa­do y Po­li es fir­me can­di­da­to a su­ce­der al ar­zo­bis­po de San­ta Fe, mon­se­ñor Jo­sé Ma­ría Aran­ce­do, quien no pue­de ser re­elec­to por es­tar ter­mi­nan­do el se­gun­do pe­río­do, el má­xi­mo que per­mi­te el es­ta­tu­to epis­co­pal. Otro can­di­da­to es el obis­po de San Isi­dro y ti­tu­lar de Cá­ri­tas, Os­car Ojea.

Ade­más, su pa­so se con­cre­ta lue­go de que el vo­ce­ro pa­pal, Greg Bur­ke, acla­ra­ra que no es­tá pre­vis­to un via­je de Fran­cis­co al país el año que vie­ne, lue­go de que mon­se­ñor Aran­ce­do di­je­ra que la vi­si­ta del Pa­pa a la Ar­gen­ti­na “es­tá cer­ca” y el pro­pio Po­li afir­ma­rá que “es­tá pró­xi­ma”. Ocu­rre que pa­ra el Va­ti­cano to­da­vía no exis­te la su­fi­cien­te cal­ma po­lí­ti­ca pa­ra su con­cre­ción.

¿Ha­bla­rá Fran­cis­co con Po­li de las elec­cio­nes en la Igle­sia ar­gen­ti­na? ¿Lo pro­mo­ve­rá co­mo pre­si­den­te o se mos­tra­rá pres­cin­den­te? ¿Le ex­pon­drá la ra­zón por la cual si­gue de­mo­ran­do su ve­ni­da al país? Se des­cuen­ta que, de una u otra ma­ne­ra, las elec­cio­nes ecle­siás­ti­cas y el via­je pa­pal se­rán abor­da­dos por am­bos en una reunión a so­las, si aca­so no su­ce­dió.

El pa­so de Po­li se pro­du­ce en si­mul­tá­neo con la di­fu­sión de una de­cla­ra­ción de los obis­pos ar­gen­ti­nos con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción por par­te de la Igle­sia de la Pri­me­ra Jor­na­da Mun­dial de los Po­bres, fi­ja­da pa­ra el 19 de no­viem­bre, tras ser ins­ti­tui­da por Fran­cis­co. El tex­to, con alu­sio­nes crí­ti­cas a la si­tua­ción so­cial, sor­pren­dió aquí, por­que no es ha­bi­tual que el Epis­co­pa­do se pro­nun­cie so­bre ese as­pec­to en vís­pe­ras de elec­cio­nes.

En el tex­to, de cua­tro ca­ri­llas, los obis­pos pi­den “cre­cer en la ca­pa­ci­dad de ser ad­mi­nis­tra­do­res de bie­nes que li­be­ren el su­fri­mien­to” por­que “gran par­te de nues­tro pue­blo es po­bre”. Ade­más, de­man­dan “un es­fuer­zo es­pe­cial de ho­nes­ti­dad fren­te a la co­rrup­ción tan ex­ten­di­da”.

“Hoy gran par­te de nues­tro pue­blo es po­bre: lo es en el in­te­rior co­mo tam­bién en el cin­tu­rón de nues­tras ciu­da­des. Es­ta con­di­ción in­dig­na se ha­ce vi­si­ble en la mar­gi­na­ción eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial y tam­bién en la fal­ta de un anun­cio de fe que ilu­mi­ne esas si­tua­cio­nes de ca­ren­cia, de de­bi­li­dad y de su­fri­mien­to”, di­cen. El cen­te­nar de obis­pos del país tie­ne pre­vis­to re­unir­se en­tre el 5 y el 11 de no­viem­bre en la ca­sa de re­ti­ros El Ce­nácu­lo, en Pi­lar, oca­sión en la que vo­ta­rán a sus nue­vas au­to­ri­da­des. ■

V. SO­KO­LO­WICZ

Vi­si­ta. Fran­cis­co re­ci­be a Po­li el miér­co­les en el Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.