Un Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia en el exi­lio se ins­ta­la en la se­de de la OEA

Clarin - - EL MUNDO -

En el Sa­lón de las Amé­ri­cas de la OEA, en Washington, es­tá pre­vis­ta la ins­ta­la­ción del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) de Ve­ne­zue­la en el exi­lio, es­te vier­nes, un ac­to iné­di­to tan­to en el plano na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. Son 33 ma­gis­tra­dos ve­ne­zo­la­nos, 13 prin­ci­pa­les y 20 su­plen­tes, que han si­do se­lec­cio­na­dos por con­cur­so por la Asam­blea Na­cio­nal en ju­lio pa­sa­do. Al día si­guien­te de su ju­ra pro­to­co­lar el car­go en la Pla­za Al­fre­do Sa­del de Las Mercedes, el ré­gi­men de Ma­du­ro les de­cla­ró la gue­rra y tu­vie­ron que pa­sar a la clan­des­ti­ni­dad.

El TSJ na­cio­nal es­tá in­te­gra­do por 32 ma­gis­tra­dos con igual número de su­plen­tes y seis sa­las. Los 33 que nom­bró el par­la­men­to re­cien­te­men­te fue­ron pa­ra su­plir las va­can­tes que ha­bía en el or­ga­nis­mo. Sin em­bar­go, el nom­bra­mien­to ha es­ta­do sig­na­do por la cár­cel, la per­se­cu­ción y el exi­lio.

Ca­be re­cor­dar que el Su­pre­mo Tri­bu­nal, es­pe­cial­men­te su sa­la cons­ti­tu­cio­nal, ha pro­vo­ca­do la cri­sis ins- ti­tu­cio­nal que su­fre el país en la ac­tua­li­dad por la rup­tu­ra del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal al des­po­jar­le las fa­cul­ta­des a la Asam­blea Na­cio­nal, elec­ta por su­fra­gio uni­ver­sal en 2015.

El abo­ga­do ve­ne­zo­lano Car­los Ra­mí­rez Ló­pez, es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria, y ac­tual­men­te asi­la­do en los EE.UU., afir­mó a Clarín que pa­ra “si­tua­cio­nes es­pe­cia­les hay soluciones es­pe­cia­les” so­bre las fun­cio­nes que ten­drá el tri­bu­nal en el exi­lio.

En­tre las fun­cio­nes des­ta­ca la po­si­bi­li­dad de ini­ciar jui­cios contra al- tos car­gos ve­ne­zo­la­nos, en­tre ellos el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, por di­ver­sos mo­ti­vos co­mo co­rrup­ción, le­gi­ti­ma­ción de ca­pi­ta­les, nar­co­trá­fi­co y vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos.

Pa­ra Ra­mí­rez es fun­da­men­tal el re­co­no­ci­mien­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. “Ese re­co­no­ci­mien­to per­mi­ti­rá que las de­ci­sio­nes del Su­pre­mo en el exi­lio ten­gan eje­cu­ta­bi­li­dad prác­ti­ca­men­te co­mo un tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do en te­mas re­fe­ren­tes a de­re­chos hu­ma­nos, a de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad”, di­jo.

-¿Cree que Ma­du­ro va a aca­tar al­gu­na de esas de­ci­sio­nes?

-No los va a aca­tar y eso se su­ma­rá a la ar­ga deu­da que va ad­qui­rien­do con la Jus­ti­cia, pe­ro sí lo ha­rán los go­bier­nos que re­co­noz­can a di­cho tri­bu­nal, es lo que im­pli­ca ese re­co­no­ci­mien­to. Si es­te TSJ en el exi­lio, por ejem­plo, de­cre­ta un em­bar­go so­bre cuen­tas ban­ca­rias pro­ve­nien­tes de des­fal­cos de di­ne­ros pú­bli­cos de Ve­ne­zue­la, esa me­di­da se eje­cu­ta­rá; si se li­bran or­de­nes de cap­tu­ra a per­so­nas que es­tén in­vo­lu­cra­das en crí­me­nes le­sa hu­ma­ni­dad, és­tas se ha­rán efec­ti­vas in­clu­so a tra­vés de In­ter­pol, por su­pues­to cuan­do esas per­so­nas sal­gan del país.

Sin em­bar­go, el je­fe de la ban­ca­da opo­si­to­ra en el Par­la­men­to, Sta­lin Gon­zá­lez, di­jo a Clarín que no cree que las sen­ten­cias del tri­bu­nal en el exi­lio ten­ga al­gu­na efec­ti­vi­dad en el plano in­terno. “Tal vez en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal sea más efec­ti­vo que en lo na­cio­nal”. El dipu­tado por El Nue­vo Tiem­po, que tam­bién es abo­ga­do, no sa­be ”có­mo se ins­ta­la­rá el Tri­bu­nal en Washington y có­mo fun­cio­na­rán las sa­las o ple­na­rias por que se re­quie­ren 32 ma­gis­tra­dos y lo del exi­lio son só­lo 12”. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.