Los em­pre­sa­rios apo­yan a Ma­cri, pe­ro quie­ren re­for­mas de fon­do

Clarin - - OPINION - Mar­ce­lo Bo­ne­lli mbo­ne­lli@cla­rin.com

El es­ta­blish­ment le da­rá hoy un am­plio apo­yo po­lí­ti­co al Pre­si­den­te en el Co­lo­quio de IDEA. Pe­ro de­trás del es­pal­da­ra­zo la­te un pro­pó­si­to bien con­cre­to : que Mau­ri­cio Ma­cri cum­pla con sus com­pro­mi­sos y avan­ce en re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra co­rre­gir los des­ajus­tes ma­cro­eco­nó­mi­cos.

Los hom­bres de ne­go­cios des­cuen­tan un im­por­tan­te triun­fo elec­to­ral de Ma­cri y su con­so­li­da­ción po­lí­ti­ca .

Y con­si­de­ran, en­ton­ces, que el Go­bierno ya no ten­drá ex­cu­sas ni for­mas de gam­be­tear los cam­bios que re­cla­man pa­ra in­ver­tir. Pre­ten­den que ace­le­re las re­for­mas pen­dien­tes, o sea, al­go más que gra­dua­lis­mo.

Con la re­dac­ción de un do­cu­men­to fi­nal con­cre­ta­rán su apo­yo al Pre­si­den­te, co­sa que han ex­pre­sa­do en ca­da pre­sen­ta­ción en Mar del Pla­ta.

Ayer lo ra­ti­fi­có Cris­tiano Ra­taz­zi, du­ran­te un en­cuen­tro re­ser­va­do con los je­fes de la CGT : “Es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos con Ma­cri”.

En la reu­nión los ca­ci­ques gre­mia­les sor­pren­die­ron con un plan­teo fuer­te. An­to­nio Ca­ló re­cla­mó un “acuer­do po­lí­ti­co mar­co” pa­ra en­ca­rar glo­bal­men­te el pro­ble­ma de la com­pe­ti­ti­vi­dad y no ha­blar só­lo de la re­for­ma la­bo­ral.

El aval de­fi­ni­ti­vo y pú­bli­co se­rá es­ta tar­de, cuan­do el pro­pio Pre­si­den­te en­fren­te a la co­mu­ni­dad de ne­go­cios. Lo es­cu­cha­rán los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes de la Ar­gen­ti­na : Ale­jan­dro Bulg­he­ro­ni, Pao­lo Ro­ca y Luis Pa­ga­ni. Así se in­ten­ta­rá dar vuel­ta la pá­gi­na de las con­tro­ver­sias y re­ce­los que exis­tie­ron - has­ta aho­ra- en­tre los hom­bres de ne­go­cios y la Ca­sa Ro­sa­da. Ocu­rrie­ron des­de el mis­mo mo­men­to en que Ma­cri ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Ma­cri re­ce­ló siem­pre del mo­vi­mien­to em­pre­sa­rio por tres cues­tio­nes cen­tra­les :

--No les per­do­na que –en su ma­yo­ría- ha­yan apos­ta­do y ju­ga­do a fa­vor del triun­fo de Da­niel Scio­li en el 2015.

--Cues­tio­na la re­ti­cen­cia in­dus­trial de apo­yar su ges­tión y las con­tí­nuas ex­cu­sas pa­ra con­cre­tar in­ver­sio­nes. Así lo di­ce : “Es­tos ti­pos siem­pre te co­rren el ar­co”.

-Tam­bién los res­pon­sa­bi­li­za por la ace­le­ra­ción del pro­ce­so in­fla­cio­na­rio. En la in­ti­mi­dad, afir­ma que mu­chos co­me­tie­ron abu­sos. Y a eso alu­de cuan­do cues­tio­na al “Círcu­lo ro­jo” e in­sis­te con una fra­se po­co fe­liz: “Si pu­sié­ra­mos a 562 di­ri­gen­tes en un cohe­te a la Lu­na, el país cam­bia­ría”.

La bron­ca pre­si­den­cial y el te­mor a cier­ta ven­det­ta, hi­zo que mu­chos em­pre­sa­rios lo bau­ti­za­ran en la in­ti­mi­dad con un so­bre­nom­bre: “El Ca­la­brés.”

Por eso -pa­ra su­pe­rar re­ce­los- aho­ra so­bre­ac- túan el apo­yo al Pre­si­den­te. En IDEA hay una mues­tra de ad­he­sión que no se vi­vía des­de los tiem­pos de Car­los Me­nem.

Fe­de­ri­co Sal­vai -mano de­re­cha de Ma­ría Eugenia Vidal- es­tá en Mar del Pla­ta y pu­so pa­ños fríos en va­rios en­cuen­tros pri­va­dos. Tras­mi­tió un da­to se­cre­to: la úl­ti­ma en­cues­ta de Jaime Du­ran Bar­ba -pa­ra el co­man­do ín­ti­mo de cam­pa­ña- con­fir­ma que ga­na Es­te­ban Bull­rich, pe­ro que la di­fe­ren­cia es aho­ra só­lo de 2,2 %.

El es­ta­blish­ment fes­te­ja­ba ya un mí­ni­mo de 4 pun­tos. Sal­vai los sor­pren­dió y dio un ba­ño de rea­lis­mo: “Ha­blan sin sa­ber de en­cues­tas.”

La so­bre­ac­tua­ción en IDEA obe­de­ce a que los hom­bres de ne­go­cios pre­ten­den em­pu­jar re­for- mas es­truc­tu­ra­les. En Mar del Pla­ta que­dó ayer cla­ro una cues­tión: la re­for­ma tri­bu­ta­ria vie­ne con im­pues­to a la ren­ta fi­nan­cie­ra. Na­die cree la des­men­ti­da de la Ca­sa Ro­sa­da. Tam­bién bus­can que el Go­bierno en­ca­re un po­lí­ti­ca que co­rri­ja el des­equi­li­brio ma­cro­eco­nó­mi­co.

En pri­va­do in­sis­ten con que no ha­brá in­ver­sio­nes en se­rio mien­tras exis­tan dé­fi­cit fis­cal si­de­ral, ro­jo co­mer­cial, po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria res­tric­ti­va, atra­so cam­bia­rio y al­ta in­fla­ción.

Ayer el da­to del In­dec le dio un ma­za­zo a los sue­ños del Ban­co Cen­tral. Ya en sep­tiem­bre se su­peró la pau­ta de in­fla­ción anual que elu­cu­bró Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger. El al­za real anual se pro­yec­ta al 23 % .

Así por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo el BCRA no cum­ple las me­tas de in­fla­ción. El In­dec de­jó al des­nu­do el fra­ca­so de la po­lí­ti­ca an­ti­in­fla­cio­na­ria del Cen­tral. Stur­ze­neg­ger ad­mi­nis­tra so­bre­do­sis de mo­ne­ta­ris­mo pe­ro no lo­gra do­ble­gar los pre­cios. Des­pre­cia la idea de que la in­fla­ción ar­gen­ti­na res­pon­de a múl­ti­ples fac­to­res.

En otras pa­la­bras: es muy di­fí­cil ba­jar los pre­cios con el des­equi­li­brio ma­cro­eco­nó­mi­co que el Go­bierno no co­rri­ge. Ese des­or­den se ma­ni­fies­ta en pre­cios al­tos. Por eso la so­bre­ta­sa de in­te­rés del BCRA só­lo ac­túa co­mo una suer­te de “ce­po an­tin­fla­cio­na­rio” . No re­suel­ve el pro­ble­ma, sino que lo apla­ca.

Es un re­me­dio en una do­sis que ge­ne­ra con­tra­in­di­ca­cio­nes. El so­bre­cos­to mo­ne­ta­rio -a su vez- le im­pi­de a la eco­no­mía cre­cer fuer­te .

Así laAr­gen­ti­na en­fren­ta una du­ra en­cru­ci­ja­da: con­for­mar­se con el mó­di­co cre­ci­mien­to del 3 % mien­tras con­vi­ve con al­ta in­fla­ción.

Aho­ra ocu­pa el -des­pre­cia­ble- sép­ti­mo lu­gar en­tre los paí­ses de ma­yor in­fla­ción mun­dial. Es­tá en ese po­dio jun­to a Ve­ne­zue­la, Sudan, Con­go , Li­bia, Egip­to y An­go­la.

La cues­tión ge­ne­ra tur­bu­len­cias en el Ga­bi­ne­te. Luis Capu­to quie­re ba­jar la ta­sa y cre­cer más rá­pi­do.

El pro­pio Ma­rio Quin­ta­na ob­je­ta al Cen­tral a tra­vés de su eco­no­mis­ta de ca­be­ce­ra, Vla­di­mir Wer­ming. El ex JP Mor­gan tam­bién cri­ti­ca.

Pe­ro Stur­ze­neg­ger es­tá tran­qui­lo. Na­die lo pue­den to­car: se con­vir­tió en el su­per­mi­nis­tro de Eco­no­mía, que Ma­cri no que­ría te­ner.

Copy­right Clarín, 2017.

La so­bre­ac­tua­ción de al­gu­nos en IDEA obe­de­ce a que los hom­bres de ne­go­cios pre­ten­den em­pu­jar re­for­mas pen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.