La som­bra de la Re­vo­lu­ción Ru­sa

Clarin - - OPINION - Mi­guel Es­pe­jo

Escritor

Po­bre­ci­ta Ru­sia” es­cri­bió Go­gol en El Ins­pec­tor (1836), fe­roz co­me­dia sa­tí­ri­ca cu­yo ar­gu­men­to le ha­bía si­do pro­por­cio­na­do por Push­kin. La ilus­tra­ción de Cha­gall pa­ra es­te li­bro, un si­glo des­pués, no le va a la za­ga en trans­mi­tir la sen­sa­ción de un des­tino in­cier­to. En Diez días que con­mo­vie­ron al mun­do, obra maes­tra del pe­rio­dis­mo, es­cri­ta ca­si al mis­mo tiem­po que se desa­rro­lla­ban los acon­te­ci­mien­tos, John Reed ha­ce re­fe­ren­cia a ese ex­ten­di­do sen­ti­mien­to, por par­te de sus es­cri­to­res y de un im­por­tan­te sec­tor de la po­bla­ción, de una Ru­sia ata­da a la des­gra­cia co­mo una mu­la a la no­ria.

Fal­tan po­cas se­ma­nas pa­ra que se cum­pla el Cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción Ru­sa de Oc­tu­bre, se­gún el ca­len­da­rio ju­liano. El país más ex­ten­so del pla­ne­ta se pre­pa­ra pa­ra rea­li­zar una ce­le­bra­ción de es­te acon­te­ci­mien­to ca­pi­tal del si­glo XX ba­jo una cal­cu­la­da y pru­den­te am­bi­güe­dad.

¿Có­mo ce­le­brar una re­vo­lu­ción que los lle­vó a la rui­na? An­tes del co­lap­so de la URSS cir­cu­la­ba el chis­te acer­ca de que “el so­cia­lis­mo es el ca­mino más lar­go al ca­pi­ta­lis­mo”, pa­ra­fra­sean­do la fa­mo­sa con­sig­na mar­xis­ta de que “el so­cia­lis­mo es el ca­mino más cor­to al co­mu­nis­mo”.

En sus diá­lo­gos con De Gau­lle, Mal­raux re­pro­du­ce en La ho­gue­ra de las en­ci­nas, la rec­ti­fi­ca­ción que le ha­ce el ge­ne­ral so­bre su opi­nión de la re­vo­lu­ción ru­sa que Le­nin ha­bía en­ca­be­za­do: fue he­cha pa­ra “res­ti­tuir­le a Ru­sia su lu­gar en el mun­do”. Le­nin era pa­ra De Gau­lle una con­ti­nua­ción de Pe­dro el Gran­de.

Marx ad­ver­tía ya so­bre las ape­ten­cias in­sa­cia­bles del im­pe­rio que co­men­zó co­mo el du­ca­do de Mos­co­via, en el si­glo XV, pa­ra ex­pan­dir­se en to­das di­rec­cio­nes. Tal vez Pu­tin tam­bién sue­ña, in­clu­so más que Le­nin, en res­ti­tuir­le a Ru­sia el lu­gar que ocu­pa­ba la URSS an­tes de su de­ba­cle. Pe­ro po­de­mos es­tar se­gu­ros de que la pro­yec­ción ideo­ló­gi­ca de Le­nin, a ni­vel mun­dial, siem­pre se­rá muy su­pe­rior a la es­tra­te­gia que con­ci­be Pu­tin con la ayu­da de la Igle­sia Or­to­do­xa. Ya lo se­ña­la­ba Kun­de­ra en la vie­ja épo­ca: “Cual­quier di­si­den­te cree en el des­tino de Ru­sia co­mo un mariscal de cam­po”.

La con­tri­bu­ción de Le­nin a la teo­ría mar­xis­ta, es­pe­cial­men­te en El im­pe­ria­lis­mo, fa­se su­pe­rior del ca­pi­ta­lis­mo y su fi­na ad­ver­ten­cia so­bre el cre­cien­te pe­so del ca­pi­tal fi­nan­cie­ro, es in­ne­ga­ble. Pe­ro ma­yor to­da­vía ha si­do su enor­me res­pon­sa­bi­li­dad en echar las ba­ses de un es­ta­do to­ta­li­ta­rio, con el pre­tex­to que era una re­vo­lu­ción al ser­vi­cio del pro­le­ta­ria­do mun­dial.

Es ob­vio que la res­pon­sa­bi­li­dad no fue só­lo su­ya, ya que de to­dos la­dos se de­di­ca­ron a as­fi­xiar al nue­vo ré­gi­men por la vía de las ar­mas y de la eco­no­mía, de­ján­do­les a los bol­che­vi­ques muy es­ca­sas al­ter­na­ti­vas. La gue­rra ci­vil fue la pri­me­ra san­gría.

El cos­to hu­mano de la re­vo­lu­ción fue fa­raó­ni­co, pe­ro no obs­tan­te ese enor­me tri­bu­to la URSS hi­zo ex­plo­tar la bom­ba de hi­dró­geno en 1947, gra­cias al jo­ven Sa­ja­rov, fu­tu­ro di- si­den­te, des­pués de ven­cer a la Ale­ma­nia de Hitler, jun­to a los Alia­dos. To­mó la pun­ta en la ca­rre­ra es­pa­cial, con to­dos los as­pec­tos es­tra­té­gi­cos que im­pli­ca, y pu­do ins­tau­rar un sis­te­ma bi­po­lar de su­per­po­ten­cias en­tre el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra has­ta su co­lap­so. Tal co­mo lo va­ti­ci­na­ra Toc­que­vi­lle en 1835, Ru­sia es­ta­ba des­ti­na­da a ocu­par un si­tial acor­de a su es­pa­cio y a sus am­bi­cio­nes. Pu­tin pien­sa exac­ta­men­te lo mis­mo, pe­ro ca­re­ce de una eco­no­mía po­de­ro­sa y de la po­bla­ción co­rres­pon­dien­te a ese es­pa­cio.

El pun­to no­dal de Le­nin, que no ha ce­sa­do de re­pe­tir­se, es que quie­nes as­pi­ran a la re­vo­lu­ción de­ben apro­ve­char­se de to­das las hen­di­jas que per­mi­te la de­mo­cra­cia ca­pi­ta­lis­ta (par­la­men­to, pren­sa, ins­ti­tu­cio­nes di­ver­sas) has­ta to­mar el po­der. Una vez lo­gra­da es­ta pri­me­ra eta­pa es ne­ce­sa­rio ac­tuar con mano de hie­rro an­te to­dos los opo­si­to­res, que pa­sa­ban a trans­for­mar­se en “enemi­gos” y plau­si­bles de ser “fu­si­la­dos pre­ven­ti­va­men­te”.

An­tes de la re­vo­lu­ción, Ro­sa Lu­xem­bur­go se pe­leó con los bol­che­vi­ques, asus­ta­da por la con­cep­ción le­ni­nis­ta del par­ti­do y su des­pre­cio por la so­cie­dad ci­vil, ta­chán­do­los de “in­te­lec­tua­les pe­que­ño-bur­gue­ses ávi­dos de po­der”. Ya se sa­be el des­tino de una y otro: ase­si­na­da clan­des­ti­na­men­te una y em­bal­sa­ma­do el otro, en el si­tial más al­to de la Pla­za Ro­ja de Mos­cú y Me­ca de las pe­re­gri­na­cio­nes se­cu­la­res del si­glo XX. To­dos aque­llos que le ha­cían “el jue­go al enemi­go” de­bían ser ani­qui­la­dos, pues­to que ob­je­ti­va­men­te eran enemi­gos de la re­vo­lu­ción. Las pur­gas sta­li­nis­tas y la co­lec­ti­vi­za­ción de los kú­laks cau­sa­ron no me­nos de 20 mi­llo­nes de víc­ti­mas, en­tre ase­si­na­tos en ma­sa y la fe­roz ham­bru­na de 19281930. Di­fí­cil­men­te Le­nin ha­ya si­do cons­cien­te, an­tes de su de­rra­me ce­re­bral de 1923, que ha­bía echa­do las só­li­das ba­ses del pri­mer Es­ta­do to­ta­li­ta­rio de los tiem­pos mo­der­nos. Pe­ro na­die, en su sano jui­cio, pue­de atri­buir­le a su ca­dá­ver las de­ci­sio­nes de Sta­lin.

En 1927 Mus­so­lli­ni ad­vir­tió so­bre lo que es un Es­ta­do to­ta­li­ta­rio: “No­so­tros nos ocu­pa­mos de to­dos los as­pec­tos de la vi­da del hom­bre”. El je­fe de la Re­vo­lu­ción ru­sa ha­bía lle­ga­do años an­tes a la mis­ma con­clu­sión. Ese pe­li­gro­so des­va­río se pro­yec­tó y con­ti­núa haciéndolo por to­do el pla­ne­ta, ba­jo mil atuen­dos, trá­te­se de la bur­ka o de un con­su­mis­mo de­sen­fre­na­do. El Gran Her­mano ima­gi­na­do por Or­well rei­na por do­quier, pe­se a que en teo­ría las de­mo­cra­cias se afir­man en el mun­do en­te­ro. ■

HO­RA­CIO CARDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.