“El pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co ha­ce que los chi­cos to­men me­jo­res de­ci­sio­nes”

Clarin - - SOCIEDAD - Ri­car­do Bra­gins­ki rbra­gins­ki@cla­rin,com

Los aca­lo­ra­dos de­ba­tes so­bre edu­ca­ción sue­len de­jar de la­do un as­pec­to cen­tral de la for­ma­ción de los es­tu­dian­tes: cuán­to apren­den so­bre cien­cia, en qué me­di­da son ca­pa­ces de ob­ser­var la reali­dad, ha­cer­se pre­gun­tas e ima­gi­nar po­si­bles res­pues­tas. To­do es­to que ha­ce a “la aven­tu­ra de la edu­ca­ción cien­tí­fi­ca” es fun­da­men­tal pa­ra el fu­tu­ro desa­rro­llo de los chi­cos y de los paí­ses, de acuer­do a vi­sión de la is­rae­lí Liat Ben Da­vid. Es­ta ex­per­ta di­ri­ge el Ins­ti­tu­to Da­vid­son que es el área de Edu­ca­ción del Ins­ti­tu­to Weiz­mann, el sex­to cen­tro de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca más im­por­tan­te del mun­do. Es­tu­vo en la Ar­gen­ti­na pa­ra ha­cer acuer­dos de co­la­bo­ra­ción y con­ver­só con Clarín. - Us­ted es bió­lo­ga, ¿por qué se de­di­có a la en­se­ñan­za de la cien­cia?

- El mé­to­do cien­tí­fi­co, el pen­sa­mien­to crí­ti­co y la ló­gi­ca les per­mi­te a los chi­cos to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes y re­sol­ver pro­ble­mas en sus vi­das co­ti­dia­nas y es­to va más allá de la pro­fe­sión que lue­go eli­jan. No sir­ve so­lo pa­ra los cien­tí­fi­cos, tam­bién si sos un ar­tis­ta, un hom­bre de ne­go­cios, o lo que seas. Esas ha­bi­li­da­des te per­mi­ten pen­sar y com­por­tar­te en el mun­do de una ma­ne­ra exi­to­sa. Pa­ra mí la edu­ca­ción cien­tí­fi­ca no es otra área de en­se­ñan­za, ni si­quie­ra una dis­ci­pli­na o una me­to­do­lo­gía, pa­ra mí es una for­ma de vi­da.

- ¿Qué en­fo­que le dan en el Ins­ti­tu­to Da­vid­son?

- En pri­mer lu­gar, es­ta­mos ubi­ca­dos en el mis­mo si­tio que el cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes. Es una for­ma de mos­trar que so­mos un puen­te en­tre la cien­cia y el pú­bli­co ge­ne­ral. Te­ne­mos to­do ti­po de pro­pues­tas. En ve­rano ofre­ce­mos ac­ti­vi­da­des li­bres y los chi­cos vie­nen por­que quie­ren. Du­ran­te el año hay ac­ti­vi­da­des pa­ra las es­cue­las y otras or­ga­ni­za­cio­nes. Son to­das muy ac­ti­vas: los chi­cos tie­nen que ve­nir y ex­pe­ri­men­tar, tie­nen que es­cu­char lec­cio­nes y de­ba­tir­las. Son to­das pa­ra ha­cer con las ma­nos y en mo­vi­mien­to. Hay de quí­mi­ca, fí­si­ca, ma­te­má­ti­ca, bio­lo­gía, cien­cias de compu­tación, de la tie­rra, del es­pa­cio. - ¿Pa­ra chi­cos de qué edad?

- La ma­yo­ría son pa­ra es­tu­dian­tes se­cun­da­rios. Pe­ro tam­bién te­ne­mos pro­gra­mas pa­ra pro­fe­so­res y pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral. Ade­más, te­ne­mos un si­tio web de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, que es lí­der en en Is­rael. Tie­ne unas 3 mi­llo­nes de vi­si­tas al año y so­mos 7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Te­ne­mos el ma­yor pro­me­dio de tiem­po de lec­tu­ra de ar­tícu­los: 4,7 mi­nu­tos, que es enor­me. ¡Y son to­das no­tas so­bre cien­cia!

- Con res­pec­to a los es­tu­dian­tes se­cun­da­rios. ¿Qué opi­na de la pro­pues­ta de ha­cer prác­ti­cas edu­ca­ti­vas du­ran­te el úl­ti­mo año?

- Ex­pe­ri­men­tar el mun­do afue­ra de la es­cue­la es muy im­por­tan­te. Pe­ro siem­pre te­nien­do en cuen­ta que es­tá cam­bian­do muy rá­pi­do: las pro­fe­sio­nes cam­bian, el co­no­ci­mien­to avan­za to­do el tiem­po, así que pre­pa­rar a los chi­cos pa­ra al­go que no sa­be­mos co­mo se­rá no sir­ve. Lo que sí sir­ve es pre­pa­rar­los en el mé­to­do y en el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co, así desa­rro­llan su au­to­es­ti­ma y sien­ten que son com­pe­ten­tes y ca­pa­ces de ex­plo­rar las si­tua­cio­nes que se les pre­sen­ten. Sa­brán que siem­pre ne­ce­si­ta­rán pa­res, que se apren­de en equi­po, que es me­jor de­ba­tir con otros, te­ner dis­tin­tos ro­les y pun­tos de vis­ta. A es­ta al­tu­ra del si­glo XXI, es­te ti­po de ha­bi­li­da­des so­cia­les son las que tie­nen que desa­rro­llar los es­tu­dian­tes se­cun­da­rios.

-¿ Es más im­por­tan­te que ha­cer una prác­ti­ca en una em­pre­sa?

- De­pen­de lo que va­yas a ha­cer allí. En Is­rael te­ne­mos pro­gra­mas de pa­san­tías, que son op­ta­ti­vas. Una bue­na edu­ca­ción es crear­les a los alum­nos un an­cho ca­mino que les per­mi­ta ir pro­ban­do y en­con­trar así su pa­sión. Lo que sí es obli­ga­to­rio es ha­cer al­go fue­ra del co­le­gio que sea un ser­vi­cio pa­ra la so­cie­dad.

- ¿De un año o seis me­ses?

- Una cier­ta can­ti­dad de ho­ras. Y es en ca­rác­ter vo­lun­ta­rio, los es­tu­dian­tes no re­ci­ben sa­la­rio por es­to.

- ¿Y qué eli­gen en ge­ne­ral?

- La ma­yo­ría eli­ge co­la­bo­rar con la Es­tre­lla de Da­vid Ro­ja (el equi­va­len­te a la Cruz Ro­ja), don­de tra­ba­jan con las am­bu­lan­cias en los pri­me­ros au­xi­lios. Mu­chos van con los so­bre­vi­vien­tes del Ho­lo­caus­to, que ne­ce­si­tan ayu­da. Y al­gu­nos pre­fie­ren tra­ba­jar con chi­cos de jar­dín de in­fan­tes de áreas vul­ne­ra­bles. ■

D. FER­NAN­DEZ

Prio­ri­dad. “En Is­rael los alum­nos de­ben cum­plir un ser­vi­cio so­cial el úl­ti­mo año”, di­ce Ben Da­vid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.