Si­mu­la­cro de jui­cio por ju­ra­dos: do­ce vecinos de­cla­ra­ron inocen­te al acu­sa­do

Fue­ron ele­gi­dos en­tre más de 300 que se ano­ta­ron. El "impu­tado" fue el ac­tor Mar­tín See­feld.

Clarin - - LA CIUDAD - Ve­ró­ni­ca Frit­tao­ni vfrit­tao­ni@cla­rin.com

Esa del­ga­da lí­nea que di­vi­de fic­ción de reali­dad, no siem­pre tan­gi­ble, mar­có el pri­mer en­sa­yo de jui­cio por ju­ra­dos en las Co­mu­nas de la Ciu­dad. Un sis­te­ma que ya se usa en Pro­vin­cia. Se dio en la se­de del dis­tri­to 13 (Núñez, Bel­grano y Co­le­gia­les), so­bre Ca­bil­do al 3000, a sa­la lle­na. Allí, en­tre los flas­hes y el cu­chi­cheo del cos­ta­do más tea­tra­li­za­do del pro­ce­so, 12 vecinos co­mu­nes eje­cu­ta­ron un ac­to ex­tra­or­di­na­rio: fue­ron par­te ac­ti­va de la Jus­ti­cia y de­ci­die­ron có­mo im­par­tir­la. El pro­gra­ma, de­pen­dien­te del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra por­te­ño, re­co­rre­rá las co­mu­nas fo­men­tan­do la par­ti­ci­pa­ción e in­vo­lu­cra­mien­to ciu­da­da­na en los pro­ce­sos le­ga­les. "Los jui­cios por ju­ra­do no son só­lo un me­ca­nis­mo pa­ra agi­li­zar la jus­ti­cia, sino que es una for­ma de trans­pa­ren­tar las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, aho­ra que es­tá to­do tan cues­tio­na­do. Eso es im­por­tan­te por­que de es­ta for­ma el ciu­da­dano se sien­te par­te, y a eso se quie­re lle­gar con es­tos en­sa­yos", de­ta­lló Sil­via Bian­co, pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de For­ta­le­ci­mien­to y Pla­ni­fi­ca­ción Es­tra­té­gi­ca del Con­se­jo. Pa­ra par­ti­ci­par, hu­bo que ano­tar­se a tra­vés de la web del Po­der Ju­di­cial por­te­ño, y cum­plir cier­tos re­qui­si­tos co­mo ser ar­gen­tino y ma­yor de edad, sa­ber leer y es­cri­bir, y te­ner do­mi­ci­lio en la Ciu­dad. Ade­más, que­da­ban ex­clui­dos to­dos aque­llos que ejer­zan car­gos pú­bli­cos, los abo­ga­dos, es­cri­ba­nos y pro­cu­ra­do­res en ejer­ci­cio, y los es­tu­dian­tes de de­re­cho, que ocu­pa­ron la mi­tad del au­di­to­rio co­mo ob­ser­va­do­res. "Me pre­gun­té: ¿Qué pa­sa­ría si el día de ma­ña­na uno es impu­tado in­jus­ta­men­te? Nues­tra his­to­ria es­tá pla­ga­da de ca­sos don­de inocen­tes van pre­sos y hay cul­pa­bles que es­tán li­bres, y al­gún día tie­ne que cam­biar. En­ton­ces, quie­ro te­ner el ejer­ci­cio de po­der dar una opi­nión bien fun­da­da, por eso me anoté", di­ce Ale­jan­dro He­rre­ra, co­mer­cian­te, ve­cino de De­vo- to y pre­si­den­te elec­to del ju­ra­do le­go. Cuan­do la con­vo­ca­to­ria ce­rró el vier­nes pa­sa­do, ha­bía más de 300 ins­crip­tos. "Tie­ne que exis­tir un de­ba­te so­cial al res­pec­to, tie­nen que ve­nir una se­ño­ra que ven­da ro­pa, un car­ni­ce­ro y una maes­tra jar­di­ne­ra a es­cu­char y sin te­ner un pre­con­cep­to. Sim­ple­men­te dis­cer­nir, que si no hay un ele­men­to que prue­be con con­tun­den­cia que un ciu­da­dano co­me­tió un ac­to con­si­de­ra­do de­li­to, no se lo pue­de man­dar pre­so", re­fuer­za He­rre­ra. El ca­so es­ta­ba ba­sa­do so­bre uno real. La jue­za que se pu­so al fren­te, Susana Pa­ra­da, es una ma­gis­tra­da en fun­cio­nes. Y los fis­ca­les y la de­fen­sa es­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­dos por alum­nos de De­re­cho de las Uni­ver­si­da­des de Bel­grano y Di Te­lla. El acu­sa­do, en cam­bio, es­tu­vo in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Mar­tín See­feld, al igual que los tes­ti­gos, que tam­po­co eran los rea­les. "Si bien es­to es un en­sa­yo, es bas­tan­te apro­xi­ma­do a la reali­dad de lo que es un jui­cio por ju­ra­dos. Y tam­bién cum­ple una fun­ción edu­ca­ti­va, pa­ra que la gen­te to­me con­cien­cia de que hay que in­vo­lu­crar­se", ex­pre­só Pa­ra­da, jue­za en lo Pe­nal, Con­tra­ven­cio­nal y de Fal­tas. Du­ran­te las po­co más de dos ho­ras, hu­bo ale­ga­tos de am­bas par­tes, se pre­sen­ta­ron prue­bas y se lla­mó a de­cla­rar a tes­ti­gos. See­feld in­ter­pe­re­tó a a un acu­sa­do de des­truir a pie­dra­zos el au­to de una ve­ci­na, que lo de­jó mal es­ta­cio­na­do obs­tru­yen­do la puer­ta de su ga­ra­je. Lue­go de un bre­ví­si­mo de­ba­te, los 12 "jue­ces de los he­chos", co­mo se los se­ña­ló du­ran­te la ins­truc­ción, die­ron su ve­re­dic­to de "no cul­pa­ble" pa­ra el impu­tado, ava­la­do por 10 vo­tos so­bre dos. In­ter­pre­ta­ron que las prue­bas no eran con­tun­den­tes, y que na­da de lo ex­pues­to re­la­cio­na­ba di­rec­ta­men­te al hom­bre con el ac­to. Fin del cuen­to, pe­ro prin­ci­pio de una ini­cia­ti­va que va por un ob­je­ti­vo mu­cho más am­bi­cio­so. "El jui­cio por ju­ra­dos es una ins­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal, tan­to en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal co­mo en la de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, don­de la he­mos adop­ta­do, y es­tá ac­ti­va en mu­chos lu­ga­res del país. No­so­tros bus­ca­mos di­vul­gar es­ta ins­ti­tu­ción, pa­ra que en al­gún mo­men­to se lle­ve ade­lan­te la pues­ta en mar­cha real de es­te me­ca­nis­mo”, apun­tó Ale­jan­dro Fer­nán­dez, vi­ce­pre­si­den­te del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra.

Ale­ga­tos. El ju­ra­do es­cu­cha an­tes de de­ci­dir. Al fi­nal, la vo­ta­ción ter­mi­nó 10 a 2 a fa­vor de la ab­so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.