Ma­ra­do­na a los 57 “No me arre­pien­to de na­da”

Nun­ca se ca­lló, me­nos aho­ra: el re­cuer­do de sus pa­dres, las hi­jas, el fút­bol, la Se­lec­ción en la voz del 10 eterno.

Clarin - - TAPA - Ju­lio Chiap­pet­ta jchiap­pet­ta@cla­rin.com

Des­de Du­bai, don­de fes­te­jó su cum­plea­ños, ha­bló de sus hi­jas, Ti­ne­lli, An­ge­li­ci, la Se­lec­ción, y su pa­sa­do.

Ya pa­só el fes­te­jo ín­ti­mo jun­to a quie­nes lo acom­pa­ñan en Du­bai. Aca­ba de con­cluir el en­tre­na­mien­to del Al Fu­jai­rah, el equi­po que di­ri­ge en Emi­ra­tos Ara­bes. El mun­do en­te­ro lo sa­lu­dó por su cum­plea­ños nú­me­ro 57, só­lo ha­ría fal­ta re­co­rrer Twitter y Fa­ce­book: to­dos los clu­bes don­de ju­gó, com­pa­ñe­ros, ri­va­les, ami­gos en­via­ron su ca­ri­ño. Y del otro la­do de la lí­nea un Diego Ar­man­do Ma­ra­do­na por­que di­ce sus ver­da­des co­mo siem­pre, le due­la a quien le due­la.

-¿Có­mo los es­tás pa­san­do tu cum­plea­ños?

-Muy bien. To­do muy bien. Me fal­tan mis hi­jos... No ten­go a nin­guno hoy acá, pe­ro la vi­da tie­ne es­tas co­sas y la fe­li­ci­dad no pue­de ser com­ple­ta. Te lle­va lo que más que­rés por­que, des­pués, acá no me fal­ta na­da. A tra­vés de nues­tros pa­dres, cre­ci­mos con mu­cho amor y sin tan­ta di­ver­si­dad co­mo hay hoy.

-Pe­ro los men­sa­jes te lle­gan a tra­vés de las redes so­cia­les...

-Las redes so­cia­les hoy sir­ven pa­ra ha­cer mul­ti­mi­llo­na­rios a mu­chos, pe­ro le han qui­ta­do un mon­tón de amor de fa­mi­lia al mun­do. Y eso no les im­por­ta mien­tras ten­gan su ca­sa o su au­to nue­vo... Hay que mi­rar más a Hai­tí, a Afri­ca o aun mon­tón de la­dos don­de se ne­ce­si­ta de ver­dad y na­die ha­ce na­da.

-Son 57 años in­ten­sos. ¿Qué re­cuer­dos son los más lin­dos y más tris­tes? -El más lin­do... El na­ci­mien­to de Dal­ma. No ten­go nin­gu­na du­da. Y el más tris­te fue per­der a mi no­via, que era mi vie­ja (Do­ña To­ta). Yo siem­pre le di­je a mi vie­jo (Chi­to­ro) que él lle­gó pri­me­ro por­que sino me la ga­na­ba yo. Esas son las co­sas que me mar­ca­ron. --Más allá de es­tas cir­cuns­tan­cias de hoy, ¿sos fe­liz?

-La fe­li­ci­dad es aga­rrar un re­loj y ha­cer cuen­tas: cuán­to tiem­po fuis­te fe­liz, cuan­to in­fe­liz, cuán­to llo­ras­te. cuan­to te reís­te... Yo siem­pre di­go que los psi­có­lo­gos di­cen que vi­nie­ron a cam­biar el mun­do y el mun­do es­tá ca­da vez más pa­tas pa­ra arri­ba. -¿Vol­ve­rías a ser Diego Ma­ra­do­na o cam­bia­rías al­go de tu vi­da?

-Se­ría Diego Ar­man­do Ma­ra­do­na con ma­yús­cu­las. A full... Con to­do lo que me die­ron mis vie­jos. No me arre­pien­to de na­da. No maté a na­die. Me hi­ce mal yo. Ja­más lle­vé a na­die con­mi­go. Me caí, me le­van­té, me vol­ví a caer, me vol­ví a le­van­tar y, con el amor de mis hi­jas, es­toy vi­vo y me le­van­to to­dos los días pa­ra tra­ba­jar. Y si ten­go al­go de qué arre­pen­tir­me lo di­ría en la ca­ra y me aver­gon­za­ría co­mo to­do ser hu­mano. Los que se es­con­den y no dan la ca­ra me dan as­co.

-La nu­me­ro­lo­gía di­ce que la fe­cha de tu cum­plea­ños (30/10/17) da 57. ¿Te sen­tís afor­tu­na­do por tu des­tino?

-En ma­te­má­ti­ca an­do muy bien... Le pe­lée los pre­mios a Gron­do­na y siem­pre ga­né yo. ¡Mi­rá si ten­dré cá­te­dra! -¿ Es cier­to que vas a cam­biar de abo­ga­do?

-Se di­cen mu­chas pa­va­das. Ma­tías Mor­la es Ma­ra­do­na, es mi ami­go. - Se vie­nen La­nús-Ri­ver por la Co­pa y el Superclásico...

-Yo soy na­ci­do en La­nús, ha­ce 57 años, mi­rá vos... ¡Aguan­te La­nús! El do­min­go que­rrán ven­gar­se los de Ri­ver, pe­ro no tie­nen chan­ce con no­so­tros.

-¿Bo­ca es hoy el me­jor equi­po del fút­bol ar­gen­tino?

-Con to­do el res­pe­to que me me­re­ce la pe­lo­ta, hoy no hay nin­gún equi­po del fút­bol ar­gen­tino que pue­da sa­lir den­tro de los 8 me­jo­res de cual­quier Li­ga im­por­tan­te de Eu­ro­pa.

-¿Vol­ve­rá Te­vez a Bo­ca pa­ra la Co­pa? -No lo sé... Yo no me me­to en sus fi­nan­zas. Ya ga­nó to­do. Si los chi­nos, co­rea­nos, hin­dúes o ja­po­ne­ses lo quie­ren ver y pa­gan 30 pa­los, ¿es­tá ro­ban­do con la pe­lo­ta? No. Jue­ga bien, mal o re­gu­lar co­mo lo hi­zo siem­pre. Ha­blan de fra­ca­so y yo les pre­gun­ta­ría ¿cuán­tas Co­pas del Mun­do tie­ne Chi­na?

-La Se­lec­ción Ar­gen­ti­na ya es­tá en el Mun­dial. ¿Qué chan­ce hay en Ru­sia? -Chan­ce tie­ne to­do el mun­do. El te­ma es res­pe­tar las his­to­rias. No por na­da Ale­ma­nia y Bra­sil tie­nen las Co­pas que tie­nen. Des­pués es­tán Fran­cia, Es­pa­ña... ¿Ita­lia? Los “ta­nos” no es­tán acos­tum­bra­dos a ju­gar los mo­men­tos ca­lien­tes de los Mun­dia­les. Y tie­nen pa­sar el re­pe­cha­je con Sue­cia... -Me gam­be­teas­te: ¿la Se­lec­ción tie­ne chan­ces de ga­nar el Mun­dial? -Yo de la Se­lec­ción no ha­blo... Tu­ve la suer­te de ver a Mes­si el otro día en la en­tre­ga de los pre­mios The Best y es­tá es­plen­di­do, lo vi muy bien, pleno, acom­pa­ña­do por su mu­jer em­ba­ra­za­da. Pe­ro a mí los ven­de hu­mo nun­ca me gus­ta­ron. Yo no me ol­vi­do que es­ta­ba en Croa­cia vien­do la fi­nal de la Co­pa Da­vis y me lla­mó Sam­pao­li pa­ra que ha­ga­mos un pro­yec­to jun­tos en el Se­vi­lla. Cuan­do lo lla­ma­ron de la Se­lec­ción se ol­vi­dó has­ta el nom­bre de mi vie­ja. Y con gen­te que es fal­sa, me­dio­cre y cree ser gran­de de lo que es no an­da­ría ja­más de acuer­do. No es­toy de acuer­do con él, ni tam­po­co con Ta­pia.

-¿Y có­mo ves a la FIFA?

-Me­jor que a la AFA por­que In­fan­tino va de­trás de los corruptos. Y apren­dió mu­cho des­pués de es­tar con Pla­ti­ni, que no lo de­ja­ba abrir ni un so­bre. Es un hom­bre to­tal­men­te ho­nes­to que no tie­ne 100 mi­llo­nes de dólares co­mo tie­nen los Gron­do­na. Es­tá tra­ba­jan­do pa­ra me­jo­rar el fút­bol y las fe­de­ra­cio­nes. Y la fe­de­ra­ción que es­tá en pun­to muer­to es la nues­tra.

-¿Por qué es­tás enoja­do con el pre­si­den­te de la AFA?

-Por­que a mí me pro­me­tió una co­sa y es­tá ha­cien­do otra. El me­jor di­ri­gen­te que te­ne­mos se lla­ma An­ge­li­ci. Y yo, hoy sí, lo lla­ma­ría a Ti­ne­lli. Cuan­do a mí me traen 14 ti­pos pa­ra di­ri­gir a una Se­lec­ción, le pre­gun­ta­ría ¿qué es, una se­lec­ción de po­lo? No ca­be... Yo es­toy en FIFA y sé qué le es­tán per­do­nan­do co­sas muy feas a Ta­pia y a la AFA. Soy el más ar­gen­tino de to­dos y no me voy a ti­rar con­tra mi país. Pe­ro

a mí me amen­za­ron por de­nun­ciar gen­te y más de uno me di­jo que me iba a ma­tar. No ten­go mie­do.

-¿Pa­ra qué lo lla­ma­rías a Ti­ne­lli? -Ti­ne­lli, con co­sas nue­vas, pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas que tie­ne la AFA. Hoy la AFA es me­nos co­rrup­ta de lo que era. ¡Pe­ro no le pue­de pa­gar al téc­ni­co de Se­lec­ción cua­tro mi­llo­nes y me­dio de dólares! ¿Le de­be­mos has­ta al car­ni­ce­ro y le pa­ga­mos eso a un téc­ni­co que no nos ga­ran­ti­za que nos va a sa­car cam­peo­nes del mun­do? Y ade­más lle­va a ca­tor­ce ti­pos. -Tam­bién te ha­brá pa­re­ci­do po­co se­rio que ha­yan lle­va­do un bru­jo a Ecua­dor, ¿no?

-¡Por su­pues­to! Tan­to co­mo que lle­va­ron a Icar­di des­ga­rra­do, o con un ti­rón, te­nien­do a Hi­guaín que siem­pre hi­zo go­les. Sí, tam­bién erró el Pi­pa. Pe­ro es­ta­ba ahí. No pue­de de­jar afue­ra en la pri­me­ra lis­ta al Kun Agüe­ro y lla­mar a Pa­ta de la­na.

-Ima­gino que Pa­ta de la­na le de­cís a Icar­di

-¿Y a quién otro voy a man­dar al fren­te si Ma­xi Ló­pez es un pi­be bár­ba­ro? Eso de la mu­jer que se quie­re me­ter en el fút­bol y ser su re­pre­sen­tan­te, no va. Que pa­tée un pe­lo­ta con los hi­jos... Yo co­noz­co bien la his­to­ria: a Bau­za lo lla­mó tres ve­ces, al otro (¿Ge­rar­do Mar­tino?) cua­tro... Me lo con­ta­ron los pro­pios téc­ni­cos o sus ayu­dan­tes. Y no sé cuan­tas ve­ces lla­mó Wan­da Na­ra a Sam­pao­li. Es to­da una en­sa­la­da po­dri­da por­que tam­bién es­tá ahí me­ti­do el “ju­ga­dor, pre­si­den­te y em­pre­sa­rio” que se lla­ma Ve­rón, el que le hi­zo la pri­me­ra lis­ta a Sam­pao­li. -¿Vos crees que Ve­rón si­gue te­nien­do in­fluen­cia so­bre Sam­pao­li?

-Se si­gue ha­cien­do el bo­lu­do pa­ra que­dar bien... Yo ha­blé del te­ma con In­fan­tino y voy a vol­ver a ha­cer­lo por­que el fút­bol ar­gen­tino es un pol­vo­rín. No es­ta­mos ha­cien­do las co­sas bien. Ni en el Sub 15, ni en el Sub 20, ni en nin­gún la­do. Acá no hay amis­ta­des. Hay un pue­blo que es­tá de­trás de un equi­po que quie­re lle­gar a ser cam­peón del mun­do otra vez.

-¿Qué le di­jis­te a Mes­si en ese abra­zo que se die­ron en The Best?

-Que lo quie­ro mu­cho y que pa­ra mí es un gran­de. No ne­ce­si­ta ga­nar una Co­pa del Mun­do pa­ra ser un gran­de. -Apa­re­ció cuan­do te­nía que ha­cer­lo: con­tra Ecua­dor. Ima­gino que lo dis­fru­tas­te vien­do ese par­ti­do...

-Lo vi, lo vi... Pe­ro es dis­tin­to ju­gar con la Sub 20 que con la se­lec­ción ma­yor de Ecua­dor. ¿Si hu­bo al­go ra­ro? No, yo no ha­blo de ra­re­zas por­que ga­na­mos no­so­tros. Ha­bla­ría de ra­re­zas si hu­bié­se­mos per­di­do. ¿O vos te crees que yo co­mo vi­drio?

-¿Lo ves so­lo a Mes­si en la Se­lec­ción? -Sí, sí... No hay un ju­ga­dor que lo en­tien­da a Mes­si. Lo más cer­cano es el Kun. Dy­ba­la es un gran ju­ga­dor pe­ro es­tá a otra ve­lo­ci­dad, a otra po­ten­cia. Jue­ga igual que en Ita­lia y en la Se­lec­ción te­nés que de­mos­trar téc­ni­ca no ser un atle­ta.

-Ade­más del Kun, ¿a quién le pon­drías al la­do a Mes­si? ¿Có­mo lo ro­dea­rías? -¡Yo ju­ga­ría al la­do de Mes­si! Lás­ti­ma que ten­go 57 años y no pue­do... Pe­ro no hay otro por­que a Te­vez le hi­cie­ron la cruz y no sé por qué, por­que es un fe­nó­meno. Des­pués, no hay otro más. An­tes, los seleccionadores te­nía­mos du­das con uno o dos ju­ga­do­res. Aho­ra, te­nés a Mes­si y ¿des­pués qué? ■

Siem­pre jun­tos. Ma­ra­do­na y la pe­lo­ta, sin man­chas. La ima­gen es re­cien­te, en los pre­mios The Best. Fue el día del be­so y el abra­zo a Mes­si y cuan­do él fue más es­tre­lla que nun­ca.

El téc­ni­co. Con Leo, he­re­de­ro, en Su­dá­fri­ca ‘10.

Bo­ca. So­lo un tor­neo, cam­peón en ‘81, a los 21.

Da­llas. Rum­bo al con­trol an­ti­do­ping. Do­lor.

La vuel­ta. Me­chón ru­bio y adiós al ju­ga­dor.

Ce­bo­lli­ta. Un ni­ño, prin­ci­pio de la le­yen­da.

Na­po­li. Dos Li­gas, una Re­co­pa. Ido­lo to­tal.

Ba­rça. Es­tre­lla, sin suer­te y una fea le­sión.

Az­te­ca. Cam­peón mun­dial, con 25 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.