Aco­rra­la­da y sin apo­yo, Gils Car­bó tu­vo que re­nun­ciar a la Pro­cu­ra­ción

Em­ble­ma ju­di­cial del kirch­ne­ris­mo, la pro­cu­ra­do­ra se irá el 30 de di­ciem­bre. Un fa­llo ju­di­cial y el triun­fo ofi­cia­lis­ta en las ur­nas, cla­ves en su de­ci­sión. Acor­dó los tér­mi­nos de su par­ti­da.

Clarin - - TAPA - Clau­dio Sa­voia csa­voia@cla­rin.com

Fue el em­ble­ma ju­di­cial del kirch­ne­ris­mo.El fa­llo que ha­bi­li­ta­ba re­mo­ver­la sin jui­cio po­lí­ti­co, y el triun­fo elec­to­ral de Cam­bie­mos, pre­ci­pi­ta­ron su de­ci­sión. De­ja­rá su car­go el 30 de di­ciem­bre.

El prin­ci­pio del fin se ace­le­ró ha­ce diez días: el vier­nes 20, un fa­llo cla­ve de la jus­ti­cia en lo con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo eli­mi­nó el re­qui­si­to del jui­cio po­lí­ti­co pa­ra des­pla­zar­la de su car­go. 48 ho­ras des­pués, el ava­sa­lla­dor triun­fo elec­to­ral de Cam­bie­mos dio vuel­ta la úl­ti­ma car­ta de un ma­zo que ya ve­nía tor­ci­do pa­ra ella. Tras una se­ma­na de ca­vi­la­cio­nes, reunio­nes y lla­ma­das, ayer por la ma­ña­na Ale­jan­dra Gils Car­bó fir­mó su re­nun­cia a la pro­cu­ra­ción ge­ne­ral de la Na­ción. El 30 de di­ciem­bre aban­do­na­rá su si­lla, lle­ván­do­se con­si­go una par­va de de­nun­cias y sen­ten­cias de la jus­ti­cia res­pec­to a su com­por­ta­mien­to ar­bi­tra­rio en la pro­cu­ra­ción, ge­ne­ral­men­te sin­to­ni­za­do con los in­tere­ses de Cris­ti­na Kirch­ner y sus fun­cio­na­rios.

“A es­ta al­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos es­toy per­sua­di­da de que mi per­ma­nen­cia en el car­go re­dun­da en de­ci­sio­nes que afec­ta­rán de ma­ne­ra sus­tan­cial la au­to­no­mía del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal”, es­cri­bió Gils Car­bó en el tex­to de su re­nun­cia, di­ri­gi­do al pre­si­den­te Ma­cri.

“He tra­ba­ja­do in­can­sa­ble­men­te pa­ra con­so­li­dar el man­da­to de los cons­ti­tu­yen­tes al je­rar­qui­zar es­ta ins­ti­tu­ción co­mo una au­to­ri­dad de la Na­ción in­de­pen­dien­te y au­tó­no­ma”, con­ti­núa, en un pá­rra­fo que con­tie­ne el pri­mer men­sa­je ci­fra­do: la sen­ten­cia del juez Pa­blo Cays­sials, que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal el jui­cio po­lí­ti­co co­mo vía de re­mo­ción de los pro­cu­ra­do­res, fue el ma­za­zo cla­ve pa­ra for­zar la ren­di­ción de la je­fa de los fis­ca­les. Tras un lar­go aná­li­sis his­tó­ri­co, ese fa­llo di­ce que la Cons­ti­tu- ción enu­me­ra ex­pre­sa­men­te qué fun­cio­na­rios de­ben ser echa­dos con un jui­cio po­lí­ti­co -Pre­si­den­te, vi­ce, je­fe de Ga­bi­ne­te, mi­nis­tros y jue­ces de la Cor­te-, que esa exi­gua lis­ta a su vez fue re­du­cién­do­se en las su­ce­si­vas re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les de 1860 y 1994, y que en ella no fi­gu­ra el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Na­ción. Pe­ro Gils Car­bó vuelve a tri­bu­tar al “man­da­to de los cons­ti­tu­yen­tes”.

“Ale­jan­dra de­ci­dió que no va­lía la pe­na se­guir pe­lean­do des­pués de esa sen­ten­cia”, de­cía ayer a Cla­rín uno de los más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res de la re­nun­cian­te je­fa de los fis­ca­les. “La se­ma­na pa­sa­da la Cá­ma­ra nos dio la ra­zón res­pec­to a que de­be­ría­mos ha­ber si­do es­cu­cha­dos en pri­me­ra ins­tan­cia, pe­ro ad­mi­tió el fon­do de la cues­tión. En­ton­ces el Go­bierno iba a echar­la con un de­cre­to o un pro­ce­so ex­prés. No va­lía la pe­na re­sis­tir”.

El con­tun­den­te triun­fo ofi­cia­lis­ta en las ur­nas pu­so el úl­ti­mo cla­vo en el ataúd po­lí­ti­co de la ague­rri­da pro­cu­ra­do­ra, que has­ta ha­ce unos días pro­me­tía de­fen­der su se­llo con de­nun­cias de per­se­cu­ción an­te los fo­ros y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Pe­se a sus su­pues­tas con­ver­sa­cio­nes per­ma­nen­tes con dis­tin­tos re­fe­ren­tes del pe­ro­nis­mo -siem­pre se­gún la ver­sión de sus ín­ti­mos-, la ava­lan­cha ama­ri­lla de vo­tos se­pul­tó cual­quier sal­va­vi­das po­si­ble: a los per­ple­jos le­gis­la­do­res y man­da­ta­rios pe­ro­nis­tas ape­nas les al­can­zan los bríos pa­ra de­fen­der­se a sí mis­mos.

La se­ma­na pa­sa­da, en­ton­ces, fue fe­bril. Aun­que las ver­sio­nes se bi­fur­can has­ta en­fren­tar­se, ha­bría ha­bi­do con­tac­tos in­for­ma­les de Gils Car­bó con fun­cio­na­rios del go­bierno pa­ra acor­dar los tér­mi­nos de la re­nun­cia, su pla­zo y una sa­lu­da­ble li­cen­cia ope­ra­ti­va has­ta que lle­gue esa fe­cha. Cer­ca del mi­nis­tro Ga­ra­vano afir­man que en los úl­ti­mos días hu­bo va­rias con­ver­sa­cio­nes su­yas con la pro­cu­ra­do­ra, e in­clu­so que el vier­nes ella le co­mu­ni­có su de­ci­sión. En Jus­ti­cia creían que la ha­ría efec­ti­va ese mis­mo día. Tu­vie­ron que es­pe­rar has­ta ayer, cuan­do el mi­nis­tro re­ci­bió la no­ti­cia y se la co­mu­ni­có de in­me­dia­to al Pre­si­den­te. Cer­ca de Gils Car­bó, en cam­bio, nie­gan cual­quier ti­po de con­tac­to con Ga­ra­vano.

“Con la es­pe­ran­za de que es­ta de­ci­sión di­sua­da re­for­mas que, amén del de­bi­li­ta­mien­to se­ña­la­do, rom­pan el equi­li­brio que de­be re­gir el sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, doy por fi­na­li­za­da mi la­bor en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal”, ce­rró su re­nun­cia la pro­cu­ra­do­ra, cu­ya es­pe­ran­za sin em­bar­go no se­rá su­fi­cien­te: mien­tras ella ter­mi­na­ba de me­di­tar su adiós, pe­ro­nis­tas de ta­lla co­mo los se­na­do­res Mi­guel An­gel Pi­chet­to y Pe­dro Guas­ta­vino ya ne­go­cia­ban los tér­mi­nos de la nue­va ley del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal -que es­ta­ble­ce­rá el me­ca­nis­mo pa­ra re­mo­ver al pro­cu­ra­dor- y los cam­bios en el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal pa­ra pa­sar al sis­te­ma acu­sa­to­rio, en el que los fis­ca­les lle­van ade­lan­te to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Con su re­nun­cia, Ale­jan­dra Gils Car­bó ce­rró ayer una ca­rre­ra de vein­te años co­mo fis­cal, que co­ro­nó en 2012 con su lle­ga­da a la pro­cu­ra­ción. Des­de allí, ter­mi­nó sien­do cla­ve en los in­ten­tos de co­lo­ni­za­ción de la jus­ti­cia por par­te del kirch­ne­ris­mo. Fue de­nun­cia­da por ele­gir a de­do los con­cur­sos pa­ra se­lec­cio­nar fis­ca­les, por tras­la­dar fis­ca­les de un des­tino a otro pa­ra ocu­par lu­ga­res es­tra­té­gi­cos y por su­pues­ta co­rrup­ción en la com­pra de un edi­fi­cio pa­ra el or­ga­nis­mo. ■

ROLANDO AN­DRA­DE

Con re­nun­cia. Ayer, al lle­gar a su ca­sa.

ROLANDO AN­DRA­DE STRACUZZI.

La son­ri­sa del ali­vio. La pro­cu­ra­do­ra Ale­jan­dra Gils Car­bó, ayer por la tar­de en la puer­ta de su ca­sa, tras el día más di­fí­cil en su car­go por su re­nun­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.