La po­lí­ti­ca lo hi­zo (Ga­ra­vano y Pi­chet­to)

Clarin - - TAPA - Ri­car­do Kirsch­baum

Dos días an­tes de las elec­cio­nes, Ale­jan­dra Gils Car­bó ha­bría com­pren­di­do, por fin, que su ci­clo co­mo Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Na­ción es­ta­ba a pun­to de con­cluir. El fa­llo del juez Pa­blo Cays­sials abrió las puer­tas de su re­mo­ción al se­ña­lar que la fun­cio­na­ria po­día ser des­ti­tui­da sin jui­cio po­lí­ti­co. Es­to es que no era ne­ce­sa­rio una ma­yo­ría es­pe­cial en el Con­gre­so.

En la no­che del do­min­go 22, con el re­sul­ta­do po­lí­ti­co y la de­rro­ta de Cris­ti­na Kirch­ner, en cu­ya ges­tión Gils Car­bó al­can­zó es­ta­tu­ra po­lí­ti­ca e in­fluen­cia pa­ra de­fen­der las po­lí­ti­cas del kirch­ne­ris­mo y sus fun­cio­na­rios, la Pro­cu­ra­do­ra ce­só de re­sis­tir.

El da­to cru­cial lle­gó por su abo­ga­do, León Ars­la­nian, que es­tu­vo ha­blan­do con Mi­guel Pi­chet­to. El je­fe del blo­que de se­na­do­res pe­ro­nis­tas le di­jo que no ha­bía mar­gen pa­ra de­fen­der a Gils Car­bó en el Se­na­do.

La Pro­cu­ra­do­ra le pi­dió, en­ton­ces, a Ars­la­nian que ne­go­cie con el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, su re­nun­cia. Una fór­mu­la que achi­ca el da­ño po­lí­ti­co pe­ro que no afec­ta, se ase­gu­ra, la mar­cha del jui­cio pe­nal abier­to con­tra Gils Car­bó. El juez Er­co­li­ni la pro­ce­só por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en un ne­go­cia­do en la com­pra de un edi­fi­cio.

Ga­ra­vano se ha­bía reuni­do mu­cho an­tes con ella pa­ra con­ven­cer­la de que el me­jor ca­mino era que se apar­ta­se vo­lun­ta­ria­men­te del car­go. Pa­ra­le­la­men­te hu­bo una fuer­te ofen­si­va par­la­men­ta­ria con un pro­yec­to de ley pa­ra re­mo­ver­la has­ta que Ca­rrió pu­so el gri­to en el cie­lo y em­bis­tió a su vez con­tra esa ini­cia­ti­va.

“No quie­ro le­yes con nom­bre y ape­lli­do”, tro­nó en­ton­ces Ca­rrió. No se ha­bía apa­ga­do aún el eco de sus pa­la­bras cuan­do la ini­cia­ti­va de los le­gis­la­do­res ha­bía co­lap­sa­do.

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, sin em­bar­go, no des­car­tó nun­ca que la go­ta lo­gre ho­ra­dar la du­ra re­sis­ten­cia. La Pro­cu­ra­do­ra se ha­bía con­ver­ti­do en la pie­za más im­por­tan­te que el kirch­ne­ris­mo te­nía en el po­der. Y la usa­ba.

El fa­llo de Cays­sials fue sor­pre­si­vo - el fis­cal ha­bía pe­di­do que se re­cha­za­ra el plan­teo de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la ley or­gá­ni­ca del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal- y, so­bre to­do, le­tal. Ga­ra­vano, rá­pi­do de re­fle­jos, ma­cha­có so­bre ca­lien­te: “La for­ma de re­mo­ver al Pro­cu­ra­dor no es­tá pre­vis­ta cons­ti­tu­cio­nal­men­te”, di­jo, al ra­ti­fi­car que ese pen­sa­mien­to era el que guia­ba las ac­cio­nes del Go­bierno pa­ra re­mo­ver­la. La po­lí­ti­ca hi­zo el res­to.

Las con­ver­sa­cio­nes en­tre Ars­la­nian y Ga­ra- vano -mano a mano y por te­lé­fono- an­ti­ci­pa­ron el fi­nal. Fue una ne­go­cia­ción de “or­fe­bre­ría” en la que se con­vino que el ci­clo ha­bía ter­mi­na­do, se­gún una fuente con­fia­ble.

El abo­ga­do, ex mi­nis­tro de Jus­ti­cia y uno de los jue­ces que con­de­nó a las Jun­tas Mi­li­ta­res, fi­nal­men­te le an­ti­ci­pó al mi­nis­tro que la Pro­cu­ra­do­ra re­nun­cia­ría en­tre el vier­nes y ayer, lo que se con­cre­tó ca­si si­mul­tá­nea­men­te con el dis­cur­so de Mau­ri­cio Ma­cri so­bre las re­for­mas que su Go­bierno im­pul­sa­rá.

Ga­ra­vano ha­bía con­ver­sa­do tam­bién con Mi­guel Pi­chet­to so­bre la evo­lu­ción del ca­so Gils Car­bó. Una de­fe­ren­cia pe­ro tam­bién una reali­dad: Pi­chet­to es­tá al fren­te de un gru­po im­por­tan­te de se­na­do­res has­ta el 10 de di­ciem­bre, y lue­go as­pi­ra a se­guir ha­cién­do­lo a pe­sar de que Cris­ti­na ya le de­cla­ró la gue­rra to­tal.

Cuan­do Ma­cri se en­fren­tó ayer en la be­lla cú­pu­la del CCK al com­pac­to auditorio de go­ber­na­do­res, le­gis­la­do­res, ti­tu­lar de la Cor­te, mi­nis­tros, em­pre­sa­rios y sin­di­ca­lis­tas, ya sa­bía que Gils Car­bó se iría.

Lo sa­bían él y su al­ter ego, Mar­cos Pe­ña. ■

Ga­ra­vano ne­go­ció con Ars­la­nian, abo­ga­do de Gils Car­bó, la re­nun­cia de la Pro­cu­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.