Un dis­cur­so lar­go y cui­da­do, con re­cla­mos a to­dos los sec­to­res

Pe­se al tono me­di­do, Ma­cri bus­có mos­trar fir­me­za en sus ob­je­ti­vos. Mar­có las lí­neas ge­ne­ra­les.

Clarin - - TEMA DEL DÍA - Martín Bra­vo mbra­vo@cla­rin.com

Fue un dis­cur­so cui­da­do, que se ex­ten­dió unos mi­nu­tos más de lo pre­vis­to, con li­nea­mien­tos ge­ne­ra­les co­mo se ha­bía an­ti­ci­pa­do aun­que con cla­ros des­ti­na­ta­rios, al­gu­nos pre­sen­tes en la cú­pu­la del CCK. Mau­ri­cio Ma­cri apun­tó con­tra los “pri­vi­le­gios” co­mo con­di­ción pa­ra avan­zar a una Ar­gen­ti­na que de­fi­nió co­mo “po­si­ble y ma­ra­vi­llo­sa”. Fue so­bre el fi­nal, re­pe­ti­do es­pe­cial­men­te, una sín­te­sis que fun­cio­nó co­mo una nue­va ad­ver­ten­cia pa­ra una se­rie de ac­to­res a los que ha­bía alu­di­do du­ran­te su alo­cu­ción.

El tono me­di­do y sin es­tri­den­cias con­tras­tó con al­gu­nas ex­pre­sio­nes pa­ra mar­car fir­me­za en los ob­je­ti­vos de la nue­va eta­pa del Go­bierno, de­ci­di­do a avan­zar en ne­go­cia­cio­nes y re­for­mas con la for­ta­le­za por el triun­fo elec­to­ral a ni­vel na­cio­nal y so­bre Cris­ti­na Kirch­ner en Bue­nos Ai­res. “Con­fir­ma­mos que que­re­mos desafiar el dog­ma me­lan­có­li­co que cree que lo me­jor su­ce­dió en el pa­sa­do”, arran­có so­bre el ba­lan­ce del 22 de oc­tu­bre. “Es­to no es ne­go­cia­ble”, so­nó in­fle­xi­ble en el pa­sa­je so­bre la re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal. “Es aho­ra o nun­ca”, al enun­ciar los tres ejes de las pro­pues­tas. En su ad­ver­ten­cia so­bre los “pri­vi­le­gios” se di­ri­gió prin­ci­pal­men­te a sec­to­res de la po­lí­ti­ca, el sin­di­ca­lis­mo, la Jus­ti­cia y de ma­ne­ra im­plí­ci­ta al em­pre­sa­ria­do.

La re­fe­ren­cia di­rec­ta a los go­ber­na­do­res, la prio­ri­dad en la bús­que­da de acuer­dos por su tra­duc­ción de apo­yos en el Con­gre­so pa­ra san­cio­nar los pro­yec­tos, fun­cio­nó co­mo un ade­lan­to de las ne­go­cia­cio­nes que ya arran­ca­ron y que ten­drá co­mo mo­jón una nue­va cum­bre en la Quin­ta de Oli­vos. Ma­cri los con­vo­có a “pen­sar en so­lu­cio­nes du­ra­de­ras” y a “des­an­dar jun­tos la es­ca­la­da de im­pues­tos de Na­ción, Pro­vin­cia y Mu­ni­ci­pio”. Esa dis­cu­sión se­rá tan de­ter­mi­nan­te co­mo am­plio su al­can­ce, con la re­for­ma tri­bu­ta­ria ata­da a la ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal, la “ar­mo­ni­za­ción” de los sis­te­mas pre­vi­sio­na­les que pre­ten­de el Go­bierno, el re­par­to de los re­cur­sos co­par­ti­ci­pa­bles y la re­so­lu­ción del re­cla­mo bo­nae­ren­se por el Fon­do del Co­n­ur­bano.

“Nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co pa­re­ció más en­fo­ca­do en be­ne­fi­ciar a los po­lí­ti­cos y no a quie­nes tie­nen que re­pre­sen­tar. Hay rin­co­nes y re­co­ve­cos don­de fun­cio­na­rios de to­dos los go­bier­nos ubi­can ami­gos, pa­rien­tes, mi­li­tan­tes”, arre­me­tió con­tra lo que lla­mó los “quios­cos” y men­cio­nó la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so y las le­gis­la­tu­ras pro­vin­cia­les. Co­mo da­to, la crí­ti­ca es­ta vez ex­ce­dió al kirch­ne­ris­mo. “Es una de­gra­da­ción del Es­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Ellos no lo in­ven­ta­ron, lo hi­cie­ron más obs­ceno”, di­jo a Cla­rín un al­to fun­cio­na­rio so­bre lo que aca­so se­rá un cam­bio pa­ra la nue­va eta­pa, sin la ex pre­si­den­ta co­mo re­fe­ren­cia re­pe­ti­da pa­ra el Go­bierno: “Cris­ti­na de­jó de ser el cen­tro de dis­cu­sión en la Ar­gen­ti­na”.

La ad­ver­ten­cia de Ma­cri por las plan­tas de per­so­nal in­clu­yó al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal, al Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra y las uni­ver­si­da­des. A la Jus­ti­cia le apun­tó por los ho­ra­rios de aten­ción y el ré­gi­men de li­cen­cias. Y a los sin­di­ca­tos por la can­ti­dad: “No pue­de ser que ha­ya más de 3.000 en la Ar­gen­ti­na. Y só­lo 600 fir­men pa­ri­ta­rias anual­men­te”.

Con los em­pre­sa­rios no fue tan ex­plí­ci­to aun­que tam­bién ex­pre­só exi­gen­cias. “De­be­mos ac­tuar pa­ra que nun­ca más los ga­na­do­res sean los que han ob­te­ni­do pri­vi­le­gios, a par­tir de so­bor­nos, o los que se car­te­li­zan”, ase­gu­ró, y pi­dió que “cui­den” a los con­su­mi­do­res. An­tes ha­bía apun­ta­do a los “ex­ce­sos en la li­ti­gio­si­dad la­bo­ral”.

“No es­pe­ren una des­crip­ción de los ins­tru­men­tos”, ade­lan­tó pa­ra no dar de­ta­lles de las re­for­mas. “Nues­tro sis­te­ma pre­vi­sio­nal es­con­de se­rias inequi­da­des y no es sus­ten­ta­ble”, plan­teó so­bre las jubilaciones. ■

Ad­ver­ten­cia. “Es­to no es ne­go­cia­ble”, di­jo al re­fe­rir­se al dé­fi­cit fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.