La apues­ta a otra eta­pa fun­da­cio­nal y los ries­gos del “eterno re­torno”

De Par­que Nor­te al CCK. Ma­cri sem­bró ilu­sio­nes co­mo su­ce­dió con Al­fon­sín. Aho­ra con más pe­so en la eco­no­mía.

Clarin - - TEMA DEL DÍA - Mar­ce­lo Helf­got mhelf­got@cla­rin.com

El Pre­si­den­te es­pe­ró la ra­ti­fi­ca­ción del cré­di­to so­cial en la vo­ta­ción de me­dio tér­mino pa­ra es­tre­nar un ci­clo al que le dio ca­rác­ter de re­fun­da­cio­nal, ba­jo la con­sig­na del “re­for­mis­mo per­ma­nen­te”. Las ex­pec­ta­ti­vas que sem­bró fue­ron tan­to o más alen­ta­do­ras de las que acom­pa­ña­ron las cru­za­das pro­cla­ma­das a par­tir de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia por Raúl Al­fon­sín (” la éti­ca de la so­li­da­ri­dad”), Carlos Me­nem ( las pri­va­ti­za­cio­nes) y Nés­tor Kirch­ner ( la re­crea­ción del Es­ta­do) pa­ra que el país de­je atrás el círcu­lo vi­cio­so del eterno fra­ca­so.

A di­fe­ren­cia de aque­llos pro­yec­tos, frus­tra­dos en al­gún ca­so por sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes y en otros por sus des­va­ríos, Mau­ri­cio Ma­cri reunió a la cre­ma del po­der y la ins­tó a acom­pa­ñar­lo. En­tien­de que su ba­te­ría de re­for­mas -con fo­co en las eco­nó­mi­cas- re­quie­ren del apor­te de ca­da uno de ellos y que se­ría im­po­si­ble de apli­car ba­jo im­po­si­ción. Por eso la in­ge­nie­ría de ne­go­cia­cio­nes que ya se pu­sie­ron en mar­cha a tra­vés de tres mi­nis­te­rios cla­ve: los del In­te­rior, de Ha­cien­da y de Tra­ba­jo.

Le­jos de la épi­ca que pretendió in­vo­car al fi­nal del dis­cur­so, el lí­der de Cam­bie­mos con­si­guió que en lu­gar de aplau­sos (só­lo sub­ra­ya­dos al ini­cio y al fi­nal de la pie­za leí­da en Te­le­prom­pter) los asis­ten­tes se con­cen­tra­ran en aten­der el meo­llo del men­sa­je. Unos se hi­cie­ron car­go de los es­car­mien­tos (“es una bar­ba­ri­dad te­ner 1.700 em­plea­dos en la Bi­blio­te­ca”, ad­mi­tie­ron fi­gu­ras del Con­gre­so) y otros no tan­to.

Los tí­tu­los que fue des­gra­nan­do,“lu­char con­tra la po­bre­za”, “crear em­pleo”, “ter­mi­nar con la in­fla­ción”, “ase­gu­rar el equi­li­brio fis­cal”, “aca­bar con los pri­vi­le­gios”, co­se­cha­ron uná­ni­mes coin­ci­den­cias. Aun­que el bos­que­jo de las he­rra­mien­tas a uti­li­zar ma­ti­zó el gra­do de las ad­he­sio­nes.

Los hom­bres de ne­go­cios se pu­sie­ron cla­ra­men­te a la ca­be­za de los que elo­gia­ron la con­vo­ca­to­ria a una re­for­ma fis­cal en to­da la lí- nea. “Es un dis­cur­so de un es­ta­dis­ta im­por­tan­te, que se­ña­la gran­des lí­neas de ac­ción”, le di­jo a Cla­rín Jai­me Cam­pos, pre­si­den­te de la in­flu­yen­te Aso­cia­ción Em­pre­sa­ria Ar­gen­ti­na (AEA). Mi­guel Ace­ve­do, ti­tu­lar de la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na ha­bló de “el rol de li­de­raz­go de Ma­cri pa­ra po­ner­se al fren­te de te­mas tan im­por­tan­tes”. No fue ca­sual que a mi­nu­tos de la des­con­cen­tra­ción del CCK tre­pa­ra el va­lor de los bo­nos y se co­no­cie­ra la ba­ja del ries­go país. Los mer­ca­dos tam­bién emi­tie­ron su vo­to.

En cam­bio, en la ve­re­da de los cau­te­lo­sos se pa­ra­ron go­ber­na­do­res y le­gis­la­do­res opo­si­to­res. “La agen­da no pue­de no es­tar com­par­ti­da por la abru­ma­do­ra ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos. Aho­ra bien, hay que ver los ins­tru­men­tos”, sol­tó el sal­te­ño Juan Ma­nuel Ur­tu­bey. Los dipu­tados Diego Bos­sio (PJ) y Gra­cie­la Ca­ma­ño (mas­sis­ta) en­cen­die­ron se­ña­les de aler­ta so­bre los cam­bios en la mo­vi­li­dad ju­bi­la­to­ria.

Ma­cri arran­có con aplau­sos cuan- do re­cor­dó que se es­ta­ban cum­plien­do 34 años de la elec­ción que en­cum­bró a Al­fon­sín. La pa­rá­bo­la que­da­ría com­ple­ta si se re­flo­ta el dis­cur­so del ex pre­si­den­te ra­di­cal en Par­que Nor­te, el 1° de di­ciem­bre de 1985, el pri­mer in­ten­to re­fun­da­cio­nal de la nue­va era de­mo­crá­ti­ca y el que más se ase­me­ja al que prue­ba aho­ra el je­fe del PRO. No tan­to por su con­te­ni­do co­mo por su con­tex­to.

Con én­fa­sis en lo ins­ti­tu­cio­nal, Al­fon­sín pro­pu­so una “éti­ca de la so­li­da­ri­dad” y la “mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do” an­te el Co­mi­té Na­cio­nal de la UCR, co­mo pró­lo­go de un an­da­mia­je de acuer­dos po­lí­ti­cos que le per­mi­tie­ran so­bre­po­ner­se a su con­di­ción de mi­no­ría en el Se­na­do. Aca­ba­ba de ga­nar am­plia­men­te su pri­me­ra elec­ción le­gis­la­ti­va. Igual que su­ce­de aho­ra con Ma­cri, que no de­ja­rá de es­tar en mi­no­ría en am­bas cá­ma­ras. Tu­vo más re­sis­ten­cia de la que ima­gi­nó. La his­to­ria abre otra opor­tu­ni­dad pa­ra que Za­ra­tus­tra no acier­te con su his­to­ria del “eterno re­torno”. ■

Los em­pre­sa­rios son los más en­tu­sias­ma­dos con los anun­cios. En el PJ op­tan por la cau­te­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.